TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por Lylly_Kamenashi el Lun Abr 01, 2013 1:17 am

Hola gente hermosa! vengo después de siglos con algo nuevo para ustedes es un TaNaka sddbsjd espero les guste y si no háganme saber por favor o algo que haya hecho mal cualquier error como haberlo subido o algo así xDD hehehehe espero no muera a tomatazos y que les guste es corto como 4 capítulos por mucho >w< dejo de parlotear y gracias por su atención.

“IMPREGNADO A TU PIEL”
Quiero cuidar de ti, la única persona que estuvo a  mi lado a pesar de ser tan indefenso.

Título: Impregnado a tu piel
Autor: Lylly Kamenashi
Personajes: Tanaka Koki x Nakamaru Yuichi
Categoría: JPOP
Género: Yaoi, Drama
Clasificación: Cualquier persona con mentalidad abierta
Advertencias: MPREG

Resumen: Tanaka Koki es un joven universitario que entra a su último semestre donde se graduara en Administración de Empresas, su mejor amigo y por decir demás su gran amor Nakamaru Yuichi es un senpai que conoce desde secundaria él se graduó como abogado y es de renombre, el coqueteo siempre está presente en ellos pero nunca había una declaración formal… sin embargo en una noche de copas ellos mantienen una relación íntima que da producto a una nueva ¿Vida?







PARTE I: Los primeros tres meses… miedo a la verdad

Dentro del último cubículo de los baños del hospital central de Tokio, un hombre se encontraba absortó en sus pensamientos, inclusive aquella fina línea de sangre que corría por su brazo izquierdo era inadvertida para él, ¿cómo llegó a eso? Pero sobre todo, ¿cómo es que todas aquellas sospechas eran posibles? Por dios era tan absurdo y más el examen que había pedido que se le hiciera porque ¡Carajo! ¡Él era HOMBRE!

-Entonces como puedo estar...

[*]

11 semanas atrás...

-¿Hola?
-¿Kou-chan?
-¿NANI? -Grito avergonzado el joven ante tal llamado- ¡¡Te he dicho que odió que me llames así Nakamaru!!
-Mou ~ pero te queda muy bien
-Te lo advierto sigue llamándome de esa forma y colgare -refunfuño ante la súbdita insistencia de su No novio...-
-Hoy amaneciste sensible cariño
-Enserio, realmente no quiero colgarte
-De acuerdo -soltó una risa alegre detrás de la bocina- sólo quería preguntar si pasaría por ti para ir juntos a la fiesta-reunión de Ueda
-Claro, ya habíamos quedado en ello, ¿no? Dime qué no lo olvi...
-No, no, no... No lo hice… En realidad, yo solo... Sólo quería oír tu voz

El joven se quedó mudo ante la confesión del castaño, podía jurar que era tal su taquicardia que era escuchada a través de la bocina, pero simplemente sabía que exageraba y que el sonrojo solo lo guardaba para sí, así que sólo podía seguir la ya tan usual drama.

-Lo se cariño pero deberías sobrevivir sin mí por un par de horas -rio pero en esta ocasión no fue seguido por el mayor- Amm... Entonces nos vemos a las...
-¿A las 8 te parece bien?
-Me parece perfecto pero ni un minuto antes, eres a veces desesperante con tus llegadas anticipadas
-Lo sé, perdón –dicho esto el trasmisor quedo en silencio, era algo incómodo para ambos pero ya habían aprendido a vivir con la incomodidad al hablar-
-Entonces... ¿Nos vemos?
-Yo no te veo, ¿y tú?
-Idiota no me refiero a eso -ambos rieron- nos vemos al rato
-Cuídate

El menor estuvo por colgar pero una frase antes de que se cortara la línea lo hizo estremecer, no podía asegurar lo que había escuchado, si había sido un “te quiero” o simplemente un  “hasta luego”. Odiaba cuándo el solo formaba palabras en el otro sujeto... Y eso no era justo para su corazón.

[*]

Caminaba de un lado a otro con las nausea a tope pero tendría que soportarlo... Aunque no sabía por cuanto tiempo, los resultados no estarían sino hasta dentro de cuatro horas y se sentía desesperado con un gran hueco en su estómago pero la sola idea de pensar en alimentos provocaba una revoltura impresionante en su cabeza que lo único que provocaba eran mareos y montones de bilis tirados en el retrete.

Sin embargo nada de eso se comparaba con el gran miedo que sentía y más aún... Lo tenía que experimentar en solitario.

[*]

-Te vez realmente increíble el día de hoy- menciono el castaño mientras aparcaba el automóvil fuera del departamento de Ueda-
-Siempre he sido así de impresionante no es como si hubiera hecho algo diferente a lo usual
- Pero sobre todo me encanta tu modestia –rio por lo bajo el mayor-
-Bueno yo soy sencillo -carraspeo como si hubiera dicho una obviedad provocando risa pura en el mayor-
-Perdóneme Lord por mi imprudencia
-Quizá debería mandarte a la horca o al suicidio inducido
-Tu sadomasoquismo es un poco grotesco -sentencio sin desvanecer una cálida mirada sobre el menor-
-En fin - ladeo un poco su sonrojado rostro en dirección a la habitación- no venimos de tan lejos solo para ponernos melancólicos en tu automóvil
-cierto, entonces vayamos

Sin más preámbulos bajaron a la par del automóvil y con una que otra broma al andar llegaron al encuentro, como de costumbre un alto muchacho al que amaban hacer bullying en el grupo de amigos fue el encargado de abrir el departamento de su novio, y claro Koki no dudo en hacerle burla al rubio, Maru por el contrario camino directamente hacia Kazuya quien no apartaba la vista del ventanal en espera de un baka... Claro si es que iba, fue lo que pensó Maru.

-¡Hey! -saludo a un ya desesperado Kazuya- ¿qué tanto miras?
-¡Nada! -Comento con un aire de preocupación en su voz- ¿viniste con Koki?
-Sí venimos juntos ahora esta con Junno -ambos voltearon en dirección pero Junno ahora saludan a otras personas- bueno estaba con él
-Lo procuras demasiado ¿sabes?, sino es porque nos conocemos desde la secundaria podría decir que son una pareja de recién casados
-¿Y vivir como tú y Jin? Puf~ no gracias -le regreso la broma al joven haciéndolo sentir derrotado- y hablando del baka, ¿dónde está?
-En su despacho al parecer el cliente que está defendiendo...
-¡No! -grito Maru- no hables de sus casos sino terminaremos en una discusión profesional
-Perdón se me olvido que también eras abogado -el menor bajo su rostro un poco apenado-
-Está bien –Le sonrió amablemente pero buscando una forma de hacerlo hablar- y cuéntame ¿cómo te ha ido en tu último año universitario como empresario?
-Pues a mí bien, pero siento que hay un detrás en tu pregunta o…  ¿me equivoco?
-En realidad quería saber cómo le va a Koki y esas cosas
-¿Por qué no le preguntas a él directamente?
-Últimamente no me quiere contar sobre la universidad, y una vez comento que no le iba del todo bien con filosofía y viendo que ustedes están en la misma división… me preguntaba si tu… bueno si me podrías decir cómo le va.

En realidad el castaño estaba preocupado, porque si bien sabia una reprobación en este nivel universitario podría costar su título, y el colmo de todo esto es que Koki era un excelente estudiante y sería terrible que no pudiera salir con honores por una materia como Filosofía que si bien se preguntaba, ¿Por qué carajos una materia como filosofía entraba en una maya curricular de negociantes? Aunque a veces tenía sentido, muchas otras carecía de lógica.

-En realidad Jin nos está ayudando, la materia está un poco difícil y nos está dando clases particulares después de la universidad.
-Espera… ¿Dijiste Jin? –El menor comenzó a reír ante el desubicado rostro del moreno-
-Si lo se suena extraño, pero aunque no lo parezca es realmente bueno con la teoría, aunque en las explicaciones es un tanto extraño cuando intentas poner atención a sus dibujos sin forma…
-Y por eso no llego a ser ingeniero ~ -dijeron al unísono y comenzaron a reír- es extraño durante la universidad era la materia que más odiaba, aunque debo de reconocer que siempre llevo excelente calificación a pesar de sus constantes quejas.

La conversación quedo seca después de dicha afirmación, sin embargo mil pensamientos pasaban en el interior de Nakamaru, trataba de buscar el por qué no había recurrido a él si tenía tantas dificultades con dicha materia, él podía explicar con entusiasmo si es que eso ayudaba al menor… pero al contrario había pedido ayuda a alguien más.

-¡Oigan! ¡Ustedes dos! –Giramos ante la voz innata del pelinegro- ¿De qué diablos hablan? Los he estado observando desde hace tiempo y no hacen más que parlotear, ¿Por qué no beben?
-¿Y por qué no lo haces tú si tanto lo deseas? –Maru pregunto un poco molesto antes los recientes pensamientos que no lo dejaban-
-Parece que alguien amaneció de mal humor
-No, perdón Tat-chan… yo solo estoy un poco cansado

Realmente la noche se fue sin preámbulo mayor, por alguna razón Koki comenzó a evadir toda la noche al moreno y el colmo se encontraba en que Akanishi había llegado a la reunión lo cual indicaba una burla mortal que solo era entendible por Akanishi, Ueda y él mismo por el uso de palabras inentendibles que solo eran descifrables para el trio, porque Junno y Kame se encontraban como sus Kōhai y no sabían de lo que hablan sus “Senpai”… No supo cuándo pero comenzó a tomar alcohol ante bromas pesadas.

Koki por el contrario radicaba en un espacio donde se encontraba con amigos que conocía gracias a Maru, sin embargo no podía evitar cambiar de grupo en grupo como vil nómada al sentir que el mayor se acercaba, no podía evitarlo, esta noche y sobre todas las demás tenía un nerviosismo extenso que no lo dejaba tranquilo, tenía miedo.

Una copa

Platica sin sentido, comenzó con burlas hacia el rubio que si bien no dejaba de sonreír lo cual le hizo desear hacerlo enojar.

Tres copas

Estaba harto de Taguchi por más que lo intentara esa sonrisa de idiota no se apartaba de su hermoso rostro, comenzó a caminar entre los grupos y al no ver nada interesante a sus ojos, excepto la dulce sonrisa de Nakamaru fue a parar donde estaban las bebidas.

Seis copas

Caminaba con un tanteo impresionante ¡¿Qué carajo le había dado Tatsuya de tomar!? Miraba impresionada como el destello de las luces convertían el lugar en algo agradable, algo animoso… quería bailar.

Ocho copas

Bailaba, gritaba, incluso llego a correr estaba demasiado feliz pero la conciencia no se apartaba de su cabeza… oh por lo menos no una minoría, camino hacia Nakamaru…

Las copas habían hecho el efecto esperado cuando el menor se encontraba contra la cama, tratando de permanecer en calma cuando el moreno torpemente intentaba abrir sus jeans...

"estoy ebrio... Estoy ebrio... Estoy... ¿ebrio?" su pensamiento demandante exigía que esa fuera la razón por la que él ahora permitía que el mayor lo tocara de esta manera, se rehusó pensar que todo era obra de su corazón y su tonto amor.

-Kou ~ chan ~ -suspiro en el oído de Koki mientras tocaba cada milímetro de la piel de sus brazos-
"no me llames así, no quemes mi piel con tus caricias... No quiero romper la barrera de nuestra amistad. Yo..."
-Tengo miedo ~ -confesó el menor cuando súbitamente permanecía desnudo bajo el moreno-
-Yo te cuidaré -froto sus labios gruesos con los delgados dedos de su ahora amante- siempre... ~

Tomo de su cintura para ayudarlo a sentar en su regazo... El único toque íntimo que predominaba en aquella cama era un abrazo caluroso  mientras aspiraba el olor del otro tratando de impregnar sus pulmones de aquella esencia...

-Relajante -confesó el mayor cuando sintió aquellas apretada paredes contraerse por el dolor- sí... Sí quieres que pare…
-¡No!.. Sólo... Sólo espera un momento... -Maru vio con ternura el menor que con los ojos entrecerrados permitía que lágrimas se escaparan-
-Kou ~ chan~

Bajo hasta el rostro del menor y en un sutil pero tranquilo movimiento rapto los labios de Koki sentenciándolo a un placer inimaginable...

Pronto el dulce movimiento de las caderas al chocar comenzó a tomar vigor, y aquella melodía que sólo podían provocar dos pieles al estar en constante fricción resonaba por la habitación... El éxtasis estaba escrita en ambos rostros, el frenético movimiento del mayor sobre la extremidad ajena intentaba buscar la liberación del joven... Gritos permanecieron en la habitación que indicaban el término... El joven moreno podía sentir la calidez dentro de su cuerpo, mientras que el líquido que se encontraba en ambos vientres le sonrojaba un poco... Él se había acostado con su... ¿mejor amigo?

[*]

Tenía el sobre entre sus manos, mordiendo su labio inferior sentía que el corazón saldría de su posición, que tendría que hacer ahora... ¿Sólo abrirlo? ¿Qué aria? Sí daba positivo él… ¿Podría tenerlo?... ¡Pero no! Eso no era posible, el chico se rehusó a abrirlo... Como diablos es que el estaría... Esperando.

[*]

El joven estudiante caminaba por los pasillos de la universidad con pesadez, había comenzado a sentirse un poco mal, el estómago lo sentía tan ácido y sin contar las innumerables veces que había regresado el escaso alimento que había ingerido la noche pasada... Se sentía exhausto, pero estaba molesto, no tenía idea de lo que le había caído mal como para terminar despertado por su propio vómito.

-¡¡KOKI!! -un joven de apariencia delicada corrió hasta el- ¿Te sientes bien?
-Sí ¿Por qué?
-¿Como que por qué? Te levantaste de tú pupitre y prácticamente corriste a no sé qué carajos
-Perdón me sentí un poco indispuesto del estómago... ¿el profesor dijo algo?
-Ni cuenta se dio, estaba tan absorto en sus explicaciones que no se percató de tú carrera maratónica
-Muy gracioso -dijo con desdén de frustración pero un poco relajado ante el comentario pasado-
-¿Estas enfermo? -pregunto con facciones de preocupación-
-Tal vez algo que cene me cayó mal
-Pero no sólo es desde ayer... Has estado raro... ¿pasó algo? -el joven lo miro incrédulo al no entender la pregunta- A lo que me refiero... Es que... Sí tú y... Nakamaru-senpai... ¿pasó algo entre ustedes?
-No más de lo que sabes -el joven curso una sonrisa amarga en sus labios-
-Ko ~ ki

Había pasado cerca de un mes y medio, la relación entre los dos jóvenes había caído en una incómoda platica día a día hasta que dejaron de frecuentarse tan seguido como lo hacían, Koki se sentía incómodo, no sabía de qué hablar y más porque después de la primera vez lo hicieron unas cuantas veces más porque un abrazo, una caricia o simplemente una palabra cariñosa llevaba a otra... Pero no llevaba a ninguna plática... Ninguna razón del porque lo hacían.

Hasta la semana pasada no había tenido razón alguna del joven, cerca de 10 días sin hablarse tenían debido a la explicación del mayor que claramente recordaba cómo "Es una temporada pesada, tal vez el trabajo me absorberá y no podré ir a verte" eso había sido todo.

[*]

Estaba sentado en la sala de espera absorto en sus pensamientos sin percatarse que una amable enfermera se encontraba a su lado mirándolo con curiosidad.

-Discúlpeme... ¿le pasa algo?
-No… estoy bien, gracias -respondió distante el joven sin ni siquiera tomar la molestia de ver a la señorita, se encontraba fundido en el sobre con una posible noticia incómoda-
- ¿Necesita ayuda? -al instante el joven la voltio a ver con ojos aguados y un nudo en la garganta queriéndole decir "¡Sí! Necesito que queme este sobre y borre las sospechas del doctor... Pero sobre todo que me regrese 3 meses atrás cuando por lo menos no me sentía desgraciado- me refiero a que sí necesita que le ayude con algo que no llegué a entender de sus resultados
-Gracias pero... Aún no los abro... Sinceramente -pauso conteniendo las lágrimas- tengo un poco de miedo

[*]

Se podía ver que entre el mar de jóvenes uno en especial se hacía camino entre todos en sentido opuesto, siendo seguido por otro de caballo castaño claro, y sin preámbulo alguno entro al primer cubículo libre para soltar toda la no comida ingerida.

-Koki esto ya no es normal -musito un preocupado Kazuya-
-Sólo algo no va bien en mi estómago
-¿Algo? ¡Carajo! Koki llevas prácticamente un mes con estos síntomas, has adelgazado considerablemente. Necesitas ir al doctor, todo el tiempo te la pasas vomitando, te mareas constantemente inclusive no comes nada que no sea esas jodidas galletas saladas para que termines tumbado sobre tú cama por horas...
-No es nada Kazuya...
-Koki por favor ve al doctor, sí quieres te acompañó no estás sólo me tienes a mí
-Ese es el problema -musito cansado y frágil el joven pelinegro- sólo te tengo a ti -un par de lágrimas se escaparon por sus hermosos ojos haciendo que un agujero se formará en el corazón de Kazuya-
-¡Koki por dios! Nakamaru volverá, no te puedes rendir así, sólo se fue por un tiempo, el regresara te lo prometió y dijo que hablarían... Él… Él te dijo que te quería… Koki ~
-¡¿Crees que no he pensado en ello?! Pero no puedo más… me siento cansado, pienso constantemente que sólo fue una excusa para escapar y dejarme atrás, dejar un error y comenzar de nuevo.

El lugar quedó cubierto de una respiración pesada que trataba de controlar los gimoteos provocados de lágrimas espesas, el joven rizado sabía lo que el mayor había dicho, pero tenía miedo, miedo de no volverlo a ver.

-Koki por favor ve al doctor- el joven lo miro cansado; posiblemente sería lo mejor ya que él también se estaba cansando de despertar todas las mañanas con sabor metálico en su saliva sólo para terminar corriendo al retrete-
- Lo aré te lo prometo

[*]

Llorando sin saber cuál reacción tener por la noticia impresa en la hoja, se sentía derrumbado ¿Cómo le aria ahora? ¿Quién estaría a su lado ahora?

[*]

Llegó al rededor del medio día con cita antes programada para no tener que estar esperando por un turno, pasaron sólo un par de minutos de su cita para entrar al consultorio donde un doctor de alrededor de 40 o acercándose a los 45 años le dijo que se sentara frente a él.

-¿Y bien que es lo que tienes?
-Bueno doctor, los últimos 2 meses me la he pasado terriblemente mal, por las mañanas despierto con una pesadez en el estómago que me termina llevando directamente al baño a devolver, hay días en los que el cansancio es insoportable y término dormido todo el día, tengo cambios repentinos de estado y eso me molesta porque me doy cuenta de ello y no puedo evitarlo, mi saliva últimamente tiene un sabor metálico, casi salado y aun así no puedo dejar de comer cosas saladas porque es lo único que no devuelve mi estómago...

El doctor se le quedó mirando fijamente, él había pensado en algo automáticamente pero ante la obviedad de su sexo estaba completamente descartada esa posibilidad.

-¿Y qué crees que tienes?
-No lo sé, posiblemente gastritis, o en el peor de los casos alguna infección intestinal -el doctor se levantó y se dirigió hacia la camilla que estaba en el consultorio-
-Acuéstate aquí para hacerte un chequeo

Sin preámbulo alguno se acostó como le indicó el doctor y este comenzó a deambular por su estómago, tórax, hasta que llegó al bajo vientre, fue cuando Koki hizo un sonido de incomodidad, el doctor se quedó sorprendido pero no podía aceptar tal hecho, aunque...

-Te mandare a hacer algunas pruebas de sangre y orina, pero... -comenzó a escribir en una orden una sola prueba- está es la que más me interesa por el momento -le extendió dicho papel al joven y con curiosidad leyó el nombre-
-Prue... ba de... Em... Embarazo... ¿Qué es esto? ¿Se está burlando de mí? -cuestionó un molesto joven-
-Cálmate por favor, se lo que estás pensando y yo también lo dudo... Pero he leído algunos casos que se presentaron en la era feudal...
-¡Me importa un carajo la era feudal! Usted se quiere burlar de mí.
-¡Tranquilízate! -levanto un Poco la voz haciendo que el joven se diera cuenta de su falta de respeto-
-Perdón -musito sin muchas ganas- pero es que es imposible, yo... Yo soy hombre.
-Lo sé, pero sólo responde está pregunta... ¿has estado con un hombre sexualmente? -Calló súbitamente era vergonzoso hablar de esa manera pero sin opción alguna comenzó a contestar-
-Sí -dijo tímidamente-
-¿Cuándo fue la primera vez?
-Hace casi 3 meses
-¿Sólo una vez?
-Varias... Veces -se sentía raro hablar de ello con alguien ajeno-
-¿Usaron protección?
-N... No -el rostro del joven representaba la vergüenza pura-

Salió de la sala de análisis, el mismo doctor le práctico dicha prueba para asegurarle que nadie más que ellos dos sabrían de las pruebas a realizar sí es que llegaban a ser negativos, le informó que podía pasar por ellos alrededor de las 5 de la tarde. Se sentía estúpido como pudo siquiera acceder a hacerse esos análisis, estaba seguro que sí Kame o Akanishi se enteraran la burla lo mataría...

Sin saber cómo es que llegó ahí, se vio fuera de los cuneros, donde pequeñas vidas estaba absortas en su pequeño vida, pero que representaban todo... Tan frágiles... Tan sensibles... Tan... Tan lindos... Comenzó a apretar el brazo de donde habían hecho las pruebas anteriores aferrándose así mismo, tenía miedo vivo, pero se sentía mal... Muy mal, corrió con desespero al baño y se metió al primer cubículo a su vista, aquellos olores perfumados, el olor a leche y pañales le habían provocado unas nauseas insoportables casi asfixiantes, con lágrimas en los ojos se recargo sobre la pared con angustia descrita en ellos, ni siquiera la sangre que emanaba de él después de su daño parecía importarle

[*]

Paciente: Tanaka Koki
Edad: 21 años
Sexo: Masculino
Fecha: 01/04/2013
Tipo de examen: Prueba de embarazo
Resultado arrojado: Positivo


[*]


Última edición por Lylly_Kamenashi el Jue Jul 04, 2013 1:26 pm, editado 1 vez
avatar
Lylly_Kamenashi

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 22/07/2011
Edad : 22
Localización : Kazuyalandya *¬*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por Saku-chan el Mar Abr 02, 2013 1:40 am

OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG!

Es la primera vez que leo a un Koki .. tan ... tan ... TAAAAAAAAAAAAAAAAN UKE!

*O* asdfghjkjhgfds
y asdfghjhgfds MARU!!!

aunque me dan ganas de darle unas cuantas cachetadas

como se puede desaparecer asi ... por que si xDDD
asdfgfds
dff

asdfghjgfdssdf!!! AME TU FIC!!!!

*-* que va a hacer un Koki embarazado?!?!
Nakamaru se hará responsable de su bebé ?!?! bueno ..antes *-* Koki le dira de su bebé a Nakamaru!?!

uwaaaaaaaaaaaa qw

*-* Muchas gracias por haberlo compartido *-*

espero poder leer pronto mas de este fic

avatar
Saku-chan

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por xiochermm3 el Jue Abr 04, 2013 4:36 pm

KOKI PREÑADO????!!!!!

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.... no se q decir... kazuuuuuuu hazte el padre de ese bb aunque no puedes x q aca stas con el baka 03

yo... kokiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii vida mia amore mio cosita linda mi te ayudara (no tiene ni idea de lo q dice) *corre en circulos*

no llores... x q lloro tambien... y es malo para el bb... t ayudare a cambiar pañales...

123
avatar
xiochermm3

Mensajes : 1355
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Localización : abrazando a mi kazu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por YeliGameKyuElfishy el Mar Abr 23, 2013 10:24 pm

No tengo palabras... Esta hermoso!
Muchas felicidades!

YeliGameKyuElfishy

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

TaNaka: "IMPREGNADO A TU PIEL" Parte 2

Mensaje por Lylly_Kamenashi el Jue Jul 04, 2013 1:25 pm

“IMPREGNADO A TU PIEL”

Quiero cuidar de ti, la única persona que estuvo a  mi lado a pesar de ser tan indefenso.


Título: Impregnado a tu piel
Autor: Lylly Kamenashi
Personajes: Tanaka Koki x Nakamaru Yuichi
Categoría: JPOP
Género: Yaoi, Drama
Clasificación: Cualquier persona con mentalidad abierta
Advertencias: MPREG

Resumen: Tanaka Koki es un joven universitario que entra a su último semestre donde se graduara en Administración de Empresas, su mejor amigo y por decir demás su gran amor Nakamaru Yuichi es un senpai que conoce desde secundaria él se graduó como abogado y es de renombre, el coqueteo siempre está presente en ellos pero nunca había una declaración formal… sin embargo en una noche de copas ellos mantienen una relación íntima que da producto a una nueva ¿Vida?





PARTE II: Seis meses… Tus primeros golpes de guerrero

           
Miro sin juicio aquel pequeño aparato. ¿Miedo? Eso era lo más terrible que le había pasado en su vida… No es como que estuviera asqueado con el pequeño ser… Pero estaba tan asustado que todo le parecía una ridícula broma. ¿Cómo es que ese pequeño estaba dentro de él?

-Eso… ¿Eso es...?

-Es tu bebe… -confeso el doctor con una tenue sonrisa mientras observaba el ultrasonógrafo, sin embargo el moreno ante tales palabras sintió que una corriente eléctrica atravesaba su cuerpo y un sudor frio recorría toda su espina dorsal- y llevándome por las dimensiones del embrión… estas entrando casi a tu onceava semana, estas por terminar tu primer trimestre.

-¿Y eso que significa?

-Que has superado el temporal más agresivo… sin embargo me preocupa tu estado, estás bajo en peso y tus vómitos no ayudan mucho.

-¿Eso perjudica al bebe? –Pregunto un tanto asustado, no sabía por qué ese sentimiento nació en él de un instante a otro- ¿Me refiero a que si eso está dañándolo?

-Él bebe está bien, él se ha estado alimentado de tus reservas, pero tú no y eso me preocupa… por tu salud. ¿Cómo van las náuseas?

-Han bajado un poco –confeso mientras intentaba recordar- Pero aún estoy muy cansado durante el día.

-Y es posible que lo sigas estando –interrumpió el doctor- Muchos de los embarazos son cansados.

-¿Eso significa que siempre estaré así? –Pregunto un poco fastidiado ante la sola idea de depender de una cama por todos esos meses-

-Todo depende de la energía que absorba él bebe.

           La sala quedo en un incómodo silencio mientras solo se escuchaba los tenues *beep* de los aparatos el joven quedo pasmado un instante, había algo que le picaba en la mente, quería preguntarlo pero no se animaba… no podía hacerlo, después de todo él era una persona… un ser que ya vivía.

-Tenemos que aprovechar que tus nauseas disminuyen –comento mientras no apartaba la vista del aparato- Puedes empezar a consumir vegetales fuera de sabores, son ricos en vitaminas y no te harán regresar. Suministrare algunas vitaminas pero lo que más mi importa que ingieras es el ácido fólico, no puedes dejar de tomarlo por nada.

-Mm –el chico asintió y el doctor lo volteo a ver, el joven estaba temblando, no era notorio pero era absorbente, lo había visto desde ese día en que practico las pruebas y sintió un poco de compasión por él-

-Necesitamos comenzar a planear.

           Un suspiro salió de la boca de Tanaka mientras pensaba en todo lo que estaba por venir, todas las incomodas preguntas que surgirían de un momento a otro. El doctor salió de la sala de ultrasonido dejando que el joven se cambiara para esperarlo en su consultorio.

Pensaba y pensaba pero nada pareció elocuente ¿Cómo es que un hombre podía quedar embarazado? maldecía esos estúpidos genes grecolatinos o feudales o como sea, valía un comino ni siquiera recordaba la explicación del doctor sobre los ancestros… “¿Pero por qué a mí?” era a lo único que llegaba.

-¿Puedo pasar? –Se escuchó una débil voz del otro lado de la puerta-

-Adelante por favor –el joven paso y se sintió incómodo, de nuevo, por estar en ese lugar- Usualmente sigo el proceso mes por mes, pero debido a ser un embarazo “especial” me gustaría que vinieras cada quincena… ¿Crees que es posible?

-S-Sí –dijo tímido después de escuchar la palabra “especial”-

-Te daré mi información para cuando necesites algo no dudes en llamarme.

-Sí.

-Si sientes que en estos días las náuseas bajan es importante que me llames y comencemos con una dieta balanceada, el suministro de medicamentos te los daré en un momento y la próxima semana necesito que vengas temprano para hacerte un estudio denominado Translucencia nucal.

-¿Translucencia nucal? ¿Eso para qué es? –Pregunto confundido ante el aviso del obstetra-

-Es para detectar alguna enfermedad cromosómica en él bebe.  

-¿Él bebe está enfermo? –pregunto ansioso, una aguja de preocupación lo clavo repentinamente-

-No, tranquilo él bebe está bien es solo una prueba de protocolo pero que es de importancia ya que por medio de esta nos permite detectar a tiempo si él bebe viene con alguna anomalía y tratarla rápido. –El joven asintió poco convencido- Esta bien ¿De acuerdo? No tienes por qué asustarte.

           ¿No tenía por qué asustarse? ¡Carajo! Claro que tenía porque asustarse, lo tenía en demasía y hasta sobraba.

--------------------------------------------------

Camino lentamente entre las pocas personas que aun asistían en el metro, era tarde y tenía que regresar a la universidad, después de todo era un joven universitario. Se sentó en uno de los muchos asientos libres y viro hacia la ventana, no había nada, el subterráneo era oscuro pero él estaba atento como si miraba la obra más preciosa que nunca jamás había visto… él estaba inundado en tantos pensamientos, tantos que una lagrima se derramo… tantos que el mismo se asustó.

           Camino lentamente entre los pasillos de Tokyo University no alcanzo a llegar a tiempo a su tercera clase, pero no le importaba, solo camino con dirección a la biblioteca, por lo menos ahí nadie lo molestaría. Sin embargo eso no era necesario ya que el solo era el causante de su agonía, la curiosidad le gano y no pudo evitar ir a la sección de biología.

           “Embarazo, semana a semana” leía detenidamente el título del lomo de aquel libro, se sentía ansioso y muy nervioso ¿Debería de tomarlo? Estiro la mano temblorosamente debatiéndose entre hacerlo o no.

-Koki-chan!! –Escucho a un joven gritar su nombre y como reacción pego su mano a su pecho-

-¡Guarda silencio jovencito! –Hablo molesta la bibliotecaria, haciendo que el castaño se inclinara a manera de disculpa-

-Koki-chan ~ -esta vez su voz era más tenue- Mou~ ¿Dónde estabas? ¿Por qué no llegaste a las primeras clases?

-Yo… yo… fui al doctor –dijo apesadumbrado-

-¿En serio? –Pregunto con una leve voz de preocupación-¿Y qué te dijo? ¿Por qué tienes todos esos síntomas?

-“Estoy embarazado” –pensó- Tengo una fuerte infección intestinal que aparentemente estuvo a punto de hacerme una ulcera.

-¡Maldita sea Koki!

-¡Jovencito!

-Kame por favor

-Perdón, pero lo vez, no lo quiero decir, pero te lo dije ¿Qué hubiera pasado si no te hubiera casi forzado a ir? No quiero siquiera imaginármelo –bufo notablemente molesto el menor-

-Perdón Kame –le dijo, pero realmente se disculpaba por no poderle decir al menor sobre su  condición-

--------------------------------

[Semana 12]

-¿Y bien? –Pregunto el moreno una vez que traía su ropa nuevamente puesta-

-Está completamente saludable –Sonrió complacido el doctor como si él bebe más preciado del mundo estuviera en sus manos-

-¿En serio? –No pudo evitar que una pequeña sonrisa se escapara de sus labios-

-Más que en serio

-Me alegra –susurro casi para él pero el doctor lo pudo escuchar a la perfección-

-¿Y qué dice el padre? ¿Cuándo vendrá contigo? Es importante que él esté presente en todo este proceso –comentaba y comentaba el doctor sin darse cuenta de cómo el perfil de Tanaka se iba ensombreciendo ante cada pregunta- ¿Tanaka-san?

           Se sumergió ante sus pensamientos, lo último que supo del mayor fue hace un par de días y porque está hablando con Akanishi y aun mas increíble es que se enteró porque este esta ebrio. Al parecer estaba en Sapporo en un trabajo muy importante, tan importante para siquiera hacerle una llamada a él.

-¿Tanaka-san? –menciono amablemente al aludido haciendo que este reaccionara-

-¡Ah! Perdón es que él, bueno él está esforzándose trabajando en el extranjero, por eso no ha podido reunirse con nosotros en las citas.

-Bueno, lo que importa es que el este al pendiente ¿ne?

-Sí.

-Bueno entonces viendo que todo está bien con él bebe cambiaremos las citas a mensuales.

-¿Enserio? –Pregunto alegre, ya no tendría que estar tan entrando y saliendo del hospital-

-Sí, pero solo con un par de condiciones.

[Semana 14]

Tomo entre sus manos aquel diario donde se supondría tendría que poner el día a día de su estado, pero era un poco peculiar su forma, no era como cualquier diario donde sólo eran hojas y pequeños espacios de relleno, en él había cosas como temperatura, latidos, incluso había algo llamado DCP no sabía qué diablos era eso y prefirió dejarlo en limpio y hablar con el doctor Izuka que por cierto le dijo que mandaría uno de sus residentes a cuidarle por las mañanas para tomar los sentidos básicos, algo estúpido pensó el, porque era lo suficientemente capaz de hacerlo y no por el sino por él bebe, se sentía frustrado sentía que esas condiciones eran aún más terribles que asistir al hospital.

Se recostó en el sillón mirando el techo observando el cómo los reflejos del sol se colaban por las cortinas cerradas y como se cruzaban e intentaban conectarse de alguna forma. Sintió que sus parpados eran pesados y los ondeaba cada vez más lento, a pesar de estar casi recién levantado sintió que el sueño lo dominada.

El timbre sonó mientras el moreno perezosamente se levantaba del sofá, se había quedado dormido mientras esperaba por dichoso residente. Abrió la puerta para toparse con aquella estúpida sonrisa hermosa... Aquella sonrisa conocida.

-¿Jun... Junno?

-¿Koki? Perdón yo... Bueno yo...

El mundo se derrumbó ante sus pies, ¿por qué estaba el rubio en su departamento? El joven alto también estaba sorprendido pero en el gobernaba duda pura, él iba a cuidar un caso especial, su sensei le había hablado de él, pero pensaba que sólo era un pobre diablo que nació con mala suerte, pero ese pobre diablo era su amigo.

¡Maldita sea! Repetía una y otra vez de todos los posibles residentes de todo el mundo porque justamente este idiota que tenía por amigo.

-Puedo explicarlo -pero no podía- yo...

-¿Empezamos con la revisión? –dudo un momento el rubio pero no podía dejar ver como estaba desubicado, confianza era lo primero que el paciente tenía que sentir hacia su doctor y bueno él era su amigo-

-¡Junno escúchame! –comenzó a derramar lágrimas cristalinas, ¿Este era el final? ¿Así de simple iba a comenzar de desgajarse su mundo? –Yo… bueno… mi bebe… -Junno lo miraba con ternura, el joven no podía siquiera concebir una palabra, estaba asustado eso lo gritaba su cuerpo –Por favor Junno –Pero no hubo una palabra más el rubio lo sostuvo entre sus brazos-

-Tranquilo, yo estoy contigo

-Gracias Junno

[Semana 17]

           Se está observando en el espejo, no lo quería admitir pero vientre ya estaba muy abultado y por lo que dijo su doctor en su última revisión a partir de la semana 16 él bebe comenzaría a crecer rápidamente y no podía dejar de pensar ahora que escusa tendría que inventar ante su aumento de peso repentino.

-Pequeño no crezcas tan rápido –comenzó a acariciar su vientre mientras mostraba una tenue sonrisa-

-Solo deberías decírselo a los demás –el moreno salto y dejo salir un jadeo ante la sorpresa del rubio-

-¡Idiota no me asustes así! ¿Además que te hace pensar que nunca lo diré? –pregunto molesto-

-Mientras más lo evitas más te dañas a ti mismo y no solo eso lastimas al bebe

-Ya lo sé –susurro- pero… -intento decir algo pero quedó pasmado abriendo sus ojos enormemente mientras sostenía su vientre-

-¿Koki que pasa? –Junno se acercó velozmente- ¿Estas bien?

-Junno él bebe

-¿Quieres ir al hospital? –Se aturdió un momento olvidando su condición de residente-

-No es solo que… me está pateando –La sorpresa lo gobernó, era la primera vez que lo sentía de esta forma, se sentía tan raro, pero era como una pequeña presencia de “¡Hey! aquí estoy” y eso lo conmociono- ¡Mira! –tomo la mano de Junno y la puso sobre el- ¿Lo sientes?

-Claro que lo siento, será muy fuerte tanto como tú –El moreno solo asintió con una lagrima escapándosele-

-------------------------------------------------------------

-Ne Koki -hablo el castaño mientras lo observaba de pies a cabeza poniendo al Moreno de nervios-

-¿Qué pasa Kazu?

-¿No crees que últimamente has engordado?

-¿Tú crees? -se sentía descubierto como sí en cualquier momento le fuera a decir: "no crees que estas muy embarazado"

-Si bueno... -intento tocar su estómago pero este por reflejos se apartó- Ko... Ki?

-Yo –Pensó en la labras de Junno, si seguía negándolo solo lastimaba más al bebe pero…- Yo creo que es por el medicamento -dijo como excusa pero se sentía como un completo idiota-

-Mou ~ es cierto ya no me has dicho como te ha ido con eso

-Sólo faltan 5 meses -dijo en un Murmullo pensando que después del alumbramiento no tendría otra mentira-

-Es mucho tiempo -dijo con un puchero- seguro que no es nada grave

-Kazu...

-Ne Koki sabes que estoy apoyando te en cualquier cosa verdad.

-Gracias Kazu

[Semana 22]

           Eran las tres de la mañana y Tanaka está rodando sobre la cama, él bebe no dejaba de patearlo, si bien se había sentido tan feliz la primera vez que lo siento ahora sentía como jugaba con su vejiga como si fuera un balón, no podía dejar de ir al baño además que ahora no lo dejaba dormir ni un poco.

           Se paró lentamente y fue hacia su tocador a tomar una fotografía de su ultrasonido donde estaba rodeado el sexo del bebe de rojo.

-Ne Ritsu-chan ¿Por qué no dejas dormir a papi? –él bebe aún más emocionado comenzó a patear más constante al susodicho- Tal vez debería de hacerte la ley del hielo, solo así dejarías de patearme –pero a cambio recibió una patada aún más fuerte- ¡Ittai, ittai! De acuerdo, está bien no dejare de hacerlo.

[Semana 26]

-Pero Koki-chan ¿Por qué? –Decía con su timbre de infante a través de la bocina-

-Ya te dije a esa hora tengo cita con el doctor para ver qué tal va la herida de mi apéndice

-¿Apéndice? –“Maldita sea” se maldecía una y otra vez por su error- ¿Pero que no era por una posible ulcera? ¿Cómo es que ahora estas enfermo del apéndice?

-¡Mou! Es por eso que he faltado la última semana ¡Te lo dije! –Nunca lo dijo pero por lo menos intentaría convencerlo- No me hiciste caso ¿cierto?

-¡Claro que no me lo dijiste!

-¡Por supuesto que lo hice! Fue el día después de tu aniversario, aquel día en que llegaste cojeando…

-¡Ya! ¡Ya lo recordé! –grito el joven y aunque no lo podía ver estaba seguro que estaba completamente rojo- Demo… ¿Por qué no haremos los exámenes finales juntos? Y sobre todo ¿Por qué no iras a la graduación?

-“Porque estoy embarazado ¿Por qué más?” Porque no me he graduado como pretendo ir a una fiesta así

-Mou ~ no deberías ser tan negativo seguro pasas

-No lo sé últimamente no he estado muy nítido en mis conocimientos como muy inútil no sé cómo decirlo.

-Lo harás seguro

-Gracias Kazu.

-Bueno y como sé que no podrá hacer más mejor te dejare descansar, cuídate ¿Ne? Y cualquier cosa avísame

-Claro lo hare, pero procurare que no sea un día en que estés cojeando

-¡TANAKAAA!!

[Semana 28]

           Estaba caminando con dirección al departamento de Taguchi, tenía una duda con respecto a su fecha de programación de la próxima cita y el doctor no contestaba su celular, así que decidió hacer un poco de ejercicio e ir caminando. Estaba haciendo mucho frio después de todo estaba iniciando diciembre.

           Una vez fuera del departamento iba a tocar el timbre pero comenzó a escuchar gritos, como si alguien estuviera discutiendo.

-¿Y entonces que pretendes que haga? Que vea como corres cada que te llama

-Ueda por favor escúchame estas siendo irracional

-¿Irracional? ¿Qué parte de mi es irracional? Niégame que lo cuidas mucho, incluso más que yo

-Es porque hay un motivo

-¿Motivo? No soy tan estúpido Taguchi, ¡Mejor dímelo! Dime que te gusta Tanaka… dí… me… lo


Tanaka se quedó perplejo cuando escucho todo eso, ¿Realmente él era el causante de una discusión como tal? además por las ultimas silabas se dio cuenta que era el culpable de las lágrimas del pelinegro.

-Ueda ~

-¡Déjame en paz!


           Tanaka no escucho nada más y repentinamente la puerta se abrió provocando que los ojos de Ueda y el moreno se encontrara, lo miro de pies a cabeza y después soltó una sonrisa socarrona.

-¿Y ahora se encurtan en tu departamento? –Volteo a ver al rubio que estaba al lado de Tanaka- Que bien aprovechaste el viaje de Nakamaru

-Espe… -intento hablar el moreno pero solo se escuchó un golpe en seco. Con los ojos abiertos y sin aliento vio como la mejilla de Ueda estaba roja mientras que las lágrimas se reunían en la vista de Junno-

-Eso es todo Junno –comenzó a caminar mientras tocaba su mejilla-

-¡Espera por favor Ueda! –Pero no lo escuchaba- ¡Estoy embarazado! –grito sin importarle si alguien más escuchaba, el pelinegro se detuvo y volteo a ver al moreno con cara de confusión, como si lo que hubiera escuchado no fuera cierto-

-¿Qué… qué dijiste?

-Estoy… estoy esperando un hijo de Nakamaru

-¿Te estas burlando de mi cierto?

-No Uebo –interrumpió Junno- él no está mintiendo yo… yo soy el residente a cargo de él.

-Pero como es que… -volteo a ver el vientre abultado del joven- Pero tu… por dios –comenzaron a salir lágrimas de sus ojos marrones y el alto lo cobijo en un abrazo- Junno yo…

-Está bien, todo está bien

-Perdón

           El joven los miro conmovido, sin embargo estaba celoso, muy celoso de que él no tenía esa comprensión, no tenía a alguien que le dijera que todo estaría bien.

           Esa tarde se dedicó a explicarle todo a Ueda y este se sentía con gran remordimiento por haber pensado tan mal de su amigo, pero lo escuchaba y para Koki eso era importante, era un peso menos.

           Estaba a punto de anochecer y Tanaka se estaba despidiendo de los dos jóvenes, ellos insistían en acompañarlo pero este se negó diciendo que tomaría un taxi además de que no vivía muy lejos, poco convencidos lo dejaron irse solo.

           Bajo del taxi y dando un leve “Gracias” comenzó a subir la pequeña colina donde se encontraba su departamento, él bebe empezó  a hacer sus movimientos nocturnos y Tanaka solo soltó una leve risita.

-Ya sé que tienes hambre pero por lo menos deberías esperar a que lleguemos a casa –pero solo recibió una patada como respuesta- tienes muy mal carácter jovencito deberíamos arreglar eso antes de que nazcas –comenzó a reír súbditamente y sin más volteo hacía en frente pero su sonrisa se borró… y su corazón de nuevo se calentó-

-¿Kou-chan?

-Naka… maru

           Se miraron intensamente pero nadie decía nada, ninguno de los dos hacia otro movimiento más que respirar.

Caminaron hacia un pequeño parque no lejos del lugar, pero aun así no había alguna conversión entre ellos.

-¿Cómo has estado? –Pregunto repentinamente el mayor-

-Bien ¿Y tú?

-Bien gracias

           Y fue así como se esfumo la conversación, ambos por miedo pero uno por inquietud. ¿Por qué no pregunta nada más?

-Creo que… debería irme –dijo el mayor dispuesto a comenzar a caminar-

-¡Espera! –el otro se detuvo pero ni siquiera lo volteo a ver- ¿Por qué? Por qué te fuiste así sin decirme nada, sin preguntar nada… solo dijiste te quiero y te fuiste… ¿No soy merecedor de tus explicaciones?

-¡Nunca pensé de esa manera! –Dijo rápidamente ante las acusaciones del menor-

-Entonces ¿Por qué?

-Tenía miedo de que para ti haya sido un error el estar conmigo, tenía miedo de que no fuera suficiente para ti… tenía miedo de no poder dejarte nunca.

Todo aquello calo en el menor como un balde de agua helada. ¿Miedo? Enserio aquel joven sabía lo que era el miedo puro… ¿Enserio lo sabía?

-¿Y pensaste en mi alguna vez? –Pregunto totalmente enojado y herido- ¿Pensaste en lo que sentí cuando te fuiste? ¿Pensaste lo que sentí cuando me entregue a ti?

-Estabas borracho y yo me aproveche de ello…

-¡Pero no estaba borracho las otras veces! –Jadeo ante su grito y el joven alto lo miraba dudoso pero con lágrimas asomándose en el-

-¿Y entonces que fue en ese entonces lo que te aventó a acostarte conmigo?

-No fue un simple acostó en ese entonces, en ese entonces no pude controlar mis sentimientos, sentía que con solo mirarte, no importaba que tan cansado me encontraba, sentía... Sentía que podía estar despierto toda la noche observándote -un pequeño gemido salió de sus encandecidos labios- pensaba que con tenerte a mi lado todo iba a estar bien, pero no paso eso... No pasó nada

-Koki -lo llamo ante las lágrimas que eran derramadas por ambos ante la desesperación- escúchame

-¡NO! Tu escúchame a mi –tiriteo ante su pequeño grito- ya no puedo, todas las noches pensaba en lo mucho que te necesitaba, pensaba en lo mucho que necesitaba de aquel amigo que siempre había estado conmigo... De aquel del que me enamore... De aquel del que ahora espero un hijo.

Su respiración se detuvo por milésimas de segundo, el menciono un hijo, y su mirada fue a parar el su vientre abultado... ¿Estaba soñando?

-¿Un hijo? Cómo es posible que tu...

-Lo sé -rolo sus ojos como sí no fueran a regresar más- sé que es lo que piensas y sé que es la broma más estúpida del mundo... Pero no sabes cuánto rogué que fuera una broma... Y terminar con ello... Pero él es real... Tan real como sus pequeñas pataditas... Y ya no sé qué hacer, yo... Estoy asustado

-Perdón -fue lo único que salió de los labios del mayor-

-¿Perdón? -sintió que todo eso era una burla... Realmente sólo le iba a decir perdón- sabes cómo me sentí cuando me entere, sabes que tan asustado estaba cuando lo vi la primera vez, cuán asustado cuando no tenía a quien contarle lo que pasaba, lo aterrado cuando practicaron exámenes para comprobar la salud de este bebe "especial", sabes cuánto pienso en este pequeño ser y cómo será su vida cuando sepa que no tiene madre sino que dos padres... Pero tú no estabas, y yo no tenía a nadie... A nadie.

Ninguno tiempo sobro después de aquella última palabra, el Moreno jalo hacia sus brazos al joven. Las lágrimas eran derramadas y él se sentía la persona más cruel, él se había ido porque estaba asustado de lo rápido que había ido con el joven cuando este estaba llevándose la parte más cruel, él estaba embarazado y lo había dejado por el estúpido complejo de inferioridad, pensando que su Kou-chan merecía a alguien mejor que él, cuando el joven solo necesitaba de su apoyo.

-Por favor... Por favor perdóname... Koki yo... Te amo... Por favor dame una oportunidad...

El llanto se escuchó estrangulado por parte del joven, pero decididamente se separó del Moreno mordiendo su labio queriendo obtener un poco de valor para lentamente comenzar a negar con la cabeza mientras respiraba para tranquilizar su espiración.

-No puedo... Yo no puedo... -comenzó a caminar tranquilamente hacia la salida pero las piernas le temblaban... Tomo un respiro mientras sostenía su vientre- perdón

Camino sin más tomando una postura de orgullo, el tenia orgullo aun, él aun lo tenía, a pesar de que las lágrimas caían, incluso aunque el aliento se perdía… el seguía teniendo orgullo. Él tendría orgullo todo el tiempo faltante, pero no solo por él… sino también por el pequeño ser que ahora dependía por completo de su esencia… aquel que estaba impregnado a su piel.

-¡KOKI! –Grito el moreno viendo la ahora silueta arredondeada mientras se alejaba de él- ¡Ko… ki!... ko  ~ ki – la voz se perdió entre sus lágrimas viendo como aquel frágil cuerpo caminaba despacio empuñando sus palmas… caminando con decisión- por favor

Sintió que podía perder en cualquier momento toda aquella decisión, pero él no podía… simplemente camino limpiando de cuando en cuando aquellas fugaces lágrimas sintiendo como su corazón se despedazaba poco a poco y como las rápidas patadas llegaban a su conciencia… su único deber ahora era cuidar de su pequeño guerrero.





N/A: ¡Ah! perdón, perdón, perdón tarde realmente los 3 meses en escribir hahahaha pero había tenido muchos problemas ademas de conflictos personles fue un fiasco total xDD pero aqui esta esta torpeza mia espero sea entendible y no tenga muchos errores Dx hahahaha cualquier cosa por favor deja un comentario yo vivo de ellos ;OO; hahahaha bueno pues a divertirse :D y dejen sus comentarios onegai Dx hahahaha Ciao!! ~
avatar
Lylly_Kamenashi

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 22/07/2011
Edad : 22
Localización : Kazuyalandya *¬*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por Saku-chan el Lun Dic 09, 2013 12:28 am

asdfghjkhgfdsghjkljhgf !
Hasta ahora tengo internet para comentar este hermoso fic! qw 
y como dije ... ES HERMOSO!!!!!
asdfghjkhgf... supongo que el niño de koki ya nació!(?)  

Muchas gracias por la conti !

y ojalá que haya conti pronto qw 
avatar
Saku-chan

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaNaka: “IMPREGNADO A TU PIEL” Parte 2

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.