Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 3:41 pm

Capitulo 1

Estamos en el baño del instituto, en un retrete, la tengo contra la pared, le he quitado su ropa interior, ella me ha desabrochado los pantalones mientras me besa el cuello, lo muerde, entre besos sonríe, me vuelve loco, no me importa que sea mayor que yo, me encanta. Me besa, su lengua esta en plena lucha con la mía, siento sus manos debajo de mi bóxer acariciándome, con mi mano acaricio su busto, ya estoy demasiado excitado, y ella igual, me baja los pantalones, la cargo, hago que sus piernas rodeen mi cadera, de tanta adrenalina no puedo atinarle, así que ella toma mi pene y lo coloca en ella, comienzo a entrar, le ha dolido pero su grito se queda en nuestro beso, empiezo a embestirla con rapidez, no podemos más y jadeamos tanto, ella me entierra sus uñas, y me mueve con desesperación mi cabello. Me corro dentro de ella. Nos estamos tranquilizando, terminamos y nos besamos, nos estamos arreglando la ropa. Abrimos el baño y… esta el prefecto, un profesor y una profesora.



--Hagan favor de acompañarnos a la dirección. – nos dice el prefecto, volteo a verla, esta realmente nerviosa, así que la tomo de la mano y caminamos atrás del prefecto, los otros dos vienen detrás de nosotros. Sus manos están frías del miedo, siento que las mías sudan. Ya estamos en la oficina de la directora, nos esta regañando y gritando por lo que acabamos de hacer en el baño, trato de poner mi mejor cara, no mentira, tengo una cara de que me vale lo que diga, que no me importa, de momentos volteo a ver a otro lado. Ella no sabe como comportarse, esta nerviosa y preocupada.
-- me están escuchando – volteo a verla.
-- perdón, ¿Qué decía?, no puse atención.
-- perfecto, quedan expulsados del instituto.
-- NNOOOO, por favor no – ella pide clemencia, yo no, me vale. – es mi ultimo año, ya estoy por graduarme, por favor no.
-- eso hubieras pensado antes de haber tenido relaciones con el joven aquí presente – la saludo con la mano – ya que esta prohibido, es una ofensa a la institución y porque él es menor que usted, esto podría ser un delito.
-- pero…
-- el joven es menor de edad, y usted mayor. Como sea esto puede ser visto como una violación.
-- ¿Qué?, esto es estúpido, él me quiere y yo a él. Y yo no lo viole, no… por favor no me expulse, me ha costado llegar hasta aquí y poder estudiar en esta escuela. Tengo beca, trabajo en las tardes, soy buena estudiante, por favor no me expulse. Hare lo que sea.
-- Ya Aya cállate, no te humilles.
-- no me interesa lo que digas, – se pone enfrente de mí –me interesa mi futuro y no lo voy a perder por un niñito como tú, un hijo de papi. Tienes todo, yo no… me ha costado llegar hasta aquí, pude conseguí una beca en la universidad gracias a que estoy en esta escuela. No puedo empezar de cero.
-- me das pena, ten un poco de respeto hacia ti – sigo insistiendo. Me molesta que vean su lado débil, obviamente no nos van a correr…
-- deje de tenerme respeto cuando decidí estar contigo – deja de verme, continúa rogando, a que viene eso de que lo perdió al estar conmigo, tan poca cosa valgo.
-- Aya, deja de pedirlo, obviamente no nos van a correr, no les conviene perder a un socio, como mi padre.
-- es tu padre, no el mío. Deja de ser tan idiota, madura. Estas arruinando mi vida. – me he molestado, me choca que me trate como un pendejo, no lo soy, salgo de la oficina, solo escucho como ella pide que no la corran. Llego hasta las canchas de futbol, me voy a sentar, no tarda en llegar mi padre, no va a pasar nada lo sé, como mi padre es socio de la escuela aporta demasiado dinero así que no va a pasar nada, pero Aya esta mal, me hace sentir tan poca cosa. Esta desesperada. Se ha olvidado que la amo y que no la voy a abandonar. Viene Kusano caminando hacia mí.
--¿Qué onda? – Se sienta a lado de mi -- ¿Qué paso?
-- nos cacharon en el baño. Aya me desespero, esta rogando como una…, no entiende que yo la voy a ayudar. Dice que le arruino su vida.
-- tienes que entender, Aya es una chica muy linda y responsable, necesita la escuela, la van a correr. Es injusto, a ti no, pero ella que se esfuerza tanto se va a tener que ir de la escuela.
-- mi papá la va a ayudar
-- deja de pensar así,
-- la va ayudar porque soy su hijo. A parte Aya no entiende que la amo, que voy a estar con ella.
-- ¿y si vas a estar con ella, por qué la dejaste sola suplicando? – Tiene razón, me importa más mi orgullo – nosotros apenas estamos en primer año de instituto, ella ya esta en el ultimo. Si la amas tienes que hacer todo lo posible por que no la corran. – viene caminando el prefecto, me levanto, ya sé lo que va a decir, ya llego mi padre. Siempre le hablan, todo lo que hago parece estar mal pero todo me lo perdonan gracias a mi padre. Estamos en la oficina de la directora, estoy sentado a una esquina de la oficina, según escuchando música pero escucho todo, Aya sigue llorando, no pueden localizar a sus padres porque ambos trabajan. Me parte el corazón verla así y más por mi culpa. Mi padre esta molesto, solo me mira casi matándome. Siguen discutiendo, solo una frase me regresa al mundo real.
--Mi hijo continúa en el instituto, a ella córranla. – dice mi padre, enseguida toma sus cosas y se levanta, Aya lo mira incrédula.
-- ¿Por qué a ella la van a correr? Fuimos los dos.
-- es mi ultima palabra – mi papá se dirige a la puerta, lo intercepto – quítate
-- no, Aya no puede irse. Le ha costado estar en la escuela
-- ¿y eso te importo al meterla en este problema? No, así que deja de quejarte. – continua caminando. Volteo a ver a Aya, esta destrozada. Tengo que ayudarla, cueste lo que me cueste.
-- papá ayúdala por favor, te lo pido. Soy tu hijo.
-- estoy harto de estar tapando todas las cosas que haces, estoy harto de tu comportamiento, sigues siendo un niño caprichoso y sarcástico – ¿realmente soy así que la gente que amo me lo dice? Estoy serio. – tengo que irme. – sigue caminando, estoy seguro que me voy a arrepentir pero por ella lo que sea.
-- Papá – se detiene – hago lo que quieras pero permite que Aya continúe en la escuela. Sin problemas. – se regresa, esta frente a mí.
-- lo que sea y sin reclamar.
-- sí, aceptare lo que decidas sin reclamar.
-- promételo, sin un solo gesto de desacuerdo – en que esta pensando.
-- sí. Lo prometo
-- de acuerdo. Las cosas quedan así directora, -- le escribe algo en una hoja, un documento de no sé que, lo firma, la directora lo firma, y enseguida habla
-- la decisión es la siguiente, la señorita Ueto Aya permanecerá en la institución y sin registro de este incidente, el joven Kato Shigeaki es dado de baja a partir de este momento de la institución.
--¿Qué? Papá…
-- lo prometiste, así que obedece, ve por tus cosas. Necesito hablar con la directora.
-- Ueto puedes irte, -- le dice la directora, Aya sale sin pensarlo, me dirige una mirada fugaz y sale de la oficina
-- directora, no se preocupe, yo pagaré la escuela de la señorita Ueto, así que los ingresos siguen siendo los mismos. Puede darme los papeles de Kato. – Voltea a verme – te dije que fueras por tus cosas. – tengo que hacer caso, salgo de la oficina, no puedo creerlo, soy yo el expulsado. Mi padre…, me jalan del brazo, volteo, Aya me abraza, sigue llorando, le regreso el abrazo.
--perdóname Kato, perdón.
-- no Aya, soy yo el que te metió en esto. Lo siento, pero ya todo esta bien. – La miro a la cara – vas a seguir estudiando.
-- ¿y tú?
-- también. No te preocupes.
-- te amo Kato, perdón por todo lo que te dije. Estaba enojada. – me abraza con fuerza
-- perdóname tú por decirte esas cosas, te amo Aya y haría lo que fuera por ti. – tuve que despedirme de todos mis amigos, de mi novia, de todo. Vamos en el auto, vamos callados, mi padre recibe una que otra llamada del trabajo, siempre tan ocupado. Entramos a casa, mi madre pregunta lo ocurrido, mi padre se la lleva al despacho, subo las escaleras, entro a mi habitación, me acuesto en la cama. Así me paso horas sin pensar, sin moverme ni decir nada, la puerta de mi cuarto se abre. Me levanto, es mi papá.
-- Has tus maletas… mañana temprano te vas al internado Alemán.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Silencio (Cap. 2)

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 4:12 pm

Capitulo 2

{Shige}

-- Has tus maletas… mañana temprano te vas al internado Alemán. – hago ademan de responder – lo prometiste. – ya no digo nada, cierra la puerta, no puedo creerlo, ahora si me la aplico, no quiero ir a ese internado, esta lejos de Tokio, están encerrados, no pueden salir, es como una cárcel, siempre me amenazo con internarme ahí pero ahora si lo hizo y tan rápido. Necesito avisarle a Aya. Busco el teléfono, marco y me contesta.
-- Aya, me voy mañana, voy a estar en el internado Alemán… no… no es tu culpa… es mía, perdóname… te amo. – cuelgo, me duele en el alma ser el causante de todo, quizás mi padre tiene razón, soy caprichoso y no pienso en lo que puede suceder. Han pasado las horas y estoy terminando de acomodar mi ropa en las maletas, no puedo negarme, lo prometí, se abre la puerta y es mi mamá.
-- Kato te traje esto – trae ropa y cosas diferentes, no le digo nada, sigo en mis cosas – no tienes porque enojarte, tú te lo buscaste, Kato… ten un poco de respeto, hasta parece que ha ella…
-- con ella no te metas, no la conoces así que no opines.
-- entonces compórtate. – se hace un silencio
-- entonces es verdad, me voy.
-- si Kato.
-- no quiero irme. No quiero dejarlos, no quiero…
-- es una escuela bien, hijo, niños de tu clase social, con un buen nivel académico
-- pero no necesito irme, aquí lo tengo todo… si mi papá quisiera podríamos quedarnos los dos en la escuela…
-- ¿los dos?
-- sí, Aya y yo.
-- Kato, no soy tonta, no me vas a chantajear, no estuvo bien lo que hicieron, tu papá va a ayudar a la chica con la condición de que tú ibas a hacer lo que él decidiera sin quejarte, así que ya hazte a la idea. Descansa. –sale de mi habitación. Al día siguiente, estoy en mi cama no quiero despertar, mi mamá tiene rato de haber entrado, solo que me hago el dormido, acomoda las cosas, ha salido de la habitación pero a los pocos minutos regresa con personal de la casa. Sólo escucho como se llevan las cosas, las maletas. – Kato, vida. Ya levántate no tarda en venir tu papá. Vamos levántate.
-- Kato donde estás, ya es tarde. – Es la voz de mi papá, me voy despertando – que esperas, tienes 10 minutos para estar en el auto. – se va. Me ducho lo más rápido que me es posible, me arreglo, con unos jeans de mezclilla, una playera blanca, sudadera negra, y un gorro negro, ah y claro lentes oscuros aunque haga frio. Mis tennis.



Ya decido salir de la casa, no desayune ni nada. Mi padre esta afuera, ya en el auto, voy saliendo, camino y siento unos brazos rodearme por detrás, volteo a verla, me abraza fuerte.
--Aya
-- no quiero que te vayas. – la abrazo con fuerza, ella llora.
-- vamos a estar en contacto ok, me hablas, me mandas mensajes, todo lo que necesites, voy a estar listo para ti.
-- no te vayas, no te vayas…
-- te quiero Aya, lo siento mucho… perdóname.
-- Kato – me grita mi padre – ya vámonos.
-- tengo que irme, te voy a marcar cada noche, cada mañana – le doy un beso en la frente. Ella cierra sus ojos llenos de lágrimas. Camino hacia el auto, no puedo soportarlo, siento como si no la fuera a ver en años. Me subo al auto, lo encienden y avanza, por el espejo veo que viene corriendo tras el auto, me parte el corazón, una lágrima corre por mi mejilla, traigo lentes y no pueden darse cuenta. Sigue corriendo y gritando “Kato” “Kato”, el auto acelera y ella se ha quedado atrás. No voy a poder soportar tanto tiempo sin verla. Después de varias horas, me he quedado dormido en el auto, despierto y acabamos de llegar, es como un castillo, las bardas son demasiado altas, la entrada es una reja que tiene picos arriba, entramos y tiene gran área forestal, podría jurar que hasta se ve neblina, llegamos a la entrada, bajamos del auto, entramos al edificio que parece una mansión de la Edad Media. Voy caminando con las manos en los bolsillos y detrás de mi padre, siento la mirada de todos los chicos, escucho que cuchichean sobre quien soy, que como me veo, algunos dicen que soy guapo, otros que me veo demasiado mamón. Llegamos a la dirección, nos presentan.
-- Bienvenido Kato Shigeaki, se le asignará su habitación y el prefecto le mostrara el internado. Yo mientras arreglo los papeles con su padre. – lo único que hago es asentir, no quiero hablar, no puedo hablar, siento que lloro y que no voy a poder más. – vayan.
-- Vamos joven Kato. – salimos de la oficina, vamos caminando, me muestra la sala de estancia, el comedor, los baños, la alberca, el gimnasio, la sala de cine, todo lo que implica el internado. Es una cárcel de lujo. Vamos caminando por los pasillos de los salones, todo esta en silencio pero a lo lejos se escuchan pasos rápidos, que corren y risas, el prefecto me explica cosas que no lo escucho, los pasos se oyen cada vez más rápido hasta que me doy cuenta que vienen corriendo en nuestra dirección. No logro moverme, son tres chicos, dos de ellos pasan a mis extremos, no logro verlos bien de lo rápido que vienen, se miran entre ellos y siguen corriendo, los sigo con la mirada, me ha parecido extraño que entre tanto silencio aparezcan ellos, volteo a ver al prefecto y en eso un tipo choca conmigo, me golpea en el hombro, me voltea a ver, es un chavo alto, con cabello tenido un poco largo, ojos café oscuros, eso creo, y sus ojos son como caídos, pone su mano en mi hombro, me sonríe.
-- lo siento amigo – y continua corriendo. ¿Amigo?, ni loco seria amigo de un chico como él. Volteo ver al prefecto, no le ha dicho nada, a ninguno de los tres, continua con el recorrido. El internado tiene muchísimas cosas y es enorme, no recuerdo ni por donde llegamos al auditorio.
-- terminamos con el recorrido, solo faltan los dormitorios pero primero regresamos a la oficina del director. – solo asiento que sí, creo que ha sido la hora de la comida ya que muchos salen de sus aulas, atravesándose con nosotros y mirándome como si fuera un bicho raro. Llegamos con el director, mi padre se despide de mi, y el personal ayuda a llevar mi equipaje a mi habitación que es la 509, son habitaciones de dos personas, así que voy a compartir. Por lo regular soy muy sociable pero aquí no me interesa, solo espero que el tiempo pase rápido y logre convencer a mi padre que me regrese a mi instituto. Me dejan solo en la habitación acomodo mis cosas, hay dos escritorios, nos camas, una mesa, un televisor, estéreo, dvd, un baño, un espejo, dos clóset. Estoy acomodando mis cosas, he terminado y me acuesto en mi cama boca abajo, quiero dormir. Cierro mis ojos, siento que ya duermo. Escucho la puerta, sigo con los ojos cerrados, que piense que duermo y no moleste, siento su mirada, escucho sus pasos.
-- no recuerdo creo que lo deje aquí – es la voz del chico del pasillo, se escuchan cajones – aquí está, vamos.
-- ¿Quién es él? – pregunta alguien
-- no tengo idea, ha de ser el nuevo – responde el chico – vamos rápido. – se escucha la puerta cerrarse. Cierro mis ojos. Me he quedado dormido, me levanto, ya está oscuro, veo la hora, son las 9 de la noche, que este chicho donde se la vive, me apetece dar un paseo, así que salgo de la habitación, voy caminando por el bosque que rodea el edificio, es realmente tranquilo, saco el celular, le marco a Aya, contesta
--Kato, amor ¿cómo estas?
-- hola Aya, estoy bien, todo bien de verdad, cuando pueda me escapo para verte. Y tú como te fue en el instituto… -- nos la pasamos platicando cerca de media hora, es como si estuviera con ella, el crédito se me acabo y por eso terminamos de hablar. Voy de regreso al dormitorio pero no recuerdo el camino, a lo lejos veo a tres tipos, dos sentados y viento al otro, al chico con el que comparto la habitación. Ese chico esta hablando, les esta contando algo, no alcanzo a oír, pero logro ver que tiene botellas de alcohol con ellos y están bebiendo.
-- me paro y le digo… ¿Qué pedo?... y él no como crees, yo… -- se acerca a ellos, les dice algo y los tres se ríen a carcajadas. Se levantan los dos y van a brindar, algo dicen y gritan – a weeebo. – terminan riéndose y tambaleándose. No logro distinguirlos, está muy oscuro. Voy de camino a la habitación, se supone que este es el mejor internado y los estudiantes toman dentro de las instalaciones. Ya es otro día, me estoy despertando, pero no abro por completo los ojos, alcanzo a verlo caminar de un lado a otro, ¿Cómo puede aguantar si al parecer ayer se pusieron una borrachera? Ya se baño, se esta peinando. Toma una mascada, se la acomoda en el cuello, se vuelve a peinar, y toma su mochila, sale de la habitación. Me levanto y voy a la ducha.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Silencio (Cap. 3)

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 4:14 pm

Capitulo 3

{Shige}

Es la hora del almuerzo, todos se dirigen al comedor, me siento en una mesa con mi charola de comida, se sienta un chico conmigo, va en mi salón de clases.
--Hola, soy Masuda Takahisa. Puedes decirme Massu. Eres Kato Shigeaki.
--
--¿y en que habitación estas?
-- en la 509, ¿tú?
-- en la 480, comparto habitación con un sempai, se llama Ueda Tatsuya. ¿Y tú?
-- no lo sé, solo lo conozco de vista pero no hemos hablado.
-- ¿y eso?
-- no se ha dado. – mi mirada se dirige a la entrada, vienen caminando esos tres chicos, ahora si los puedo ver, uno es mi compañero de cuarto, el otro es un poco más bajo que él, su piel algo bronceada, cabello castaño, algo corto, llega hasta sus oídos, con buen cuerpo, el otro es aun más bajo, delgado, blanco, cabello negro, igual esta bueno.
-- ¿Qué miras? – voltea – ah, ellos.
-- ¿ellos?
-- sí, ya los conocerás. – su expresión no me gusto
-- ¿Qué tienen ellos?
-- mmm, te digo. El de cabello castaño es Yamashita Tomohisa, el blanco de cabello negro es Nishikido Ryo, y el alto de cabello teñido es Koyama Keiichiro.
--¿Y?
-- son los más ricos del internado, así que hacen lo que quieren y nadie les dice algo. Si les caes bien son muy agradables pero si no, te molestan hasta que te vayas del internado.
-- ¿son muy malos? No parecen.
-- No. Llegan a ser insoportables hasta cierto punto pero no son malos. Pero es como te digo, depende de cómo les caigas es como se comportan.
-- Koyama Keiichiro
-- ¿Qué con él?
-- con él comparto la habitación. – están los tres en una mesa, riéndose a carcajadas. Deciden levantarse, van caminando hacia la puerta, primero Yamashita, después Nishikido y al último Koyama. Pasan a lado de un chico pálido, de cabello como teñido, Nishikido le da un golpe en la cabeza con la palma de la mano, esto hace que el chico tire su comida. No hace nada el chico, Nishikido se ríe y se salen los tres.
-- al chico que le pego es Ueda Tatsuya.
-- ¿Y por qué le pego?
-- porque le cae mal, solo por eso. – terminaron las clases, me voy a la habitación, no me interesa conocer a nadie más, estoy en mi cama leyendo un libro de derecho, me llama la atención, a Aya igual. Se abre la puerta, veo la mano de él, aun no entra.
--sí, los alcanzo ahí
-- pero te apuras—se escuchan voces afuera
-- que sí, solo me baño y ya, vale los veo ahí. – cierra la puerta y voltea a verme. Me le quedo viendo – hola, soy Koyama Keiichiro – se quita la playera, esta delgado pero bien marcado -- ¿tú?
-- Kato Shigeaki. – se esta desabrochando los pantalones.
-- ¿y de que grado eres? – se quita los pantalones.
-- de primero.
-- vaya, soy tu sempai, voy en tercero. – toma una toalla, se la pone alrededor de la cintura, se quita sus bóxers, abre su cajón y saca unos limpios. – voy a bañarme. – asentí. Que confianza del tipo de desnudarse casi por completo frente a un extraño. Continúo con mi lectura. Han pasado 5 minutos, sale del baño con la toalla en la cintura, toma la crema corporal y se la coloca, busca una playera, se la pone, después los pantalones y así, hasta que termina ya todo arreglado. – Nos
vemos
– sale de la habitación. No es desagradable, me pareció amable. Decido salir a caminar, me encuentro con Massu.
--Hola Shige.
-- ¿Qué pasó Massu?
-- ¿A dónde vas?
-- sólo a caminar.
-- ¿Por qué estás aquí?
--decisión de mi padre. – espero se calle, no pienso hablar más, seguimos caminando pero él se detiene, volteo a verlo, veo que observa algo detenidamente. Sigo su mirada, esa escena me parece de lo más… está Ryo aventando levemente a Ueda, moviéndole el cabello, se ríe, voltea a ver a Yamashita, él solo sonríe, tiene las manos en los bolsillos, platica con Koyama mientras ven como esta Ryo molestando a Ueda, lo avienta con fuerza y cae al suelo, hablan de algo pero no alcanzamos a oír.
-- ¡¡Reacciona!! – Grita Ryo tomando de la playera a Ueda que está en el suelo – Demuestra que eres hombre.
-- ya déjame Ryo, no te he hecho nada.
-- me molesta verte, arruinas mi día con sólo verte. ¡¡Defiéndete!! – Ueda no se levanta, sigue en el piso, pero que hace… debería defenderse – Kei… ves, es niña. – Koyama esta tomando de una botella de vodka, le sonríe.
-- corre que le están pegando a Ueda – escuchamos voces casi atrás de nosotros. Volteamos a verlos, son dos chicos, ellos llegan corriendo donde esta Ryo y los demás. Uno de ellos golpea a Ryo en la cara.
-- el que le pego es Koki, -- me dice Massu, volteo a verlo – el que va con él es Nakamaru – volteo a ver la escena. Ahora Yamashita ha golpeado a Koki, comienzan a golpearse y aventarse entre Koki, Ryo y Yamashita. Las cosas se han alterado, algo se están diciendo, Yamashita se ha enojado, se ve en su cara que grita de coraje, le dice algo muy cerca a Koki, este enseguida lo golpea en la cara, Koyama deja la botella y corre a detener a Koki, este lo golpea en la cara, Koyama se toca el rostro, Nakamaru esta con Ueda.
-- dejen a Ueda en paz – grita Koki.
-- que él se defienda, es una niña que hasta ustedes tienen que defenderlo. – dice Ryo, en eso Ueda se levanta con rapidez, va con Ryo, lo toma del rostro haciendo que lo voltee a ver, lo besa… ¿Qué?, ¿lo beso? La cara de todos es de sorpresa, ninguno se mueve ni dice nada, Ryo tiene los ojos abiertos como platos. Termina el beso.
-- dices que soy una niña ¿no?, las niñas hacen eso. – Se aleja de él y va caminando algo temeroso, Koki y Nakamaru siguen con ellos, viéndose los unos a los otros de no entender nada. En eso Koki y Nakamaru se van corriendo. Ryo aun no reacciona, Yamashita se le queda viendo. Koyama comienza a reírse.
-- ¿Por qué lo hizo? – le pregunto a Massu.

{Ryo}

--¿Por qué lo hizo? – me pregunta Yamapi. Volteo a verlo.
-- Yo que sé, porque es niña. – no salgo de mi asombro, un hombre me beso, y en especial él que me caga. Yamapi esta impactado supongo, su mirada se dirige al suelo, se muerde el labio. Koyama no deja de reírse. – dame esa botella Kei, -- le arrebato el vodka – necesito desinfectarme – me río, solo Kei se ríe, ¿Qué le sucede a Yamapi? -- ¿Qué pasa Pi?
-- ¿mmm?, ah… nada. Solo que me sorprendió que hiciera eso. – Sonríe – solo así lo dejaste en paz.
-- Uy Ryo, y tu novia ya se fue con sus amigos – me dice Kei.
-- cállate, eso… no me interesa. – volteo a ver a Yamapi, sigue extraño.
-- ¿Qué te sucede Pi?
-- tengo algo que hacer, los veo más tarde. – se aleja de nosotros. ¿Qué tiene que hacer? Si él siempre esta con nosotros, o será por el beso… ay que estoy pensando, claro que no.
-- ¿si me pego verdad? – me dice Kei mostrándome su golpe en el rostro. Le estoy viendo el golpe. – Ryo, están viendo. -- Volteo, es Massu y el nuevo.
-- ¿desde que momento están viendo?
-- no lo sé, pero creo que ya tiene rato. – espero no hayan visto el beso, pero para prevenir, me dirijo a ellos con rapidez, Massu se ha espantado y hace ademan de irse pero el nuevo no se mueve.
-- ¿Qué ven?
-- un futuro romance – me dice el nuevo con una enorme sonrisa.
-- no te metas conmigo
-- preguntaste que vemos y eso me pareció, que tal el beso – le sonrío, él sigue con su sonrisa, con un movimiento rápido lo golpeo en el rostro, tan fuerte que cae al suelo. Me coloco encima de él, colocando cada pie a sus extremos.
-- para ser sincero… nada increíble. – lo dejo ahí tirado, Kei se le queda viendo pero aun así me sigue, llegamos por las cosas y nos vamos caminando. Ahora Kei es el callado.
-- ¿Qué pasa?
-- es mi compañero de cuarto.
-- ¿y? para que se hace el gracioso. ¿Y las botellas?
-- las traigo en la mochila.
-- va, pues nos vemos en la noche y nos las acabamos. – llegamos al dormitorio. Kei se queda en su habitación que es la 509, yo sigo caminando hasta llegar a la 520, entro esta Yamapi sentado en su cama leyendo un libro de algebra -- ¿Y ahora tú que haces? – dejo las cosas en mi cama. -- ¿estudiando?
-- Salí muy mal en matemáticas, y el profesor me ha puesto ha alguien para que me den clases.
-- ¿Qué profesor?
-- no es profesor, es un sempai pero aun no sé quien.
-- ¿por eso estabas raro?
-- ¿yo? No
-- si, después de la pelea con Ueda.
-- ah… si… supongo.


{Koyama}

Entro a mi habitación, se escucha la ducha, ha de ser Shige. Me siento frente a la computadora, sale de bañarse, lo volteo a ver, trae solo una toalla en la cintura, se ve el golpe a lado del labio, me mira con coraje, está buscando su ropa.
--lo de… en la tarde…
-- ustedes se sienten tan fuertes que piensan que nadie los puede tocar, se comportan como idiotas.
-- baja tu tonito, no sabes con quien estas hablando.
-- no lo sé y no me interesa.
-- si te metes con nosotros estas cometiendo un gran error – me acerco a él. Me mira directo a los ojos – ah, ya sé. Estas ardido porque Ryo te dio un mega golpe y quedaste como un tonto en el suelo. – me mira más molesto que antes, deja de verme, sigue buscando su ropa para cambiarse, comienza a sonar un celular, esta en el buro, lo tomo, enseguida Shige voltea a verme, contesto. -- Hola… ¿Aya?
-- dame eso – deja todo lo
que esta haciendo, me quiere quitar el celular, alzo la mano haciendo que no lo alcance, brinca pero no lo alcanza, pero no sé como es que caigo a la cama y él encima de mí, nuestros rostros quedan muy cerca, lo miro a los ojos, él también lo hace.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por MIKUROMI el Sáb Ene 08, 2011 5:36 pm

sigue!!! como no me habia dado cuenta de este fic!!! *O*



My Favorite Fandom
Spoiler:
RyoOhkura

JongHyuk

Dolin

AiGaki

My Favorite Groups
Kanjani8:
CNBLUE:
avatar
MIKUROMI
Admin

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 07/10/2010
Edad : 28
Localización : no se XD

Ver perfil de usuario http://fictionasianlovers.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 8:34 pm

Silencio (Cap. 4)
Capitulo 4

{Shige}

Estoy sobre él, sus ojos… es como si me perdiera en ellos, no nos movemos, veo el celular, me había olvido de eso, le quito el celular y me levanto, él se queda acostado, se acomoda en su cama y se voltea evitándome, me voy cerca del closet. Hablo por el celular, Aya colgó. Le marco.
--Aya, amor. Lo lamento un idiota me quito el celular. – volteo a verlo, sigue acostado. Pero ahora boca abajo. Platico con Aya y creo que hasta más fuerte, diciéndole que la amo, que la extraño, que quiero estar con ella. ¿Por qué lo hago? Y ¿Por qué no puedo dejar de verlo? Termino de hablar con Aya, recuerdo que aun estoy semidesnudo, así que me acerco a mi cama a cambiarme. Lo miro por momentos, esta completamente dormido. Termino de cambiarme, me acuesto en la cama boca abajo, mirándolo, duerme profundamente. Abre sus ojos, se me queda viendo directo a los míos, no puedo moverme, no puedo dejar de verlo, él tampoco lo hace. Tocan la puerta.
-- Kei, ¿estás ahí? – es la voz de Ryo. Deja de mirarme y va a abrir.
-- ¿Qué onda?
-- te estamos esperando para ir a…. ya sabes.
-- ah sí, se me fue la onda. Me quede dormido. Vale, tomo mis cosas y ya. – y eso hace, toma algo del cajo y salen. ¿A dónde van? ¿Por qué siempre vienen por él a está hora? Espera un momento… ¿Por qué me preocupo?, el idiota de su amigo me dio un tremendo golpe. Me acomodo en la cama, igual boca abajo y miro hacia su cama, recuerdo su mirada de hace algunos instantes.

{Koyama}

¿Qué fue eso de hace un momento?, ¿Por qué me gusta molestarlo? ¿Quizás quiero su atención?, no lo sé. Sus ojos oscuros son tan…
--¿Qué le pasa a Yamapi?—me cuestiona Ryo, vamos de camino a nuestro sitio de reunión.
-- ¿Por qué?
-- hoy no quiso venir.
-- ¿y eso? Que raro.
-- si, según él porque va a tener clases extras y quiere descansar.
-- ah ok, puede ser.
-- pero… ¿por qué ahora sí le interesa?, si nunca le importo.
-- ¿Por qué te pones así Ryo? Esta padre que por fin Pi le de importancia a la escuela.
-- lo sé pero… lo siento raro. Como que me evita desde…
-- no te alucines, no pasa nada.
{Ryo}

Que no me alucine, pero es que desde el beso de Ueda, Yamapi casi no me habla, hasta se puso a estudiar con tal de evitarme, y no quiso venir a nuestro encuentro de todos los días. Ahora regreso al dormitorio, me la pase bien con Kei pero sin Yamapi no es lo mismo. Ya llego a mi habitación, entro, ves lo que digo, ahora ni siquiera está, ¿A dónde se largo?, ¿Por qué no me pidió ir con él?, ay… es cierto, soy posesivo con él, quizás tiene razón Kei, estoy acostumbrado a tenerlo pegado a mí, y si no me hace caso me siento mal. Necesito bañarme, apesto a alcohol y cigarro. Pongo música fuerte, me desnudo y quedo solo en bóxers, tomo una toalla, voy al baño abro la puerta y… OOOhhhhh, no puedo evitar sonreír, Yamapi esta completamente desnudo, esta muy bien de cuerpo, está en la ducha, voltea a verme impresionado y mi mirada se dirige a… está muy bien, ¿eh?, estoy viendo su miembro. No puedo evitarlo, mis ojos se dirigen ahí, siento algo en mis pantalones, Yamapi se tapa con las manos, oh no, se ha dado cuenta.
--¿Por qué no tocas?
-- te refieres a… -- ¿se me esta insinuando?
-- hablo de la puerta, -- me río,
-- de eso también hablaba Yamapi, ¿Qué pensaste?
-- ya vete, que me estoy bañando.
-- está bien. – cierro la puerta, me quedo un momento más ahí, me he dado cuenta que al verlo se me paro. ¿Me excito Yamapi? Necesito ver a una baby, ya lo necesito antes de violar a cualquiera. Me acuesto en la cama, aun no sale Yamapi, cierro mis ojos, me acomodo para dormir, ya por fin sale, con la toalla en la cadera. Me hago el dormido, se acerca a sus cosas y saca sus bóxers, su pijama. Se quita la toalla, ahora esta desnudo, se pone su bóxer, enseguida su pantalón de la pijama y por ultimo la playera. ¿Por qué lo observo? Me he quedado dormido, ya es otro día. Despierto, veo a Yamapi, sigue profundamente dormido, voy a ducharme, salgo y Yamapi sigue dormido. Se le va a hacer tarde, me acerco a su cama, a él, esta dormido boca abajo, le toco el hombro, me acerco a él, lo muevo.
-- Pi, Pi despierta. ¡¡Yamapi!! – solo con él grito se despierta, me mira directo a los ojos, después baja un poco la mirada, como si estuviera viendo mis labios, abre los ojos como platos, se aleja bruscamente, creo que estaba demasiado cerca de él. – Ya es tarde, apúrate. – me alejo de él, preparo mis cosas, Yamapi no sé levanta – Yamapi, ¿Qué esperas?
-- aaaahhhhh…, tengo sueño. – se levanta con pesadez, nos arreglamos y salimos de la habitación, le hago la platica de algo tonto pero él me sigue, y bromeamos un buen rato hasta llegar al salón, enseguida entra Kei. Pasan las clases y es hora de la comida, estamos sentados en la mesa de siempre, Yamapi a lado de mí y Kei enfrente, Koyama de repente mira al chico nuevo.
-- ¿Qué pasa Kei?
-- nada, es solo que gracias a que le pegaste me esta tratando mal.
-- pues trátalo mal. – volteo a ver a Yamapi, su mirada se dirige a Ueda, Kei se da cuenta y también voltea.
-- tu novio Ryo. Ve a saludarlo. – me molesta Kei.
-- deja que pase.
-- ¿Qué vas a hacer? – me pregunta Yamapi con una semi sonrisa.
-- espera a que pase – Ueda se va acercando a nosotros algo temeroso, me le quedo viendo, me mira pero baja la mirada, ya pasa, esta muy cerca de mí, así que le doy una nalgada, Ueda se espanta y por poco tira su comida, voltea a verme y me empiezo a reír, deja de verme y se va. Kei esta muerto de la risa, volteo a ver a Yamapi y su mirada se dirige hacia su comida, sonríe muy poco. -- ¿te molesta que lo trate así?
-- no… es sólo un juego. – me sonríe, lo observo.

-- Yamashita Tomohisa – volteamos, es un chico un poco mayor, de cabello casi negro, ojos café claros, cejas un poco abundantes, su cara es algo ancha.
-- sí, soy yo. – responde Yamapi.
-- soy Yamada Takayuki, tu profesor de matemáticas. – se quedan viendo.
-- ah sí, vamos. – Yamapi se levanta, ni siquiera comió, se acerca a él, están por irse.
-- Yamapi, no comiste. – le digo, voltea.
-- si quieres agarra tu comida y nos sentamos en otra mesa. – le dice el tal Yamada
-- sí – viene por su comida – chicos los veo mas tarde. – se va con él, se sienta en otra mesa, no puedo dejar de verlos. Siguen en la mesa, Yamada le dice algo y Yamapi se ríe, esta comiendo, ese chico se le queda viendo mucho, le platica algo a lo que Yamapi responde rápidamente, se ríen, parece que bromean, algo le cuenta el tal Yamada, mueve mucho los brazos y hace caras extrañas, Yamapi se esta riendo como nunca, después Yamapi le dice cosas y el otro también le sonríe.
--Ryo, te estoy hablando.
-- Es que… míralos.
-- de eso no hablo Ryo.
-- ¿Qué me decías?
-- ¿Qué onda vamos a salir hoy?
-- sí, pero no sé si Yamapi quiera ir, ha estado raro.
-- a ver Ryo, ¿Qué te pasa? – lo veo.
-- es que Yamapi ya no me hace caso, ya no esta conmigo.
-- Ryo… pero si se la pasan todo el día juntos, no exageres, solo son clases extras. – cuando me doy cuenta Yamapi viene caminando con Yamada. Se acerca a la mesa.
-- los veo más tarde, voy a clases con Yamada. – nos dice, le tomo confianza rápido.
-- sí, vete con tu nuevo amigo – Yamapi sonríe como hace tiempo no lo hacia. Se va con Yamada. Salen de la cafetería. Volteo a ver a Kei, se esta burlando. -- ¿qué?
-- pareces su novio todo celoso.
-- eso no es gracioso – estoy molesto, ¿Por qué Yamapi esta tan bien con ese tipo?, siento una mirada, volteo y es Ueda, me esta mirando pero ahora que lo veo desvía la mirada. Me levanto, voy directo a su mesa, la golpeo con ambas manos al llegar -- ¿Qué miras? – me mira temeroso.
-- nada.
-- estabas mirando, ¿te gusto? – sigue sin contestar, esta con su comida, mirando hacia ella, me acerco a él, a sus labios, está todo nervioso, solo observa mis labios cerca de los de él. Me río – ¿lo esperas? Te quedaras esperando. – me alejo de su mesa, Kei y yo salimos de la cafetería.

{Yamapi}

Terminaron las clases con Yamada, es un chavo muy gracioso e inteligente. Ya llegue a mi habitación, entro, Ryo está en su cama.
--Ya por fin dejaste a tu nuevo amigo – sonrío, no lo puedo evitar.
-- ya – estoy sacando mi ropa, me voy a cambiar. Es gracioso cuando se pone así.
-- ¿Qué? Te vas a ir con tu amigo.
-- sí, me voy a ir contigo. – deja lo que hace, se me queda viendo. – vamos a ir con Kei ¿no?
-- sí -- se levanta sonriente, él también saca su ropa.

{Shige}

Está Koyama bañándose, yo estoy en la computadora chateando con Aya, me esta contando como van las cosas allá. Yo le digo que estoy mal, no conozco a nadie, bueno solo a Massu, que ya recibí mi primer golpe y ya tengo un enemigo. Koyama sale del baño, no puedo evitarlo pero mi mirada se dirige a él, está solo en toalla, se esta secando su cabello con una toalla pequeña, no puedo evitarlo, no dejo de mirarlo, siento algo por todo mi cuerpo, me está mirando, se esta acercando a mí.
--necesito revisar algo. Quítate – me quiere quitar de la computadora.
-- pero yo la estoy usando, usa la otra.
-- esta es mía, por si no te has dado cuenta son mis cosas. Quítate.
-- no lo voy a hacer, estoy ocupándola.
-- te quitas o te quito
-- quítame – empezamos a forcejear, ha cerrado mi ventana con Aya, quiere cerrar el Messenger, lo aviento, pero él me avienta, la silla se mueve y caemos, él sobre mí, me quedo viendo a sus ojos, me pierdo en ellos de nuevo, pero reacciono al sentir vibrar mi celular que lo tengo en el bolsillo, bajo mi mano para sacarlo de ahí pero toco algo y no entiendo porque aun no lo suelto… AAAYYYYY NNNNOOOOO. Los dos bajamos la mirada y mi mano esta en su miembro. Nos volteamos a ver.



avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 8:47 pm

Capitulo 5

{Shige}

Seguimos en el suelo, tengo mi mano en su pene, pero él tiene la toalla en la cintura aun así lo siento, y él también, no entiendo porque nos quedamos viendo, y no nos movemos, y no he quitado mi mano, siento como va creciendo su miembro, estoy perdido en sus ojos, él me mira directo a los míos, siento de nuevo vibrar mi celular, quito mi mano y la meto en mi bolsillo, voy a sacar el celular pero él me toma la muñeca, su mirada es intensa, estoy nervioso lo veo tan cerca, empieza a descender a mis labios, no puedo moverme, no quiero moverme, sus labios tocan los míos, tiene los ojos cerrados, siento como saborea mis labios, me voy dejando llevar y yo también le beso, vamos despacio, conociendo los labios del otro. Abre los ojos, nos quedamos viendo.
--¿Qué fue eso? – le cuestiono. Sus ojos tiemblan, no sabe a donde mirar, se levanta, toma su ropa y sale de la habitación. Yo me quedo en el suelo, no puedo moverme, se ha ido. Me beso y escapo, me beso.

{Koyama}

No manches, que hice, lo bese, ¿Por qué lo bese?, él me toco pero fue un accidente, ¿Por qué lo bese?, todos pasan y se me quedan viendo, estoy solo en toalla, no puedo regresar, vienen caminando Yamapi y Ryo.
--Kei, ¿Qué haces en toalla fuera de tu habitación? – me pregunta Yamapi.
-- vamos a su cuarto, no puedo entrar aquí. Vamos – me los llevo a su habitación, ahí termino de arreglarme y todo. Los dos se me quedan viendo, no entienden que pasa.
-- ¿Por qué no quieres estar en tu habitación? – me mira extrañado Yamapi.
-- les cuento allá, ya vámonos. – salimos de su habitación, llegamos a la zona del bosque, vamos corriendo hasta llegar a la zona de la barranca, vamos bajando con cuidado de que nadie nos vea, vamos por la orilla, en la reja hay un hoyo, por ahí salimos. Ya que estamos los tres afuera corremos hasta llegar a la estación del metro, entramos al vagón, Ryo y Yamapi van bromeando y jugando entre ellos. Yo no puedo quitar de mi mente el beso que le di a Kato. Llegamos a un club, tenemos identificaciones falsas, que dicen que somos mayores de edad, entramos. El ambiente es increíble, muchas mujeres, música increíble. Se nos quedan viendo unas chicas hermosas.
-- hoy es nuestra noche – grita Ryo – ya la necesitaba, he estado pensando en otras cosas.
-- ¿Qué cosas? – lo cuestiona Pi.
-- pues en t… cosas. Quiero una baby. ¿Y tú Kei?
-- también quiero borrar algo. – Vamos a nuestra mesa, pedimos nuestras bebidas, nos traen nuestras bebidas, brindamos y tomamos sin parar, platicamos, y empezamos a buscar a nuestras presas, Ryo como siempre se hace el galán, dice que cualquier chica se iría con él, Yamapi es más tranquilo pero cuando bebe se vuelve más sociable y cariñoso. Llevamos cerca de una hora checando a nuestras chicas, así que Ryo decide entrar en acción, lo vemos dirigirse a una chica.

{Ryo}

Voy directo a ella, me ha visto pero finge que no, es realmente hermosa, delgada, de cabello castaño, ojos grandes. Me acerco, pregunto su nombre.
--Aibu Saki, ¿tú?
-- Nishikido Ryo.

{Koyama}

Seguimos en la mesa Yamapi y yo, viendo como se porta Ryo con la chica, están hablando muy cerca, casi parece que se besan, deciden bailar y ya están en la pista, Yamapi sigue bebiendo y se nota muy feliz, creo que yo no.
--¿te sucede algo Kei?
-- sí, Yamapi… bese a Kato
-- ¿Quién es Kato?
-- el nuevo, lo bese.
-- no manches, pero… ¿y? – se que estoy borracho.
-- me gusto. – Yamapi se ríe. – se que estoy pedo, pero… me encantaron sus labios.
-- órale… -- esta sorprendido, no habla.
-- lo sé, ¿Cómo que bese a un hombre? Me lo he estado preguntando desde que paso. Por eso necesito olvidar. Mira, ella es hermosa… voy por ella. – dejo a Yamapi en la mesa, me dirijo hacia ella, es blanca, de cabello negro, medio largo, ojos oscuros, -- hola, Koyama Keiichiro
-- Ishihara Satomi
-- quieres bailar.

{Yamapi}

Ryo esta con esa chica bailando, y Kei con otra. Yo estoy viendo a una, se ve tan tierna, linda y educada, me pone nervioso, me acercare a ella. Tiene el cabello corto, algo mas bajita que yo, ojos oscuros y profundos, delicada, me provoca una sensación de protegerla, me dirijo a ella ya sin pensarlo más.
--hola, ¿quieres bailar?
-- sí – su voz es suave. – vamos a la pista de baile
-- soy Yamashita Tomohisa
-- Horikita Maki. – bailamos, y platicamos, cuando estoy tomado me sale el payaso y logro que se ría, es hermosa, con ella podría olvidar. Estamos bailando, ponen música que casi no conozco, pero donde se tiene que abrazar, tomo sus manos y las coloco atrás de mi cuello, eso hace que estemos más cerca, veo sus labios muy cerca de los míos, desciendo hasta ellos, la beso lentamente, por si decide rechazarme pero no lo hace, me corresponde, la abrazo de la cintura.

{Ryo}

Estoy besando a Aibu, sus labios son suaves, pero sus besos salvajes, estamos en un sofá besando, me empieza a besar el cuello, en eso veo a Yamapi besándose con una chica, él nunca lo hace, dice que no besa a cualquiera solo por que sí, ¿Por qué la besa? Me he quedado frio.
--sucede algo Nishikido.
-- no, tú sigue. – me besa en la boca, cierro los ojos pero esta la imagen de él besando a esa chica.

{Koyama}

Estoy con Satomi fuera del baño, nos estamos besando con desesperación, estoy recorriendo con mi mano izquierda su cuerpo, tocando su pierna, cadera, cintura hasta llegar a su busto, lo masajeo, le provoco, su respiración es alterada, y gime con delicadeza, la beso, introduzco mi lengua, siento su mano en mi miembro. Estamos subiendo de temperatura, en eso alguien me toma del hombro y me jala, me separa de ella y me da un golpe en el rostro. Tan fuerte que caigo al suelo.
--¿Qué haces con mi novia?
-- ¿tú novia? ¿Tú quien eres?
-- Yamamoto Yusuke
-- ¿Es tu novio Satomi?
-- sí pero…
-- ay Yamamoto, se ve que no satisfaces a tu chica que tuvo que buscarme, tal vez no eres lo suficientemente hombre, -- me golpea de nuevo en la cara.
-- vamos afuera.
-- vamos – me saca a golpes del lugar, esta furioso.
-- nos arruinaste el momento, ¿o no Satomi? – me golpea de nuevo, estoy en el suelo, siento como me da una patada en el estomago.

{Shige}

Aun no regresa, ¿Dónde puede estar? Salí a caminar para ver si lo encontraba, no estaban ellos, tengo una necesidad de saber de él, hable con Aya pero no recuerdo de que, mientras ella hablaba solo pensaba en él, salió corriendo pero como explicar lo que hizo, ya me canse de buscarlo, recorrí todo el internado y nada. ¿Qué harán todas las noches? Estoy en la cama, ya listo para dormir, se escucha la puerta, cierro los ojos solo escucho.
--Con cuidado – dice Ryo -- ¿Kei estás bien?
-- Esta tomado Ryo, a parte le pegaron feo. – le responde Yamapi.
-- Estoy bien, estoy bien… todo esta bien – Yamapi se ríe.
-- ya Kei, vamos a tu cama. – ese es Yamapi, abro un poco los ojos y veo que lo acuestan, ¿Qué le paso? Ellos caminan hacia la puerta. Veo a Koyama, solo veo su espalda. Ellos se han detenido por la puerta.
-- estabas muy ocupado como para ayudar a Kei ¿no Pi?
-- ¿Y tú donde estabas? Estabas con esa chica, así que déjame en paz. – Se escucha que a alguien avientan contra la puerta del closet – déjame Ryo.
-- ¿Por qué la besaste?
-- por que sí, tú estabas en pleno faje con la chica. – ya no se escucha nada, después de unos segundos se escucha que abren la puerta, se azota. Se abre de nuevo.
-- Yamapi – se escucha el grito de Ryo. Cierran la puerta. Me levanto, prendo la lámpara de mesa, Koyama tiene la camisa sucia y manchas de sangre.
-- Koyama, Koyama – le hablo, lo volteo hacia mí -- ¿Qué te paso?
-- Shige… -- me dice levemente
--deja te ayudo – le quito la playera, en lo que se la quitando me jala de la muñeca y caigo sobre él. Nos quedamos mirando.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Sáb Ene 08, 2011 8:49 pm

Capitulo 6

{Shige}

--deja te ayudo – le quito la playera, en lo que se la voy quitando me jala de la muñeca y caigo sobre él. Nos quedamos mirando. – de… deja te ayudo. – cierra los ojos. Le termino de quitar la playera, lo volteo boca abajo, tiene golpes, voy por el maletín de emergencia y lo limpio con cuidado, ¿Por qué hago esto?, ¿Por qué me interesa que le paso? De momentos se queja, termino de limpiarlo, lo pongo boca arriba, tiene golpes en la cara. Se los estoy curando, tiene los ojos cerrados. He terminado, se ha quedado profundamente dormido, lo tapo con las cobijas. Me acuesto en mi cama, viéndolo. Quiero saber que ocurrió, a donde fue.

{Yamapi}

Lo odio, siento que lo odio. Estoy acostado en mi cama, viendo hacia la pared, dándole la espalda. Siento que mis ojos lloran, no lo entiendo, por que me reclamo si yo siempre he tenido que soportar sus fajes con otras frente a mi y ahora su rollo con Ueda, será mejor que me aleje de él. Que mejor que con una niña como Maki. Juro que creí que me besaría en la habitación de Kei, pero no es así, si permito que pase me voy a destruir. Es solo mi amigo, eso lo tengo que comprender y entender a cualquier costo. Me he dormido llorando, lo que provoca el alcohol, despierto, está Ryo dormido, me levanto y voy a la ducha, siento como cae el agua en mi cuerpo. Me relaja me hace sentir tranquilo. He terminado, salgo de la ducha me miro al espejo, ay no, mis ojos, se ven hinchados. No puedo permitir que me vea así, me cambio con rapidez, me peino y salgo de la habitación. Voy caminando por los pasillos.
--Yamapi – escucho un grito, volteo es Yamada.
-- Hola Yamada.
-- ¿Qué haces tan temprano caminando por el internado?
-- nada, sólo no me sentía bien.
-- ¿te duele algo?
-- no, no importa. Mmm, ¿Y cuando las clases?
-- ah en la tarde ¿Te parece? – Asiento – oye, quieres acompañarme a hacer ejercicio.
-- sí claro. – nos dirigimos al gimnasio, Yamada siempre tiene una sonrisa en el rostro, cuenta cosas muy interesantes. Solo vine a acompañarlo, lo veo como esta haciendo pesas.

{Ryo}

Voy despertando, volteo a la cama de Yamapi, no está, estará en la ducha. Casi lo beso si no es porque sale corriendo, le puedo decir que estaba tomado y no sabia lo que hacia. Han pasado 20 minutos y aun no sale, me levanto de la cama, voy hacia el baño, giro la perilla esperando algo que ver pero… no está. ¿Dónde se metió? Me baño, termino de arreglarme, salgo de la habitación, voy caminando por los pasillos como buscándolo, últimamente él ha estado raro, y yo ni se diga. Me encuentro a Ueda cerca de los gimnasios, lo sigo, necesito divertirme un poco. Entra al gimnasio, en la parte donde están las caminadoras, no se ha dado cuenta que estoy detrás de él, se detiene, creo que se ha percatado de mi presencia, voltea despacio y con miedo, jajaja, se ve tan graciosos. Ya voltea, me ve y se espanta, se va haciendo hacia atrás, hasta llegar a la pared, lo acorralo ahí.
--¿me temes o te gusto? —no me responde, sus ojos se dirigen a otro lado, voy a voltear pero se acerca con rapidez y me besa, es como un beso necesitado, siento como saborea mis labios con desesperación, introduce su lengua.
-- Yamapi – corto el beso, escuche su nombre, volteo y está en la puerta viéndonos, su cara es de sorpresa – Yamapi vámonos – le dice Yamada que está a su lado. Yamapi lo voltea a ver, le sonríe y salen del gimnasio, no sé porque pero me ha dolido, voy por él, hago ademan pero Ueda me toma del rostro y me vuelve a besar.

{Yamapi}

--¿Pasa algo? – me pregunta Yamada. Le sonrío.
-- No, nada. Entonces desde cuando entrenas.
-- ah, pues ya tiene algo de tiempo. El hacer ejercicio te ayuda a estar bien y a quitarte el estrés, o a cansarte a tal grado que no puedes pensar.
-- oh, sabes me gustaría, puedo venir contigo a partir de mañana.
-- sí. – le sonrío. Vamos caminando hasta llegar al salón de clases, me deja ahí y él se va a su salón. Me siento en mi lugar. Estoy jugando con el celular. ¿Qué debo hacer?

{Koyama}

Me estoy despertando, siento todo mi cuerpo adolorido, no puedo levantarme, veo a Shige preparando sus cosas, a pesar de estar tomado recuerdo que él me ayudo, y quizás recuerdo algo peor, eso tendría que olvidarlo. Lo bese y no estaba borracho, antes de irme con ellos. Shige se da cuenta de que lo observo, viene a mí.
--¿Ya estás mejor?
-- ah… me duele todo.
-- ¿Con quien te peleaste?
-- con un tipo porque bese a su novia.
-- ¿Cuándo?
-- ayer
-- pero aquí no hay niñas.
-- ah… te voy a decir algo, pero no le digas a nadie. Nosotros tenemos un lugar por donde salir y ayer nos fuimos de fiesta y el asunto termino así. – se me queda viendo, esta pensativo, supongo que quiere preguntar -- ¿tú quieres salir? ¿Quieres ver a la tal Aya?
-- sí, podrías ayudarme.
-- sólo si prometes no decir nuestro secreto.
-- sí. ¿Vas a ir a clases?
-- ay sí, pero tengo que bañarme y maquillarme.
-- ¿te maquillas?
-- me refiero a los golpees. – intento levantarme pero me es imposible.
-- te ayudo – toma una de mis manos y se la pone alrededor de su cuello, me ayuda a levantarme, me lleva hasta el baño, me llega su olor, es como si me guiara, me deja en el baño – te dejo, voy afuera – cierra la puerta del baño, ahora es amable, parece que olvido el beso o todo lo que hace con tal de ver a su novia. Me quito el pantalón con cuidado, si que me dejo mal, me baño, el agua me ayuda con el dolor de los músculos. Ya salgo, Shige está en la computadora, solo salgo con la toalla, me voltea a ver y sigue en lo suyo, como que se puso rojo, así fue la situación de ayer, salí de bañarme, él en la computadora y después zzzasss el beso. Me acerco a mi cama, me estoy vistiendo pero me cuesta trabajo, por el espejo veo como Shige me observa detenidamente ¿estará preocupado? Nuestras miradas se encuentran, se pone nervioso y baja la mirada. Siento mi corazón acelerado, no puedo ponerme la corbata.
-- Shige – se me queda viendo – me ayudas – se acerca a mí, se pone enfrente, me esta arreglando la corbata -- ¿puedo llamarte Shige?
-- sí.
-- puedes decirme Kei. – me sonríe nervioso, me está acomodando el nudo, lo siento tan cerca, no puedo evitar que mis ojos se dirijan a sus labios.
-- ¿Quieres que te ayude con algo más?
-- sí, el maquillaje, donde veas golpees. – esta comenzando a cubrirme, me quejo del dolor y me sonríe, es hermosa su sonrisa, enorme, le brillan los ojos. Cada vez estamos más cerca.

{Shige}

¿Qué me pasa?, ¿ahora soy gay?, solo quiero que me bese, el beso de ayer me gusto y deseo otro, por más que me acerco no hace nada, ohhh no, ¿lo estoy provocando?, ¿Qué me pasa? Pero mi deseo es mayor, no sé que más hacer.
--Tienes un golpe cerca de la ceja – me levanto un poco en puntillas, lo estoy maquillando ahí, me doy cuenta que sus ojos se quedan en mis labios, ¿Qué espera?, no pongo resistencia, no se mueve, me acerco más, no deja de mirarme los labios, cierra sus ojos y me besa, SSSSSíííííí. Sus labios saborean los míos, siento sus labios dulces, carnosos, cierro mis ojos, me agrada la sensación, jala con delicadeza mis labios, le correspondo el beso, saboreo sus labios, su lengua recorre mis labios, esto es demasiado. Me alejo de él, rompo el beso. Nos quedamos viendo a los ojos, horrorizados o excitados, ay Dios, que me pasa.
-- Es normal ¿cierto? – decimos al mismo tiempo.
-- sí
--sí – él continua hablando – eso hacen los amigos
-- ¿eso haces con tus amigos?
-- No -- ya no sabemos que decir, esto no es normal pero nos tratamos de justificas.
-- Es normal – terminamos diciendo al mismo tiempo, y nos alejamos al mismo tiempo, él hacia sus cosas y yo a la computadora.
-- te veo más tarde – toma su mochila y sale de la habitación. No puedo evitar reírme, los dos buscando una explicación a ese beso. No me lo puedo explicar pero me hizo feliz.

{Koyama}

Lo bese nuevamente pero no hizo nada, bueno si hizo, me correspondió, no me grito, ni me pego, ni me alejo, solo cuando sintió que el beso iba aumentando de intensidad. Será que yo le atraigo, pero él tiene novia, si pero a mi me gustan las mujeres pero Shige me atrae, me gustan sus labios, sus ojos. AAAAHHHHH esto de ir en escuela de varones… Han terminado las clases, en el salón estábamos los tres pero cada quien en su mundo, Yamapi se despide de nosotros, se va a sus clases, Ryo no deja de mirarlo.

{Ryo}

Ya han pasado cerca de tres horas y Yamapi no regresa al dormitorio, no puedo más, necesito verlo, hablar con él, desde que me vio con Ueda no me habla, pero ¿él que hacia con Yamada ahí? Solo recuerdo su mirada y siento un dolor. Ya no soporto, voy a buscarlo, voy caminando hacia la biblioteca, ahí viene Yamada pero sólo.
--Oye – me dirijo a él, me mira -- ¿Y Yamapi?
-- se acaba de ir, me dijo que tenia una cita.
-- ¿una cita?


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:27 am

Capitulo 7

{Ryo}

-- se acaba de ir, me dijo que tenia una cita.
-- ¿una cita?
-- sí, recibió una llamada y dijo que tenia que irse. Aun que dijo que era un secreto.
-- ah, esta bien. Somos amigos.
-- sí por eso te lo digo. Te veo después. – Yamada se va, ¿con quien está Yamapi? ¿Por qué no me dijo? Por que siento tanto coraje. Voy caminando hacia los dormitorios, llego y me acuesto en su cama, tiene su olor. Pensemos, algo pasa entre nosotros, no es lo mismo, siempre hemos estado juntos, nos contamos todo pero últimamente él oculta algo, desde que empecé a molestar a Ueda, él cambio. Es más frio, casi ya no hablamos y desde el beso de Ueda se aparta de mí, y hoy que me vio con él, su mirada me dolió. ¿Será que yo le gusto y se pone celoso? Una sonrisa aparece en mi rostro. Y ahora, Ueda que onda, no pude negarme a sus besos, me deje llevar, hubiera pasado a mayores si no aparecen esos chicos.

{Yamapi}

Estoy fuera de su escuela esperándola, es más pequeña que yo, supongo que igual uso identificación falsa para poder entrar, le llevo tres años. Ya sale de la escuela su falda le llega a las rodillas, es de color beige con líneas rojas y vino formando cuadros, su camisa blanca, un moño rojo en el cuello y su suéter beige, se ve muy linda, tierna. La veo y la saludo, de lejos, con la mano. Me ve y sonríe, se acerca corriendo a mí.
--Hola Yamashita
-- Hola Horikita – nos reímos. -- ¿te parece si vamos al cine? – asienta con una sonrisa en su rostro. Vamos caminando en dirección al cine, nuestras manos comienza a rozarse así que la tomo de la mano, se sonroja, sonríe dulcemente. Vamos platicando, conociéndonos, veo su mochila. – dame tu mochila.
-- no, como crees.
-- sí, dámela. Te ayudo.
-- no es necesario.
-- para mi lo es. – Me mira directo a los ojos, le quito la mochila, me la pongo – vamos. – llegamos a la estación del metro, entramos, ya vamos en el vagón, nuestras platicas son de música, de lo que hacemos en el día, las ultimas vacaciones, o si vemos un cartel opinamos y debatimos, en el vagón vamos escuchando música de su mp4, quedamos realmente cerca, nos quedamos viendo a los ojos, ella se ha puesto roja y baja la cabeza, recargándola en mi hombro. Es realmente tierna, me hace sonreír.

{Shige}

Estoy frente la computadora platicando con Aya por messengger, en eso se abre la puerta.
--Shige—volteo, es Kei – vámonos.
-- sí, espera. – me despido de Aya, le digo que voy a verla, que llego como en una hora. Apago la computadora y salgo con Kei, vamos los dos juntos, no puedo evitar voltear a verlo. Caminamos rápido, hasta introducirnos en el bosque, va volteando a todos lados, llegamos a algo parecido una barranca y comenzamos a bajar hasta un hoyo en la reja, por ahí salimos con cuidado. Nos vamos corriendo lo más rápido que podemos hasta llegar a la estación del metro.
-- no creí que la estación estuviera tan lejos, me cansé.
-- sí, el internado esta muy apartado de todo. – entramos al vagón, nos sentamos juntos, no hablamos, esta viendo hacia otros lados.
-- Kei – voltea – tú… ¿tienes novia?
-- no, solo me divierto un poco. ¿Cuánto llevas con tu novia?
-- tres meses. Desde que entre en el otro instituto.
-- pensé que llevabas más, por la forma en que le hablas – sonrío sin pensar, ósea que si escucha cuando hablo con ella. Él se queda callado. -- ¿y porque te cambiaron al internado?
-- me encontraron teniendo relaciones con Aya en el baño del instituto.
-- vaya – sonríe, voltea a ver hacia una puerta.
-- ¿Por qué no tienes novia?
-- porque yo pienso que si voy a andar con alguien va a ser porque realmente ame a esa persona.
-- vaya -- ¿yo porque estoy con Aya?
-- ese “vaya” significa igual que el mío – nos quedamos viendo y nos empezamos a reír, no decimos más, sabemos a que nos referimos.

{Yamapi}

Estamos en la entrada del cine, viendo que películas hay, la tengo tomada de la mano, traigo su mochila, se siente tan cálido.
--Te toca escoger la película. – le digo.
-- ¿Y si no te gusta?
-- me va a gustar, porque tú lo elegiste. – se sonroja.
-- ok, vamos a ver. – me lleva de la mano, estamos viendo los carteles. – seguro que yo elijo.
-- sí – me sonríe ¿Cuál escogió? La miro sospechoso, a lo que ella me responde con una hermosa sonrisa.
-- vamos, -- ya estamos en la taquilla, ella quiso comprar los boletos, según para sorprenderme. La curiosidad me esta matando, llega con los boletos, me toma de la mano y me dirige a comprar las cosas. – yo compro las palomitas.
-- como crees si yo te invite.
-- ok, pero yo te invito las palomitas, no me las puedes negar. – me sonríe, su sonrisa me mata.
-- de acuerdo, compro los refrescos. – me dirige hasta la sala, nos sentamos, acomodamos los refrescos y las palomitas en medio de nosotros. Platicamos un poco mientras vemos los cortes, y pensamos en que película podríamos ver. Se apagan las luces, se acerca a mí y me dice al oído.
-- es una película mexicana. Una comedia romántica.
-- oohhhh, -- le sonrío, ella igual. Ya comienza la película, se llama Cansada de besar sapos, jajaja la verdad me da gracia, la protagonista esta loca, y la psicóloga igual, pero mucho más la amiga del trabajo. Va pasando la película, es agradable, no es wow que película más genial pero si entretenida, me deja un cierto mensaje, realmente no sabes cual es el correcto, y no esta bien jugar con las personas. En una parte de la película la abrazo, acaricio su hombro, ella se recuesta en mi hombro. En la parte donde él descubre que ella estaba jugando con él, que era uno más de su lista y se va a España, no la vuelve a ver, creo que Maki esta llorando, toco su barbilla, la alzo y beso la lágrima que cae de su ojo. Le sonrío, y hago que se recueste en mi hombro.

{Koyama}

Acabamos de llegar a la casa de la tal Aya, Shige toca a la puerta, sale una chica, lo ve y corre a abrazarlo, lo besa. Desvío la mirada, me molesta verlos juntos. Solo escucho cuando se quieren, se extrañan, alcanzo a ver que se besan con desesperación, estoy molesto, esos labios me han besado y a ella… ¿Qué pienso? Me alejo de ellos, voy a sentarme en una banqueta, a esperarlo, no puede regresar solo, le dije que tenía poco tiempo. Ya se tardo, me levanto, veo que va a entrar a su casa, corro hacia ellos.
--Shige – le grito, él voltea – tenemos que irnos. – me dice que si con su cara, la besa, se despide y viene corriendo hacia mi. – vámonos porque ya es tarde. – entramos a la estación del metro, ya vamos en el vagón, hemos pasado 5 estaciones.
-- ¿crees que lo que hicimos es normal?
-- te refieres a Aya y a ti, pues sí, son pareja.
-- no, me refiero a los besos… entre tu y yo. – me he quedado helado, no lo esperaba y mucho menos aquí. Respiro profundo.
-- quizás si lo sea, como estamos solo hombres y a veces se tiene la necesidad de cariñitos.
-- ¿ya lo habías tenido con otro hombre?
-- no, sólo contigo. ¿Tú?
-- no, sólo tú. – Se hace un silencio -- ¿y a que viene esa pregunta? ¿Te preocupa?
-- sí.
-- lo siento, ha sido mi culpa, hago las cosas sin pensar. – esta mirando hacia el suelo, ya no me responde. Se ha enojado. – No volveré a hacerlo, lo prometo – me voltea a ver con los ojos abiertos como platos. Solo asiente. El trayecto es silencioso.

{Yamapi}

Estoy fuera de su casa, la he traído, le entrego su mochila, se la pone, se me queda mirando. Estamos de frente.
--me la pase increíble Maki, hasta me gusto la película – nos reímos.
-- me divertí mucho.
-- ¿quieres volver a salir conmigo?
-- sí.
-- ¿sí? – Me emociono – esto es genial – me mira con una hermosa sonrisa.
-- adiós – termina de decirlo y se alza de puntitas, me besa los labios, es tierno pero dura poco, termina, me sonríe y se va corriendo. Me hace sonreír, comienzo mi camino al internado.

{Koyama}

Ya llegamos al internado, vamos entrando al dormitorio, no puedo ni mirarlo, me siento tan culpable, no se que hacer, nos cambiamos, apagamos las luces y nos acostamos, no puedo dormir, y creo que él tampoco se mueve de un lado a otro, se ha quedado tranquilo, ya no se mueve, no se oye nada, me quedo boca arriba, el sueño me esta ganando, cierro los ojos, siento unos labios sobre los míos, abro los ojos, es Shige, esta besándome, me los saborea, y los jala con delicadeza, lo separo de los hombros.
--sólo hazlo – me dice mientras vuelve a besarme, sentir sus labios sobre los míos me hacen vibrar, siento una electricidad, de un jalón lo subo a mi cama, y me coloco encima de él, lo miro a los ojos, nos miramos y desciendo a besarlo.

{Ryo}

Ya es tarde y Yamapi aun no aparece, ¿una cita?, se abre la puerta, me acuesto, cierro los ojos. Bueno los abro un poco, veo que entra, deja sus cosas, va al baño, toco en la oscuridad, se cambia, en eso suena su celular.
--Hola de nuevo, -- alcanzo a oír su risa, esa risa que tiene cuando esta feliz con alguien – sí, me divertí, descansa, besos. Adiós – cuelga, ¿Besos? ¿Con quien salió?


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:29 am

Capitulo 8

{Shige}

Ahora él está sobre mí, no sé porque lo hice, porque lo dije pero deseo que me toque, me bese. Esta besándome despacio y tiernamente mis labios, jalándolos con suavidad, mis manos están en su espalda, solo nos saboreamos nuestros labios, pasa su lengua por mis labios, abro mi boca, dejo entrar su lengua, nuestras lenguas se están conociendo, probándose y conociendo al otro. El beso va subiendo de intensidad, su beso me hace olvidarme de todo, ya no pienso, no razono, mi cuerpo comienza a actuar por si solo, mis manos acarician su espalda. Kei deja de besarme en los labios, ahora es el cuello, casi detrás de la oreja, me vuelve loco, cierro mis ojos del placer que siento, sus labios van bajando, haciendo un caminito de besos hasta llegar a la clavícula, sus manos las siento bajar hasta mi pantalón de la pijama, siento sus manos a punto de bajármelos. Lo tomo del rostro y hago que me mire.
--No Kei. Eso aun no. – solo me mira a los ojos, y después mis labios, desciende a ellos, me besa con ternura, pero aun así va aumentando el beso, pero sus manos, una esta en mi cuello, la otra en mi cadera, no las mueve de ahí, yo lo abrazo de la espalda, me besa, me siento en el cielo, solo sus labios me importan. Me he quedado dormido en su cama, en sus brazos, estoy despertando, tiene su mano en mi vientre, siento cálido, una sensación muy rica al sentir su mano ahí, no quiero levantarme, él esta detrás de mi, abrazándome, cierro los ojos. Empiezo a sentir su respiración atrás de mi oreja, ahora ha apoyado ahí su rostro, abro los ojos.
-- ¿es normal? – me dice al oído, nos reímos los dos, me he puesto rojo lo sé, no es normal pero me gusta estar así con él. Me acuesta sobre la cama, se pone encima de mi, me mira a los ojos como pidiéndome permiso, yo sólo lo miro, eso es un si Kei, hazlo ya, parece como si me pudiera oír y desciende a mis labios, me besa con intensidad, siento que todas mis fuerzas se van ahí, no pongo resistencia y le correspondo. Termina el beso, abro lo ojos y me sonríe.
-- voy a bañarme – se levanta y se dirige al baño, no puedo quitar mis ojos de él, no puedo evitar sonreír.

{Ryo}

Estoy acostado en mi cama, viendo a Yamapi que sigue dormido, ¿Por qué se esta alejando de mí? ¿Por qué no me dice nada? ¿Por qué siento esta desesperación por saber? ¿Por qué me duele su indiferencia?, se despierta, me mira, se pone nervioso, desvía la mirada, se levanta y va directo al baño. No soporto más, tengo que saber que pasa, voy al baño, abro la puerta, Yamapi se esta quitando los bóxers, me ve y se tapa rápidamente con una toalla.
--Deja de hacer eso Ryo. – ahorita no me importa lo bueno que esta.
-- ¿A dónde fuiste ayer?
-- eso lo podemos hablar después Ryo.
-- no, ¿Por qué ya no me dices nada? – se ha quedado callado, solo me mira, en sus ojos veo tristeza. -- ¿no me vas a decir? – toma sus cosas y sale del baño, voy detrás de él, me voltea a ver, y enseguida sale de la habitación. ¿A dónde va y así?

{Yamapi}

¿Por qué salí corriendo? No puedo continuar así, pero no puedo decirle que algo me pasa con él. Ahí esta Ueda, viene caminando hacia esta dirección, se queda frente mi puerta, lo observo de lejos, siento un coraje, toca la puerta y Ryo la abre, lo deja pasar. Mi cuerpo ordena y me levanto, me dirijo a mi habitación, entro, solo están platicando, Ryo me mira sorprendido.
--Vine por mis cosas – saco mi uniforme, lo acomodo sobre la cama, mi mochila igual, Ryo me observa, no hablan solo me miran, entro al baño, aun no hablan, me visto, me pongo unos pants. ¿Por qué me torturo? Salgo del baño, tomo mis cosas y abro la puerta de la habitación.
-- ¿A dónde vas? – me cuestiona Ryo.
-- al gimnasio, voy a hacer ejercicio con Yamada.
-- ¿ejercicio? – me pregunta Ueda, no me gusta su tonito.
-- sí, ejercicio. – cierro la puerta. Me voy corriendo hasta llegar al gimnasio, ya esta ahí Yamada.
-- ¿Por qué vienes corriendo?
-- pensé que era tarde. – me acomodo a lado de él, estamos en las caminadoras.
-- ¿Cómo te fue ayer?
-- muy bien, es una niña hermosa.
-- ¿vas a salir con ella hoy?
-- no lo sé, espero. – le sonrío, es verdad, espero salir con ella. Me tranquiliza.

{Shige}

Es hora del almuerzo, estoy sentado con Massu y Nakamaru, pero no puedo dejar de ver a Kei, él voltea a verme y me sonríe. Me emociono con ese detalle.
--¿Qué miras? – me cuestiona Massu.
-- nada. – voltean a ver los dos lo que yo veo. Se quedan viendo a Yamapi, Koyama y Ryo.
-- no sé que rollo se trae Ueda con Ryo, ahora es él quien lo busca.
-- ¿Quién a quien? – pregunta Massu
-- Ueda, hoy fue a buscarlo a su dormitorio.
-- ¿y eso para qué? – ahora soy yo el que cuestiona.
-- según él porque ya sabe como Ryo puede dejar de molestarlo. Y si, ya no lo molesta enfrente de todos como antes.
-- eso esta bien.
-- pero no confío, -- continua Nakamaru – Ryo no es de confiar, hay algo que no me agrada.
-- ni me lo digas, que ese día que le estaban pegando a Ueda yo también recibí un golpe.
-- pero no creen que últimamente esta más insoportable. Y creo que se ha peleado con Yamapi, ya no están juntos como antes.

{Koyama}
Shige por momentos me mira, esto me hace sonreír como idiota, pero ¿Ahora que somos?, yo había quedado en no volver a besarlo pero fue él quien me beso. Quiera estar con él, porque aquí se siente la tensión, Yamapi ni Ryo se hablan.
--¿Qué pasa con ustedes?
-- que Yamapi ya no me quiere. – a lo que Pi lo voltea a ver, con cierto coraje.
-- tú no sabes nada Ryo.
-- ¿entonces me quieres? – le pregunta mirándolo profundamente, Yamapi no dice nada.
-- mejor dinos que hacías con Ueda en nuestra habitación – soy solo un espectador.
-- ah… -- se ríe – eso, fue a buscarme y pues como que quiere aquí en el sexy de Osaka – se señala.
-- ¿Y tú quieres con él? – le pregunta Yamapi con un poco de enojo, Ryo solo se ríe, parece como si le agradara ver así a Yamapi.
-- pues así que digas, ¡¡me gusta!!, lo quiero… no. Pero un fajesín no estaría nada mal. – solo se quedan viendo, Yamapi esta molesto y Ryo disfruta verlo. Suena el celular de Yamapi, es un mensaje, lo lee y se levanta.
-- que te aproveche – se retira de la mesa.
-- ¿A dónde vas? – le pregunta Ryo.
-- a una cita, regreso en la noche.
-- de nuevo, ¿con quien? – regresa a la mesa, se ponen enfrente de Ryo.
-- Horikita Maki, contento, con ella estuve ayer. Nos vemos Kei – se va Yamapi, Ryo se queda callado, ya no sonríe, lo mira fijamente. Estos dos se traen algo.
-- ¿Quién es Horikita?
-- la chica que conoció en el club. – la cara de Ryo cambio por completo. Esta discusión hizo que dejara de ver a Shige, lo busco pero ya no está. Me preguntó que somos, amigos cariñosos o solo compañeros cariñosos.


{Yamapi}
Hace rato que ya estoy con Maki, estamos en un parque, no puedo evitarlo, no me siento nada bien, estamos sentados en una banca, estoy recargado en su mochila, que la tengo en mis piernas, ella tiene sus manos cerca de sus rodillas, me mira tiernamente, me da un beso cerca del ojo, los cierro, y al abrirlos me encuentro con su hermosa sonrisa.
--¿Qué tienes?—me pregunta mientras con una de sus manos me acaricia el rostro. – Hay alguien más ¿cierto? – me sorprende.
-- quizás.
-- ¿puedo saber?
-- ni siquiera yo sé que me pasa, creo que me interesa alguien que no debería de interesarme.
-- ¿un hombre? – es verdad, el sexto sentido de las mujeres es impresionante.
-- sí, mi mejor amigo.
-- ¿y tú a él?
-- no —miro hacia el suelo, siento sus labios en mi mejilla.
-- todo va a estar bien.
-- pero ya no quiero sentir esto.
-- me dejas ayudarte – la volteo a ver.
-- ¿hablas enserio?
-- sí – me sonríe – pero antes, dile lo que sientes.
-- no, no puedo, acabaría con la amistad… con la poca que nos queda.
-- hazlo, por tu bien, tú necesitas saber si es o no es posible, y no solo suposiciones.
-- pero…
-- me hablas cuando tengas la respuesta, sea la que sea. – me toma del rostro y me besa, solo es contacto, pero esto me tranquiliza. Se separa y se va corriendo, yo aun me quedo en la banca. Ya voy de camino al internado, me sorprendió Maki, es una chica hermosa e inteligente, que mejor que estar con ella, sé que puedo estar bien en sus brazos. He llegado al internado, de nuevo es muy tarde, seguramente ya todos duermen, no puedo decirle a Ryo que siento algo por él, me va a odiar, aparte él esta con Ueda. Entro a mi habitación, esta todo apagado, volteo a verlo, duerme, me cambio, me pongo mi pijama así en la oscuridad, preparo mi cama, me voy a acostar, me siento, estoy por acostarme cuando lo veo frente a mí, casi me da un infarto, no lo vi venir.
--¿Qué haces Ryo? Quítate, voy a dormir. – no responde pero se va acercando cada vez más a mí, me voy haciendo hacia atrás, hasta llegar a la cabecera, él mucho más cerca de mi, mi respiración esta acelerada, creo que estoy asustado, se va acercando más y más, -- ¿Qué haces? Aléjate – su cara esta a milímetros de la mía, tengo miedo pero no de él, sino de mí, no quiero que sepa, me toma mis manos y las lleva hasta su miembro, lo miro sorprendido, él ve mis labios, tiene cara de deseo, mi respiración cada vez esta más acelerada, él se va acercando a mis labios, me muevo impidiendo que lo haga pero me busca los labios y lo logra, me esta besando, me esta besando siento una electricidad que inicia en mi estomago y recorre todo mi cuerpo, sus labios saborean los míos con cierta dulzura con algo de pasión, no lo sé, sus besos son necesitados, deseaba probarme lo sé, sus besos me lo dicen, los besos aumentan de intensidad, se vuelven apasionados, siento su lengua recorrer mis labios, ya no resisto más y abro la boca, dejo que entre su lengua, yo también lo beso, ya lo deseaba más que a nada, coloco mis manos en su rostro, lo beso con mayor intensidad, siento sus manos en mi abdomen, me esta alzando la playera, levanto los brazos, me la quita, la avienta, me esta besando nuevamente, me deshago en sus labios, nada importa, ahora soy yo quien le quita la playera, rompemos el beso, ahora me besa el cuello, muerde y succiona, me besa por todas partes, yo acaricio su espalda, esa línea de la espalda me vuelve loco, se levanta, apoyándose en las rodillas, me toma del rostro, me besa cerca del ojo, me muerde, aahhh si ha dolido. Vuelve a mis labios, mis manos están en su cadera, nos seguimos besando, me toma mis manos y las dirige a su pantalón, las pone de nuevo en su cadera pero ahora bajándolas, así que entiendo que quiere, le empiezo a bajar el pantalón, sus manos regresan a mi rostro y le quito los pantalones junto con su bóxer, esta desnudo y sobre mí, beso su cuello, su pecho, lo muerdo, acaricio su espalda y sus pompas, quiero sus labios, busco su boca, muerdo su labio inferior, lo jalo, me sonríe y me besa, introduce su lengua, siento sus manos bajar por mi pecho, llegan a mis pantalones, me los quita junto con el bóxer, me deshago de ellos con los pies, ahora los dos estamos desnudos, sus manos están en mi pene, lo masajean, esto es excitante, me vuelve loco y no me controlo, muerdo su cuello, lo beso, él esta lleno de placer, esta gimiendo, y yo también, diciendo nuestros nombres, escuchar mi nombre en sus labios y así me hace sentir tan feliz, que quiero hacerlo vibrar, nuestras erecciones ya están a todo lo que da, sigue con sus manos masajeándome, se levanta un poco, con una mano toma mi miembro y lo coloca listo para entrar en él, se deja caer sobre él, se que le ha dolido, lo beso y se tranquiliza, las embestidas comienzan más rápidas, más y más, estamos sudando, beso su pecho, sabe muy rico, sentirlo así me prende aun más, yo lo estoy masturbando.
-- Yamapi, ya… ya no puedo más – lo masturbo con mayor rapidez, y las embestidas al mismo tiempo, nos besamos y nos corremos al mismo tiempo. Dejamos de besarnos, me toma el rostro, me sonríe. -- ¿Me quieres?
-- tú que crees. – me sonríe.
-- que sí – me besa. Tenemos toda la noche.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:30 am

Capitulo 9

{Yamapi}

Estoy despertando, tengo todo mi cuerpo adolorido, abro los ojos, Ryo esta sobre mi pecho durmiendo, estamos desnudos bajo mis sabanas, no quiero levantarme, no voy a ir al gimnasio, ya hice suficiente ejercicio durante la noche. Aun no me la creo, estuve con él de esa forma, y ahora así, él descansando en mí. Duerme tranquilo, espero este bien, lo hicimos tantas veces. Se esta despertando, pone sus brazo cruzados sobre mi pecho, coloca su barbilla sobre ellos, me esta mirando, lo miro, me sonríe y se levanta para darme un beso. Me mira y me sonríe, se vuelve a acostar pero ahora esta más cerca de mi cuello, me abraza, lo abrazo. Siento sus besos en mi cuello, solo cierro mis ojos, cuando siento de nuevo sus labios sobre los míos. El beso va aumentando, introducimos nuestras lenguas y perdemos la noción del tiempo. Rompe el beso.
--Vamos a bañarnos. – me mira directo a los ojos – Juntos.
-- ¿juntos?
-- sí, vamos, -- se levanta de la cama, me toma la mano y me lleva con él, llegamos a al baño, entramos, Ryo prepara todo para tomar la ducha, me veo al espejo, ¿Qué tengo aquí? En el cuello tengo marcas pero aquí… cerca el ojo parece un chupetón, ooohhh… ya lo recuerdo.
-- Ryo, mira como me dejaste aquí. – viene a mi, siento sus manos que rodean mi cintura – aquí, cerca del ojo.
-- para que sepan que esos hermosos ojos tiene dueño.
-- cálmate – me río. Ryo me voltea para que estemos de frente, se para en puntillas y me besa ahí, en la marca cerca del ojo, después me toma de la mano y entramos bajo el agua, Ryo me besa. Ya nos estamos bañando, nos ayudamos a tallarnos, el agua se siente tan deliciosa, como cae en nuestros cuerpos, Ryo se me queda viendo, me sonríe, Dios, esa sonrisa me mata, en un movimiento rápido me lleva contra la pared, donde nos cae un poco de agua, me esta besando, siento su lengua luchando con la mía, su mano estaba en mi cuello pero ahora va bajando lentamente por todo mi pecho, abdomen, hasta llegar a mi miembro, lo masajea, ahora me muerde el cuello, siento su lengua y sus mordidas, me vuelve loco, y no para de masturbarme, empieza a besarme todo el pecho, a morderlo, llega a los pezones y juega con ellos, los muerde, necesito su boca, le tomo el rostro y lo beso, siento como sus manos se dirigen a mi trasero, me lo esta acariciando, pero… ¿que hace?, me esta levantando, acomodo mis piernas alrededor de su cintura y se resbala, caemos… -- AAuucchhh, dolió – nos reímos, ahora estamos en el suelo, continua besándome, acaba de introducir uno de sus dedos en mi, duele poco, los besos son más intensos, y el agua cae en nuestros rostros, ahora introduce el otro, me acomoda e introduce su miembro en mi, con cuidado, pero si dolió, mi grito se queda en su boca, ya esta dejando de doler, es un placer que no puedo más, y gimo su nombre, que lo quiero, y eso hace que sus embestidas sean más rápidas, me besa en cuello, me muerde, me estoy volviendo loco, no quiero que me deje, lo abrazo, su mano esta en mi miembro, haciéndome sentir un placer mayor. Se corre dentro de mi, y yo en su mano, sale de mi con cuidado, estamos aun en el suelo, tranquilizando nuestras respiraciones, con sus manos se apoya y se levanta para estar justo enfrente de mi cara, comienza a besarla por todas partes, me besa por donde esta la marca, ahí se detiene y succiona, muerde, AAAhhhh, eso me provoca. Regresa a mis labios, es un beso fuera de lo común, muy apasionado, salvaje, lo termina mordiéndome y jalándome el labio. Se levanta, me da la mano y me ayuda a estar de pie, nos limpiamos y salimos del baño, nos estamos cambiando entre besos, ya estamos listos y salimos de la habitación, ahí esta Ueda, a escasos metros de nuestra puerta, se nos queda viendo. Nosotros salimos como si nada, platicando de lo más a gusto.

{Shige}

No sé porque estoy aquí, pero lo estoy esperando, no le dije pero quiero estar más tiempo con él, se tarda, veo salir a Yamapi y Ryo muy sonrientes, y bromeando entre ellos, Ueda se les queda viendo, cruza miradas con Yamapi pero ellos continúan. Me pregunto que es lo que Ueda piensa.
--¿Sigues aquí? – volteo, Kei acaba de salir de la habitación.
-- te estaba esperando, -- me sonríe y se muerde el labio, me río -- ¿Qué pasa?
-- quiero ver a Aya, -- cambia su rostro un poco -- ¿me acompañas?
-- sí, te parece si nos vemos después de clases en el jardín.
-- sí, nos vamos juntos a clases.
-- vamos – continuamos nuestro camino, vamos platicando, me gusta hablar con él, todo es gracioso, es muy lindo. No puedo dejar de verlo y sonreír, ¿de verdad quiero ver a Aya o quiero salir con él?

{Koyama}

Es la hora del almuerzo, voy de camino a la cafetería, estoy nervioso, desde que Shige me dijo que quiere ver a Aya, sé que lo que nosotros tenemos es un juego, esos besos pero me gustan y me encienden, eso no esta bien, a parte siento como celos de saber que ama a su novia. Llego a la cafetería, veo a Ryo en una mesa, me acerco, me siento.
--¿Y Yamapi?
-- fue por la comida.
-- te veo muy feliz, ¿paso algo?
-- ya nos arreglamos Pi y yo, estamos mejor que bien.
-- ah sí, ¿y cómo?
-- ya traje la comida – llega Yamapi – traje ramen, son tus favoritos ¿no? – le dice a Ryo.
-- sí, así es. – se sonríen y comienzan a comer. Veo a Yamapi, que…
--¿Qué te paso en el ojo? – le cuestiono, es que es como un chupetón cerca del ojo, o se pego o que onda. Se ha puesto rojo.
-- Ah… me pegue.
--¿ah sí? ¿Con que? – le cuestiona Ryo.
-- con el buro.
-- ¿de verdad? ¿Cómo crees? ¿Y eso? – continua Ryo
-- cállate – le sonríe, Ryo se ríe también.
-- no te pegaste ¿verdad? – me pregunto con cierta sonrisa.
-- Sí – dicen los dos al mismo tiempo.

{Shige}

No puedo dejar de ver a Kei, estoy deseando que las clases terminen, quiero ya salir con él. Esta muy feliz con Ryo y Yamapi. Yo estoy con Massu, Ueda y Nakamaru. Ellos también observan esa mesa. Ueda mira fijamente a Yamapi, que está sonriendo y esta bromeando mucho con Ryo, hasta Ryo le da de comer por momentos, Kei les hace burla y también le dan a él.
--¿Qué pasa Ueda?
-- nada, es sólo que esos dos están muy bien.
-- sí es verdad, hoy se la han pasado platicando en el salón de clases – comenta Nakamaru, -- ya tenían un tiempo que se notaba que estaban distanciados pero volvieron a ser los mismos. – veo a Ueda, hasta cierto punto me da miedo, su mirada esta clavada en Yamapi, no deja de verlo. Pasan las horas y por fin se terminaron las clases por hoy, voy corriendo hacia el lugar de encuentro con Kei, llego, ya esta ahí, empezamos a caminar, salimos del internado, vamos platicando de tonterías pero me estoy divirtiendo, con él me relajo demasiado. Me siento seguro.

{Ryo}

Estoy acostado en la cama, estoy viendo a Yamapi como prepara todas sus cosas para ir a las clases con Yamada, me encanta verlo, está tan bueno, cuando me sonríe se que lo hace de corazón, sus ojos me dicen mucho, me tranquilizan, sus labios me llevan al cielo, sus caricias, todo él es maravilloso. Me pregunto que le dirá Yamada por el chupetón que tiene cerca del ojo, jajaja, ese no se quita ni con maquillaje, para que se den cuenta que tiene dueño y ese soy yo. Yamapi voltea a verme, se acerca y me besa.
--Me voy, te portas bien.
-- Sí no estas tú, no me puedo portar mal.
-- eso espero eh. – vuelve a besarme, toma sus cosas y sale de la habitación. Solo de recordad lo del baño, y las veces de año, me excito, y desearía salir corriendo y traerlo, hacerlo mío miles de veces, pero esperare a unas cuantas horas. Tocan a la puerta, que se le olvido, me levanto, abro la puerta.
-- Yamapi, ¿Qué se te olvido?—no es Yamapi, es Ueda, entra a la habitación y cierra la puerta.

{Koyama}

Acabamos de llegar a la casa de Aya, me siento realmente incomodo, tengo las manos en los bolsillos, y observo de un lado a otro, Shige espera a que salga su novia.
--Shige, sabes que, te espero en el café que esta aquí cerca va, así aprovechas tu tiempo con ella.
-- pero te la presento va.
-- no Shige, ustedes necesitan estar a solas, y conmigo van a perder tiempo. Entonces te espero allá ok.
-- ok. – me alejo, voy caminando, no quiero conocerla, una vez un profesor nos conto de sus amoríos cuando era chavo, que llego a andar con mujeres casadas, y que nos recomendaba nunca conocer a la victima, al esposo o pareja porque se siente horrible, saber que esa persona es a todo dar y nosotros le hacemos daño. Así me siento con Aya, me siento que soy el otro, si son solo besos pero son besos y eso ya es infidelidad. A parte porque quiere que la conozca, ósea él también que piense un poco, ay Dios, ya me enoje.

{Shige}

Enseguida que Aya abrió la puerta me beso, y me llevo hasta su habitación, sus padres no están, me tiro sobre la cama y ahora esta encima de mi, besándome, me muerde el labio, sus besos son desesperados, llevábamos bastante tiempo sin estar juntos, la tomo del rostro y la beso con desesperación, la deseo, quiero estar con ella, sentirla, me quita la playera, me esta besando el cuello, OOOOOHHHHH, me encanta, me muerde, cierro los ojos, siento sus labios sobre los míos, ella se ha hincado sobre mi, se quita la playera, y la beso, mis manos acarician su espalda, sus piernas, estamos de nuevo acostados, me besa el cuello, es un placer inmenso, escuchar mi nombre de sus labios me encanta, y tengo que decirle que la deseo. Me esta mordiendo el cuello.
--Kei, bésame – Aya se aleja bruscamente de mí. Sigue sobre mí.
-- ¿Quién es Kei? – ¿dije Kei?, ¿Dije Kei?


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:31 am

Capitulo 10

{Shige}

--Kei, bésame – Aya se aleja bruscamente de mí. Sigue sobre mí.
-- ¿Quién es Kei? – ¿dije Kei?, ¿Dije Kei?
-- contéstame – grita -- ¿Quién es Kei?
-- nadie – la tomo del rostro y la beso, me muerde muy fuerte y lo jala.
-- vete de aquí – se pone su playera.
-- pero Aya, -- se levanta, me avienta mi ropa, me levanta de la cama. – todo tiene una explicación.
-- ¿ah sí?, ¿Cuál? – ahora que digo, esto no tiene explicación ni para mí. Cuando me doy cuenta ya estoy fuera de su casa, en la puerta, ella aventándome las cosas, y me cierra la puerta en la cara. Pero que me ha pasado, estos juegos con Kei ya excedieron las cosas. Lo mejor es acabar con todo ese juego. Tengo que ver la forma de recuperar a Aya.

{Koyama}

Estoy en el café esperando a Shige, me compre un café, jajaja, siento raro, no me agrada la idea de saber que esta con ella, y ya me imagino como, para la próxima que venga solo, no sé para que me pidió que lo acompañara. Ah, ahí viene, ¿tan rápido termino? Viene pensativo, algo serio. Se acerca a mí.
--Nos vamos Kei.
-- sí, -- pago el café y salimos vamos caminando, sigue callado -- ¿Qué tal estuvo?
-- ¿Qué cosa?
-- acá… con Aya.
-- no paso nada.
-- ¿y eso?, ¿por qué?
-- sólo no pasó. – es evidente que no quiere hablar, minutos después ya estamos en el vagón del metro, vamos sentados juntos, voy viendo hacia otros lados. Él tiene su mirada clavada hacia enfrente, de repente comienza a hablar.
-- cuando estaba con Aya en la cama, apunto de algo más… -- lo miro, se pone nervioso, se queda callado, respira y continua – dije algo que no debía. Mencione a alguien que no debía.
-- ¿qué?, no te entiendo. – me mira directo a los ojos, estoy muy cerca de él. Shige esta observando mis labios, creo que quiere que lo bese, me acerco a él, estoy a milímetros pero se mueve, ¿Qué estoy haciendo?, me acomodo de nuevo en mi asiento, la espalda hacia atrás y viendo hacia otra parte, sólo siento su mirada. Me siento incomodo, cierro los ojos, siento sus manos en mi rostro, abro los ojos, me mueve la cara en dirección a él, me besa, siento sus labios sobre los míos, pero no es un beso como los de siempre, es más salvaje, desesperado, saborea mis labios, con su lengua recorre mis labios, abro mi boca y dejo que entre, su lengua saborea cada parte de mí. Con mi mano lo abrazo de la cintura, acercándolo más a mí, él con sus brazos rodea mi cuello, haciendo más profundo el beso. Llevamos varios minutos así, besándonos, por momentos nos separamos como medio centímetro, nuestras lenguas se tocan y volvemos a besarnos, hasta llegar una estación anterior a la nuestra, nos separamos y nos damos cuenta que las personas del vagón nos observan, solo bajamos la mirada, esperamos con ansias la llegada a la estación. Por fin, nos levantamos con rapidez y salimos corriendo, nos vamos riendo por lo sucedido. Quiero saber porque me beso de esa forma, se supone que debería estar mal porque, por lo que entendí, discutió con Aya pero se va riendo y mirándome de una forma linda, sarcástica, traviesa, coqueta, aaaaahhhhh me vuelve loco. Me encanto su beso, quiero más.

{Yamapi}

Ya terminaron mis clases con Yamada, por hoy, me dio mucha pena, me miraba fijamente a mi chupetón que esta cerca del ojo, de repente sonreía, me cuestiono sobre quien me lo había hecho, le dije que si fue un momento de pasión pero no le dije con quien, y que un caballero no tiene memoria. No puedo decir que tengo mis cariñitos con Ryo, capaz y nos separan. No se porque ahora se mi hizo tan largo caminar desde la biblioteca a mi habitación, abro la puerta, veo a Ryo frente al ordenador, entro, dejo mis cosas en mi cama, y me pongo detrás de él, me voltea ver, pone su cara hacia atrás y yo desciendo a sus labios. Lo beso de una forma tierna, me separo y él sigue con sus ojos cerrados, los abre y me sonríe. Prendo mi computadora, me jala del brazo y hace que me siente en él, me abraza como si fuera un bebé, me besa, es uno largo pero tierno.
--eres mi bebé. —me río, como que su bebé, me da pena que diga cosas así. Se ríe. – Te has puesto rojo – es verdad. Me vuelve a besar—desde hoy te voy a decir bebé.
-- ¿ah sí? ¿Cómo me vas a decir?
-- bebé. – me mira con esa sonrisa que me mata, me levanto y me siento en él, frente a él, cada una de mis piernas a su costado, lo tomo del rostro y lo beso, siento sus manos en mi cadera, él beso cada vez es más intenso, nuestras lenguas bailan o luchan. Es como si nada existiera, me lleva a otro lado con tan solo besarlo. Termino el beso mordiéndole y jalándole el labio inferior, aun lo tengo entre mis dientes. Lo suelto, lo beso, solo es contacto y me levanto.
-- tengo tarea. Te tienes que bañar ¿no?
-- sí – se levanta – ¿vienes conmigo?
-- si quisiera pero tengo cosas que hacer.
-- mmm – pone cara de enojado, enseguida me sonríe – pero termina rápido que quiero estar contigo. Voy a bañarme. – me besa, enseguida se va al baño. Me siento frente la computadora, estoy haciendo mi tarea lo más rápido que puedo. Se conecta Maki, la saludo enseguida que la veo llegar, le pregunto lo principal, como ha estado, que tal su día, después le confieso que estoy bien con Ryo, bueno lo le digo que es él, le digo que tengo ya una relación con él, porque a pesar de no decirme lo clásico de “¿quieres ser mi novio?” pero hemos tenido acá y acá, y eso es ya ser una pareja ¿no? Maki dice alegrarse por mí, y que espera verme pronto para que le cuente todo, se despide de mí, tiene que ir a cenar. Continúo con mi tarea. Ryo sale del baño, solo trae una toalla en la cintura, se acerca a mí, me toma de la barbilla, me besa. -- ¿terminaste?
-- aun no.
-- no me interesa, tendrás tiempo después. – termina de decirlo y se sienta en mi, frente a mí, cada pierna a mi costado, esta sobre mi miembro, sus manos las coloca alrededor de mi cuello, me besa, inicia despacio, saboreando y jalando con delicadeza mis labios, después de un tiempo introduce su lengua en mi boca. Coloco mis manos en su espalda, acariciándola, me muerde el labio, AAAhhhhhh, empieza a moverse un poco más, esto hace que mi miembro se despierte más rápido, sus manos ahora están en mi playera, me la va subiendo, dejamos de besarnos y me la quita, la avienta, vuelve a besarme, sus manos van bajando por mi pecho, sigue con movimientos discretos pero que puedo sentir, mis manos se introducen bajo la toalla, tocando sus piernas y llegando a su pene, se le escapa un gemido durante el beso, sus manos también me toca, los besos ya están fuera de control, nos besamos como si fuera lo único en la vida, nuestra droga para vivir.

{Shige}

Vamos llegando al internado, entramos por la reja, vamos caminando y platicando de cosas sin importancia, no mencionamos nada del beso, y que beso, solo de recordarlo mi sonrisa se hace enorme, yo lo bese, fui yo. Necesitaba un beso así, me gusto mucho y quisiera otro. Es raro como nos llevamos, nos tratamos súper bien, y no mencionamos los besos. Esta comenzando a llover, me detengo.
--Está lloviendo
-- a poco. – nos reímos. La lluvia comienza más fuerte – corre. – vamos corriendo pero vuelvo a detenerme, es Ueda, esta en medio del bosque, bueno el jardín que parece bosque, donde hay unas bancas, donde la otra vez le pego Ryo, ¿Por qué no sé va?
-- ah, ya sé… te estas mojando – dice sarcásticamente. Me río.
-- no, mira – le señalo a Ueda, que esta bajo la lluvia.
-- ¿Qué hace ahí?
-- ah de estar esperando a alguien.
-- pero esta lloviendo.
-- déjalo, es su problema – me toma de la mano y me lleva corriendo hasta llegar al dormitorio, entramos ya todos empapados. Kei comienza a quitarse la ropa. – Shige, ve a bañarte. No te vayas a enfermar. – obedezco y entro al baño. Me estoy duchando, siento muy rica el agua caliente sobre mi cuerpo, cada momento observo la perilla de la puerta, muy dentro de mi lo sé, deseo que entre y me bese, pero no pasa. He terminado de bañarme, me acomodo la toalla y salgo. – ahora voy yo. Cámbiate para ir a cenar. – entra al baño, ¿y?, ahora que quiero que se ponga de loco conmigo, de perver no hace nada. Ya me resigno y me cambio, lo estoy esperando, sale del baño, se cambia enfrente de mí, eso empeora las cosas, lo deseo más pero me da pena iniciar yo. Se termina de arreglar. – vamos Shige, te sientas hoy conmigo y mis amigos.
-- pero recuerda que Ryo me golpeo la ultima vez.
-- sí pero desde hoy en la mañana esta de muy buen humor. ¿Vamos?
-- vamos. – salimos de la habitación, llegamos a la cafetería, están Yamapi y Ryo sentados en la mesa, platicando muy a gusto, sonriéndose y mirándose mucho.
-- ya estamos aquí – avisa Kei, los dos voltean, se nos quedan viendo. – él es Shige, mi compañero de cuarto.
-- hola, soy Yamashita Tomohisa. – Lo saludo – y él Nishikido Ryo. – lo saludo con nervios.
-- sí ya lo había visto – dice Ryo, -- siéntate. – vaya, creí que me esperaba algo peor.
-- les puedes decir Yamapi y Ryo – comenta Kei, me le quedo viendo a Yamapi.
-- ¿Qué le ves? – me dice Ryo con cierto tono como… ¿con celos?
-- ¿Qué te paso cerca del ojo? – Ryo sonríe, Yamapi se ha puesto rojo.
-- me pegue con el buro. Todos me han preguntado lo mismo.
-- sí pero que golpe – comenta Ryo, alcanzamos a ver que coloca su mano en la pierna de Yamapi, muy cerca a su miembro, Yamapi reacciona y se mueve, Ryo quita su mano -- ¿y ustedes porque están mojados? ¿Se bañaron juntos? – me quedo impresionado, eso yo quería, Kei comienza a reírse.
-- lo que pasa es que como estábamos afuera comenzó a llover y nos mojamos. – veo hacia la ventana, que es enorme, se puede ver el jardín, abarca casi una pared. -- ¿Qué miras Shige?
-- a Ueda, esta todavía bajo la lluvia. Pero ya va hacia los dormitorios, supongo.
-- ¿cómo que todavía? – pregunta Ryo, Yamapi voltea a verlo.
-- sí, cuando llegamos lo vimos afuera sentado, mojándose – le aclara Kei. Ryo se queda pensativo, Yamapi lo observa discretamente. Ryo observa a Yamapi, que esta algo serio, se sienta bien, con una mano esta tomando los palillos, la otra ni idea, en eso Yamapi hace una cara extraña y voltea a ver a Ryo, él le sonríe.
-- ¿Qué pasa Yamapi? – le pregunta Ryo.
-- nada—se pone rojo. Kei comienza una plática, todos le ponemos atención, pero de repente Ryo observa la ventana.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:34 am

Capitulo 11

{Ryo}

Estoy despertando, estoy con Yamapi, en sus brazos, él sigue durmiendo. Lo observo, se ve tan tierno durmiendo, jajaja es mi bebé. Que cursi estuvimos pero él se ha convertido en lo único que me hace sonreír, querer seguir. ¿Está bien que le haga esto? ¿Si se da cuenta será capaz de perdonarme? No puedo creer que él también me quiera, me acepto los besos esa noche, nuestra primera noche, ya no soportaba más sentir como se me iba de las manos, como se me alejaba de mí y saber que estaba con otra. Cuando lo vi besándola en el club, quería matarla y llevarme a Yamapi. Tenía miedo que no me aceptara, de que estuviera con alguien más pero no es así, esta conmigo, solo conmigo. Lo beso, saboreo sus labios, lo estoy despertando, me corresponde el beso. Abre sus ojos y me sonríe, me abraza muy fuerte.
--¿Qué pretendes eh? – me dice con su voz que me mata.
-- despertarte. – me sonríe, en un instante él esta sobre mi, va descendiendo a mis labios, me los besa de una forma muy tierna, pero el beso aumenta de intensidad, e introduce su lengua, me esta jalando el labio, lo muerde.
-- voy a ir a hacer ejercicio.
-- no Pi, quédate conmigo.
-- ven conmigo.
-- ¿yo?
-- vamos si, vamos – desciende a besar mi cuello, lo muerde, succiona, me esta volviendo loco.
-- ok, te acompaño. – nos estamos cambiando, tomo su bóxer, me lo pongo, le doy el mío.
-- no Ryo, eso no se hace.
-- pero nosotros si baby. Anda que se hace tarde. – se los pone, ay, están limpios, exagera. Nos hemos puesto unos pants, y una playera. Vamos caminando, llegamos y está Yamada.
-- Yamada, te presento a Ryo.
-- hola, si ya lo había visto – me saluda.
-- vino a hacer ejercicio con nosotros. – comenzamos, Yamada es un tipo agradable, en un momento tuve celos de él, me castraba verlo con Yamapi, pero ahora que veo como se tratan son amigos, a parte no le tira la onda ni nada. Estamos bromeando, ya le tome confianza, platicamos y bromeamos molestando a Yamapi con su chupetón, claro que es una marca de noche de pasión, yo se la hice. Me doy cuenta que Ueda se nos queda viendo, ayer no fui a nuestro encuentro, no lo entiendo, ¿Por qué continua buscándome?, dijo que me iba a dar algo pero ¿Qué?, estando con Yamapi me olvido por completo de los demás, no me acorde de él hasta que lo vi todo mojado. Volteo a ver a Yamapi, me esta observando, me sonríe y sigue haciendo ejercicio, yo voy igual que él. Terminamos todos sudados, le digo a Yamapi que vayamos a nuestra habitación y accede. Nos despedimos de Yamada. Llegamos a la habitación, entramos y enseguida lo beso con desesperación, mientras lo hago le quito la playera, él me quita la mía, vamos caminando hacia el baño pero sin dejar de besarnos, durante el camino nos vamos quitando la ropa, llegamos desnudos, y abrimos el agua, cierro la puerta.

{Shige}

Voy despertando, estoy viendo a Kei, esta profundamente dormido, no puedo dejar de verlo. Se despierta, me sonríe, se talla los ojos.
--¿Qué onda? AAAhhhh tengo flojera – me rio al escucharlo. Seguimos mirándonos, se levanta, se acerca a mi cama, no dejo de verlo, va descendiendo a mi rostro, observo sus labios, ¿me va a besar?, sigue acercándose, estoy por cerrar mis ojos… me sopla y se empieza a reír. – voy a bañarme. – se aleja, entra al baño, AAAAhhhhh, quiero gritar, creí que me iba a besar, y… y… aaaaahhhhhhhh ¿que me pasa?, si quería su beso, quería sentir sus labios. Me vuelvo a acostar. Me esta ganando el sueño, me he quedado dormido. Siento una mano que me mueve, que me esta tocando el hombro.
--Shige… Shige – abro los ojos, es Kei y esta muy cerca de mi rostro, a escasos 8 centímetros, -- ya me voy a clases, no se te vaya a hacer tarde, nos vemos – se acerca a mis labios, me besa, siento sus labios suaves sobre los míos, deja de besarme, lo miro sorprendido – tenia ganas, -- se aleja-- te veo más tarde. – sale de la habitación, estoy sorprendido, no me lo esperaba, pero una sonrisa se crea en mi rostro, yo también tenia ganas Kei. Sigo en la cama, todo feliz, me levanto y voy a bañarme. Es hora del almuerzo, estoy con Massu, Ueda y Nakamaru, platican de cosas sin importancia, Ueda casi no habla, es muy callado, vemos llegar a Ryo, Yamapi y Kei, todos nos le quedamos viendo. Ueda mira a Yamapi, me pregunto porque siempre lo ve con odio, si el que lo molesta es Ryo, me doy cuenta que Nakamaru ve a Kei.
-- ¿Qué pasa Maru?
-- estoy viendo a Kei, me toco trabajar con él en la clase, tenemos que hacer un proyecto. Es un tipo muy graciosos, me cayó súper bien. Lo voy a ver en la tarde. – No va a estar Kei -- ¿Qué pasa Shige?
-- nada. – seguimos con nuestras conversaciones, veo con discreción a Kei, me doy cuenta que Ryo se levanta y se despide de ellos.
-- chicos tengo que irme, los veo después – nos dice Ueda, se va de prisa. Parece como si fuera detrás de él. Me levanto, voy por una bebida, veo por la ventana a Ueda platicando con Ryo, ¿Qué extraño? ¿Qué no se odian?, se van caminando hacia los dormitorios.
-- ¿Qué miras? – me asustó, volteo y es Kei, se esta riendo – tranquilo, ¿Qué te pasa?
-- nada. Me dijo Maru que hoy vas a estar con él en la tarde – me mira sorprendido. ¿Ahora que digo? Se sigue riendo.
-- me acompañas al sanitario, tengo algo que decirte.
-- ¿Qué cosa?
-- vamos.
-- ¿y las cosas?
-- las dejamos aquí, no tardamos – continuamos caminando, ¿algo que decirme? Me siento nervioso, preocupado, será que ya no quiere seguir con los besos. Entramos al sanitario, cierra la puerta -- ¿Cómo decirlo? Mira Shige yo… -- me toma del brazo, me jala y me lleva hacia él, su cuerpo esta pegado al mío, me besa, sus labios saborean los míos, aun no reacciono, fue rápido el movimiento, ahora lo estoy besando, con mi lengua recorro sus labios, abre la boca e introduzco mi lengua, me abraza por la cintura pegándome a él, el beso se hace más profundo, saboreo su lengua, todo de él, mis manos están, una en su espalda y la otra en su cabello, las de él están en mi cintura, acercándome a él, siento su miembro como choca con él mío y eso me gusta. Me va llevando contra la pared, llegamos, no deja de besarme, sus manos comienza a recorrer mi cuerpo por encima de la ropa, yo lo tengo del cuello, no quiero que deje de besarme, su mano esta en mis pompis, las acaricia, siento algo que recorre todo mi cuerpo, deja de besarme, aleja un poco su rostro – sólo quería besarte – yo lo sigo abrazando del cuello, me besa de nuevo pero uno sin lengua. Nos separamos y nos arreglamos, salimos del baño. No supe que responder, no podía decirle “yo también moría por besarte”, no quiero que se de cuenta que me importa mucho, ni siquiera llegue a sentir esto por Aya y eso que solo han sido besos. Y hoy que me toco pero…. Ahhhh, que pienso. Llegamos a la cafetería, él se va con Yamapi y yo con los chicos.

{Yamapi}

Me dejaron sólo, estoy terminando mi comida, por fin llega Kei.
--¿A dónde fuiste?
-- al sanitario.
-- te ves muy feliz Kei. – Se ríe, miro la hora – me tengo que ir, ya van a empezar mis clases. – me despido de él, voy hacia la biblioteca, me encuentro a Yamada en los pasillos.
--Yamapi que bueno que te veo, precisamente iba a buscarte.
-- ¿Qué pasa?
-- hoy no vamos a tener clases, tengo una cita, mañana reponemos las clases te parece.
-- sí, esta bien. Diviértete Yamada. – me va muy sonriente, voy a mi habitación, así tendré más tiempo con Ryo, llego, giro la perilla, abro y ¿Qué esta haciendo Ryo? – Ryo. – voltea a verme, esta sentado en el suelo, trabajando en la mesa de centro, tiene muchas cosas. -- ¿Qué haces?
-- tarea, ¿Qué no ibas a estar con Yamada?
-- si pero tiene una cita con una baby.
-- ¿y mi baby? – me acerco a él y lo beso. Después estoy acomodando mis cosas, lo veo tan concentrado en lo que hace, me hinco detrás de él, le hago soniditos raro, y le muerdo la oreja. – Yamapi, tranquilo que tengo tarea. – le beso el cuello, cierra sus ojos, se muerde el labio. – Pi, de verdad, tengo tarea. – me siento a lado de él.
-- está bien, pero te apuras eh, que quiero estar contigo. – se ríe, esa frase él me la dijo la otra vez. Me toma del rostro y me besa.
-- termino, y hacemos todo lo que quieras. ¿Tú no tienes tarea?
-- no, ya la hice. ¿Te la paso?
-- sí. – me levanto, voy por mis cuadernos y libros, regreso, se los doy, estoy acomodando la mesa, hay polvo blanco.
-- Ryo – voltea a verme -- ¿Qué es esto?
-- ah… es gis blanco, lo estaba usando, pero tíralo. – él lo sacude. Ryo continua haciendo su trabajo, yo estoy sentado a lado de él, estoy dibujando en una hoja.
-- llegaste a tener novia.
-- sí
-- recuerdas lo lindas que eran, siempre se ponían a dibujar.
--sí, no continúes porque me voy a poner celoso y después no me vas a soportar. – me río, sé que Ryo es muy celoso, si como amigo como se encelaba ahora como novio no me lo imagino -- no quiero que estés cerca de nadie más.
-- solo es un comentario. Mira – le enseño mi hoja, sé que soy cursi pero con él no me importa. Es un dibujo de él y de mi, con nuestros nombres arriba, me mira, me sonríe, me toma de la barbilla y me besa, el beso va subiendo de intensidad, hasta que ya no podemos controlarlo y estamos acostados en la alfombra, interrumpe el beso.
-- Yamapi, aun no termino. Espérame. -- nos sentamos en la alfombra.
-- Está bien, voy a… -- me jala del brazo.
-- quédate conmigo, me gusta que estés conmigo. – me besa.
-- me voy a acostar en tus piernas – él se acomoda, me quedo en su pierna viendo una revista, él esta escribiendo. Así pasamos como media hora, cierra su libro, acaricia mi cabello, apartándolo de mi rostro, desciende, me besa la frente, la nariz, toda la cara y me besa en la boca, se acomoda, me deja acostado sobre la alfombra, él se pone sobre mí y continua besándome, introduce su lengua. El beso es intenso.

{Shige}

Ya es tarde y aun no regresa Kei, ¿Qué tanto hacen?, ya hasta estoy en mi cama, se abre la puerta, entra Kei. Esta arreglando sus cosas, me mira.
--Pensé que dormías – se acerca, se sienta en su cama frente a mí.
-- no, no puedo dormir. – se queda pensativo, mirándome, se sienta ahora en mi cama.
--Shige – me mira, veo en su mirada preocupación – Shige – su mano esta en mi rostro, estoy nervioso, no tengo idea que va a decir – Shige… me gustas. Ya no quiero jugar… quiero que sea en serio.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:38 am

Capitulo 12

{Shige}

– Shige… me gustas. Ya no quiero jugar… quiero que sea en serio. —sus ojos están clavados en mi, está tan cerca, lo tomo del rostro, lo acerco a mí y lo beso, saboreo sus labios, con suavidad, conociendo sus labios cada parte de ellos, jalándolos con delicadeza, recorro sus labios con mi lengua, abre su boca e introduzco mi lengua, el beso sube de intensidad, ya no es delicado, es más allá, me siento flotar, nada existe más que él, me acuesto en la cama sin dejar de besarlo, lo tengo por el cuello, ahora esta sobre mi, seguimos besándonos sin darnos tregua, mis manos bajan a su espalda, la acaricio, él me acaricia todo mi cuerpo, la cadera, mi trasero, mis manos bajan hasta su pantalón, toco sus pompas, van subiendo mis manos pero se encuentran con su playera, meto mis manos bajo ella, siento su piel, esa línea que divide la espalda, nos seguimos besando, conociendo cada parte de nuestra boca, es un beso que provoca, que me da confianza, que me hace desear aun más, que me llena, ya mi cerebro no manda, ya no quiero saber si esta bien lo que hago o no, sólo quiero que pase. Tomo su playera y se la voy subiendo, interrumpimos el beso, se la quito, la dejamos en el suelo, me vuelve a besar con esa intensidad, mis manos recorren su espalda, sus brazos, ahora siento sus manos en mi abdomen, me provoca una sensación, como electricidad, mi respiración la siento más acelerada al igual que la de él, me esta subiendo la playera, de nuevo dejamos de besarnos, me la quita, continuamos con el beso, sus manos me están acariciando el pecho, van bajando, deja de besarme, ahora esta en mi cuello, me besa, muerde y succiona. AAAhhhh, me estoy excitando, mis pantalones me molestan y siento que a él también, siento su miembro ya erecto, bajo mis manos hasta su cinturón, lo desabrocho, igual el pantalón, se lo estoy bajando, él se levanta un poco, me mira, termina de quitarse el pantalón, se queda sentado sobre mí, con su mano me acaricia la cara, la pasa por mi frente, ojos, los cierro, con las dos manos me acaricia la cara, conociendo cada facción de mi rostro, pasa por mi nariz, mi boca ahí se queda estudiándola, mi respiración ya no puedo controlarla, la sensación de electricidad, esas mariposas en el estomago están por todo mi cuerpo, continua con el camino de sus manos, toca mi cuello, mis hombros, la clavícula, va bajando por mi pectoral, cada mano esta en un pezón, juega con ellos un poco, y los besa, me contorsiono del placer, se separa, sigue bajando sus manos, en mi abdomen, mi vientre, me esta bajando el pantalón mientras va acariciando mis piernas, me los quita, me levanto, lo tomo del cuello y lo beso, introduce su lengua en mi boca, mis manos están en su espalda, en su cadera, Kei tiene sus manos en mi cuello profundizando el beso, voy bajando su bóxer, queda su miembro al aire, me ayuda a quitárselo, acaricio su miembro, AAAhhhh, lo escucho gemir, lo beso en cuello, voy besándolo hasta llegar a sus pezones, lo saboreo y muerdo, Kei se muerde el labio, mis besos van bajando hasta llegar a su vientre, lo beso y muerdo, estoy cerca de su pene, lo beso, en eso Kei me acuesta en la cama, solo lo miro, me quita mi bóxer, vuelve a acostarse sobre mi, me esta besando el cuello, su mano esta en mi miembro, masturbándome, yo hago lo mismo, lo estoy acariciando, meto dos de mis dedos en la boca de Kei, los saborea, después los voy introduciendo en mi, primero uno, Kei me besa en la boca, me pierdo en ese beso, meto el segundo, creo estar listo.
--Kei, entra. – le digo entre jadeos al oído.
-- Estas consiente que si lo hago seremos algo más. – abro mis piernas, haciendo que él quede perfecto para penetrarme.
-- sí, hazme tuyo – terminando de decirlo siento como introduce su miembro, aprieto su espalda, casi enterrándole las uñas --AAAhhhhhh, Kei – va embistiéndome, cada vez más rápido – Kei – no puedo dejar de decir su nombre, me enciende, es un placer fuera de serie, la respiración esta fuera de control, su mano esta en mi miembro, me masturba al mismo ritmo que las embestidas, cada vez son más rápidas, ya no soporto más y me corro en su mano, él enseguida dentro de mí, estamos tratando de tranquilizarnos, sale de mi con cuidado, se queda sobre mi, me abraza, su rostro esta cerca de mi cara, recargada en mi pecho.
-- Shige, -- se pone sobre mí -- ¿Qué somos?
-- lo que tú quieres que yo sea, seré tu esclavo, tu futuro, tu… no sé. – me besa, es tierno.
-- serás mi novio. – lo beso.

{Yamapi}

Estoy durmiendo, pero siento unas manos en mi hombro, me mueve, abro los ojos y es Ryo, esta frente a mí, esta vestido.
--Pi, levántate. Te tengo una sorpresa.
-- ¿una sorpresa?
-- sí, ponte más guapo de lo que eres – me besa – te espero afuera. -- Veo como sale de la habitación, veo el reloj, pero son las 2:30 de la madrugada. Me arreglo, realmente me veo guapo, no se porque presiento que va a ser algo increíble, tomo mi cámara, la guardo en mi pantalón, abro la puerta, esta Ryo esperándome con una lámpara, me sonríe, me besa, me toma de la mano y me lleva corriendo por todos los pasillos, salimos al patio y seguimos corriendo, llegamos al auditorio, esta vacio, en medio tiene un sillón de piel, es de color rojo, me lleva hasta ahí, me sienta, se hinca sobre mi y me besa, es muy apasionado, lo abrazo de la espalda acercándolo más a mi, introduce su lengua, me muerde el labio, termina el beso. – quédate aquí sentado.
-- ¿Qué vas a hacer?
-- sólo espera. – me quedo sentado, todo esta oscuro, no sé que esperar, estoy emocionado, se encienden las luces del escenario, él esta ahí en medio con su guitarra, decido prender la cámara en modo de video, una sonrisa se dibuja en mi rostro, y más al verlo sonreír, siento que me quiere, que soy importante para él. Lo estoy grabando – Ah, trajiste tu cámara. – Esta probando su guitarra, termina y toma el micrófono – esta canción se la dedico a la persona más importante para mí, que me hace feliz y me ayuda a continuar mi vida. Se llama Stereo. – comienza a tocar. No puedo dejar de sonreír.

Menciona los muñequitos que le dibuje esta tarde donde según somos nosotros, la forma en que escribí nuestros nombres, estoy fascinado escuchándolo, siento que mi corazón se sale de mi pecho, esta acelerado, esta feliz, no puedo creerlo, hace esto por mí.
--Y estaría bien que este momento pudiese convertirse algún día en una eternidad. – ha terminado de tocar, me mira sonriente.
-- ¡¡¡¡¡¡¡¡TTTTEEEEEE AAAAAMMMOOOOO!!!!! – Le grito de donde estoy -- ¡¡¡¡¡¡¡RYO TE AMO!!!!! – deja su guitarra, baja corriendo del escenario, se le cae su sombrero, yo estoy de pie, con la cámara en la mano, llega corriendo y se sube en mi, caemos en el sillón, me besa, me toma del rostro y me besa con intensidad, introduce su lengua, estoy con la cámara grabando, deja de besarme, voltea a ver a la cámara.
-- repítelo Pi, repite lo que acabas de decirme. – lo miro a los ojos.
-- Te amo, te amo, te amo, te amo… -- me besa nuevamente, sus manos están en mi cuello, me besa con profundidad, introduzco mi lengua en él, me separo, acomodo la cámara en la mesa que esta a lado del sillón, es algo alta.
-- que pervertido eres Yamapi.
-- calla y bésame. – y eso hace, solo quiero tener un recuerdo de este momento, siento como sus manos van bajando por mi pecho, yo lo acaricio de la espalda y le quito su chaleco negro, su mascada de cuadros blancos y negros, Ryo me quita mi chaqueta, todo esto ni interrumpir nuestro beso, le estoy subiendo su playera blanca, deja de besarme para quitársela, enseguida me quita mi playera, volvemos a besarnos, mis manos se van a sus pantalones, le estoy desabrochando su cinturón, Ryo hace lo mismo, me lo esta desabrochando, nos miramos, nos sonreímos, volvemos a besarnos, nos acariciamos, nos quitamos los pantalones, me besa, acaricio su cuerpo desnudo, él me acaricia mi pecho, me esta besando el cuello, lo muerde, besos sus ojos, su cejas, la venganza, le muerdo debajo de la ceja, hace cara de dolor, me mira, me sonríe y me muerde el labio, lo jala, AAhhh dolió pero quiero más, ahora yo le muerdo el labio, nos besamos intensamente, vuelve a entretenerse con mi cuello, yo beso su rostro, y vuelvo a morderlo dejado de la ceja, me muerde más fuerte en el cuello, me acuesta en el sofá, va besándome todo el pecho, muerde mis pezones, continua bajando, juega un rato en mi ombligo, continua bajando, lo tomo del rostro y lo beso, acomodo mis piernas alrededor de su cintura, inicia a penetrarme, AAAHHhhhh, me besa, aprieto su espalda, las embestidas van siendo más rápidas, su mano la lleva a mi miembro, me masturba al mismo ritmo, yo lo abrazo del cuello, continuamos el beso, se corre dentro de mí y yo en su mano. Estamos calmando nuestras respiraciones, sale de mi con cuidado, me siento un poco en el sofá, Ryo va por la cámara, se acomoda entre mis piernas, se recarga en mí, nos esta grabando, le muerdo la oreja.
-- abrázame Pi – lo hago, lo abrazo, me acerco a su oído.
-- te adoro. – le susurro.
-- ¿y me amas? – me río, él también.
-- te amo – se voltea a mí y me besa. Hago que se voltee, se siente sobre mi miembro, comenzamos otra ronda.

{Ryo}

Voy despertando, estoy algo adolorido, estuvimos mucho tiempo ayer, regresamos a la habitación como a las 4 de madrugada, y seguimos aquí, una y otra vez, fue la mejor noche de mi vida, han sido las mejores noches, abro los ojos y no esta en la cama, me levanto, esta frente a la computadora, me levanto, me acerco a él, lo abrazo, le beso el cuello.
--¿Qué haces? – le cuestiono.
-- pasando el video a la computadora, hice copias.
-- te digo, eres más perver que yo. – lo beso en la boca, me siento en sus piernas.
-- contigo soy lo que quieras, por ti haré lo que sea. – lo tomo del rostro y lo beso.

{Koyama}
Voy despertando, lo tengo en mis brazos, lo hicimos, y es mi novio, veo el reloj, es muy tarde, ya no llegamos a clases, lo abrazo y vuelvo a acodarme. Shige va despertando, me mira, me besa y se acuesta en mi pecho.
--de verdad paso.
-- sí, ¿te molesta?
-- no, estoy feliz de que fue real. Entonces… ¿soy tu novio?
-- lo eres, y vas a hacer lo que yo diga. – me pongo sobre él, me mira con esa hermosa sonrisa, nos besamos, me acaricia.

{Yamapi}

Son cerca de las 3 de la tarde, dejo a Ryo, estábamos en la cama viendo el video, se quedo dormido, me estoy bañando, salgo, me visto y me arreglo, me acerco a él, lo beso en la mejilla.
--Ryo, voy a clases con Yamada.
-- sí – me dice algo adormilado -- ¿a que hora regresas?
-- supongo que en 4 horas, vamos a reponer las clases de ayer.
-- sí, te veo más tarde. – vuelve a cerrar los ojos, desciendo y lo beso. Me corresponde.
-- me voy. Te quiero – tomo mis cosas y salgo de la habitación. Llego a la biblioteca, ya esta Yamada. – Hola Yamada, ¿cómo te fue ayer?
-- muy bien, me enamore, de verdad, deberíamos salir los cuatro en una cita doble.
-- ¿los cuatro?
-- sí, yo con ella y tú con Maki.
-- ah… algún día. – si supiera que mi pareja es Ryo. Comenzamos con las clases, me esta explicando limites, si los entiendo, son fáciles si tienes un formulario. Lo estoy buscando en mi mochila. – Yamada olvide mi formulario.
-- ve por él, aquí te espero. – le digo que sí y salgo corriendo de la biblioteca, ya llego a los pasillos del dormitorio, me estoy calmando, mi respiración se acelero de lo rápido que venia, llego a mi puerta, giro la perilla y la abro, me quedo de pie, sin moverme, todo se paraliza en mí, mi corazón parece detenerse, Ryo esta embistiendo a Ueda en mi cama.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:43 am

Capitulo 13

{Yamapi}

Llego a mi puerta, giro la perilla y la abro, me quedo de pie, sin moverme, todo se paraliza en mí, mi corazón parece detenerse, Ryo esta embistiendo a Ueda en mi cama. Escucho sus gemidos, como Ueda dice el nombre de Ryo, no puedo moverme, no puedo dejar de verlos, Ryo esta sobre él. Respiro profundo, y entro a la habitación, voy directo al buro que esta entre nuestras camas.
--Siento interrumpir, olvide mi formulario – me acerco al buro, reviso entre los libros, tomo mi formulario, me doy la vuelta y me encuentro con los ojos de Ryo, mirándome sorprendió. – Perdón por interrumpir – continúo hasta la puerta – continúen. – cierro la puerta.

{Ryo}

Enseguida que Yamapi sale de la habitación, Ueda me toma del rostro y me besa, lo separo bruscamente de mí. ¿Qué hacia aquí? Se suponía que tenia que estar con Yamada, tomo mi ropa y me visto con rapidez.
--¿Qué haces? – Me cuestiona Ueda, -- él dijo que continuáramos. – será idiota, termino de vestirme, abro la puerta. -- ¿Por qué vas por él?
-- PORQUE LO AMO – le grito, se sorprende, yo me sorprendo, por fin lo dije, por fin dije que lo amo, tengo que ir por él, no puedo permitir que esto termine.

{Yamapi}

Voy caminando por los pasillos, tratando de digerir lo que acabo de ver, siento un nudo en la garganta, mis ojos algo húmedos, me muerdo el labio para controlarme, no puedo creerlo, sonrío con ironía, dolor, sorpresa, son tantas cosas, continuo sonriendo, en mi cama, precisamente en mi cama. Llego a la biblioteca, me siento con Yamada.
--Continuamos – le digo que si con el rostro, no escucho solo veo que mueve la boca y el lápiz, no escucho nada, me siento frio, solo se viene una imagen a mi mente. – Yamapi, ¿estas bien?

{Ryo}

Voy corriendo por los pasillos en dirección a la biblioteca, debe de estar ahí con Yamada, llego a la biblioteca, entro, alcanzo a ver a Yamada, corro hacia esa mesa pero solo está él, alzando sus cosas, me mira sorprendido.
--¿Y Yamapi?
-- dijo que se sentía mal y se fue.
-- ¿fue por el formulario?
-- si pero regreso, estuvo conmigo un momento y hace poco se fue, como un minuto o menos.
-- sabes a donde fue
-- supongo que al dormitorio. – salgo corriendo, es obvio que al dormitorio no regresa, ¿Dónde puede estar? Recorro todos los lugares donde pueda estar, me encuentro con Shige, viene entrando a los pasillos.
-- Shige – voltea a verme, -- ¿has visto a Yamapi?
-- sí, iba en dirección al auditorio. Tal vez lo alcanzas, acabo de verlo.

{Shige}

Vi a Yamapi, iba callado, serio, no me hizo caso, y Ryo venia todo alterado, hecho un desastre, ¿se habrán peleado? Volteo a mi izquierda y me encuentro con Ueda mirando, con una ligera sonrisa en su rostro.

{Ryo}

Llego corriendo al auditorio, no hay nada, Shige dijo que venia en esta dirección, la puerta de salida de emergencia se esta moviendo, ¿será que si estaba aquí?, voy corriendo en esa dirección. Salgo pero no hay nada, solo los arboles, ¿A dónde fuiste Yamapi?

{Yamapi}

Pensaba ir al auditorio porque esta sólo pero al entrar recordé todo lo de anoche, así que mejor me fui por la salida de emergencia, corrí lo más rápido que pude, ahora estoy en el barranco, voy bajando con cuidado, salgo por el hoyo, me voy corriendo sin parar hasta la estación del metro, entro al vagón, me siento, voy con la cabeza hacia atrás, cierro los ojos pero los abro enseguida, solo veo esa imagen. No quiero pensar, no quiero recordar, quiero olvidar todo, olvidarlo a él, perderme. Las lagrimas quieren salir de mis ojos, respiro profundo para no llorar, me bajo en esta estación, salgo y me voy caminando hasta llegar al parque, me siento enfrente de un árbol de cerezo, al lado están los juegos para los niños, solo observo el árbol. Esta sonando mi celular, lo saco es Ryo. ¿Qué me va a decir?, “no es lo que parece”. No quiero verlo ni saber de él, desvío la llamada, apago el celular.

{Ryo}

Me desvió la llamada, marco de nuevo, estoy esperando pero me dice que esta fuera de servicio, lo apago, estoy buscando en todo el maldito internado y no está, no lo encuentro o será que si se fue al dormitorio. Voy corriendo a mi habitación, entro, no está, tampoco Ueda.
--Ryo—volteo, es Kei. -- ¿Qué pasó? ¿Por qué buscas tan desesperado a Yamapi? Ah, y hace poco vi salir a Ueda de aquí. ¿Qué esta pasando? – no tengo cara para decir lo que pasa. Me va a odiar. Mis ojos los siento lleno de lagrimas, me volteo.

{Yamapi}

Coloco mis codos en mis piernas y mi cara en mis manos, estoy viendo al suelo, pero me siento peor que nunca, no puedo más con esto, siento que el corazón me va a estallar de dolor, que ya no puedo más, tengo un nudo en la garganta, las lagrimas comienzan a correr por mis mejillas, no puedo controlarlas. Y por más que intento borrar esa imagen, aparece más y más, y me duele mucho, me duele porque yo lo amo, porque arruine todo.
--Yamapi – volteo, es Maki, me ve de lejos, se sorprende y corre hacia mi, deja sus cosas, se hinca frente a mi, quedando casi a la altura de mi cara, con su mano me seca las lagrimas -- ¿Qué pasa?
-- Abrázame – no soporto más, la rodeo con mis brazos y lloro sin control, me acaricia la espalda.

{Ryo}

Es muy tarde y no ha regresado, supongo que salió del instituto, estoy llorando desde que Kei me dejo, no le dije nada, no tengo cara para hacerlo, estoy en el dormitorio, tengo las luces apagadas, su cama no la he arreglado, estoy en la alfombra viendo los dibujos que él hizo de nosotros, recordando sus besos y teniendo la esperanza de verlo entrar. Tengo su cámara en mis manos y estoy repitiendo la misma escena a cada momento, me duele mucho, me duele mucho.
--Y estaría bien que este momento pudiese convertirse algún día en una eternidad. – termino de cantar, le sonrío.
-- ¡¡¡¡¡¡¡¡TTTTEEEEEE AAAAAMMMOOOOO!!!!! – Me grita de donde está -- ¡¡¡¡¡¡¡RYO TE AMO!!!!! – dejo mi guitarra, bajo corriendo del escenario, se me cae mi sombrero, esta de pie, con la cámara en la mano, llego corriendo y me subo en él, caemos en el sillón, lo beso, lo tomo del rostro y lo beso con intensidad, dejo de besarlo, volteo a ver a la cámara.
-- repítelo Pi, repite lo que acabas de decirme. – me mira a los ojos.
-- Te amo, te amo, te amo, te amo… -- lo beso nuevamente, mis manos están en su cuello, me separa, acomoda la cámara en la mesa que esta a lado del sillón, es algo alta.
-- que pervertido eres Yamapi.
-- calla y bésame. – y eso hago.
Perdóname Yamapi, perdóname y regresa, necesito decirte que te amo. Miro hacia el suelo, veo lo que Ueda me dio, me acerco a la cama de Yamapi, esta debajo de ella, lo tomo y me voy a la mesa de centro, prendo una lámpara, lo coloco en la mesa, me quedo observando el sobre blanco, es tan pequeño.

{Yamapi}

Estoy con Maki, vamos llegando a su casa, me ha dicho que puedo quedarme, que vive sola porque sus padres están en otra ciudad, me ha visto llorar, no me siento fuerte pero me ha ayudado a tranquilizarme. Entramos, prepara algo para tomar, me ha dicho que me vaya a su habitación, me dice donde es, dejo mis cosas y me acuesto en la cama. Cierro mis ojos que están cansados, los siento pesados de tanto llorar. Me relajo, me he quedado dormido. Siento unas manos acariciándome el rostro, acomodándome el cabello, no me molesta, me tranquiliza, pero siento unos labios sobre los míos, primero es solo contacto pero ahora los esta saboreando, correspondo el beso, lo necesito, va subiendo de intensidad, siento sus manos que van bajando hacia mis pantalones, le tomo la mano, abro los ojos, me mira temerosa.
--No lo hagas, así no. No abuses de mi – sonrío, fue una broma, ella me sonríe -- Sólo abrázame, solo necesito eso, abrázame. – la rodeo con mis brazos, la pego a mi, cierro mis ojos, me estoy durmiendo nuevamente, pero la imagen de Ryo no se va de mi mente y me duele tanto que no puedo controlarme, mis lagrimas salen de mis ojos aun cerrados.

{Maki}

Me tiene abrazada, tengo mi rostro debajo de su cara pero siento mojado, son sus lagrimas, sigue llorando, me parte el corazón verlo así, lo quiero y me duele verlo sufrir. Voy a protegerlo, a cuidarlo, a ayudarlo a recuperarse, no pido que me ames Yamapi, solo quiero verte feliz conmigo o con él, con quien decidas pero deseo verte sonreír. Me acomodo en su pecho, lo abrazo con fuerza y me voy quedando dormida.

{Ryo}

No va a llegar, es muy tarde, ¿Dónde estás?, continúo viendo el video. Abro el sobre blanco, tiene muchos dobleces, en el centro tiene el famoso polvo blanco, la cocaína, tomo una hoja, la corto a la mitad y me hago algo parecido a un popote, lo coloco encima del polvo, y en un orificio de mi nariz, inhalo.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:46 am

Capitulo 14

{Yamapi}

Voy despertando, abro los ojos, Maki no esta en la habitación, dormí muy bien, veo el reloj ¿Qué? Ya son las 6 de la mañana, no voy a llegar a clases, si se enteran que me salí estoy muerto, Maki entra por la puerta.
--Yamapi, al fin despiertas.
-- sí, tengo que irme, tengo que ir al colegio.
-- ¿Por qué no te bañas aquí? Al fin traes el uniforme. – es verdad y traigo mi mochila, así puedo evitar a Ryo.
-- de verdad puedo usar la ducha.
-- sí, ve. Dame tu ropa, te la arreglo.
-- no ¿Cómo crees?, yo lo hago.
-- Yamapi se va a hacer tarde, anda. Entra al baño y me pasas tu ropa.
-- esta bien tú ganas – entro al baño, me desvisto, me pongo una toalla en la cintura, le doy mi camisa, el pantalón y el saco, -- no vayas a violarme mientras me baño – se pone roja, me empiezo a reír, ella me responde con su hermosa sonrisa. Entro a la ducha, el agua me tranquiliza.

{Maki}

Yamapi volvió a sonreír y bromear, creo que esta mejor, me dio su ropa, voy a plancharla, y limpiarla un poco, pero antes me acerco su camisa a mi cara, a mi nariz, huele muy rico, ¿Quién será él que lo hizo llorar? Pero yo lo voy a proteger, lo voy a ayudar. Una sonrisa se dibuja en mi rostro. Termino de arreglar su ropa, la dejo en la cama y salgo, escucho que termina de bañarse, y que sale del baño y se esta cambiando, sale de la habitación y llega a la cocina donde yo estoy.
--Te prepare algo.
-- Maki no es necesario.
-- tenemos que desayunar, es la comida más importante del día.
-- ok, -- comemos rápido y salimos del departamento. Vamos caminando y platicando, vuelve a sonreír pero es forzada, está triste. Lo tomo de la mano, me sonríe y continuamos caminando, llegamos al punto donde debemos separarnos.
-- ¿te veo en la tarde?
-- no creo Maki, tengo clases extras y ya van dos días que las pierdo, te parece si hablamos por Messenger.
-- sí, adiós. – me levanto en puntillas y lo beso en la mejilla, le sonrío y me voy corriendo.

{Yamapi}

Es linda, pero mi corazón y mi mente es de otra persona, aun que ahorita lo odie, estoy listo para la cruel realidad, respiro profundo y continuo caminando.

{Ryo}
Yamapi no llegó a dormir, y al parecer no va a venir a clases, estoy en el salón, en mi asiento, el de Yamapi esta a lado de mi, a mi derecha. Entra Kei, se sienta enfrente de mí.
--¿Aun no aparece? – Lo niego con mi rostro, estoy mirando mi hoja en blanco – ya me vas a decir que paso.
-- me vas a odiar.
-- ¿Qué le hiciste? – Me quedo callado -- ¿ustedes eran más que amigos, cierto? – lo miro sorprendido, pero solo bajo la mirada, escucho un golpe en el asiento de a lado, volteo, es Yamapi, dejo caer su mochila en la mesa. Volteo a verlo.
--Pi – no me mira, se pone sus audífonos, me levanto y me pongo frente a él, golpeo la mesa, logro su atención, y por desgracia la de todos – Yamapi – me mira directo a los ojos, mueve su boca, esa forma de moverla es cuando odia a alguien o no le agrada, se quita los audífonos.
-- para ti Yamashita.
-- en sus asientos por favor – dice la profesora, me voy a sentar, no puedo dejar de verlo, su mirada me atravesó el corazón, lo he lastimado lo sé, pero yo también estoy sufriendo. La clase continua, Yamapi pone atención, no me mira ni por error, de mi cuaderno arranco un pedazo de papel, escribo “Yamapi necesitamos hablar, te quiero deja demostrártelo”, lo doblo, se lo pongo en su mesa, sigue escribiendo lo que dice la profesora, ve que lo pongo, lo toma, lo arruga, lo hace bolita y lo tira al suelo. No me queda de otra mas que esperar, terminan las clases, Yamapi sale del salón, salgo corriendo detrás de él, lo jalo del brazo, se suelta bruscamente de mí. Me mira directo a los ojos, serio.
-- solo te lo voy a decir una vez, y espero que entiendas. No quiero que me toques, no quiero que me hables, no quiero que me mires, aléjate de mí. – se voltea y continua su camino. Voy a seguir detrás de él, me jalan del brazo, me besan, abro los ojos, es Ueda lo separo de mi, volteo a mi izquierda, Yamapi me esta viendo, veo que Kei va corriendo hacia Yamapi.

{Yamapi}

Órale, con él si se besa frente a todos, respira Yamapi, respira, no llores, él no te puede ver mal, no les des gusto. Se abre la puerta, es Kei, estamos en los sanitarios. Revisa que no hay nadie.
--¿Qué pasó Yamapi?
-- sólo pasó.
-- Ryo y tú… eran novios ¿verdad?
-- ¿Cómo lo sabes?
-- me di cuenta, son mis amigos.
-- bueno la verdad no sé si éramos novios, nunca me lo dijo como tal.
-- ¿terminaron?
-- sí, esto acabo.
-- ¿Por qué si ustedes estaban bien? – le sonrío.
-- eso creí. Sabes, lo encontré con Ueda teniendo sexo… en mi cama. Interesante ¿no? – mis ojos, lo sé, estoy a nada de llorar. Muerdo mi labio, miro hacia arriba impidiendo que salgan las lagrimas, Kei no dice nada.
-- pero… yo sé que Ryo te ama, te…
-- No… -- lo interrumpo – cuando estás enamorado de una persona no necesitas a otra, y si lo haces es porque tu pareja no te llena, porque realmente no la amas. Puedes creerlo que ni siquiera me dijo un “te quiero”, increíble ¿no? – Kei no dice nada, solo me observa, respiro profundamente -- me duele que ya no puedo estar con él, ni siquiera como amigos.
-- puedes arreglarte con él, sigan siendo amigos.
-- No. Arruine la amistad al aceptar meterme con él, ahora debo de asumir las consecuencias y estar lejos de él. – Observo mi reloj – Kei tengo que irme, voy a clases con Yamada. – salgo del sanitario, mentí, aun no es hora de ver a Yamada pero si sigo ahí voy a llorar, no quiero ir a la habitación, este o no este él no quiero, así que me voy al jardín. Me acuesto en el pasto, cierro mis ojos.

{Koyama}

Me duele ver a Yamapi así, él siempre es fuerte, logra controlarse y ser calmado pero lo veo tan mal, trata de auto-controlarse pero le es imposible, estaba llorando, se estaba aguantando las lagrimas, pero frente a él es fuerte, y Ryo, también esta mal, me preocupan, pero ¿Por qué lo hizo? No comprendo, se sienta Ryo frente a mí.
--¿Hablaste con Yamapi?
-- sí, me dijo que paso. ¿Cómo pudiste Ryo? ¿Por qué lo hiciste?
-- no lo sé.
-- ¿Cómo que no sabes?
-- de verdad, no lo sé. Yo lo amo Kei.
-- él dice que no, que ni siquiera le dijiste “te quiero”.
-- tenia miedo de quererlo más de lo que imaginaba.
-- pues da esto por terminado, no te va a perdonar.
-- voy a luchar por él, voy a hacer que regrese conmigo. – Dirige su mirada a la entrada, -- Kei tengo algo que hacer – se levanta y se va, me levanto. Llego al dormitorio, esta Shige, me ve entrar, me sonríe y se acerca a mí, me besa.
-- ¿Qué te sucede?
-- estoy preocupado por Yamapi y Ryo, se pelearon.
-- si, me conto Maru que ni siquiera se hablan.
-- ¿y sabes por que?
-- no. – Lo tomo de la mano y lo llevo a mi cama, nos acostamos y lo abrazo
-- ¿Tú me quieres Shige? – se queda callado. – se sincero, no quiero sorpresas.
-- ¿aahhh qué va esto?
-- sólo responde.
-- Kei, sinceramente no lo sé. – me quedo callado, se pone frente a mí, mirándome a los ojos – me gustas, me atraes, me encanta estar contigo, disfruto tus besos, tus caricias, y me vuelves loco al tener sexo contigo – se pone rojo, coloca su cara en mi pecho, cubriéndose con sus manos – y que no podría estar sin ti.
-- yo te quiero Shige, si no te quisiera no me hubiera acostado contigo, no te besaría y no te tendría en mis brazos. – lo abrazo muy fuerte, me duele pensar en lo que dijo Yamapi, que ni siquiera Ryo le dijo que lo quería.

{Yamapi}

Giro la perilla de la puerta del dormitorio, entro, no está Ryo. Observo mi cama, sigue igual desde el momento en que los vi, todo esta hecho un desastre, lo mío no es ordenar pero jalo las sabanas, la colcha, la almohada, todo tiro, me quito mi saco, lo dejo en la silla, levanto el colchón y lo volteo, las almohadas, la colcha y las sabanas las junto y las pongo en una bolsa, de una bolsa que traía saco las sabanas, la colcha y una almohada, fui a pedir unas, estoy acomodando mi cama, me va a ser inevitable pensar en lo que paso pero no me queda de otra. Ya esta todo listo, tomo mi mochila, reviso que no se me olvide nada y salgo de la habitación, no quiero otra sorpresa.

{Ryo}

No he visto a Yamapi desde que terminaron las clases, ya es tarde, entro al dormitorio, su cama esta limpia, ahí esta su saco, estuvo aquí y se fue nuevamente. Estoy en mi cama, tengo su cámara en mis manos, no puedo dejar de ver el video y no puedo creer que lo arruine todo. Me meto bajo las sabanas, me tapo por completo, continúo viendo el video, escucho la puerta, me destapo, lo veo entrar al baño, se tarda, ya sale cambiado, llega a su cama y se acuesta. Se tapa, pasa cerca de una hora, no puedo dejar de verlo, me levanto de mi cama, me pongo casi encima de él, desciendo a sus labios, los beso, son solo contacto, no reacciona, los saboreo, siento un golpe en el pecho, tan fuerte que caigo de la cama, subo la mirada y Yamapi me mira, se levanta, toma una toalla y entra al baño. Corro detrás de él pero se encerró, escucho la regadera, no puedo evitar llorar y golpear la puerta.
--Yamapi, Yamapi abre, Yamapi te amo, te amo perdóname. – Me hinco frente la puerta, mis lagrimas no dejan de salir – Te amo, perdóname.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:47 am

Capitulo 15

{Yamapi}

Me beso, quería seguir sintiéndolo pero si lo permitía iba a ser peor para mí, entre al baño, se supone que me estoy bañando pero estoy bajo el agua llorando, deseando que lo que dice Ryo sea verdad, que me ama pero no es así. Por favor Ryo déjame recuperarme.

{Shige}

Estoy esperando a Kei en el bosque, mientras espero veo a Yamapi de lejos, esta leyendo un libro y creo que tiene sus audífonos, ya van tres días que lo veo apartado de sus amigos. Kei no me dijo nada, peso será algo referente a…
--Shige, ¿nos vamos?
-- sí – Kei trae una mochila -- ¿para que es?
-- ya lo veras, vámonos. – salimos por el hoyo de siempre, llegamos al metro, vamos a la ultima estación, bajamos, me toma de la mano, continuamos el camino, llegamos a un paradero, nos subimos a un autobús que tiene un nombre extraño. Tomamos asiento.
-- ¿A dónde me llevas?
-- al paraíso. – me toma del rostro y me besa. Descansa un poco, te aviso cuando lleguemos, pasa su brazo izquierdo por mi cuello, me abraza, acaricia mi hombro. Me voy quedando dormido. – Shige, Shige, -- me mueve – despierta, ya vamos a llegar. – abro los ojos, estamos como en un cerro, un bosque, solo veo arboles y una carretera desierta. – Vamos – Kei se levanta, toma sus cosas y se acerca al chofer, le avisa que vamos a bajar y detiene el autobús, llegamos dice “rincón de los venados”, entramos, vamos caminando, es un bosque, vemos una alberca, un señor se acerca a nosotros, Kei habla con él y nos va dirigiendo.
-- en esa dirección esta el rio, si desean se puede colocar una cuerda y pueden tener un juego extremo, derecho llegan al criadero de truchas y venados, cerca de la entrada esta el manantial, en forma de alberca, es agua muy fría y sobre todo en esta época, hacia allá esta la casa del árbol y el puente, y aquí están distribuidas las cabañas, hay para asar carne, comida. Les aviso que aquí no contamos con luz, no hay señal de ningún tipo. Así que no tendrán molestias. Pasen por aquí, les asigno su cabaña, ya está lista.
-- sí, gracias – agradece Kei, estamos fuera de una cabaña de dos pisos, es pequeña, de madera de pino, con su balcón y escaleras, afuera hay para hacer fogata, Kei le da las cosas – nosotros vamos a dar un paseo y regresamos. – me toma de la mano y me lleva caminando, estoy temblando de frio, ya esta el atardecer y se siente la brisa fría, me da su chamarra. -- Es hermoso, mira Shige, se ven las nubes blancas, los arboles verdes, y escucha el rio.
-- es increíble Kei, nunca había visto algo tan hermoso y que se respirara algo tan tranquilo. Es hermosos todo. – continuamos dando el recorrido, vamos al río y jugamos un rato, vemos el restaurante, al igual esta hecho de madera de pino, salimos de ahí después de comer. Ya anocheciendo -- ¿no vamos a regresar al internado?
-- no, le pedí a Yamapi que nos cubriera. – me toma de la mano, saca una lámpara de mano, esta oscuro y tiene que ir alumbrando, aun se logra ver pero muy poco, llegamos a la cabaña, adentro se ve luz tenue, abre la puerta, él pasa, después yo pero que… -- ¿Qué es esto?
-- mi sorpresa – la cabaña esta llena de pétalos de rosas rojas, y tiene velas encendidas en jícaras con agua, hay vino y pequeños aperitivos, Kei de su mochila saca su mac book, y la enciende, pone música, la canción de Tu boca de Ely Guerra. Estoy impresionado, no puedo creerlo, esta vista es hermosa y pensé que solo las mujeres podrían disfrutar de algo así pero él me lo ha preparado a mí. Llega por detrás, me rodea la cintura con sus brazos, me besa el cuello, dulcemente, besa detrás de la oreja, sus besos van bajando por mi cuello, me quita la chamarra, muerde mi cuello, hago mi cara hacia atrás, me muerdo el labio, sus manos me están desabrochando la camisa, la desabrocha, sus manos acarician mi abdomen, van subiendo, me toca mi pecho, sus manos bajan a la altura de mi cadera, toma mis manos, me va acariciando, sus manos van subiendo por mi brazo hasta llegar a los hombros, me quita la camisa, me voltea para estar frente a él, me besa, sus besos son apasionados, introduce su lengua, sus manos están en mi espalda, yo le desabrocho su camisa, se la quito mientras acaricio sus hombro, cae al suelo su camisa, mis manos se dirigen a sus pantalones, los desabrocho, me besa de nuevo el cuello, yo continuo, le quito el cinturón, lo tiro, bajo su zipper del pantalón, sus besos van bajando, están en mi clavícula, sus manos están en mis pantalones, acariciando mi miembro sobre la ropa, AAhhhh, se me escapa un gemido, me toma del brazo y me pode de espaldas hacia él, besa mi nuca, me esta besando la espalda, mordiendo, sus besos van bajando, su mano la tiene en mi abdomen, comienza a bajar al mismo tiempo que sus besos en mi espalda, su mano me esta desabrochando mis pantalones, introduce su mano bajo mis bóxer, aprieta mi miembro, AAAAhhhhh, sube y baja su mano, me muerde mi hombro, con su otra mano me baja los pantalones, caen al suelo, enseguida hace lo mismo con los bóxer, con mi brazo izquierdo lo rodeo del cuello, hago que me bese mi cuello, la nuez, me volteo frente a él, lo beso apasionadamente, sus manos dejan de jugar con mi miembro y me abraza, me acaricia la espalda, le bajo sus pantalones junto con su bóxer, empieza a caminar, seguimos besándonos, me lleva hasta una colchoneta que esta en el piso llena de pétalos, me acuesta, me observa y enseguida se acomoda sobre mi, me besa los labios, los muerde y jala, me besa todo el rostro, se entretiene en el cuello, sus besos van bajando por todo mi pecho, mi abdomen, llega a la parte de mi miembro, esta besando alrededor de él, ahora una pierna la besa mientras su mano se entretiene con mi pene. Me besa hasta los dedos de pie, regresa me besa mi boca, es largo e intenso, termina jalándome el labio, vuelve a bajar besándome, esta en mi miembro, lo saborea con su lengua.
-- AAAAAAhhhhhhhhh Kei. – continua pasando su lengua por todo mi miembro, conociendo cada parte, lo introduce un poco en su boa, esto me esta matando, mi respiración es más que acelerada, AAAAAhhhhh lo ha introducido por completo, esta succionando, y AAAAhhhhhhh me corro en su boca. Lo saca con cuidado de su boca, me besa en la boca, introduce su lengua, cada vez es más apasionado, abro mis piernas y las pongo alrededor de su cintura, va a dilatarme – No Kei, entra ya. – no lo piensa mucho, me besa e introduce su miembro en mi, lo ha hecho rápido, dolió, mi grito se quedo en sus labios, me esta embistiendo una y otra vez, cada vez más rápido, aprieto su espalda, su mano esta en mi miembro, lo masturba al mismo ritmo de las embestidas, me corro en su mano y él dentro de mi, sale con cuidado, se acuesta sobre mí, en mi pecho, con su mano me acaricia mi abdomen, con sus dedos tocando cada parte, lo tomo del rostro y hago que me bese, pierde todas sus fuerzas en mi beso, en un movimiento rápido me coloco encima de él, Kei esta acostado viéndome con una sonrisa, acaricio su miembro, lo masturbo, quiere tocarme pero no lo dejo, solo es espectador, ya lo tiene erecto, me coloco sobre su pene, lo acomodo para que entre en mi, y dejo caer mi cuerpo, AAAAhhhhhh ha entrado de golpe, subo y bajo de forma rápida, Kei se va a levantar pero lo impido, solo quiero que me vea, sus ojos están llenos de deseos, sus labios quieren besarme lo sé, acaricio su pecho, sus pezones, Kei se corre dentro de mi, me espero un momento, me levanto, sale de mí, me acuesto sobre él, Kei me abraza muy fuerte.
-- Fue más que maravilloso. Estoy con un ángel.
-- ¿un ángel? No será un diablo.
-- no, porque me has llevado al paraíso. – empiezo a reírme, lo entendí pero me da pena. – Shige, quédate conmigo siempre.
-- nunca te voy a dejar – lo miro a los ojos, lo tomo del rostro – te quiero, te quiero demasiado – lo beso, es tierno el beso, me abraza, me acaricia. Deja de besarme, mira el reloj, se levanta -- ¿A dónde vas? – me toma de la mano, agarra una cobija de esas gruesas y grandes, subimos al piso de arriba, las escaleras son muy angostas y están algo inclinadas, así que subimos con mucho cuidado, no hay nada arriba, bueno todo esta tapizado de una colchoneta, abre la puerta del balcón, hace frio, es muy tarde, regresa por mi me cubre con la cobija junto a él, nos sentamos en el balcón, hace frio, estoy temblando, me abraza, nos tapamos bien.
-- Mira Shige, el cielo. – subo mi mirada y esta todo lleno de estrellas. Se ven tan cerca.
-- son hermosa Kei, esta increíble el cielo, nunca había visto algo tan bello. – me abraza, estamos desnudos abrazándonos, cubiertos por una cobija, platicamos de las estrellas, las constelaciones, el universo, la literatura, la historia, de cuanto nos queremos, nos hemos quedado toda la noche admirando el cielo y ahora vemos como va amaneciendo, los colores del cielo son increíbles, pero hay una nube blanca muy cerca del cerro en donde estamos, se ve cerca porque estamos a una altura donde no hay nada de señal, ni cosas que destruyan este paraíso. Esa nube no nos deja ver el sol, seguimos platicando hasta que lo vemos, son cerca de las 8 de la mañana, Kei cierra la puerta del balcón y nos acostamos en la colchoneta, me abraza, hace mucho frio pero en su cuerpo todo pasa.

{Yamapi}

Estoy en la habitación de Kei, me quede a dormir aquí para cubrirlos, Kei no me ha dicho pero estoy seguro que hay algo entre Shige y él. Me estoy vistiendo, me pongo una playera y un pants, salgo de la habitación, voy caminando hacia el gimnasio, ve a Ueda fuera de mi habitación, se abre la puerta y entra. No quiero pensar más, ellos siguen viéndose, Ryo no me ama, mintió, quiere que lo perdone pero eso va a ser imposible. Continuo mi camino, llego al gimnasio, veo a Yamada en las bicicletas, uso la bicicleta de a lado. Estamos platicando y bromeando, mi ánimo ha ido aumentando o por lo menos eso aparento, Yamada me pregunta mucho por Maki, piensa que es mi novia pero le aclaro que solo es una amiga. Llevamos como media hora aquí, estamos sudando.
--Yamapi y si vamos afuera, a correr entre los arboles.
-- si, estaría genial Yamada.
--espérame aquí, voy a guardar mis cosas en el locker.
-- sí – estoy descansando en la bicicleta y limpiándome el sudor con una toallita, la quito de mi rostro y tengo a Ueda enfrente.
-- Hola Yamashita.
-- Hola.
-- lamento que nos hayas encontrado así a tu AMIGO y a mi.
-- por mi no hay problema, me sentí mal de interrumpirlos. – me sonríe, le sonrío.
-- ¿de verdad?, ay que lindo. – le sonrío– sabes Ryo es genial en la cama.
-- ¿a poco? ¿No me digas?
-- sí de verdad, es genial, a parte siempre me dice que me ama, que me desea, que me adora.
-- Wow, ¿en serio? Que bien, me alegro.
-- sí, aparte me dice que quiere estar conmigo siempre, que le encantaría que compartiéramos dormitorio. Que va a hacer lo posible para que estemos juntos.
-- ooohhh, impresionante, pues yo puedo ayudarlos. Que te parece si te mudas a mi dormitorio, te doy mi lugar, al fin ya usaste mi cama ¿no? – le sonrío amigablemente, su cara es de sorpresa.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:49 am

Capitulo 16

{Yamapi}

-- Que te parece si te mudas a mi dormitorio, te doy mi lugar, al fin ya usaste mi cama ¿no? – le sonrío amigablemente, su cara es de sorpresa.
-- Yamapi – me grita Yamada, volteo a verlo, Ueda también lo mira. – vámonos.
-- Nos vemos Ueda, tú solo dime cuando quieras mudarte. – me voy corriendo hasta llegar con Yamada, aun siento la mirada de Ueda.
-- ¿Qué quería ese tipo?
-- ah, quizás se mude a mi dormitorio, así que tengo que buscar uno para mi.
-- ah, mira que cosas, si quieres cámbiate al mío, estoy solo en ese dormitorio.
-- ¿de verdad? sí.
-- vamos a correr – empezamos a correr entre los árboles, a mi nunca me dijo que me amaba. Soy un estúpido, creí en él, di todo por él. Sigo corriendo lo más fuerte que puedo, entre Yamada y yo comenzamos una carrera.

{Ryo}

Estoy en el jardín, en una parte alta donde se alcanzan a ver los arboles, veo a Yamada y Yamapi corriendo, esta feliz, sigue sin dirigirme la palabra, no me mira, no sé que hacer, no puedo perderlo. Lo quiero, ¿Por qué no lo entiende?
--Ryo – volteo, es Ueda.
-- ¿Ahora que quieres?
-- estar contigo, aparte tú estás sólo. – mi mirada esta en Yamapi, siguen corriendo, es la tercera vez que pasan, me gusta verlo relajado pero me duele que no sea conmigo, -- te tengo una sorpresa
-- no me interesa.
-- pero te va ha agradar. – ahí esta Yamapi de nuevo, ya esta sudando, se ve sexy así. Me toman del rostro y me besan, siento sus labios sobre los míos, lo aparto, lo miro pero mi mirada se dirige a Yamapi, me está viendo, no se mueve, no corre más solo me mira, Yamada se acerca a él, le da un golpe en el hombro, Yamapi le sonríe y se van caminando. Entre los arboles se pierden. Volteo a ver a Ueda, lo aviento, cae en el pasto.
-- ¿Qué te sucede? ¿Por qué lo haces?
-- recuerdos de nuestra noche
-- ¿Cuál noche?
-- ¿ya sé te olvido? La vez que Yamapi nos vio.
-- ni siquiera sé como fui capaz de meterme con alguien como tú.
-- pero lo hiciste. – se levanta y se va, no recuerdo que sucedió ese día, sí he estado hablando con Ueda, y si me iba a ver al dormitorio a entregarme eso pero como es que de una platica terminamos teniendo sexo, y en la cama de Yamapi, no lo entiendo, no sé que sucedió.

{Koyama}

Estoy en el salón de clases platicando con Ryo, pero él a penas me hace caso, mira detenidamente a Yamapi y por momentos quiere que se interese en nuestra plática pero Yamapi está escuchando música, o estudiando, hace mil cosas para evitar a Ryo. Terminan las clases, Yamapi toma sus cosas y sale sin decir nada. Ryo me mira.
--¿A dónde fuiste ayer?
-- a pasarla bien – le sonrío.
-- con Kato ¿verdad?
-- sí, creo que somos novios. – Ryo se ríe, hace tiempo que no lo veía sonreír.
-- ¿crees?
-- sí, la pase increíble. Lo quiero, lo quiero mucho.
-- me alegro, -- se ha puesto triste – pase lo que pase nunca lo dejes, no permitas que se aleje de ti.
-- Ryo, de verdad ¿amas a Yamapi?
-- sí, -- baja la mirada, se muerde el labio, cierra su puño.
-- Kei – volteo a la puerta, es Shige, me levanto sin pensarlo y voy con él. – vamos a dar un paseo por el internado. Pero antes me acompañas a la biblioteca. – vamos platicando, ya estamos en la biblioteca, Shige esta buscando un libro de derecho y para perder el tiempo yo estoy en los libros de literatura, veo que Yamapi esta con Yamada, están alzando sus cosas, Yamada se va, voy con Yamapi ya me aburrí, pero ¿qué?... me detengo en seco, Ueda se ha acercado a él, están platicando, Yamapi le sonríe pero conozco esa sonrisa, no es nada bueno, terminan de platicar y Yamapi se va. – Kei – Shige me abraza por detrás -- ¿Qué miras?
-- nada, ya lo encontraste.
-- sí, vamos.

{Yamapi}

Acabo de llegar al dormitorio con cajas, pongo una en mi cama, tomo los libros del buro y los introduzco en la caja, todos mis cuadernos y libros los pongo dentro, veo una foto de los dos, por ahora estoy dolido pero no quiero olvidarlo así que la guardo con mis cosas. Dejo eso y saco una maleta, acomodo mi ropa en ella, desconecto mi portátil y guardo todo en la maleta. Me faltan mas cosas libros, deje unos en el escritorio de Ryo, me acerco, los tomo pero de ahí cae un sobre pequeño, de color blanco, lo alzo, lo tengo en mi mano, veo el escritorio, paso un dedo, hay polvo blanco. Se abre la puerta, guardo el sobre.
--Yamapi ¿Qué haces? ¿Por qué hay tantas cajas y una maleta?
-- me cambio de habitación, no quiero estar cerca de ti ni un minuto más. – en un movimiento rápido me lleva contra la pared, me toma de las muñecas, las pega a la pared, se acerca demasiado, coloca su pierna entre las mías rosando mi miembro, se levanta un poco y me besa, tengo la boca cerrada, no dejo que me bese pero comienza a saborear mis labios, a jalarlos con delicadeza, una lagrima corre por mi rostro, me estoy dejando besar. Deja de tener fuerza sobre mí, lo golpeo con mi rodilla en su miembro, cae. – no vuelvas a hacerlo, te lo dije muy claro, no quiero que me toques, no me hables y…
-- Pi, te amo. Mírame – me toma del rostro – te amo, te amo.
-- eres un mentiroso, si me amaras no me hubieras engañado, si me amaras no te seguirías viendo con él aquí, si me amaras no lo besarías y menos frente a mi. A ver Ryo, tú siempre me preguntaste si te quería, si te amaba, pero dime, tú cuando me dijiste te quiero, te amo. Nunca Ryo, nunca. Te odio Ryo, te odio me has lastimado en lo más profundo, y no puedo estar contigo, no quiero estar contigo. – lo dejo ahí parado, viéndome, agarro las cajas y la maleta, abro la puerta, él la cierra.
-- No me dejes, si quieres no te toco, no te hablo pero no me dejes, no te vayas, por favor no te vayas, -- está llorando, se deja caer, esta en el suelo. Lo miro, respiro profundo.
-- esto acabo en el momento que decidiste meterte con Ueda. Me arrepiento de haberte dado una oportunidad porque ahora ni siquiera como amigo te tengo. Cuídate, Adiós. – abro la puerta y salgo, me recargo en ella, las lagrimas quieren salir, respiro y continuo mi camino.

{Ryo}

Se fue, me dejo. Lo perdí, lo perdí. Estoy recargado en la puerta llorando sin parar, podía soportar que no me hablara ni me tocara porque lo veía, porque lo tenía cerca, ahora ni eso. Abren la puerta, me levanto, ha de ser Yamapi, no lo voy a dejar ir, la abro y es Ueda.
--¿Qué haces aquí?
-- a partir de hoy voy a dormir aquí.
-- no, esta habitación es de Yamapi y mía.
-- pero Yamapi me pidió que cambiáramos de habitación y como negarme.
-- eso no es cierto, él no te habla.
-- pero lo hizo, me busco y me pregunto si quería que me viniera contigo, así que acepte. – deja sus cosas en la cama.
-- quítalas de ahí, es la cama de Yamapi. – me mira lo deja en el suelo, comienza a acomodar sus libros – no los pongas, ese mueble es de Yamapi,-- me mira y se va al escritorio, deja su cosas ahí – eso es de Yamapi, no toques nada, este cuarto es de Yamapi.
-- Ryo, entiende amor, Yamapi se fue, esta habitación es nuestra, corazón.
-- No – le grito – no ensucies sus cosas, no toques nada de él – agarro sus cosas y las tiro al suelo, lo que esta en el escritorio paso mi mano con fuerza y rapidez, tiro todo, sus libros todo lo que este en las cosas de Pi, lo agarro a él de los brazos y lo saco de la habitación, cierro la puerta. Ueda golpea la puerta pidiendo que lo deje pasar.

{Shige}

Estoy terminando mi tarea, veo a Koyama que ya se quedo dormido en su cama, la termino y me acerco a él, me subo a en su cama, me pongo sobre él y comienzo a saltar, Kei abre sus ojos todo asustado, me dejo caer en él, lo beso. Saboreo sus labios, introduzco mi lengua en su boca, mis manos bajan a su abdomen y se introducen bajo su playera, lo acaricio, continuo besándolo, muerdo su labio, vuelvo a besarlo, le desabrocho el cinturón, enseguida el pantalón, me subo un poco, lo beso más profundo, y mi mano derecha la meto debajo de su bóxer, lo acaricio, se abre la puerta de golpe, los dos volteamos.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:52 am

Capitulo 17

{Shige}

Tengo mi mano en su miembro, nos quedamos impactados viendo, Yamapi abrió la puerta pero sigue sorprendido y no la cierra. Kei y Yamapi voltean a ver mi mano, la quito de ahí.
--Yamapi cierra – le grita Kei, a lo que Yamapi cierra la puerta, se empieza a reír, y nos mira. Se sienta en mi cama, nos mira, sonríe.
-- vaya, lo que uno ve. – dice sorprendido pero en burla.
--…che Pi, nos diste un susto de aquellos.
-- para que hacen sus cosas.
-- por que no tocas antes de entrar
-- ya sé los interrumpí pero estoy aburrido.
-- nosotros no. –le dice Kei y Yamapi se ríe a carcajadas
-- si ya me di cuenta Kei pero no me voy a ir. O denme ideas que puedo hacer.
-- ¿no tienes clases con Yamada? – le cuestiono.
-- no, se fue a una cita.
-- ah – decimos Kei y yo al mismo tiempo.
-- esta bien me voy, continúen, pongan seguro a la puerta. Los dejo – camina hacia la puerta y sale de la habitación.
-- vamos a cerrar – se levanta Kei y cierra la puerta con seguro, regresa a mi, se pone sobre mí y me besa, saborea mis labios, pasa su lengua sobre ellos y abro la boca, introduce su lengua, sus manos me están acariciando mi trasero, sus besos comienzan a bajar, me esta mordiendo el cuello, me desabrocha el cinturón, me baja el cierre del pantalón, y comienza a introducir su mano bajo mi bóxer. Tocan la puerta, una vez, no hace caso Kei, continúa besándome, tocan cada vez más rápido y fuerte. -- ¿ahora que? – Se levanta algo molesto, me acomodo la ropa, me siento en la cama, Kei abre la puerta -- ¿Yamapi?
-- de verdad estoy aburrido – entra y se sienta en la cama.
-- no, no, no. ¿Qué haces? – Kei lo toma del brazo – estamos ocupados así que adiós, vete.
-- Kei no seas así, ¿Qué voy a hacer?
-- lo que quieras – lo lleva hasta la puerta, -- adiós. – cierra la puerta, le pone seguro, lo tomo del brazo y me lo llevo al baño, le quito rápidamente su camisa, pantalón, todo hasta dejarlo desnudo, lo beso, lo abrazo, acaricio su cuerpo, Kei me quita mi ropa, estamos desnudos y entramos a la regadera, comienza a caer el agua, busco sus labios, me levanto un poco para poder besarlo, me lo llevo contra la pared, introduzco mi lengua en su boca, nuestros miembros se rozan, están creciendo, beso su cuello, sus hombros, su pecho, todo él, sus manos me acarician la espalda, sus manos están en mis pompas, me alza, lo rodeo con mis piernas, me lleva contra una esquina, me introduce un dedo, dejo escapar un gemido, ahora el me muerde el cuello, tan fuerte, ya me dilato, me besa y siento como me penetra, aprieto con fuerza su espalda, empiezan las embestidas, despacio pero van subiendo de intensidad. Cada vez más rápidas, me lleva a los cielos, siento que no puedo más, quiero gritar, quiero
-- ….. AAAAhhhhh KKKKKKeeeeiiiiiiii, más, más – sus embestidas son más rápidas, su mano se dirige a mi miembro y lo masturba a la misma velocidad, estoy fuera de control, lo beso con desesperación y mis manos lo acarician, hasta que me corro en su mano, él se corre enseguida, me abraza fuerte, descansa en mi hombro, lo abrazo, busco sus labios y lo beso.
{Yamapi}

Voy caminando por los pasillos, no tengo nada que hacer, y odio no estar ocupado porque sólo pienso en él, estoy fuera de la puerta de mi antiguo dormitorio, quisiera entrar pero… no, continuo caminando, llego a mi nuevo dormitorio, me siento en mi cama y coloco la portátil en la cama, no lo puedo evitar, me duele pero aun así lo hago, veo fotos de los dos, cuando éramos pareja y amigos, veo el video de esa noche, lo veo completo y no puedo evitar llorar, quiero estar con él, quisiera salir corriendo, llegar y abrazarlo muy fuerte, que nunca se vaya de mi, ¿Por qué lo odio? Porque lo amo, porque me lastimo, porque me engaño, jugo conmigo, pero ¿acaso es sólo él el culpable?, ¿Qué hice mal? ¿En que le falle?, ¿Qué me falto para que me amara?, ¿tengo la culpa de su infidelidad?, ¿Qué encontró en él que a mi me falta? Las personas son infieles por algo, realmente él no me amo, ¿y si sólo fue la calentura y las ganas de tener sexo y no involucro sentimientos? Me siento mal y hasta conmigo, me odio por no ser capaz de hacer que me amará, por no cuidarlo y darle todo mi amor, me odio por amarlo pero ¿por qué no soy capaz de perdonar? Estoy conectado en el Messenger, enseguida que me conecte Maki me saluda, me pregunta que como estoy y que si quiero salir con ella hoy, a lo que respondí que si, quedamos de vernos en el parque, así que me cambio y salgo. Voy caminando por el jardín, veo a Ryo acostado en el pasto, durmiendo, me detengo, me quedo observándolo. Lo necesito, después de ver él video sólo quiero estar con él, mi mente ya no manda y mi cuerpo comienza a moverse hacia él, pero me detengo, Ueda llega corriendo, se pone sobre él y lo besa. Siento que el corazón se ha detenido, no me muevo, sólo miro, Ryo no lo aleja, lo besa, es mejor dejarlo, tengo que continuar con mi vida, él ya encontró a alguien a quien quiere, tengo que dejarlo ir, por su bien y por mi bien. Dejo de verlos, continuo mi camino.

{Ueda}

Yamapi se ha ido, lo vi observando a Ryo y se iba a acerca a él, volteo a ver a Ryo, está dormido, esta perdido, seguramente ha estado consumiendo coca y ya no esta bien. Pero para mi mejor, si hubiera estado despierto me hubiera matado. Levanto a Ryo, empieza a reírse como estúpido, ve un animalito y se sorprende, se burla, lo llevo hasta la habitación, lo dejo en su cama. El efecto no ha de tardar en pasar.
--Ryo, ten – le doy otro sobre de cocaína.
-- Es buena, me hace soñar con él, me hace feliz. – se levanta de la cama, lo observo, se acomoda frente a la mesa, comienza a prepararla, la esta inhalando, comienzo a ver la habitación, aun tiene un olor especial, el olor de Yamapi, me acerco al escritorio de Ryo, veo que hay hojas entre un libro, lo abro, son dibujos hechos con plumones, como de niño pequeño, dice Ryo y Yamapi, hay varios, en la computadora hay un video pausado, Yamapi y Ryo se están besando. Están en un sofá, Ryo sobre Yamapi tomándolo del rostro, Pi lo abraza de la cintura y se besan. Me da coraje, celos, ¿Por qué siendo tan desgraciado encontró a una persona como él? Volteo a verlo, sigue inhalando la coca. Le doy play al video. Ryo le ha cantando una canción, Yamapi le grita que lo ama, y Ryo llega corriendo a él, lo besa y caen en el sofá, le pide que lo repita, Yamapi lo hace y Ryo se lo come a besos, sonríen y se miran tan tiernos, Ryo le dice pervertido a Yamapi por estar grabando, tiene sexo y de nuevo Yamapi le dice que lo ama y siguen, ya no puedo ver más. Pensé que solo Ryo sentía algo por Yamapi, no creí que llegaran a tanto, ni a amarse. Lo odio por tener todo eso, por amarlo y ser amado, lo odio porque es cruel conmigo, lo odio porque por él no es capaz de mirarme, lo odio por confundirme, solo quiero destruirlo pero quiero tenerlo. Quiero ser él para poder estar con él. Me acerco a Ryo, acaba de terminarse la coca, se va a acostar a su cama, me subo en él, lo beso, beso su cuello, su nuez, su boca, no se mueve pero por la droga no tarda en reaccionar, como esa vez que lo drogue y solo así conseguí que me hiciera suyo, por desgracia o por suerte Yamapi nos vio. Le quito su ropa, lo desvisto todo, lo voy besando, me quito mi ropa, me pongo sobre él, lo beso, me toma el rostro.
-- Yamapi – me mira, sus pupilas están dilatadas – te amo Yamapi, te extraño, te amo, bésame Yamapi, Pi te amo – me besa, me dejo llevar, me besa con desesperación, me abraza, dejo de besarlo y lagrimas corren por su rostro. Lo beso, me acomodo sobre él, me siento, tomo su miembro y lo coloco en mi para que me penetre, me dejo caer, aaahhhh esta dentro de mi, me tengo que mover, subir y bajar – Yamapi – no deja de mencionarlo, en todo momento lo nombra, me estoy hartando, lo golpeo en el rostro, hago que me mire -- ¿Pi? – lo beso.

{Yamapi}

Estoy esperando a Maki, estoy viendo mi celular, estoy enfermo lo sé y parece que soy masoquista pero estoy viendo su foto en mi celular, cuando me besaba, hoy lo extraño demasiado, lo deseo y muero por estar con él, pero también me siento morir por verlo con Ueda, con todo el dolor de mi corazón le deseo que sea feliz, tengo que continuar con mi vida, tengo que sanar y buscar mi salvación, ya no quiero llorar, ya perdí la fé, mi corazón ya no quiere continuar. Necesito mi salvación. Ya vi a Maki, viene corriendo, me levanto y voy con ella, la saludo, comenzamos el camino, nos preguntamos como hemos estado, que hemos hecho, como nos va, estamos caminando por el parque, me toma de la mano y vamos a comprar unos algodones de azúcar, compramos dos, uno rosa y otro azul, platicamos de muchas cosas, y nos reímos mucho, llegamos al centro del parque, se oye música, nos acercamos, hay un grupo de chavos bailando, mas bien hay varios grupos. Hay una chica rubia y un hombre de color, están haciendo capoeira.

Es impresionante, estoy sorprendió, es fascinante esa chica, y el hombre no se diga, quiero aprender, me impresiona, terminan y todos aplaudimos, volteo a ver a Maki con una mega sonrisa, agradecen que los hayamos visto y descansan un poco, a lo lejos veo a otro grupo, tomo de la mano a Maki y vamos, nos acercamos. Es tecktonik, comienza un chico a bailar.
--Me acabo de enamorar – dice Maki, la volteo a ver sorprendido -- ¿Qué?, esta súper guapo. Está sabanable – me río, mujeres…, son más ojo alegre que nosotros y más coquetas.

Wow, estoy encantado con los bailes, son increíbles, quiero bailar, algo en mi me mueve, me hace feliz, es impresionante los diferentes bailes que puede haber, quiero aprender. Maki me toma de la mano y nos vamos caminando.
--Maki.
-- ¿mm?
-- ¿Qué es sabanable? – se pone roja, tengo una idea pero quiero que me lo confirme, nunca imagine que una niña tan linda pueda ser tan visual.
-- aahhhh – se ríe, se pone nerviosa -- ¿te lo tengo que decir?
-- sí, si no lo haces me voy a enojar.
-- mmm, jajaja. Es… cuando un hombre esta muy bueno, jajaja… se antoja… que dan ganas de estar con él en las sabanas, cama. – se ríe, pone su rostro en mi pecho, se cubre su cara con las manos, la abrazo.
-- ¿yo soy sabanable?
-- más que eso, eres encamable – nos reímos, ya entendí, me ha hecho el día. Me abraza muy fuerte.

{Ryo}

Estoy despertando, me duela la cabeza, siento pesado mi cuerpo, algo en mi pecho, abro los ojos, esta Ueda en mi cama, desnudo al igual que yo, oh no, de nuevo, ¿cómo es que pasó? No, ¿Por qué no recuerdo nada?, me levanto, voy al baño, tomo una ducha, salgo, Ueda sigue dormido, me visto, termino y tomo un sobre de coca, necesito otro, sin él mi vida no tiene sentido.

{Yamapi}

Me he enamorado del baile, todo me ha encantado, deseo aprender, llegando voy a buscar videos y me voy a poner a ensayar, necesito dinero para el boleto del metro, meto mi mano en la bolsa del pantalón pero que es esto, lo había olvidado, estaba en las cosas de Ryo, lo veo detenidamente, estoy seguro que es droga, ¿Qué pasa contigo Ryo?, algo no anda bien. ¿Estuvo bien que te dejara solo? Bueno estas con Ueda. Tuve una linda tarde, no puedo arruinarla. Continuo caminando, tiro la droga en un bote de basura. Después de una hora he llegado al internado, voy caminando por lo arboles, veo a alguien que camina mal, se va balanceando, choca con un árbol y cae al suelo, es oscuro pero no tanto como para no darse cuenta, voy corriendo hacia él, pero es Ryo, su nariz esta sangrando, me hinco a lado de él, lo limpio pero la sangre no para, noto en su nariz algo blanco, lo toco, su temperatura es elevada, ¿Qué hago? ¿Cómo lo ayudo? ¿Qué se hace en estos casos? ¿Será como cuando estas borracho?, lo levanto, hago que con su brazo rodee mi cuello, con cuidado entramos a los dormitorios cuidando que nadie nos vea, estoy frente a su dormitorio pero seguramente esta Ueda, continuo el camino hasta llegar a mi nuevo dormitorio, Yamada no va a venir a dormir así que no hay problema, entramos, lo llevo directo al baño, lo pongo frente al escusado, introduzco dos de mis dedos en su boca, le provoco el vomito, esta sacando todo, no para de vomitar, me estoy preocupando, la temperatura sigue alta y sangra un poco aun. Termina de vomitar.
--¿Ya mejor Ryo? – no responde, esta como ido. Tomo papel y le limpio la cara, después con agua y jabón se la limpio, seco con una toalla, con papel limpio su nariz, me lo llevo a la cama, le coloco un trapo húmedo en la frente para que disminuya la temperatura. ¿O qué tengo que hacer si no disminuye? Abre los ojos, me toma del rostro.
-- Pi, ¿eres tú?
-- ¿estás bien?
-- sí, porque estas conmigo. -- ¿Qué?, ¿yo?, me lleva a sus labios, nuestros labios se unen, estoy impresionado pero mis ojo


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:53 am

Capitulo 18

{Ryo}

Estoy despertando, la cabeza me duele un poco, siento las cobijas algo pesadas, como si no pudiera moverme, abro los ojos, veo el techo ¿estoy en mi habitación?, volteo a mi izquierda y… ¿es Yamapi? No es un sueño, de verdad él esta durmiendo a lado de mi, en la misma cama, solo que esta sobre las cobijas, boca abajo, con su rostro hacia mi, miro rápidamente la habitación, estamos en la de Yamada, no puedo creerlo Pi esta aquí conmigo, ¿Cómo llegue aquí?, no me importa, sólo me importa verlo, lo observo, el dolor se ha ido, veo su rostro relajado, sus ojos cerrados, quisiera tocarlo pero si lo hago se va a despertar. Mueve un poco sus ojos, cierro los míos, no escucho nada, siento su mano en mi frente, la deja un momento, la quita y la vuelve a poner, después con esa mano acaricia mi cabello, lo acomoda con suavidad una y otra vez, eso me relaja, me dio sueño.
--te amo Ryo – ha sido un susurro a penas pero logre escucharlo, me ama, me quiere, aun le importo, me ama, no me ha olvidado, lo sé, esta enojado, dolido pero es porque me ama, estoy feliz de tenerlo así. Continua con esa caricia, no puedo más, quiero verme de nuevo en sus ojos, abro mis ojos, Yamapi se sorprende, abre demasiado sus ojos, se va a levantar pero lo tomo de la muñeca.
-- quédate, solo así. Solo quédate a mi lado – sus ojos tiemblan, se detiene unos segundos, vuelve a acostarse, me mira a los ojos, yo a él, en un movimiento rápido lo beso, solo ha sido contacto, se impresiona, esta rojo, se va a levantar – no te vayas, si quieres no te toco ni te hablo pero duerme conmigo solo un poco más. – me mira, se acuesta de nuevo, cierra sus ojos, lo observo pero cierro también los míos. Abro mis ojos, he dormido por mucho tiempo, y él sigue a mi lado, esta profundamente dormido. No se fue, no me dejo, me dijo que me ama, me ama, se que estoy sonriendo, yo lo amo y es momento de demostrárselo, tengo que luchar por él. Acerco mi rostro un poco a él, estar muy cerca, sentir su respiración, cierro mis ojos y vuelvo a dormirme.

{Yamapi}

Lo tengo muy cerca de mi, me provoca, quiero besarlo pero no puedo, abro mis ojos, se ha dormido de nuevo, anoche solo me deje besar, me saboreo mis labios de una forma linda, extrañaba su boca, sus ojos, extraño que me toque, extraño estar con él. Hace un momento me robo un beso, no puedo enojarme, fue lindo, verlo a los ojos, verme en ellos. AAAAhhhhh, ¿Qué estoy haciendo? Se supone que lo odio pero quiero… no, es mejor que lo deje. Me levanto de la cama, voy a ducharme, conozco su manía así que pongo seguro, siempre planeaba platicar conmigo mientras me bañaba, muchas veces me vio desnudo, me ponía mal ver la forma en que me observaba. Ya no pienses en eso Yamapi, ya déjalo ir.

{Ryo}

Despierto, ya no esta conmigo en la cama, escucho la ducha, se ha de estar bañando, observo la habitación sin levantarme, se abre la puerta del baño, sale en toalla, ¿me esta provocando?
--Si quieres ve a bañarte, se hace tarde para ir a clases.
-- ¿pero el uniforme?
-- te puedo prestar ropa, te va a quedar algo grande, o ¿te quieres ir a tu habitación?
-- no, préstame tu ropa, me esperas, no te vayas sin mi. – asiente, me da un uniforme, él siempre tiene varios porque es un desastre y nunca lo tiene limpio, voy al baño, me ducho rápido con miedo a que me deje, salgo del baño en toalla, Pi esta peinándose, me visto, él se sienta frente a la portátil, termino de vestirme, si me quedo algo grande pero no importa. Me arreglo. – Yamapi, ¿puedo usar tu perfume? – asiente, me lo coloco, volteo a ver lo que hace, esta viendo videos. -- ¿nos vamos?
-- sí. – Apaga la computadora, toma su mochila y salimos -- ¿vas a ir por tu mochila?
-- no, me voy contigo al salón. – vamos caminando, no hablamos nada, siento a Yamapi algo nervioso y yo también lo estoy de repente me mira, nuestras miradas se cruzan, bajamos la mirada.
-- ¿no te preguntas como es que amaneciste en mi dormitorio? ¿Recuerdas lo que paso?
-- no, y no me interesa, sólo importa que desperté a tu lado. – se queda callado, sé que soy directo, no… jajaja, parece que lo estoy ligando.
-- Ryo ¿estas consumiendo drogas? – eso me paraliza, me detengo, voltea a verme, estoy sorprendido, ¿Cómo sabe?
-- ¡¡Que milagro!! – Grita Kei, volteamos, esta justo detrás de nosotros -- ¿y porque están juntos? ¿Ya se arreglaron?
-- no – responde Pi, siendo algo cortante. – solo hablabamos.
-- ooohhhh, -- entramos al salón, me siento a lado de él, estoy impactado por su pregunta, no me la esperaba, pero eso no arruina mi felicidad, estoy usando su ropa, use su perfume, dormí a su lado, lo bese, de piquito pero le robe un beso, lo volví a ver a los ojos, a sentir sus caricias y sobretodo me dijo que me ama. No pongo atención, Kei ha dicho algo y Yamapi se ríe, extrañaba su sonrisa, la plática se hace de los tres, no voltea a verme, pero me siento dentro de la conversación, siento que aunque no me vea sabe que estoy con él. Han pasado las clases, acaba de terminar la última.
-- me voy, tengo clases con Yamada. – toma sus cosas y se va.
-- yo tengo cosas que hacer, nos vemos Ryo. – se levanta Kei, ya sé que cosas tiene que hacer, seguramente con Kato. Me levanto y salgo del salón, voy caminando, me encuentro a Ueda viéndome, me observa de pies a cabeza.
-- ¿Por qué no llegaste a dormir?
-- si te digo que no tengo la menor idea.
-- mientes, ¿y esa ropa?
-- me la prestaron.
-- ¿es de él verdad? Hueles a él.
-- ¿si? Soy muy feliz. Sabes que me haría muchísimo más feliz, no verte la cara todos los días. – lo dejo, me voy caminando, veo su expresión de odio, no me interesa.

{Yamapi}

Estoy en el sanitario, me estoy lavando las manos, por el espejo veo que llega Ueda con Massu, se quedan en la puerta, Ueda me dirige una mirada, pero continúa en su plática.
--Sí Massu, ayer fue la mejor tarde de todas, Ryo me dijo que me ama, me canto una canción y me hizo unos dibujos, donde según éramos él y yo, me dio mucha pena, no sé es tan lindo, haciendo ese tipo de cosas wow, la canción decía que cuanto espacio debería dejarme, que tanto podría amarme
-- ¿de verdad?, no me imagino a Ryo haciendo eso – no los volteo a ver, solo escucho, me estoy enojando, Ueda parece que sube su volumen de voz.
-- y no sabes Massu, te voy a contar pero no le digas a nadie, ayer me hizo suyo, -- no puedo evitarlo, lo volteo a ver por el espejo – cuando me penetraba me decía que me ama. Anoche no llego a dormir, me dijo que se la paso afuera pensando en mí, que no puede creer que sea tan feliz, que soy toda su vida y sin mi no podría vivir. – estoy molesto, me miro al espejo, veo que entran. – Ah, Yamashita, no sabia que estabas aquí. Y ¿Cómo has estado?
-- de maravilla, muy feliz
-- me alegro, yo estoy enamorado y me ama.
-- ooohhhh, que revelaciones. – Le sonrío -- nos vemos – salgo del sanitario. Lo odio, parece que disfruta diciéndome todo eso, no sé porque pero no dudo de sus palabras, le cantó la misma canción que a mí pero a él le dice que lo ama. Lo odio, lo odio. Ahora estoy mucho más seguro de que quiere molestarme pero le va a salir al revés, no me voy a dejar Ueda, muy feliz ¿Eh? Ahora va mi parte. Voy caminando, voy buscando a Kei, lo encuentro jugando en las canchas, me acerco a él, le pido hablar a solas. Estamos en las gradas, solos. – Kei, te pido un favor pero no le digas a nadie. – Asiente – ayúdame a regresar a mi dormitorio. – sonríe.
-- ¿lo vas a perdonar?
-- no, pero creo que Ryo tiene problemas con la droga, ayer lo encontré pasado, estaba mal, y antes había visto droga en la habitación.
-- ¿desde cuando?
-- no lo sé, pero siento que Ueda tiene algo que ver.
-- ¿Cómo crees?
-- desde que habla con él, Ryo ha estado diferente.
-- ¿y porque no solo regresas y ya?
-- no quiero que sepa que lo hago porque yo quiero, habla con tu papá y que hagan que regrese a mi dormitorio, que digan que esta prohibido cambiarse. Por favor Kei, quiero ayudarlo pero no le digas nada. – si quiero ayudarlo y así también podre molestar a Ueda.

{Shige}

Estoy en el dormitorio, frente a la portátil, estoy haciendo un ensayo, se abre la puerta, es Kei, lo volteo a ver, le sonrío, continuo con mi tarea, siento que sus brazos me rodea, esta detrás de mi, me besa el cuello, me muerde el lóbulo, sus manos están bajando hasta mi playera, me la esta subiendo.
--Kei, espera tengo tarea – me besa en la boca, me sigue subiendo la playera, interrumpe el beso, me quita la playera, se sienta en mis piernas frente a mi, me besa, sus manos comienzan a bajar, desabrocha mi cinturón, mi pantalón, baja su mano – AAAAhhhh – lo acaricia sobre el bóxer, me esta mordiendo el cuello, voy a quitarle su playera pero me toma las manos, las coloca detrás de mí, continua besándome el cuello, mordiéndolo, me suelta las muñecas, sus manos están sobre mi pantalón, se levanta, me quita el pantalón, se vuelve a sentar en mi, me besa, introduce su lengua, me acaricia el cuerpo, me acaricia mi miembro bajo el bóxer, en un movimiento rápido le quito su playera, Kei se levanta, me quita los bóxers, yo le bajo el pantalón con todo y bóxer, me carga, rodeo su cintura con mis piernas, me lleva hasta la cama, me acuesta, él sobre mi y sin más juegos me penetra, sin dilatarme, -- Ahhhhh--- enseguida me besa, ha dolido, sus embestidas son cada vez más rápidas, con su mano me esta masturbando al mismo tiempo, cada vez es más rápido, más y más, me muerde mi cuello, me besa desesperadamente, me jala el labio, me muerde y en eso se corre dentro de mi, enseguida yo en su mano. Estamos tranquilizándonos, sale de mi con cuidado, se queda acostado sobre mi, con su mano acaricia mi pecho, como dando golpecitos, y su mano va bajando, me sonríe y la vuelve a subir, acacia mi cuello, me mira a los ojos, no dice nada pero puedo sentirlo, me acaricia el cabello, me besa toda la cara. Me jala mi labio, lo muerde, continua con sus besos, bajando por todo mi cuerpo, va bajando hasta llegar a mi miembro, lo besa, pasa su lengua por la punta, agarro las sabanas, las aprieto, me muerdo el labio, comienza a introducirlo en su boca, despacio succiona, cada vez lo hace más intensamente, no ya, comienza a sonar mi celular, Kei sigue en lo suyo y yo no tengo cabeza para más, me vuelve loco, estoy más que… Aaahhh, ya… me corro en su boca, se lo traga. El celular sigue sonando, él lo toma y me lo da, se acuesta en mi pecho, antes de contestar tengo que calmar mi respiración, es Aya, contesto.
-- Hola, ¿Qué paso?
-- hola, Shige, ven a verme.
-- no puedo, estoy en el internado. No puedo salir.
-- pero hace un mes te escapaste para venir conmigo, ¿Por qué ahora no?
-- esa vez tuve suerte, de verdad no puedo.
-- Shige, ven a verme.
-- hare lo posible, -- Kei esta dormido en mi pecho, acaricio su cabello – sabes que, voy ir a verte, tenemos que hablar, creo que es mejor que ter…
-- estoy embaraza.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:55 am

Capitulo 19

{Shige}

-- estoy embaraza. --terminando de escucharla cuelgo, apago el celular, me he quedado frio, ¿cómo que embarazada eso no puede ser?
-- ¿Qué pasa Shige? – me besa, le sonrío.
-- nada – lo tomo del rostro y lo beso, se acuesta en mi pecho, le acaricio su cabello, se queda dormido. Necesito ver a Aya, mañana me escapare. No puede estar embarazada, es imposible.

{Ueda}

Ya es noche, estamos en la habitación, Ryo se esta bañando, yo estoy en mi cama, no puedo dejar de ver su escritorio, ha acomodado la ropa de Yamapi ahí, me levanto, me dirijo a ella. Observo todo, me han dicho que hoy estuvieron juntos, que no hablaban pero estaban juntos, por eso fui a molestar a Yamapi, no puede regresar con él, no lo voy a permitir, él merece algo mejor, me merece a mí. Odio no saber lo que piensa, no saber si lo lastimo o no. Observo su ropa, tomo su saco, lo acerco a mi rostro, percibo su olor, me quedo ciertos segundos así, cierro mis ojos. La alejo de mí y la aviento, tomo toda su ropa y la tiro, la piso, lo odio.
--Deja ahí – me avienta Ryo, caigo en la cama, levanta con rapidez todo. -- ¿Qué te sucede?
-- déjalo ya Ryo, él no te quiere, te odia.
-- eso es mentira, me ama. Él me ama y yo lo amo. – se lleva la ropa, la acomoda. Acaricia la ropa, estoy furioso, no quiero que la toque, no quiero que este con él, me levanto, lo tomo del brazo, lo aviento, lo llevo contra la pared, tomo su rostro, lo beso, no me deja besarlo, siento su boca rechazándome, intenta separarme pero no puede, me golpea en el estomago, caigo. – no vuelvas a ponerme una mano encima, no me gustas, lárgate. – sale de la habitación, me espero un poco a que mi respiración se calme, me levanto y salgo a buscarlo. Estoy recorriendo todo el lugar, no hay nada, siempre esta afuera, voy al bosque, no esta, entro a los dormitorios, voy por el pasillo, veo a Yamapi hablando por celular, se mueve de un lado a otro. Esta sonriendo y se escucha muy animado.
-- ¿de vedad?... ¿Cuándo?... sí yo también me la pase increíble, me encanto el baile… no lo sé, voy a hacer lo posible por ir mañana,… si, me escapare por unas horas,… si me interesa, he estado viendo videos, jajaja… ¿de donde aprendes esas palabras?... sí claro, de tus amigas ¿aja?... seguramente las usas con todos… jajaja… ¿solo conmigo?, descansa, te veo mañana. Voy por ti al colegio, besos… Bye. – cuelga, se va caminando, no me ha visto. ¿Con quien hablaba?

{Koyama}

Cuando desperté Shige ya se había ido, se que era tarde pero ¿Por qué no me despertó?, algo pasa, desde ayer cuando recibió la llamada. Entra Yamapi muy emocionado, es raro verlo tan feliz desde que se enojo con Ryo.
--¿y a ti que te pasa?
-- recuerdas que te platique que salí con Maki, y vi unos bailes muy padre, ayer me hablo Maki y me dijo que hay una escuela de baile, voy ir a ver eso hoy.
-- ¿Cómo? ¿Te irías del internado?
-- no Kei, solo quiero aprender a bailar, creo que ahí puedes sacar todo tu sentimiento, no lo sé, estoy feliz. ¿Y a ti que te pasa?
-- algo pasa con Shige, desde ayer que recibió una llamada ha estado algo frio, distante, no sé que le ocurre.
-- ¿pregúntale?
-- no, si no me quiso decir es por algo.
-- mejor pregúntale, no puedes dudar de él, no lo dejes ir, lo importante en una relación es la comunicación. – mejor ni pregunto como lo sabe, es obvio que lo dice por él -- ¿lo amas?
-- eso creo.
-- entonces ayúdalo en lo que tenga. – entra Ryo.
-- hola, ¿Cómo están?
-- hola Ryo – mira directo a Yamapi, se sienta a su lado, platicamos de cosas sin sentido, Yamapi apenas lo mira, esta nervioso más que enojado.
-- me tengo que ir, los veo después. – Ryo lo observa, Yamapi sale del salón.
-- Ryo, ¿desde cuando Ueda duerme contigo?
-- desde hace una semana supongo, dice que Yamapi lo busco para cambiar dormitorio.
-- ¿si?, yo vi a Ueda que fue a buscar a Yamapi a la biblioteca y estuvieron hablando.
-- no lo sabia, entonces fue Ueda.
-- oye Ryo, y porque estas con Ueda, ¿son novios?
-- no, para nada.
-- entonces ¿Por qué lo besas? ¿Por qué te acostaste con él?
-- me besa él, me toma por sorpresa y no se porque me acosté con él. Te juro que no lo sé.
-- ¿Cuántas veces?
-- dos, pero no sé como sucedió, cuando reacciono estoy con él.
-- Ryo, ¿estas consumiendo algo?
-- ¿Por qué lo preguntas?
-- porque no recuerdas nada, ¿Cómo es que tienes sexo y no lo recuerdas? – se queda pensativo.
-- podría ser.
-- ¿Qué?
-- nada, me voy. – se levanta y me deja solo. Me voy, voy caminando por el bosque, veo a Shige, va con un gorro, y vestido de negro, ¿A dónde va?

{Yamapi}

Estoy esperando a Maki, estoy fuera de su colegio, sale, me mira, y me sonríe, viene corriendo hacia mí, me saluda. Tomo su mochila y me la pongo, ella me mira con una hermosa sonrisa, me toma la mano.
--Ten Yamapi, es el folleto que te dije, están dando clases y también hay un casting para una obra de danza aérea. ¿Y si haces la prueba?
-- no Maki, como crees, eso es para profesionales.
-- si pero es una pequeña empresa y reciben a cualquiera.
-- no, solo me interesa aprender jajaja. – veo el folleto, me agrada la idea, ahora mismo vamos a preguntar por las clases, vamos a cruzar la calle.
-- Yamapi, -- volteo a verla – mira, -- detrás de ella saca un chocolate, no me gustan pero no se lo puedo decir, tiene un mensaje, dice “eres increíble”, enseguida me da un beso en la mejilla, cerca del labio, se levanto en puntitas, solo le sonrío, volteo a mi derecha y Ueda esta a la mitad de la avenida viéndonos, esta pasando la gente pero él no se mueve.

{Ueda}

Me ha visto, se me quedo viendo, aun me ve, siento mi corazón muy acelerado, la gente termina de pasar, ¿Por qué no me muevo?, viene hacia mi, corriendo, ¿me va a pegar? Me tocamos hombros y los dos caemos por lo rápido que venia corriendo, los autos pasan a alta velocidad. ¿Me salvo? Se recarga en mi hombro, se levanta.
--¿Qué hacías parado como idiota ahí? – sigo en el piso, la chica se acerca. Me levanto.
-- ¿es tu novia?
-- no. Es mi amiga.
-- si claro. Y si te digo que no te creo
-- y si te contesto que no me importa – me mira directo a los ojos. – Maki, -- voltea a verla – vámonos. – la toma de la mano y se van caminando. Los observo, ella voltea a verme, pero continúa caminando a lado de él. Tomo la cámara y capturo el momento.

{Shige}

Estoy fuera de su casa, esperando a que salga. Aya abre la puerta, se acerca a mí y nos alejamos de la casa, estamos en la esquina, ella tiene sus brazos cruzados, yo los tengo en los bolsillos.
--Shige – me va a besar, me alejo. – tenemos que hablar.
-- sí, explícame, ¿Cómo que estas embarazada? Pero hace cerca de dos meses que no pasa nada.
-- tengo un mes dos semanas de embarazo. Shige, fue de la última vez.
-- tenemos que pensar en una solución.
-- el matrimonio.
-- no. No me voy a casar, tengo metas, un futuro.
-- yo también, tengo metas pero me has arruinado mi futuro.
-- porque no mejor lo…
-- ¿abortar?, que fácil es para ti Shige, pero no lo voy a hacer. Es mi cuerpo y yo decido. Shige, no mates a tu hijo.
-- cállate, Aya, no… no quiero. Puedo darte dinero para el aborto, te acompaño, lo que quieras.
-- quiero que te cases conmigo.
-- eso no.
-- entonces si no te casas conmigo no va a haber bebe ni Aya nunca más. Decide. – se acomoda su suéter y se aleja, entra a su casa. ¿Eso es una amenaza? Doy media vuelta y…
-- Kei – esta recargado en la pared, casi detrás de mi estaba. -- ¿Qué haces aquí?
-- Aya esta embarazada.
-- sí, eso parece. – no dice nada, me mira pero después ya no, baja la mirada. Lo abrazo, rodeo su cintura con mis brazos, mi rostro esta en su pecho, lo abrazo fuerte – No me dejes Kei. – siento sus manos en mi espalda, me abraza.
-- no lo voy a hacer, no te voy a dejar. Ella fue antes que yo. – me toma del rostro, me besa, se separa, su mirada se dirige hacia enfrente, volteo pero no hay nada.
-- ¿Qué pasa?
-- me pareció ver a alguien, pero no hay nadie.
-- ya alucinas, la edad te esta afectando.
-- cállate – me toma del rostro, me besa, nos vamos caminando, empieza a bromear y el problema de Aya se me olvida.

{Ryo}

Hoy no he visto a Yamapi, solo en las clases, y no esta con Yamada, tal vez este en su habitación, voy a mi dormitorio, entro, en mi escritorio veo cosas, me acerco, hay fotografías esparcidas por todo mi escritorio, es Yamapi con esa chica, el corazón se me hace pequeño, él la toma de la mano, le ayuda con sus cosas, ella lo besa. ¿Yamapi ya no me quiere? Esta con otra, ¿yo que soy para él? Me olvido, lo perdí. Se viene a mi mente sus palabras y su mirada de dolor:
-- eres un mentiroso, si me amaras no me hubieras engañado, si me amaras no te seguirías viendo con él aquí, si me amaras no lo besarías y menos frente a mi. A ver Ryo, tú siempre me preguntaste si te quería, si te amaba, pero dime, tú cuando me dijiste te quiero, te amo. Nunca Ryo, nunca. Te odio Ryo, te odio me has lastimado en lo más profundo, y no puedo estar contigo, no quiero estar contigo…
-- No me dejes, si quieres no te toco, no te hablo pero no me dejes, no te vayas, por favor no te vayas.
-- esto acabo en el momento que decidiste meterte con Ueda. Me arrepiento de haberte dado una oportunidad porque ahora ni siquiera como amigo te tengo. Cuídate, Adiós.
No puedo con este dolor, me olvido, me odia, ya no esta conmigo, tomo las fotografías y las rompo a la mitad, siento que la odio por estar con él, por hacer que me olvide, la odio. Me odio, quiero estar con él, ¿Por qué me lo quistaste? ¿Por qué lo aleje de mi? Ya casi no quedan fotos en el escritorio, tomo una y debajo de ella hay 5 sobres de coca, abro uno, la preparo y comienzo a inhalarla.

{Yamapi}

Ya es noche, voy llegando al internado, entro por el hoyo, estoy caminando entre los arboles, me inscribí en el casting, las clases no puedo ir porque estoy en el internado, me es imposible, puedo escaparme un día pero no toda la semana. No se como me convenció Maki pero me inscribí. Me voy acercando al edificio y veo una ambulancia, siento una opresión en mi pecho, corro con rapidez, me acerco, me encuentro a Kei.
--Kei ¿Qué pasó? – no me responde, miro a la entrada del edificio y vienen los paramédicos con una camilla, me acerco, es Ryo. – Ryo, Ryo. – me acerco, me piden que me aleje pero no puedo -- ¿quiero ir con él? ¿Puedo ir con él? – miro al prefecto, me permite ir con él. Me subo a la ambulancia, lo están atendiendo, tomo su mano.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:57 am

Capitulo 20

{Yamapi}

Estoy en la sala de espera, solo de recordar lo sucedido en la ambulancia las lagrimas corren por mi rostro, Ryo iba temblando, como convulsiones y tenia espuma en la boca, de momentos vomitaba y lo ponían de lado. Hubo un momento crítico cuando los paramédicos lo estaban atendiendo, me tuve que ir al final de la ambulancia, por la puerta, estuvo a nada de tener un paro al corazón. Le han hecho un lavado, una desintoxicación, estoy con un profesor que vino a acompañarnos porque sus padres no están en el país. Se acerca el medico a nosotros.
--el joven Nishikido consumió un exceso de estimulantes, se encontró cocaína en su cuerpo, l parecer la inhalo y se la inyecto. A parte se nota que tuvo perdida de peso en este tiempo y eso provoco en parte la sobredosis, al igual que por las razones que lo estuviera haciendo, la depresión afecta.
-- pero ¿está bien? – pregunto el profesor
-- por el momento sí, se dará de alta en la tarde. -- el doctor se va, el profesor me voltea a ver.
-- ¿Qué sucedió Yamashita?
-- no lo sé.
-- compartes habitación con él.
-- no, hace cerca de dos semanas que no.
-- ¿Dónde estabas cuando sucedió?
-- estaba por… el bosque, me quede dormido ahí.
-- esto puede causar la expulsión de Ryo.
-- no, eso no. No puede hacer eso. Su papá no lo va a permitir.
-- tranquilo, pero eso se decidirá en una junta. Yamashita, ve al internado, trae ropa para él. – asiento y salgo del hospital, no se puede ir, no quiero estar lejos de él, sentí que lo perdía, ¿Por qué Ryo? ¿Qué pasa por tu mente para hacer eso? Llego al internado, me encuentro a Kei con Shige fuera de los dormitorios.
-- ¿Cómo esta?
-- ya bien, tuvo una sobredosis. ¿Qué paso Kei?
-- me lo encontré en los pasillos, dijo que iba a buscarte pero no sabia que onda, no ubicaba las cosas ni sabia por donde caminar.
-- estaba desorientado – comenta Shige.
-- de repente cayo, y no reaccionaba pero empezaron las convulsiones y hablamos a una ambulancia.
-- tengo que ir por ropa.
-- te acompañamos. – entramos al dormitorio, esta hecho un desastre, cosas tiradas, rotas, me acerco al closet, veo el escritorio, hay fotografías mías con Maki, están rotas y esparcidas por todo el lugar, en el piso.
-- ¿será por esto que se drogo? – volteo, Kei tiene una foto de Maki dándome un beso, pero fue en la mejilla, aquí se ve como si fuera en la boca. Me siento culpable -- ¿Quién hizo esto?
-- yo sé quien fue – digo mientras tomo unas fotografías, salgo de ahí, me voy directo al gimnasio, veo a Ueda me acerco a él, me mira, coloco mi brazo contra su pecho y lo llevo contra la pared -- ¿Por qué lo hiciste?
-- ¿hacer que?
-- le enseñaste las fotografías. ¿Por qué lo haces? – me acerco más a él, me mira directo a los ojos
-- para que se de cuenta que ya tienes novia
-- ella no es mi novia, es una amiga.
-- como quieras – me sonríe, y sigue mirándome a los ojos, me molesta esta actitud, me acerco más a él, haciendo presión en su pecho, suelta un quejido de dolor, no deja de mirarme.
-- eres un desgraciado, se nota que lo quieres, cuando amas no haces eso, lo dejas ser feliz con quien él quiera, -- no me mira a los ojos, ¿me esta mirando los labios? – ¿me estas oyendo? – me mira a los ojos.
-- como digas. – no deja de mirarme, lo suelto.
-- aléjate de Ryo. – comienzo a caminar.
-- no te equivoques Yamashita, Ryo no es para ti.
-- te vale. – le aviento las fotografías, salgo caminando. Paso de nuevo al dormitorio, tomo las cosas de Ryo y salgo. Kei y Shige estuvieron detrás de mí todo el tiempo, vieron la “discusión” con Ueda. – Kei, hazme un favor. Saca las cosas de Ueda y trae las mía de vuelta, dile que así lo pidió el prefecto. Has que se largue de esta habitación. Me voy, cualquier cosa márcame.

{Koyama}

Yamapi se fue, estamos en la habitación de Ryo limpiando todo, Shige se queda quieto.
--¿Por qué fue a buscar a Ueda?
-- no lo sé, quizás porque comparten habitación.
-- pero por qué discutieron, Ueda es un buen chico.
-- ¿no te lo he dicho Shige?
-- ¿decirme que?
-- Yamapi y Ryo eran novios pero Yamapi encontró a Ryo con Ueda teniendo relaciones en su cama.
-- oh – su rostro es de sorpresa – fue cuando dejaron de hablarse.
-- sí, no sé que pensar de Ueda, pero Yamapi tiene razón, si tanto le decía a Yamapi que era feliz con Ryo por que le mostro esas fotografías. Solo quiere molestar o esta ardido porque Ryo ama a Pi. – suena su celular. Contesta.
-- Mamá… -- se aleja un poco, esta hablando, yo limpio y acomodo todo, en eso llega Ueda.
-- ¿Qué están haciendo en mi habitación?
-- lo siento Ueda pero te tienes que ir.
-- no, Ryo me pidió estar con él
-- deja de mentir, a Ryo le dijiste que Yamapi te dio la habitación.
-- es mi habitación.
-- no te puedes quedar aquí Ueda, no es tu habitación.
-- pero ahora lo es, lárguense.
-- Ueda Tatsuya– volteamos, es el prefecto. – esta prohibido cambiarse de dormitorio, haga favor de regresar al suyo, necesita ayuda.
-- estas son sus cosas – le muestro al prefecto, toma las cajas, Ueda me mira con rencor. Su mirada da miedo, me da escalofríos. Se llevan todas sus cosas y sale. Se acerca Shige. -- ¿Qué pasa?
-- Aya hablo con mis padres, quieren verme, tengo que ir mañana a una cena. – no se que decir, esto esta fuera de mi alcance, si me dan celos, me molesta saber que la va a ver – Kei, acompáñame. – lo miro sorprendido.

{Yamapi}

Acabo de llegar al hospital, me acerco al profesor. Nos permiten entrar, Ryo esta sentado, recargado en la almohada, me mira y baja la mirada, la desvía, el doctor le pide al profesor ir a su oficina, nos dejan solos. No me mira, ¿esta molesto por las fotos?
--¿Por qué…
-- no hables, no quiero escucharte, ni verte. – me he impactado, ahora él es el digno, el herido.
-- ¿a que viene eso? Yo no te hice nada.
-- no pienso escucharte.
-- te refieres a las fotos, ella…
-- Vete. No me siento bien. – se acuesta y se tapa.
-- muy bien – respondo, enseguida salgo de la habitación, me castra, me fastidia esa actitud, me duele que me rechace, que no quiera verme.

{Ryo}

Se fue sin discutir ni una sola vez más, él ha encontrado a alguien y yo solo le estoy estorbando, ella se ve dulce y que lo quiere, pero estoy molesto, siento como si me estuviera engañando, yo escuche cuando me dijo que me amaba y me encuentro con esto. Se abre la puerta, volteo, es él, me mira molesto, esta enojado, y eso me hace sentir peor.
--que te cambies. – me deja la ropa en la cama.
-- salte – lo hace sin contestar, escucho la puerta cerrarse. Ya me dan de alta, vamos en el auto del profesor. Me hace la platica, quiere que este mejor pero estoy muy molesto y triste, Yamapi no me mira, va a mi lado, viendo por la ventanilla, yo hago lo mismo pero se refleja en ella.
-- lo bueno es que Yamashita se vino contigo en la ambulancia – lo volteo a ver, Yamapi me mira, pero enseguida regresa a ver por la ventanilla, yo hago lo mismo -- ¿están molestos? – no respondemos. Llegamos al internado, al dormitorio, entramos pero Yamapi entra conmigo.
-- ¿Qué haces aquí? Vete.
-- no, este es mi dormitorio – observo todo, están sus cosas, regreso, ¿Por qué ahora que decidí dejarlo ser feliz con ella? Estamos acomodando nuestras cosas, me mira, siento su mirada. -- ¿desde cuando?
-- te dije que no quiero hablarte.
-- no me interesa, vamos a hablar. – Me toma del brazo, me lleva contra la pared -- ¿desde cuando? – me voy a separar pero coloca su mano en mi hombro y aplica fuerza, no puedo moverme -- ¿Cuándo?
-- desde que terminamos
-- no seas mentiroso, fue desde antes. Recuerda que la vi.
-- ese día no la consumí, me la había dado pero no lo hice hasta que me dejaste.
-- me lo estas reclamando, estas diciendo que fue mi culpa.
-- no, ya lo sé, todo es mi culpa. Ya déjame, vive tu vida. Dejemos todo en el pasado, hasta nuestra amistad.
-- ¿a que se debe tu cambio? ¿A las fotos que Ueda te mostro?
-- ya tienes novia ¿no?
-- no, es solo mi amiga.
-- se están besando en la fotografía.
-- no es así, fue un beso en la mejilla. Solo eso. Pero mejor cállate, porque no te va hacer esas escenas. – Deja de poner fuerza, ahora esta molesto – yo te encontré con otro en mi cama, teniendo sexo. Me dolió en el alma Ryo, yo te amaba, te quería demasiado y fue como mi muerte. Te odie, me lastimaste.
-- ¿me amabas?, ósea ya no. Por eso te fuiste con ella, ya te enamoro. Sabes que me alegro, todo quedo aquí, tú y yo como si no fuéramos nada, ni amigos ni nada, nos odiamos y cada quien su vida.
-- estoy de acuerdo, pediré el cambio de habitación.
-- cuanto antes mejor.
-- perfecto – lo he perdido, esta regresando sus cosas a su maleta, no puedo con esto, voy a llorar, es el adiós definitivo, voy al buro, tomo algo y me dirijo al baño, pero en eso siento su mano en mi brazo, me jala, me avienta a la cama, se pone sobre mi, sus manos están en mis muñecas haciendo presión, mi corazón late tan rápido que parece salirse de mi pecho, lo miro, desciende a mis labios, me besa, estoy tratando de poner resistencia, pero coloca su rodilla cerca de mi miembro, sus labios me saborean con suavidad, me voy dejando llevar, respondo su beso, saboreo sus labios, paso mi lengua por sus labios, como pidiendo permiso, abre su boca e introduzco mi lengua, me suelta de las muñecas, sus manos están en mi rostro, mis manos las coloco en su espalda, lo abrazo hacia mi, tan fuerte que cae sobre mí, pero no interrumpe el beso. Lo necesito, nuestros besos son desesperados, sus manos abandonan mi rostro, y van bajando hasta llegar al abdomen, las coloca debajo de la playera, yo voy bajando mis manos y tomo su playera, se la subo, se la quito, enseguida el me quita la mía, nos besamos, quedo sentado y él hincado sobre mi, nos dejamos de besar, beso su cuello, su pecho, todo lo que esta cerca de mi, su barbilla, él me acaricia la espalda, después su mano la coloca en mi cuello y me besa apasionadamente, como si nuestras vidas se fueran en eso, me va acostando en la cama, su mano va recorriendo mi pecho, no deja de besarme, su mano esta recordando cada parte de mi, me acaricia con delicadeza, mis manos se pasan a su pecho, lo acaricio de la forma que él lo hace, me besa el cuello, lo muerde, comienza su camino de besos, siento como me va besando, mis manos se dirigen a su pantalón, le desabrocho el cinturón y el pantalón, Pi hace lo mismo, me besa en la boca, siento sus manos peleando con pants, no puede zafarlo, no puedo evitar reírme, el beso se interrumpe pero él también se ríe, nos miramos a los ojos y nos reímos, lo beso, nos vamos levantando, sus manos lo siguen intentando, dejo de besarlo y le ayudo, los dos estamos mirando, ya por fin lo logro, me baja el pants, y yo le bajo los pantalones, regresa a besarme, me acuesta en la cama, lo abrazo, acaricio su espalda, esa línea que me encanta, sus pompas, beso su cuello, sus ojos, su nariz, su frente, todo, muerdo su oreja, nuestros besos se convierten en desesperados, y nuestras manos se mueven al mismo tiempo, nos quitamos los bóxers, abro las piernas, lo beso en el cuello, lo muerdo, pone uno de sus dedos por mi boca.
-- no. Entra así, ya quiero ser tuyo. – Me besa con pasión, me vuelve loco, estoy en otro mundo, me penetra, mi grito se queda en su boca, sus embestidas inician despacio pero van subiendo de intensidad, su mano esta masturbándome, -- AAhhhh – no puedo evitarlo, lo necesitaba, lo deseaba, pensé que jamás estaría de nuevo con él – Pi… te amo – me mira a los ojos, me besa.
-- te amo Ryo – me dice mientras me besa – te amo. – las embestidas son cada vez más rápidas, continuamos diciéndonos cuanto nos queremos y deseábamos, pidiendo que nunca termine, se corre dentro de mi y yo en su mano. Sale de mí con cuidado. Se queda sobre mi, me besa con ternura, coloca su mano en mi cuello, duramos bastante besándonos de esa forma, sin introducir la lengua solo saboreando nuestros labios, con los ojos cerrados, sintiéndome en las nubes, me besa el rostro, me muerde en mi lunar. Me acaricia mi brazo, sube y baja su mano con delicadeza, ahora me acaricia el pecho y la cintura. – mira como te has puesto eh, necesitabas ya hacer ejercicio conmigo. – me río. Lo beso. Me sigue tocando, -- ya tienes pancita, mira, -- me da ligeros pellizcos, me causa cosquillas.
-- ya déjame, me haces cosquillas, te voy a pegar eh.
-- ah sí, inténtalo. A ver que tal tu condición física. – lo golpeo con el puño cerrado, en la cara, levemente. – ah sí, ahora yo. – me da en el rostro. Comenzamos a jugar, nos levantamos, nos quedamos hincados en la cama, dándonos golpes por todas partes, en una de esas, quedo sobre él. Lo beso, comenzamos otra ronda pero ahora yo lo penetro, me dice que me ama y yo le respondo que lo amo, hemos estado así, ya llevamos como 8 veces, nos estamos turnando, son cerca de las 3 de la madrugada. Entre cada una jugamos a luchas o nos acariciamos y besamos tiernamente. Ahora me esta abrazando, estoy en su pecho, acaricia mi espalda. – olvidemos todo Ryo, como si nunca hubiéramos terminado, que nunca te vi con él, lo borrare de mi mente pero prométeme no volver a hacerlo, y deja las drogas, permíteme estar contigo, sólo así lo hare. Promételo.
-- te lo prometo Yamapi, no habrá nunca otra persona en mi corazón y mi mente, y no me dejes, ayúdame a superar todo. Te amo.
-- yo también te amo odioso. – hace que nos giremos, queda sobre mi, me besa, aquí vamos de nuevo, él me penetra, estamos en eso, su mano me masturba, se ha quedado quieto. – aaahhhh, duele. – empieza a grita.
-- ¿Qué pasa?
-- me dio un calambre en la pierna. – se queja del dolor, se dibuja una sonrisa en mi rostro.
-- ¿y que hago?
-- nada, solo no te muevas – no puedo evitar carcajearme, me estoy muriendo de la risa, de ver su cara de dolor y sus gritos. – Ryo sal de mí, con cuidado– le sonrío, salgo con rapidez y él grita del dolor. – Te mato Ryo – me grita, yo lo abrazo pero no puedo parar de reír.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 12:59 am

Capitulo 21

{Yamapi}

Hoy amanecí de nuevo en sus brazos después de tanto tiempo, lo desperté con besos y caricias, después de unos juegos decidimos bañarnos juntos, estamos besándonos bajo el agua, me abraza con fuerza, sus brazos rodean mi cintura, yo tengo mis manos en su rostro, mis labios saboreando los suyos, con suavidad jalo sus labios y los muerdo. Dejamos de besarnos, nos miramos a los ojos y nos sonreímos, nos besamos nuevamente.

{Koyama}

Estoy buscando a Shige por todo el internado pero no lo encuentro, logro verlo sentado en las gradas de la cancha de futbol, voy corriendo hacia él, hasta estar frente a él, alza la mirada y me ve, esta preocupado, lo abrazo, me corresponde. Me siento a su lado.
--¿Qué sucede?
-- no quiero ir a la comida, Kei tengo miedo. – lo abrazo muy fuerte, yo también tengo miedo de perderlo, de que lo alejen de mi.
-- todo va a estar bien, todo tiene solución.

{Yamapi}

Nos estamos vistiendo, él me abrocha la camisa, nos miramos y nos sonreímos, ahora nos estamos peinando, me miro al espejo, siento sus brazos rodearme la cintura, pone su barbilla en mi hombro. Me besa la oreja, volteo a verlo, tomo su rostro y lo beso.
--Vamos que se hace tarde.
-- sí, espérame, -- se esta acomodando el saco, se queda observando su brazo, su vena.
-- ¿Qué sucede?
-- ¿Por qué tengo esto? – me acerco, es el agujero de la inyección.
-- te inyectaste.
-- ¿me inyectaron en el hospital?
-- no, me refiero a que tú lo hiciste, cuando te drogaste, eso dijo el doctor.
-- no, yo no me inyecte nada, solo inhale coca pero nunca me inyecte.
-- Ryo, ¿estas seguro?
-- no lo sé, no lo recuerdo, pero yo solo inhale, no sé inyectar y tú lo sabes – eso es cierto, porque no lo pensé antes, Ryo le teme a las agujas y menos sabe inyectar. – me caga no recordar, siempre que use coca no recuerdo lo que hago. – Me quedo callado, no sé si es momento de preguntar – cuando me acosté con Ueda no recuerdo como fue, cuando reaccione ya estaba con él, tu mirada me hizo reaccionar – lee mi mente, eso quería saber. Quizás él no me engaño, quizás él no estaba consiente, quizás yo sí… -- eres mi todo, siempre lo has sido, sin ti soy nada. Te amo – me besa. – Creo que él que necesita hacer ejercicio es otro – lo miro sin entender – ese calambre de ayer… no, no, no… que mala condición. – se ríe.
-- calla, claro que no. Soy muy bueno y te lo mostrare – lo tomo de la muñeca, lo jalo, choca en mí pecho, busco sus labios, lo beso, lo llevo contra la puerta, intensifico más el beso, mis manos recorren su cuerpo.

{Koyama}

Llego al salón de clases, veo a Ryo y Yamapi platicando, mirándose muy coquetos, casi comiéndose con la mirada. Me acerco a ellos.
--Se reconciliaron. Seguramente no durmieron – los dos me voltean a ver, Yamapi sonríe y se sonroja, la mano de Ryo se coloca en la pierna de Yamapi. Pi le quita la mano, Ryo le sonríe.
-- ¿y a ti que te sucede? – me cuestiona Pi.
-- la ex de Shige esta embarazada.
-- ¿embarazada? – Ryo me lo dice sorprendido.
-- sí, hoy va a ir a una comida con su familia.
-- pero Kei, están seguros que si esta embarazada. – miro a Pi, no lo había pensado.
-- le dijo a Shige que tiene un mes y medio de embarazo.
-- pero Shige tiene más aquí ¿no?
-- tiene justamente eso aquí, Ryo.
-- ya le mostro la prueba de embarazo, que sea positivo, o ya fueron al medico. – parece que Yamapi no lo cree al sugerir eso.
-- no pero lo amenazo, quiere que se casen. Me pidió ir con él a la comida.
-- ve Kei – me responde Pi – no lo dejes sólo, pase lo que pase no lo dejes.
-- si, voy a ir con Shige.

{Ueda}

Estoy en el jardín, los he visto pasar, van bromeando, aventándose, de repente se abrazan pero se separan, me gusta su mirada, sus ojos brillan mucho, su sonrisa se hace enorme, deja ver sus dientes, siempre que sonríe baja un poco la mirada y tiende a tocarse la oreja, y hace un dulce gesto con sus ojos. Deseo que me mire como lo mira a él, quiero que me toque como lo toca, que cuando tenga sexo conmigo diga mi nombre y no el de él. De nada sirvió alejarlos, quizás fue un error que él nos descubriera, porque podría estar cerca de él, consolarlo cuando fuera olvidado. De nada sirvió la sobredosis, le inyecte a Ryo cocaína, se suponía que no regresaría, y no imagine la reconciliación pero ahora será mejor que te despidas de él, vas a ser mío.

{Shige}

Voy en el vagón del metro, Kei va a mi lado, me toma la mano, estoy muy nervioso, pedí a mi padre dejarme ir solo, no sabe que voy con Kei, lo meteré en silencio a la casa, solo quiero tenerlo conmigo, no sentirme sólo. Llegamos a la casa, vamos en un taxi, salimos y le digo que se vaya por la parte de atrás, que ahí me espere cerca de la fuente, entro a casa, saludo a mi madre, le digo que deje mis cosas afuera y tengo que subirlas, ella se queda en la sala. Voy por Kei, le pido que me siga, entramos en silencio y con mucho cuidado a la casa, subimos las escaleras y entramos a mi habitación. Le pongo seguro a la puerta.
--así que este es tu cuarto, es genial.
-- y esta… es mi cama – me levanto en puntitas, lo beso, hago que caiga en la cama, me pongo encima de él, lo beso, quiero sentirlo antes de empezar con la pesadilla, me corresponde mis besos, introduce su lengua en mi boca, sus manos recorren desde mi trasero a mi cuello, me acaricia la espalda, yo lo tengo del rostro. Tocan la puerta con desesperación. – Kei quédate en el baño. – me besa y entra, abro la puerta. -- ¿Qué pasa? – es mi madre.
-- acaba de llegar esa chica con sus padres. Te dije que te alejaras de ella, no solo te expulsaron sino que ahora dejaras el internado.
-- ¿Qué? No. No puedo dejar el internado.
-- lo siento Shige, debiste pensar las cosas. Vamos, tu padre nos espera.
-- bajo después.
-- no, vamos ya. – me toma de la muñeca, volteo a ver la puerta del sanitario, no puedo dejarlo, no quiero dejarlo. No me separaran de él. Estamos en el comedor, Aya esta frente a mi, su mirada es diferente a la ultima vez. Los padres hablan, estoy molesto, me vale ser grosero, no voy a hacer lo que ellos quieran. Volteo para otros lados, finjo no poner atención y estar perdiendo el tiempo en estupideces, como jugar con la comida o la forma de la copa.
-- se casaran dentro de un mes – mi padre lo ha dicho, Aya sonríe ligeramente.
-- no lo voy a hacer, no me voy a casar – me levanto de la mesa.
-- sí no lo haces ella tendrá que abortar. – me sentencia mi padre. Con todo el dolor de mi corazón pero…
-- no me voy a casar – miro a Aya – has lo que quieras con el bebé, al fin dijiste que es tu cuerpo ¿no?
--nuestro hijo. —no digo más, subo corriendo a mi habitación y me encierro, me dejo caer al suelo, Kei sale del baño al escucharme llorar, llega a abrazarme. Mis lágrimas no dejan de caer, lo necesito, lo abrazo fuertemente, lo beso, lo abrazo, coloco mi rostro en su hombro. No quiero decirle adiós, no puedo decirle adiós. No quiero perderlo, no me alejare de él, no me importa nada más que estar con él. Me separa de él, me limpia las lágrimas con su mano, me besa cerca de mis ojos. Lo miro con temor, las lágrimas no cesan.
-- quieren que me case en un mes.
-- Shige no te apresures, no crees que aun faltan cosas por saber, regresa abajo, pídele que te muestre que en verdad esta embarazada.
-- ¿dudas?
-- lo platique con Pi y Ryo, ellos creen que es mejor saber todo eso. Solo dile que quieres acompañarla en la siguiente cita al medico.
-- sí, -- lo abrazo – no me dejes, no me dejes. – tocan a la puerta.
-- Shige, ¿podemos hablar? – es Aya, escucho su voz detrás de la puerta. Kei me besa y se va al baño. Abro la puerta, intenta besarme, la alejo. -- ¿Por qué me rechazas? ¿Hay alguien más?
-- no quiero casarme, deje de amarte.
-- lo sé – la volteo a ver – pero yo te quiero y no te voy a dejar, mucho menos así.
-- ¿Cuándo tienes cita?
-- ¿de que hablas?
-- con el ginecólogo
-- ah… pppues… apenas fue.
-- ¿que dijo?
-- que estaba embarazada, que tenia un mes dos semanas.
-- ¿Qué más?
-- ¿Qué mas querías que dijera?
-- quiero ver los resultados de la prueba de embarazo.
-- estas loco. Dudas de mí
-- si no los muestras no me casare, y la próxima cita con el ginecólogo te acompañaré.
-- te acabo de decir que apenas fui.
-- si pero tenemos un mes, hasta que no tengas los resultados no me busques – la saco de la habitación y cierro la puerta, he sido cruel, he dudado de ella pero siento que me esta arrebatando mi felicidad. Por fin estaba en un lugar donde nada me importaba, me sentía cómodo y amado.

{Koyama}

Estoy en su baño, quizás esto ha sido un error, venir con él, ¿Por qué me enamore de ti Shige?, a pesar de que duele saber que te vas a casar sigo aquí, esperándote, se abre la puerta, volteo y es Shige, se acerca a mi, se hinca frente a mi, me besa, saborea mis labios, despacio, prolongando un delicado beso, lo tomo del rostro y lo acerco a mi, sus manos acarician mi espalda, el beso lo intensificamos, introduzco mi lengua, nos vamos dejando llevar, me levanto, él hace lo mismo, sus ojos me miran intensamente, se clavan en mis ojos, sé que tiene miedo, mucho más o igual que yo de perdernos y no estar juntos, lo cargo, lo llevo en brazos hasta la cama, lo dejo sobre ella, me coloco encima de él, desciendo a besarlo, observa detenidamente mis labios, mi movimiento, lo beso, las manos comienzan a moverse por si solas, nos vamos desvistiendo, nos quitamos las playeras, nos besamos el cuello, el pecho, el abdomen, nos acariciamos, sus manos recorren mi espalda, las mías su abdomen, le desabrocho su pantalón, él me mira a los ojos, aun tiene lagrimas, me besa, me desabrocha mis pantalones, nos los quitamos con todo y bóxers, estoy sobre de él, lo beso y acaricio, probando cada parte de su cuerpo, sus manos están en mi espalda, me besa el cuello, lo muerde, me coloco, abre sus piernas, hago que saboreé dos de mis dedos, los introduzco en él mientras nos besamos, esta listo y lo penetro, me aprieta con fuerza la espalda, su beso es intenso, las embestidas suben de nivel, lo masturbo despacio, haciendo que sienta mi amor, me abraza fuertemente, cada vez vamos más rápido, hacemos lo posible por no gritar, me corro en él y Shige en mi mano, me mira a los ojos y me besa, me abraza con fuerza, salgo de él, me sigue abrazando. Nos quedamos dormidos, un rayo de luz me despierta, ya es de día, tengo a Shige en mis brazos. Tocan la puerta con desesperación.
--Shige, Shige. —Abre los ojos – están tocando.
-- ve al baño corre. – me voy al baño, Shige se coloca una toalla en la cintura. Abre la puerta, escucho desde el baño. —padre.
-- te acompaño al internado, te daré de baja.
-- no, no lo hagas. No quiero dejar el internado.
-- te vas a casar.
-- aun no es seguro, ¿y si no esta embarazada?
-- ¿dudas de ella? Pero si tú habías dicho que era una buena chica.
-- si lo sé pero no me voy a casar y no voy a dejar el internado. – Se va del internado, me va a dejar – Papá, antes de decidir todo tenemos que estar seguros.
-- he pensado en enviarte al extranjero
-- NNNOOOO, papá estoy bien en el internado.
-- vamos a hacer algo, si Aya esta embaraza dejas el internado y te casas dentro de un mes, si no es así te dejare en el internado.
-- sí, voy a bañarme – se abre la puerta, Shige corre a abrazarme, me besa, me lleva bajo el agua.

{Ryo}

Yamapi me pidió acompañarlo a ver lo de unas clases de baile, se ve tan feliz que me hace sonreír, él ama bailar como yo amo la guitarra, le compuse una canción pero aun no me atrevo a mostrársela, me toma la mano, vamos en el vagón del metro, se va acercando a mi cara, me besa, cierro mis ojos, disfruto sus besos. Llegamos a la estación, me doy cuenta de que la gente nos observa. Vamos caminando, pasamos por un parque, Yamapi se detiene, voltea, una chica esta de espaldas, voltea y sonríe, es ella, la de la fotografía. Yamapi se acerca ella, la abraza, se sonríen, lo mato, sabe que me muero de celos y aun así lo hace, y sobretodo en mi cara. Voltea a verme, me acerco a ellos.
--Entonces si lo vas a hacer – le cuestiona la chica con una hermosa sonrisa.
-- aun no lo sé – le responde PI, estoy enojado y creo que es evidente. – Maki te presento a Ryo, Ryo, ella es Maki – nos saludamos, me ve con una sonrisa, lo mira a él y me mira.
-- él es tu novio. -- ¿eh? ¿Ella lo sabe?
--así es – me toma de la mano, ella me sonríe, vamos caminando los tres hacia un edificio, ella me habla, me platica cosas, por un momento la conversación se vuelve entre ella y yo contra mi Pi, mi novio. Maki se queda viendo hacia un extremo, su cara es de sorpresa. -- ¿Qué pasa?
-- ¿mmm? Nada, vamos.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 1:01 am

Capitulo 22

{Maki}

– ¿Qué pasa?
-- ¿mmm? Nada, vamos. – Les sonrío -- ¿tú ya lo has visto bailar, Ryo?
-- no, pero que buena idea me acabas de dar, voy a pedirle que me haga un striptease – nos reímos, no me molesta, me gusta ver así a Yamapi, sonriendo y sobretodo que es sincera su sonrisa, sé que lo ama y no me queda de otra más que desearle lo mejor, ese chico nos esta siguiendo, es el mismo de la otra vez, pero están tan felices que no me atrevo a decirlo. Llegamos al edificio, estamos esperando a Yamapi, nos quedamos solos.
-- ya te había visto pero no imagine que tú fueras su novio.
-- ¿ya me habías visto?
-- sí, en el club cuando conocí a Yamapi.
-- ah sí, yo también te vi, ese día quería asesinarte. – me sorprendo, ¿habla enserio?, ahora se ríe, yo también, me asusto.
-- ¿ya eran novios?
-- no, sólo amigos.
-- ¿lo amas?
-- sí.
-- yo sé que él te ama, demasiado. – me sonríe, sale Yamapi.
-- ya vámonos. – los acompaño a la estación del metro, me despido de ellos. Ahora voy caminando por el parque, se ven muy bien juntos. Ahí esta de nuevo ese chico, se esta acercando a mí.
-- hola. ¿Eres la novia de Yamapi?
-- no. Soy su amiga.
-- ¿segura? Sabias que es novio de Ryo.
-- sí lo sabia, yo le dije que lo intentaran. – se sorprende, es obvio que no esperaba mi respuesta. -- ¿Por qué nos seguías?
-- ¿estas enamorada de Yamapi?
-- sí – me sonríe.
-- tengo un plan para separarlos.
-- ah ¿sí?, ¿Cuál?
-- ¿estas conmigo?
-- no.
-- ¿Por qué no si estas enamorada de él?
-- si lo estoy, y porque lo quiero es que deseo verlo feliz, y con Ryo lo es. ¿Por qué los quieres separar? ¿Te gusta Ryo o Yamapi?
-- no tengo porque decirte.
-- como quieras, sólo te digo que hagas lo que hagas ellos van a estar juntos. Nos vemos, te cuidas. – comienzo a caminar, por la forma en que miro el otro día a Yamapi creo que quiere a él pero hoy miraba a Ryo, ¿Qué sucede con ese chico? Tengo que decirle a Yamapi.



{Yamapi}

Estoy despertando, Ryo esta acostado a mi lado, boca abajo, lo observo, acaricio su cabello, se lo peino de lado, esta profundamente dormido. Ayer después de que regresamos Maki me hablo y me conto que se encontró a Ueda, que tengamos cuidado. ¿Ahora que va a hacer? No puedo dejar sólo a Ryo, tengo miedo de que me lo quite. Lo beso en la mejilla, sigue dormido, me levanto y me coloco encima de él, me acerco a su espalda, lo beso, empieza a mover sus ojos, lo beso en la nuca, en el cuello, me acerco a su oído.
--Ryo, voy al gimnasio, ¿vas conmigo?
-- No – aun con sus ojos cerrados – estoy cansado de anoche, te veo en el salón.
-- Ok, te amo – lo beso en la boca – me voy. – me levanto, me cambio y tomo lo necesario, salgo del dormitorio, se quedo profundamente dormido, tengo que ser inteligente para no caer en la mentira de Ueda, no voy a dejar por nada del mundo a Ryo, voy a luchar por él. Estoy con Yamada haciendo spinning, estamos platicando de su novia, que es muy linda y esta en el instituto, que hoy va a ir a verla.
-- Vamos a hacer una cita doble, ven con Maki.
-- ¿Qué?, no. Maki no es mi novia.
-- Vamos va, ayúdame
-- hare lo posible. -- ¿se enojara Ryo si salgo con Maki? Es evidente que sí, es un novio psicópata. – oye y puedo invitar a Ryo.
-- ¿va a llevar a su novia?
-- no lo sé. ¿Puedo?
-- si así vas tú, sí. – le sonrío, no sé que me vaya a decir Ryo, volteo a la entrada, esta Ueda mirándome, tiene su mirada muy pesada. -- ¿Qué le pasa a él? Te ha estado viendo desde que llego.
-- no tengo idea.
-- vamos a las regaderas. – asiento, llegamos a las regaderas, nos estamos bañando y sigue platicándome de su novia, que ella no sabe que él tiene dinero ni que esta en un internado, que ella cree que él trabaja en un bar y estudia en las mañanas, así que tenemos que ser discretos. – me voy, tengo clase de arte, te veo más tarde.
-- sí – aun sigo en la regadera, me volteo para que el agua me caiga en la cara, es relajante, cierro mis ojos, tengo una sensación extraña, siento un frio, o algo incomodo, abro los ojos, me volteo y Ueda esta detrás de mí, dentro de la regadera, ¿Qué hace aquí? Me sonríe y me besa los labios, me hago para atrás y me limpio el beso. -- ¿Qué haces?
-- probando
-- lárgate
-- ¿te pongo nervioso? – se me acerca demasiado, hasta acorralarme en una esquina, se va acercando a mis labios, lo empujo, logro salir de la regadera, tomo la toalla y me la coloco en la cintura.
-- ¿a que estas jugando? A ti te gusta Ryo.
-- ¿Quién dijo eso?
-- tú, oye… te acostaste con él, ¿eso te dice algo?
-- ¿celos? – se acerca a mí.
-- estas idiota. – Me alejo de él -- ¿este es tu plan?
-- ¿de que hablas? – ha quitado su pose de galán y ahora me mira con rencor.
-- tú sabes de que hablo, solo te digo una cosa, no te acerques a Ryo, yo lo protegeré. Aléjate de él.
-- ¿y quien dice que él me interesa? Quizás quiero matarlo, quizás quiero violarlo, -- se ríe – quizás si me guste, quizás lo odie, quizás me gustas, quizás te odio, quizás te provoco la muerte, quizás te deseo, quizás te amo uno nunca sabe.
-- estas loco – me separo de él, voy a la puerta – Tú tocas a Ryo y el muerto serás tú. – salgo de ahí, voy directo a la habitación, Ueda me da miedo, ¿Por qué me odia?, seguramente porque quiere a Ryo y yo se lo quite, entro a la habitación, Ryo sigue durmiendo, estoy buscando mi ropa, me vine en toalla, con mi ropa en mano, pero ahora necesito el uniforme. Siento sus brazos rodear mi cintura, volteo un poco mi cara y lo veo recargado en mi hombro, siento sus besos en mi cuello.
-- ¿Por qué te andas paseando semidesnudo por el internado, eh? – lo volteo a ver, lo tomo del rostro con mis manos.
-- quiero provocarte
-- ya lo has hecho – me besa, sus labios saborean los míos, introduce su lengua, lo abrazo acercándolo más a mi, quiero sentirlo mío. Nos dejamos de besar, me sonríe, en eso siento como la toalla se desliza de mi cuerpo, -- así te ves mejor – la tiene en su mano, se va corriendo, voy detrás de él, lo aviento en su cama, se pone boca arriba, me coloco encima de él, lo beso profundamente, me abraza, me acaricia mi cuerpo. Mis manos se hacen camino por su cuerpo.

{Shige}

Ya ha pasado la semana desde que tuvimos la comida, no he tenido información de Aya, mi padre me ha estado presionando para que me case con Aya lo antes posible, pero como me voy a casar, tengo solo 16 años. Estoy en el jardín con Kei, estamos acostados, lo volteo a ver, me esta mirando, él esta boca abajo y yo con la cara hacia el cielo, su mano la coloca sobre mi pecho, me sonríe muy sexy, me muerdo el labio, su mano comienza a bajar hasta llegar a mis pantalones, me sorprendo, mete su mano, lo acaricia, me muevo y hago que me suelte, se ríe y yo también pero de nervios, se coloca sobre mi, esta hincado, comienza a desabrocharme la camisa.
--Kei no, no. – Me besa el cuello – Kei aquí no, vamos a otro lado. – se levanta, me toma la mano y hace que me pare rápidamente, va casi corriendo, llegamos hasta una esquina del edificio, me avienta contra ella, coloca sus manos a ambos lados de mi rostro, se acerca demasiado, coloca su pierna entre las mías y tocando mi miembro, me besa, introduce su lengua, sus manos comienzan a recorrer mi cuerpo, sus besos me llevan a otra dimensión, pierdo el tiempo y el espacio, siento su mano introducirse en mis bóxers, me provoca un gemido y me quedo quieto, me besa el cuello, me esta masajeando, masturbando cada vez más rápido, mi respiración ya no la controlo, me muerdo el labio para impedir mis gemidos, me muerde el cuello y en eso me corro en su mano, me sonríe, me besa jalándome el labio, saca su mano y la lame, me abraza, me besa, sus manos comienzan a tocar mi trasero, tomo su rostro, lo miro. – Ya contrólate. – nos reímos, continuamos besándonos. Dejamos de besarnos, vamos caminando por los pasillos.
-- Shige, vamos a salir. Vamos al cine.
-- sí. – le sonrío. Lo tomo de la mano y me lo llevo al dormitorio, entramos, lo beso y cierro la puerta.

{Ryo}

Vamos a salir con Yamada y su novia, pero Yamapi me quiere llevar, ok… estoy de acuerdo soy algo celoso pero conocí a Maki, es agradable pero si le pone una mano encima la mato. Vamos en el metro, Yamapi voltea a verme y se ríe, es como si leyera mi mente, me toma la mano y entrelaza nuestros dedos.
--Mira Ryo, traje la cámara, nuestra primera cita como tal.
-- claro que no es una cita, vamos a ir con otros.
- si pero después podemos perdernos, a parte le tengo una sorpresa a Maki, espero le guste.
-- ¿Qué le vas a dar?
-- algo importante para mí, espero lo acepte.
-- ¿importante?... ¿a ella?... va, -- me volteo, escucho su risa, me toma el rostro, hace que lo vea y me besa, me sorprendo estamos en un vagón con toda la gente observando.
-- tú eres lo más importante para mi. – Me vuelve a besar, que no se da cuenta que la gente nos mira – me encanta verte celoso, me enciendes – me besa, yo veo como todos nos observan pero Yamapi introduce su lengua en mi boca y me dejo llevar, olvido todo. Llegamos a la estación, salimos y nos encontramos con Maki, nos dirigimos al café que nos dijo Yamada, llegamos, vemos a Yamada y nos vamos acercado, su novia es realmente linda, es algo blanca, su cabello castaño, ojos oscuros, una hermosa sonrisa.
-- es hermosa. – lo digo sin darme cuenta. La observo, pero siento una mirada, volteo a mi derecha y Yamapi me observa.
-- ya andas de loco, de coqueto – Maki no puede evitar reírse -- ¿ella te gusto? ¿Dile que te la presente?
-- Ya Pi, cálmate. – se que es juego pero me encanta verlo así, celoso – mira Maki que novio tan celoso tengo. – nos acercamos, ella nos observa detenidamente.
-- te presento a Yamapi – lo presenta – a Ryo – me saluda – y supongo que tú eres Maki.
-- sí, hola, mucho gusto. – responde Maki
-- y ella es… -- continua Yamada
-- soy Ueto Aya.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 1:02 am

Capitulo 23

{Ryo}

-- soy Ueto Aya. --la saludamos, nos sonríe, nos sentamos, me siento a lado de ella, Yamapi me observa, al parecer esta celoso, enfrente de nosotros esta Maki y a su lado Yamada, Yamapi esta entre Maki y yo. Aya nos cuenta de su instituto, que esta en el último año y que consiguió una beca en la universidad, que va a estudiar derecho, nosotros ayudamos a que no descubra la mentira de Yamada. Estamos comiendo y platicando muy a gusto, de repente le coqueteo a Aya, se pone nerviosa y Yamada me mira medio extraño, Yamapi sonríe pero esta enojado. Que se enoje, ya después hago que me perdone, es mi venganza por todas las veces que me hizo enojar al irse con Yamada. Maki comienza a platicar con Yamapi, le sonríe mucho y a Pi se le esta quitando el enojo, la conversación solo se ha vuelto de ellos dos. Y justo en mi cara lo hace. – Ryo, y tú tienes novia – Yamapi me mira discretamente molesto, sigue mirando su café.
-- sí, -- por debajo de la mesa toco el miembro de Yamapi, él no puede evitar moverse al grado de casi tirar su café. – ¿Qué te sucede Pi? – me mira casi matándome.
-- nada – me mira directo a los ojos, quiere que quite mi mano, le sonrío como diciéndole que ni lo piense.
-- ¿y la amas? – me cuestiona.
-- sí, demasiado. ¿Y tu a Yamada?, es tu novio, ¿no?
-- lo adoro – lo toma del rostro – es el único hombre en mi vida. Maki, ¿y cuanto llevas con Yamapi?-- ¿Qué? Ella no es su novia… miro a Yamapi esperando la respuesta.
-- no soy su novia, somos amigos – dice Maki sonriendo.
-- Yamapi ya dile que sea tu novia, es muy linda – le insiste Yamada, ¿para eso me trajo?, Yamapi solo sonríe, quito mi mano de su miembro, estoy molesto, Pi voltea a verme, desvío mi mirada. – Vamos al karaoke – todos aceptamos. Suena el celular de Yamapi, se levanta y se va a hablar. Maki se acerca a mí.
-- ¿sucede algo?
-- no, ¿Debería? – no me responde, solo me observa. Regresa Yamapi.
-- ya vámonos – nos informa Yamada, nos levantamos, Yamada toma de la mano a Aya, Maki va a lado de Pi y yo detrás de ellos. Salimos del café.
-- AAAhhhh olvide algo – dice Pi, todos voltean a verlo – continúen caminando, los alcanzo en un momento -- Maki se adelanta a caminar con Aya y Yamada, Yamapi pasa a mi lado, me toma de la muñeca y me lleva con él, en una esquina del lugar me acorrala, me besa, saborea mis labios, jala mi labio inferior y lo muerde. – Deja de comportarte como un idiota. ¿Qué te sucede?
-- tú estas con Maki ¿no?
-- no, yo estoy contigo, y tú conmigo. Eres mi novio.
-- ¿soy tu que? – lo miro, estoy sonriendo como tonto, perdiéndome en sus ojos -- ¿soy tu que?
-- mi novio. – lo tomo del rostro, lo beso. Terminamos el beso -- ya vamos con los demás. – vamos con ellos, llegamos al karaoke y entramos, pedimos bebidas alcohólicas, botana y estamos cantando, Yamapi esta recibiendo mensajes al celular y no me hace caso, solo los lee y sonríe, no puedo controlarme y mis celos me están matando, me acerco a él y guarda el celular, toma de su vaso. De nuevo un mensaje, lo observo detenidamente, Yamada esta cantando con Maki, Aya ya esta muy tomada y comienza a cantar con ellos. Maki esta tomando fotos de todos con la cámara de Yamapi.
-- ¿con quien hablas? – me mira, toma su vaso y bebe alcohol, sigo mirándolo.
-- ¿Qué?
-- ¿con quien hablas? – suena su celular, ve el numero y sale a contestar. Me esta volviendo loco, me dice que soy su novio y ahora parece que me engaña, no me dice nada, tiene llamadas, mensajes. Me levanto, en eso se abre la puerta y entra Yamapi con un tipo.
-- les presento a Ikuta Toma, un amigo de la infancia.
-- hola a todos, -- me mira -- ¿tú eres Ryo?
-- sí él es Ryo, ah y ella es Maki – ella se sonroja por la mirada de Toma hacia ella, se sonríen – siéntate Toma, -- hace que se sienten juntos, eso no justifica su comportamiento conmigo, salgo del cuarto, voy directo a los baños, me lavo la cara, cierro mis ojos, siento un coraje y dolor por como me ignora, siento unos brazos rodearme por detrás, me separo bruscamente y es Yamapi, su mirada es intensa, directa a mis ojos, se va acercando a mi, y yo retrocedo hasta topar con pared.
-- ¿Por qué me has estado ignorando?
-- ¿Por qué estabas coqueteando en mi cara?
-- era juego
-- ah pues también es juego.
-- quítate Yamapi – lo empujo pero él me empuja, coloca sus manos en mi pecho, hace presión, me besa el cuello, esta succionando y mordiendo. – ni creas que así se soluciona todo.
-- ¿Quién tiene la culpa?
-- tú. – me muerde el cuello, AAAhhh me provoco un gemido. Sigue succionando, sus manos recorriendo mi cuerpo, mi respiración se esta acelerando, cierro los ojos, me esta besando todo el cuello. Me toma mi miembro, lo acaricia sobre la ropa, deja de hacerlo y se separa de mí.
-- me molesto verte así con Aya, soy tu novio y le coqueteas frente a mí, obviamente no me iba a dejar.
-- ¿y tú con Maki?
-- sólo es amiga y tú lo sabes.
-- ¿y eso importante que le vas a dar?
-- ya se lo di, es Toma, mi mejor amigo, creo que hacen bonita pareja.
-- ¿eso es importante?
-- claro, es mi amigo. – me quedo callado, me puse celoso por eso, el plan de Yamapi fue conseguirle novio a Maki y yo pensé que… aaaahhhh si que soy idiota. Volteo a verlo, me sonríe. – pensaste mal, ay mi novio psicópata – me abraza. Mi rostro queda a la altura de su cuello, me llega su aroma, bajo mis manos a sus pantalones, los tomo. Se separa de mi, me toma del rostro y me besa, mis manos lo abrazan, se colocan en su espalda, profundiza el beso introduce su lengua, continuamos besándonos intensamente. Dejamos de besarnos, nos miramos a los ojos.
-- entonces no tienes novia, tienes novio – volteamos sorprendido, es Yamada. Nos mira intensamente. – pero quiten esas caras, por eso me pediste que dejara venir a Ryo contigo, porque él es tu pareja. – eso me hace feliz, realmente Yamapi me ve como su novio. – Ya tranquilos. – le da un golpecito a Yamapi. Sonríe nervioso.

{Yamapi}

Después de que Yamada nos cachara en pleno beso regresamos con ellos, Ryo y yo estamos platicando según normal para la vista de los demás, pero nos estamos diciendo cuanto nos deseamos y queremos estar en la cama. Toma y Maki platican mucho, se sonríen muy lindos, Maki está nerviosa y de repente se ruboriza, eso indica que si le gusto. Y Aya y Yamada están en pleno beso, ya casi faje, Ryo toma mi cámara y les toma fotos a todos.
--tenemos con qué amenazarlo por si nos delata – me sonríe, quisiera lanzarme encima de él pero no puedo, al menos hasta en la noche. Nos damos cuenta que Yamada y Aya se están olvidando que están con nosotros, así que le hago una seña a Toma para ya irnos. Ryo continua tomando fotos, guarda la cámara cuando le aviso que ya nos vamos.
-- Yamada – deja de besar a Aya – nos vamos, te veo después. Adiós Aya. – nos despedimos todos y salimos, vamos caminando, en la entrada Toma se detiene y voltea a vernos, a Ryo y a mí. Me sonríe y baja la mirada, continua con su camino. – Maki, Toma – ellos voltean. – ya nos vamos, tenemos que llegar al internado. Nos vemos, Toma acompaña a Maki a su casa.
-- claro, por mi no hay problema, nos vamos Maki.
-- sí, nos vemos chicos, se la pasan bien.
-- no lo dudes, adiós. – se despide Ryo, continuamos caminando y platicando. -- ¿Y ahora? Dijiste que me tenías una sorpresa.
-- sí, vamos – lo tomo de la mano, paramos a un taxi y nos subimos.

{Maki}

Toma va caminando a mi lado, siento un nerviosismo que no puedo controlar, no puedo evitar mirarlo y él me mira, nos sonreímos, no decimos nada, su mano toma la mía, me mira y me sonríe, continuamos caminando.

{Ryo}

Vamos en un taxi, llegamos al mirador, Yamapi paga y conversa con el taxista, me acerco a la barda a observar la ciudad, se ve increíble, siento sus brazos en mi cintura, el taxi se ha ido. Siento su respiración en mi oído.
--Es hermosa la vista ¿cierto?
-- demasiado, ¿esta es la sorpresa? Me ha encantado.
-- es una parte, solo quiero observar la ciudad contigo en mis brazos. – miramos cada estrella, el cielo, las luces de la ciudad en silencio, no es incomodo, es realmente relajante, como si pudiera escuchar hablar a su corazón y diciéndome cuanto me ama. Siento sus labios en mi mejilla, cierro mis ojos. Me toma de la mano – vamos. – continuamos caminando, el lugar esta solo, llegamos a una parte donde hay una fuente pequeña, continuamos caminando, y entramos como un tipo jardín, hay cuatro antorchas encendidas, formando un cuadrado, en medio, en el suelo hay una manta, sobre de ella una botella de vino tinto, aperitivos. – no es gran cosa, pero nuestra primera cita.
-- esta genial Pi, me siento como una novia. – me toma del rostro y me besa, cierro mis ojos, sus labios se quedan sobre los mios, sin moverlos solo se tocan, asi duramos unos minutos.
-- vamos – nos sentamos, comemos y tomamos vino, yo le doy de comer, me sonríe y se sonroja, él me da a tomar vino, asi pasamos las horas, platicando,




{Koyama}

Es fin de semana y estamos esperando a Yamapi y Ryo que lleguen para irnos al cine, al final decidimos ir los cuatro, hoy que podemos salir del internado sin problema, vienen caminando, ya estamos los cuatro y salimos del internado, vamos platicando y pensando que película queremos ver.



avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por anyianka el Dom Ene 09, 2011 1:03 am

Capitulo 24

{Shige}

Estamos en la plaza, afuera de los cines, Koyama y Yamapi fueron a comprar las palomitas, Ryo y yo estamos comprando los boletos, los mira y se ríe.
--Vamos. – nos acercamos a ellos, llevamos dos palomitas grandes, cuatro refrescos, dos M&M, Ryo va con Yamapi, se miran y sonríen, nos vamos hasta atrás, se sienta Yamapi, después Ryo, Kei y yo. Están pasando los anuncios, los próximos cortos, y ya apagan todo e inicia la película. Kei está nervioso, tiene esa sonrisa temerosa, me encanta, quisiera besarlo, me voltea a ver, me sonríe.


Pasan escenas fuertes, Kei se tapa la cara y comienza a reírse de la pena y nervioso, ni siquiera ha comido palomitas por el miedo que tiene, y bebe refresco por momentos, se ve tan… woow, me muerdo el labio.
--Kei, ¿quieres palomitas? – le digo en voz muy baja.
-- ah… sí – está por tomarlas, justo en ese momento la protagonista grita y Kei mueve su mano, caen las palomas en sus piernas.
-- lo siento.
-- ya me ensucie – se ríe Kei algo nervioso. Se está limpiando.
-- yo te ayudo – coloco mi mano sobre su pierna, ayudo a sacudir las palomitas, mi mano roza su miembro, me mira sorprendido y algo nervioso. Miro sus labios.
-- ¿Qué paso? – nos pregunta Ryo.
-- se cayeron las palomitas
-- ah, ¿quieren más? Les damos de aquí.
-- ah sí – nos regalan palomitas en nuestro bote, seguimos viendo la película, Koyama está mucho más nervioso, tiene su mano en su rostro tapándose la boca, por momento muerde su mano para no gritar y cierra los ojos, estoy dudando, no sé si hacerlo, pero muero de ganas, lentamente llevo mi mano hasta sus pantalones, la coloco sobre su miembro, lo masaje, Kei cambia de posición y voltea a verme, yo le sonrío, pone su mano sobre la mía, quiere que la quite pero aprieto su miembro, me acerco a su cuello y lo muerdo, succiono, masajeo su miembro mientras muerdo su cuello, mi mano la voy subiendo por su abdomen, pero la bajo de nuevo y la introduzco bajo su bóxer, siento su respiración un poco alterada, lo acaricio y masajeo, pone la cubeta de palomitas sobre mi mano para que no se den cuenta, continuo en su cuello, lo voy a dejar marcado porque es mío.

{Ryo}

Estamos viendo la película, me doy cuenta que Shige y Kei están algo ocupados pero finjo no darme cuenta, volteo a ver a Yamapi y está viendo la película algo tenso, está asustado, lo conozco, no me ve, no come, solo observa la pantalla, ¿si está asustado por que sigue viendo? Pasa la escena cuando esta la chica en la cama y aparecen unas manos tocándola, tapándole la boca, Yamapi se voltea hacia mí con los ojos cerrados, tomo su rostro con ambas manos, abre los ojos, lo beso, introduzco mi lengua en su boca, mi mano va bajando por su cuello, acaricio su pecho, continuo bajándola, la introduzco bajo la playera y la voy subiendo por la espalda, lo aprieto y lo acerco a mí, su mano la coloca en mi cuello y la otra en mi cabello, en un movimiento rápido me siento en sus piernas, lo beso intensamente, me abraza de la espalda, me aprieta, parece que quiere sentirme, me acerco mucho más a él y no dejamos de besarnos, escuchamos un ruido y Yamapi me avienta, voltea hacia los lados.
--Aquí no Ryo – me siento, no lo volteo a ver, sé que tiene razón pero me dejo con las ganas y eso me pone de malas, quisiera estar con él todo el día en la cama, pero aaayyyy se nos ocurrió salir con estos dos que están en pleno faje, volteo a ver la película, siento su mano en mi pierna, la miro, me está acariciando hasta llegar a cerca de mi miembro, ahí la deja, no la mueve, sólo siento su calor. Volteo a verlo, continua viendo la película. No puedo evitar sonreír, me quiere y con este detalle sé que quiere que no me enoje, creo que estoy sintiendo que él es lo único en mi vida y no me molesta en absoluto.

{Shige}

Las manos de Kei me están tocando todo el cuerpo, nuestros besos son cada vez más intensos, nos acercamos demasiado, tenemos los ojos cerrados pero algo lastima nuestros ojos, los abrimos lentamente y hay un flashazo, vemos a Ryo tomándonos una foto, Yamapi está a su lado, se están riendo.
--Ya termino la película, vámonos – nos anuncia Ryo, no vi la película, ni sé de qué trato, bueno si, pero me la pase muy bien. Salimos del cine, vamos a un parque, nos acostamos en el pasto, Yamapi tiene su cabeza en las piernas de Ryo, se miran y se toman fotografías, Kei y yo estamos caminando entre las hojas, ya que es otoño. Estamos jugando sobre unas hojas secas, cerca del árbol, en eso me lleva contra el tronco y me besa con desesperación, deja de besarme, me muerde la oreja.
-- No sabes lo que pienso hacerte. – me río, ¿en que está pensando? Me pone a temblar.
-- Hey, chicos – nos grita Ryo, volteamos. – vamos a jugar, tú con Shige, y yo con Pi. – nos acercamos a él, nos avienta la pelota. Estamos jugando futbol, no pueden negarlo soy realmente bueno, terminamos ganándole a Ryo y Pi. Estamos jugando entre los cuatro, nos aventamos, Kei cae al suelo, estoy ayudando a levantarlo cuando pasa Yamapi y lo avienta, Kei cae nuevamente. Llega Yamapi y me abraza de los hombros.
-- vámonos Shige.
-- Hey tú, deja a mi hombre – se acerca rápidamente Ryo, su cara me da miedo, llega a mí y cierra su puño, lo eleva y esta a milímetros de pegarme, todos se empiezan a reír, volteo a ver a Kei y tiene la cámara de Yamapi, tomo fotografías. Ryo no para de reírse junto con los demás.
-- Ay Shige, tanto miedo le tienes a Ryo – me dice entre risas Yamapi.
-- viste su cara – se burla Ryo
-- de verdad pensé que si me ibas a pegar.
-- ya déjenlo – me abraza Kei – ¿y tú, Shige, por qué te dejas abrazar de otro eh? -- ¿Qué? ¿Es enserio? Todos se ríen.
-- ya déjenme. – terminamos de jugar, Ryo toma una foto de los cuatro juntos, y durante el camino va tomando fotografías, vamos en el metro, Ryo sigue jugando con la cámara, con la función de ráfagas toma un beso de Kei y mío, como siempre no me doy cuenta, se esta divirtiendo y dice que lo mostrara a los demás. Yamapi le quita la cámara, se toma fotos mientras Yamapi le muerde el cuello, siento las manos de Kei en mi rostro, me gira a él y me besa. Llegamos al internado, Yamapi y Ryo entran a su habitación, enseguida de cerrar la puerta se escucha un golpe en ella, nos reímos, seguramente ya empezaron. Entramos al dormitorio, Kei cierra la puerta, me besa, me va llevando a la cama, me avienta, enseguida se pone sobre mí, me mira los labios, los ojos, quiero besarlo, pero él va bajando la mirada, se queda en mis pantalones, me desabrocha el cinturón, enseguida el pantalón, me besa mientras sus manos desabrochan mi camisa, yo hago lo mismo, le quito la playera, beso su cuello, él se deshace de mi camisa, desabrocho sus pantalones, beso su pecho, lo miro a los ojos, Kei me mira, nos sonreímos y besamos, cae sobre mí, acaricio su cabello, su espalda, brazos, su mano va bajando por mi muslo, me besa el cuello, la clavícula, va bajando por el pecho, muerde y juega con mis pezones, aprieto su hombro, me esta excitando, continua bajando con sus besos y sus manos bajándome los pantalones, me besa el abdomen, el vientre, muerde mi ombligo, me quita los bóxers junto con mi pantalón, me siento, Kei queda hincado, le ayudo a quitarse el pantalón y el bóxer, lo aventamos, me acuesto en la cama y Kei sobre mí, continua besándome por todo el cuerpo, dando pequeños mordiscos. Sus manos recorren mis piernas, masajea mi miembro, AAAHhhhh, muerdo su oreja, me besa los labios, siento su lengua entrar en mi boca, lo abrazo del cuello, él toma mis piernas y rodeo su cintura con ellas, empieza a penetrarme sin dilatarme, duele pero su beso me ayuda a soportarlo, las embestidas son cada vez más rápidas, trato de no gritar pero ahhhh me es imposible, me vuelve loco, con su mano me está masturbando al mismo ritmo, prolonga más el tiempo, las embestidas, ya, ya no puedo más y me corro en su mano, enseguida lo hace él dentro de mí, me besa, nos miramos y sale de mi con cuidado. Se queda acostado en mi pecho, esperamos a estabilizar nuestras respiraciones, se levanta un poco, me mira y sonríe, se acerca a orilla de la cama, se vuelve a acostar, ahora a mi lado.
-- Me quede con la cámara de Yamapi, una foto – nos tomamos fotos, abrazándonos, besándonos, golpeándonos, deja la cámara en el buro y me besa, esta sobre mí, damos una vuelta y quedo sobre él, lo beso, mi celular está sonando. Lo tomo y contesto.
-- Ah, papá. – veo a Kei, me levanto y me dirijo al escritorio. – sí ya lo sé, hoy tengo que ir a la casa…
-- Aya está por llegar, así que ven enseguida, ya dimos fecha a la boda.
-- papá pero no lo voy a hacer – lo digo en voz baja, volteo a ver a Kei, se está divirtiendo viendo las fotografías -- ¿y si ella no lo está?
-- Shige deja de buscar escusas, ya se decidió la fecha, te espero para cenar, por favor ponte algo decente no que…
-- Shige – me dice Kei, volteo a verlo, está detrás de mí – mira – me muestra la cámara, está Aya besándose con Yamada, que digo besándose, se están fajando. ¿Aya me ha estado engañando?, no me refiero a su infidelidad, es decir ¿de verdad esta embaraza?
-- Shige – escucho al otro lado del teléfono – te espero a cenar.
-- sí padre – cuelgo. -- ¿y estas fotos?
-- no lo sé, aquí esta Ryo y Yamapi con ellos.
-- ¿Por qué no nos lo dijeron?
-- Shige, ellos no conocen a tu ex. Bueno, no como tu ex.
-- necesito hablar con ellos – me visto lo más rápido posible, Kei hace lo mismo. Salgo de la habitación, llego al dormitorio de Ryo, me olvido de educaciones y abro la puerta, mejor hubiera tocado, me detengo, están en plena acción, Ryo nos ve, abre los ojos como platos y avienta a Yamapi, él cae de la cama.
-- ¿Qué hacen aquí? – nos grita Ryo más que enojado. Se tapa, Yamapi esta en el suelo, si se ha dado un buen golpe, se cubre con una sabana.
-- ¿Por qué no avisan? – nos reprime Yamapi
-- porque no cierras con seguro. – le dije Kei casi muriéndose de la risa.
-- Necesito hablar con ustedes – cierro la puerta, me acerco a ellos, les muestro la cámara -- ¿ella quien es?
-- es Aya, la novia de Yamada – me responde curioso Yamapi
-- si, ella es Aya pero ella es mi novia, bueno mi ex. Ella dice que está embarazada de mí.
-- eso no es posible, Aya estuvo bebiendo alcohol, si estuviera embaraza no lo haría.

Estoy llegando a mi casa, es momento de saber la verdad, le he pedido a Kei que me acompañe, me está esperando afuera. Entro al comedor, veo a los padres de Aya con ella, y a mis padres, me siento, cenamos todo normal, no puedo dejar de observar a Aya, ¿desde cuándo me engaña? ¿Y porque me engaña con el embarazo si ya tiene a Yamada? Claro es el dinero, ella cree que Yamada es pobre. Terminamos la cena.
--la boda será dentro de dos semanas, en el…
-- no habrá boda – interrumpo a mi padre. – ella no está embarazada o por lo menos no de mí.
-- Kato – me grita Aya – me ofendes, tú eres el único hombre en mi vida. – me rio con ironía.
-- ¿y él quien es? – pongo en la mesa las fotos de Aya con Yamada en pleno faje.
-- eso no es cierto, es mentira, yo no soy ella.
-- ¿No eres tú? – volteamos, es Yamada entrando al comedor, seguramente Yamapi y Ryo lo trajeron. -- ¿Qué significa esto Aya?
-- ¿Qué haces aquí?
-- descubriendo que clase de persona eres. Tú no estás embarazada, ni de Shige ni de mí. ¿Cuál es tu plan?
-- ¿Shige?
-- sí, vamos en el mismo internado – le respondo. – esto termino Aya, que lastima que destruiste los buenos recuerdos.
-- que pena que no seas esa chica de la que me enamore – le dice Yamada tranquilamente.
-- Ueto Aya, fuera de mi casa – grita mi padre.
-- muy bien, me voy. Pero antes sabe a quién tiene por hijo, a un gay -- ¿Qué?, volteo a ver a mi padre, me mira sorprendido – anda con un tal Kei. Con él. –señala, volteamos y esta Kei con Yamapi y Ryo.


avatar
anyianka

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Silencio (Cap. 36) COMPLETO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.