Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Ringokurin93 el Miér Jul 18, 2012 10:58 am

Me encanta escribir este fic. Ojala les guste tanto como a mi, de por si la historia es fuera de lo comun -w- La historia abarca a varias parejas entre ellas de tres grupos *hasta el momento* HSJ, NewS y Arashi -w- ojala pueda meterle mas parejitas porque quiero hacerlo my muy largo.... me encanta jaja. Les dejo el primer capi aunque ya tengo escrito 7 episodios jejeje, sin mas douzoooo


Hime janai yo!


Capitulo primero, el joven príncipe busca novia





Que se siente? Ser el futuro heredero al trono? Saber que tus hermanastros desean verte tres metros bajo tierra? Y que tu madre quiere engancharte con la primera princesa que pase por delante? – eran las mil y una preguntas que se hacia el joven príncipe Nakajima, mientras jugaba con sus cubiertos mirando el plato de comida con desilusión.

- Deja de jugar y come – era la voz de su severa madre, la reina, quien siempre tan glamorosa y ceremonial, lo miro con el seño fruncido
- No tengo hambre… - dijo con desgano – ya llegó Takaki? – trato de cambiar de tema pero no pudo cometer peor error
- Takaki kun… andas todo el día con él! Deberías aprender un poco de él! Sabias que ya tiene una prometida? Tendrías que hacer lo mismo… - la gran señora se metió un trozo de carne en la boca, luego se limpio y levanto – quiero que comiences a ir a los bailes, y en un mes quiero ya una prometida

Se fue de la mesa, el muchacho escuchaba como los mayordomos y empleadas recogían los platos y copas, el hundió el cubierto en su carne con ira y empujo el plato lejos de él, una de las sirvientas se asusto, pero se disculpo y le pidió con ternura que lo recogiera. Era un buen chico, pero estaba harto de las presiones de su madre, y con su padre no contaba… lo único que hacía era viajar y viajar por “situaciones diplomáticas”. Camino con desgano hasta su habitación y se recostó en su cama mirando hacia el techo. *Como elegir una prometida si ni si quiera sé que es el amor…?* un suspiro se escapo de su pecho. La puerta se abrió y supo de inmediato quien era.

- Raiya kun… otra vez entras sin tocar… - se levanto con ternura y sacudió su cabecita
- Nii chan… otra vez estas triste? – el niño lo miraba extrañado
- No estoy triste – fingió una sonrisa – no si tengo un hermanito tan genial y lindo!

Un suave toc toc se escucho, el joven levanto la mirada y el más pequeño salto como loco a los brazos del recién llegado, era el príncipe Takaki Yuya, mejor amigo de Yuto desde la infancia y su confidente de siempre.

- Como andas!? – dijo con una sonrisa mientras cargaba al pequeño Raiya
- Como crees? – dijo haciendo mala cara
- Raiya kun – el mayor bajo al niño y lo miro a los ojos – irías a jugar un ratito con tu perrito? – el niño asintió y salió de la habitación – y bien que hizo ahora la tía?
- Dice que tengo un mes para escoger una prometida… dime de donde saco una niña en un mes?! Y por si fuera poco quiere que la busque en los bailes y esas cosas que hacen los niños ricachones… seguro terminare casándome con una hueca sin cerebro…
- Eh… no es tan malo… vayamos juntos al baile de los Yoshiaki, te presentare a las amigas de mi prometida, parecen buenas personas…
- Eso… - dijo con lastima – te casaras tu también? Eso dijo mamá
- Si… - dijo con una sonrisa optimista – no la amo… pero al menos es agradable deshou?
- Si… seguro…

------------------------

Era el primer baile al que asistía, estaba un poco nervioso pero a la vez sin ganas de asistir. Termino de ponerse su uniforme con orden militar y se miro al espejo *me veo como un tonto…* su madre lo volteo y arreglo su cuello. “te pareces mucho a tu padre cuando era joven” sonrió con satisfacción, luego se dio media vuelta y se retiro… siempre era tan fría.

El joven se sentó en uno de los muebles de la sala a leer un libro hasta que la sirvienta le indico que el auto de su amigo había llegado para recogerlo. Salió y Takaki lo esperaba sonriente, con su uniforme bien puesto pero de color negro.

- Te ves como todo un hombre! Donde está el pequeño Yuu chan que lloraba cuando se hacia una herida en la rodilla? – dijo con gracia
- No estoy de humor para tus recuerdos melancólicos con tono cómico… - respondió el menor a secas

El camino hasta la mansión de los Yoshiaki le pareció interminable, sabía que su amigo le hablaba pero nada de lo que decía parecía encontrarle sentido, estaba sumido en sus pensamientos, preguntándose a sí mismo si en esa noche encontraría a la mujer de su vida… cuando el auto se detuvo supo recién que habían llegado, bajo pero las piernas le temblaban, su amigo le dio una palmada en la espalda y se rio

- No te pongas nervioso…
- No lo estoy – respondió tratando de esconder que temblaba como si tuviera epilepsia
- Asi? Y que te dije cuando veníamos?
- Pues… hablabas del baile…?
- Jajaja – soltó una carcajada – te estuve hablando en chino y ruso y tú me decías “aja..” aja” jaja se nota que nunca me escuchaste, ya entra y tranquilízate

Los dos muchachos avanzaron, de inmediato un grupo de chicas acorralo a Takaki y el sonrió con amabilidad diciendo que ya tenía novia… pero no podía evitarlo era muy popular. El mayor tomo fuerte del brazo a Yuto quien pretendía escapar y lo puso en el centro del grupo

- Les presento a mi querido amigo Nakajima Yuto, quien ya está en edad casamentera y mírenlo que guapo es!

Las muchachas comenzaron a sofocarlo de preguntas que con la justas podía responder brevemente porque otra le hacia una pregunta más. Logro mezclarse en la otra multitud y las termino perdiendo, se escabullo hasta llegar a la biblioteca de la casa, sabía que no debía estar ahí pero no soportaba más a toda esa gente. Era una biblioteca enorme, con libros que había deseado leer desde hace mucho, miro emocionado todo los títulos, y encontró el que quería lo tomo pero otra mano se adelanto. El hoyo entre ambos le permitió ver ese par de ojos almendrados, y que al chocar miradas la esquivo con rapidez por su timidez.

- Hola, me llamo Nakajima Yuto, usted es? – dijo con entusiasmo, su rostro mostraba que era una hermosa joven
- Yamada… Yamada Eiri… - dijo con voz baja, luego intento salir del lugar pero Yuto la detuvo y pudo verla en su esplendorosa totalidad.

El bello y finísimo quimono color rosa palido con flores guindas y bordadas con suaves hilos dorados, los adornos en su larga y castaña cabellera, los ojos almendrados con la sombra de ojos celeste, y sus labios suaves y brillantes… sentía que por fin le gustaba alguien

- Señorita Yamada, es lo mejor que he visto en este lugar – su sonrisa era imposible de esconder
- Eso me alaga, pero creo que debería volver a la fiesta – la joven huyo prácticamente, dejando atrás el libro que había sacado.

Yuto tomo el libro y luego se acerco al señor Yoshiaki pidiéndoselo prestado, el acepto con gusto. Volvió a buscar a la señorita Yamada por todo el lugar pero fue imposible.

¨madre, ya tengo a mi prometida¨ se dijo a sí mismo, al día siguiente iría a pedir su mano.

…………………………

Por otro lado, Takaki estaba junto a su novia disfrutando de la fiesta, sin embargo la gran taza de té que se había bebido hizo efectos en su ser y tuvo que ir al baño. Cuando salió encontró a un muchachito sentado al lado del lugar, era pequeño y vestido de traje, jamás lo había visto, se sentó a su lado y sonrió

- Tu madre te obligo a venir? – dijo con gracia – me paso lo mismo cuando tuve tu edad, luego te acostumbraras
- No soy un príncipe su alteza – dijo con mucha ternura mientras sonreía – solo soy el protegido sirviente de su majestad Yamada

De pronto una joven vino corriendo, un poco asustada, lo llamo por su nombre y de inmediato se levanto para luego hacer un reverencia e irse detrás de quien lo había llamado

- Si que tiene suerte… servirle a una muñeca como esa… - dijo sonriendo – aunque el también es muy lindo

Después de varias horas los dos jóvenes retornaron a sus casas, Yuto se recostó en su cama y espero con ansias a que llegara la mañana para decirle a su madre la gran noticia.

…………………..

Las sirvientas servían el desayuno y la señora Nakajima ya sentada le indicaba al mayordomo que despertara a sus hijos, pero a penas término de mencionarlos, amos aparecieron, uno con mejor humor que nunca.

- Vaya parece que te hizo bien el baile – dijo la señora sin mirarlo
- Si madre – respondió con decisión – y vengo a anunciarle que ya tengo prometida
- Si? – dijo sorprendida – y de qué familia es?
- De los Yamada madre, me casare con Yamada Eiri

…………………………

En casa de los Yamada, la persona más joven de la familia rompió la taza de té que llevaba entre manos haciendo que su fiel sirviente se preocupara y fuera a su encuentro de inmediato.

- Su majestad, le sucede algo? – pregunto con insistencia
- No Chinen kun… solo un pequeño escalofrió recorrió mi cuerpo, no se por qué…

CONTINUARÁ...

avatar
Ringokurin93

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 18/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Usagi el Jue Jul 19, 2012 2:21 am

hfglaeghdlfjbgdf,jk!!!!!
1.- amo el yamajima!
2.- me gusta como escribes
3.- asdasd me atrapo tu fic!


en pocas palabras lo seguire!!! lo juroooo owo

CONTIIIIIIIIIIIIIIIIIII
avatar
Usagi

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 13/09/2011
Edad : 27
Localización : con Teshi a mi lado♥ *w*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Ringokurin93 el Jue Jul 19, 2012 5:31 pm

EHHHH!!! MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR :D!! este es el segundo capitulo, espero que te guste -w-! aunque mis amigas dicen que parece que odiara a Yuu chan por que lo quiero matar D:!!! jaja pero en realidad lo amo con desesperación es mi favorito en HSJ! bueno... me salio un poco corto pero igual: douzo:


Capitulo segundo, descubrimiento y desilucion





Estaba en sus acostumbradas clases de shodo (caligrafía japonesa) cuando su madre interrumpió la sesión. Hablo unos minutos con el profesor y se llevo a quien quería

- Que pasa madre? – dijo con preocupación
- Debes ponerte ropa más adecuada, tenemos visita
- De quien? – dijo con miedo
- Cámbiate primero

Entro a la habitación donde ya estaban sus sirvientas vistiéndole a la apurada, en menos de diez minutos lucia como una estrella de cine tradicional. Bajo las escaleras y vio a dos personas sentadas en la sala, una mujer con ropa muy lujosa y un joven a su lado, de cabello negro y cuello delgado. Su joven sirviente le sonrió y le indico con la mano que debía acercarse

- Por fin estas aquí Eiri, ellos son los Nakajima. La señora Nakajima Michiko y su hijo Nakajima Yuto
- Es un placer – la mujer le observo por completo – pareces una chica bien – dijo con satisfacción
- Eso… jejeje – rio con gracia la madre de Eiri
- Señora - hablo el jovencito a quien Eiri por fin le vio el rostro, no podía ocultar su asombro – vengo a decirle que deseo pretender a su hija – se acerco con seguridad y tomo su mano – mis intensiones son con vistas a contraer matrimonio

La mujer y su “hija” se quedaron perplejas ante la petición del joven, La señora Yamada tartamudeaba sin saber que responder. Mientras el joven sirviente no pudo evitar soltar una risita

- Querido… veras... – dijo con timidez – mi hija es… hijo…
- Qué? – la gran señora Nakajima se horrorizo para luego ver con severidad a su hijo – que es esto? Una broma?!
- No… - la otra señora intervino – vera… es tradición en la familia Yamada que los hijos menores sean kokeshi, hasta que cumplen los 19 años, Eiri… mejor dicho, Ryosuke, cumplirá los 19 en unos días y su vida como kokeshi seguirá si él lo decide, o acabara para siempre para hacerse un hombre.
- Y seré un hombre – respondió “la joven” - lamento tener que rechazarlo

Hizo una reverencia y se retiro junto a su sirviente. Yuto se sentía humillado, avergonzado, irritado, y con unas ganas terribles de tirarle unos puñetes encima. Su madre quien estaba más enojada, lo tomo del brazo y lo saco a jalones del lugar tras las avergonzadas disculpas de la señora Yamada. Antes de salir, en el gran patio estaba Eiri sentada en la banca observando cómo se iba ese joven

- Sabía que desde que lo había visto por primera vez me traería problemas… - dijo con molestia
- Sabe su majestad… - respondió el joven sirviente con gracia – en mi pueblo eso suele terminar en amor
- No digas tonterías Chinen – Eiri golpeo a Chinen en la cabeza – ahora acompáñame debo quitarme esto y volver a clases

…………………………..

Llego a casa botando humo, a penas se abrió la puerta, su madre le dijo la vida “eres tan tonto que confundes a un hombre con una mujer, te le declaras! Y nos haces pasar la peor vergüenza del mundo! Que ni tu padre se entere o seremos el hazme reír de toda la sociedad!! Solo a mi me tuvo que tocar un hijo tan idiota!” Yuto no respondió nada, se dio media vuelta y haciendo caso omiso a lo que le decía la madre, fue a su habitación.

Ya en ella tiro sus libros, destendio la cama y rasgo las cortinas. En eso encontró el libro de los Yoshiaki, aquel que le habían prestado “Orgullo y prejuicio” leyó el titulo y sonrió con ironía. *nunca he prejuzgado a alguien, y la primera vez que lo hago resulta siendo un total engaño* tomo el libro y escribió en la primera pagina “Yamada Eiri, firmaste tu sentencia de muerte por engañar a Nakajima Yuto” cerro el libro con ira y se recostó sobre la cama mirando hacia el techo mientras esbozaba una sonrisa malévola.

Cuando llego la tarde, uno de los sirvientes le aviso que habían llegado sus hermanastros. La historia sobre esto era algo complicada. El padre de Yuto era el actual jefe de todo el clan y uno de los miembros más destacados de la realeza japonesa, quien ocupaba el puesto de rey, su hijo primogénito debía ser entonces quien tomara su lugar cuando falleciera, pero durante su adolescencia el padre de Yuto se enamoro de una plebeya, con quien tuvo dos hijos en la clandestinidad: Kota y Daiki, dos jóvenes que vivieron en la más dura pobreza durante la niñez por la cobardía de su padre quien no se digno a reconocerlos nunca como hijos suyos, hasta que se enteraron de su origen real y decidieron exigir sus derechos ellos mismos ante la abuela reina. Esta que era muy dulce y buena reprocho la actitud de su hijo y los acepto como parte de la familia, pero lamentablemente no podía darles el privilegio de la herencia al trono ya que Yuto al ser un hijo legítimo seria quien debía heredarlo. Fue así que ambos pasaron a ser simples príncipes.

No obstante, la rivalidad entre hermanos era más que evidente. Ambos detestaban a Yuto quien desde bebe había recibido la gloria. Sus visitas al palacio Nakajima por ello, eran más que fastidiosas para Yuto.

- Ahora que quieren? – dijo con molestia mientras bajaba las escaleras
- No podemos visitar a nuestro hemanito? – dijo con malicia Kota – estas grande, ya no pareces el niño flacucho al que golpeábamos
- No estoy de humor para sus bromas, si quieren molestar a alguien, que no sea yo o los hecho a patadas de la casa
- No te venimos a ver – respondió cortante Daiki, de ambos hermanos era él quien más miedo le daba a Yuto, parecía por fuera muy tierno pero sus ojos ocultaban una rabia y envidia inmensa – donde está la abuela?
- En su habitación como siempre… - dijo sin cuidado, esquivando esa mirada que lo aterrorizaba
- Que se siente que tu abuela nos ame mas a nosotros que a sus nietos legítimos? – pregunto tratando de picar a Yuto
- No me interesa en absoluto… - era mentira, desde niño había sufrido la indiferencia de su madre, y cuando buscaba el consuelo de su abuela ella también lo rechazaba prefiriendo a los hijos no legítimos de su padre
- Tal vez la abuela nos quiera mas por haber sido fruto de verdadero amor y no solo de un arreglo de negocios – Kota menciono, con una enorme sonrisa

De inmediato, Yuto sintió que la sangre se le subía a la cabeza y le salto encima con golpes y exigiéndole que retirara lo dicho. Pero ambos continuaban sin retractarse y devolviéndole los golpes. De pronto la abuela apareció con algunos sirvientes que los separaron. La anciana se acerco a Kota quien sangraba del labio y le clavo una mirada fulminante a su nieto Yuto

- Deberías avergonzarte
- Abuela… - dijo sintiendo que los ojos se le llenaban de lagrimas
- Estos chicos han sufrido tanto y aun deben sufrir a causa tuya… - acaricio con ternura a los dos muchachos – vamos chicos, tengo un te muy rico que les encantara – se detuvo un momento y volvió a ver a su nieto – en cuanto a ti… espero que reflexiones sobre lo que hiciste

Yuto sentía que no podía con la cólera, por qué su abuela los prefería a ellos? Que escondía que no podía soportar la presencia de su propio nieto? Se había preguntado miles de veces lo mismo sin llegar a una respuesta determinada… no quería pero todo ese entorno no hacia más que crear mayor resentimiento y odio en su corazón. Se sentó en una de las gradas de la escalera y ocultando su rostro entre las manos lloro débilmente, amaba a su abuela y deseaba que ella le diera el mismo amor que les daba a ellos… las mismas caricias y los mismos detalles. Una manito pequeña se poso sobre su cabeza y levanto la mirada para encontrar los enormes ojos de Raiya que lo miraba con lastima

- Nii chan…. No llores, la abuela te quiere – dijo con su voz pequeñita
- No lloro Raiya… - le acaricio la cabeza – solo detesto que crean que por que somos los hijos legítimos tenemos la vida perfecta, cuando no saben que estamos más solos que nadie en este mundo….
- No estamos solos nii chan – Raiya abrazo a su hermano – nos tenemos el uno al otro.
Yuto correspondió al abrazo y no pudo evitar derramar unas cuantas lagrimas mas, su hermano era lo mejor que le había pasado en esa familia. Se separaron y el pequeño toco la herida que tenía el mayor en el rostro
- Esto… - lo toco haciendo que su hermano saltara de dolor – le diremos a la sirvienta que lo cure

…………………………..

Los días habían pasado rápido desde el incidente. Ya nadie lo mencionaba, pero el apellido Yamada era como decir una lisura en la mesa: si lo decías recibías una bofetada.

Aquel día, se haría una gran cena en casa de los Nakajima con motivo del regreso del padre, los sirvientes eran un conjunto de locos corriendo en todas las direcciones, mientras Yuto y el pequeño Raiya observaban todo sentados en un lugar especial del lugar. Takaki llego y saludo a ambos con un feliz gesto, estaba acompañado de su prometida

- Por fin llegas – dijo Yuto con fastidio, para luego decirle al oído – cuida de Raiya, yo me veo, no soporto a mi padre ni a esos dos hermanastros que tengo…
- Espera – Takaki intento detenerlo pero no pudo, Yuto ya se había marchado, fingió una sonrisa a su prometida y le pidió que cuidara un momento a Raiya, que él ya volvía.

Yuto se metió en la biblioteca de su casa, no había nada que le diera mas alergia que un gran conjunto de gente y menos cuando su madre quería que consiguiera “prometida”. Hecho llave a la puerta y recorrió su biblioteca con parsimonia, hasta que en uno de los estantes, su mirada se detuvo unos segundos. Y como un espejismo recordó la bella apariencia de quien hubiera sido su perfecta prometida… Eiri. La ira lo recorrió de nuevo por tener tan mala suerte, se quito el traje que tenia puesto, y tomo uno de los atuendos de sus sirvientes que guardaban su ropa en una de las gavetas traseras de la biblioteca. Salió furtivamente de la biblioteca, y camino por las desoladas calles, jamás había salido sin chofer, pero le importaba tan poco perderse, total nadie lo quería en su casa. Cuando llego a una calle bastante lejos de su palacio vio una librería; generalmente su padre traía los libros de otros países, jamás se había detenido a ver una librería. Entro con tanta curiosidad por ver los nuevos libros. Miro con detenimiento cada libro, sintiendo el dulce olor de las hojas recién impresas y las caratulas brillantes con actores de occidente. Los títulos lo emocionaban hasta las lágrimas, se confesaba un literato empedernido y para el estar ahí era como el paraíso. Una de las muchachas se le acerco y pregunto si deseaba comprar algún ejemplo

- Pues… - miro sus bolsillos y solo tenía unos cuantos centavos
- En todo caso también puedes alquilar algunos, por una hora

Le brillaron los ojos, le dio todo lo que tenía y tomo el libro que más le había gustado. Avanzo en medio de las estanterías y encontró a un chico sentado en el suelo leyendo “asi que estas son las famosas librerías de los jóvenes” se dijo a si mismo emocionado por vivir esta experiencia y tomo asiento frente a el.

“cuando sentí su aroma me recorrió el escalofrio del ardor en el corazón… sus ojos se clavaron en los míos y dibujo una pequeña sonrisa que no hizo más que alargar mi agonía, quería tenerla en mis brazos y protegerla siempre…. Pero era imposible ya que no era más que una ilusión. Fue tantas veces mía en mis sueños, la tuve entre mis manos, con su sedosa cabellera resbalándose entre mis dedos para luego sellar nuestros labios con el secreto del amor… y ahora que despierto se que jamás sucedió nada”

Era como si describieran por un momento como se había sentido con la desilusión de Yamada Eiri, cerró el libro y se quedo pensando cuando sintió la mirada de alguien. Era el muchacho que estaba sentado frente a él, tenía una cara de terror *que le ocurre? Parece que hubiera visto al diablo* pensó… hasta que ese par de ojos le dieron la respuesta. Al ver la divinidad de su mirada supo quién era y se paró de un brinco

- Tú!- le señalo con un dedo – que haces aquí?
- Eso me pregunto yo… - respondió con terror – si vienes para vengarte, escucha, no era mi voluntad ser kokeshi de acuerdo? Mi familia es demasiado tradicional… no puedo hacer nada al respecto. Te pido disculpas pero… ERES TONTO?!! Por que crees que me escondía en la biblioteca de los Yoshiaki…
- No soy tonto – lo tomo del cuello y lo aprisiono a la pared del estante – y tu pagaras lo que me hiciste!
- Déjame en paz!! Ya te dije que no es mi culpa! – trato de formar palabras con el poco aire que tenia

Yuto vio el terror en su mirada y lo soltó. En que se había convertido? Había terminado siendo como las personas a las que tanto odiaba… se disculpo con el muchacho e hizo una reverencia. Yamada lo miro con tristeza

- Pensé que había una cena muy importante en tu casa… - dijo con temor
- Si, celebran la llegada de mi padre – respondió con indiferencia
- Y que haces aquí?
- Te importa? – lo quedo mirando, sus ojos eran fuertes y podían fulminarlo
- Solo pregunto… es extraño que un príncipe ande en una librería de gente común…
- Entonces tu también tendrías que ser juzgado…
- Si – sonrió con timidez, cosa que le pareció muy mona a Yuto – mi hora acabo, quieres comer algo? No sé porque sospecho que no has cenado y no tienes un centavo en la billetera…
- Supones bien – respondió el más alto y fue con él.

………………………

Takaki se mataba marcando al número de su amigo sin respuesta alguna, había buscado por toda la casa sin éxito. Agotado se sentó en uno de los grandes muebles y se quedo observando el cielo con detenimiento, era una noche genial. De pronto observo como uno de los sirvientes traía una cara de susto y lo detuvo

- Qué ocurre?
- Han venido los de la casa de los Yamada, dicen que su hijo menor ha desaparecido, debo decírselo a la señora.
- No – algo en Takaki le decía que Yuto estaba con la persona desaparecida – yo me encargo.
Salió a la puerta y encontró a la señora Yamada y al pequeño sirviente consolándola del llanto. Se acerco en silencio y beso la mano de la mujer con suavidad
- Es un placer señora Yamada, Takaki Yuya heredero del imperio Goyan, es un gusto – saco la mejor sonrisa de seductor.
- Es un placer para mi también – dijo secándose las lagrimas – mi menor hijo ha desaparecido, no sé donde más buscarlo… pensé que tal vez, no se… los Nakajima tomarían venganza….
- No son de ese tipo de gente – dijo tranquilizándola – los conozco bien desde que soy niño, son buenas personas. si desea puedo acompañarlos a buscar a su hijo.

La señora se adelanto para subir al auto, y Takaki miro de reojo al pequeño sirviente, cuando este cruzo miradas con él, movió los labios como diciendo hola pero sin dejar salir ningún sonido. El pequeño sonrió e hizo una reverencia.

………………………….

“Daiki… Daiki…” era la voz de su abuela que lo desencajaba de sus pensamientos. Volvió a mirarla y le sonrió

- Que pasa abuelita? – dijo con ternura
- Pareces un poco distante, te sientes enfermo? Siempre eres tan alegre y jovial
- No es nada abuelita…

Sabía bien que se mentía a sí mismo, cuando su mirada cómplice se junto a la de su hermano. Ambos sabían que había una persona en la fiesta que perturbaba la tranquilidad del menor. Kota se levanto de su asiento pidiendo permiso a su abuela, y le hizo una señal a su hermano.

Daiki sentía que el corazón se le partiría, pero no podía hacer nada, si aquello se descubría su plan de llegar al trono seria aun más lejano para ambos.

CONTINUARÁ...
avatar
Ringokurin93

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 18/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Ringokurin93 el Sáb Jul 21, 2012 11:40 pm

Bueno aqui el sgte capi :D lo escribi hace tiempo asi que no recuerdo mucho de que trataba ;O; pero debe de haber salido masomenos porque me divierto mucho escribiendo este fic nyan! bye bye

Capítulo tercero, mata aeru kara





Ambos estaban sentados en una de las mesitas de ese lugar donde vendían ramen. Les acaban de traer la comida y Yuto se sentía como en una excursión, Yamada lo veía divertido por los gestos del más alto.
- Se nota que nunca sales de casa…

- Y tu si? – Yuto le miro a los ojos lo que hizo que Yamada le esquivara un poco avergonzado – si varias veces, siempre me escapo sin avisar, somos tantos que es poco probable que me noten
- Mmm… - Yuto sorbía lo último de su sopa, estaba hambriento – y siempre vas a la librería?
- Si, es genial cierto? es la única que está suficientemente lejos de mi casa y suficientemente escondida como para que no me encuentren los periodistas… - Yamada sonrió tiernamente Yuto le devolvió la sonrisa
- Oye… y eso de ser… kokeshi…
- A eso… - Yamado borro su sonrisa de inmediato – mira no eres el primero que ha ido a mi casa con intensiones como la tuya, aunque debo reconocer que eres el primero guapo, los otros solían ser viejos verdes que querían a una niña por esposa, en fin, mi mamá siempre les decía que yo era hombre y se iban enojados. Por mi condición, mi familia ha sido apartada de muchas cosas… pero esta tradición es obligatoria… para mi desgracia…
- Y ya escogiste ser chico? – dijo Yuto tomando un poco de te
- Si – Yamada sonrió – la mayoría de mi familia dice que soy el kokeshi mas bonita de mi generación, que debería quedarme como eso, pero he vivido siendo alguien que no soy por años… extrañare a Eiri pero quiero ser Ryosuke
- Si eras muy bonita – Yuto le miro sonriente lo que hizo que un pequeño rubor apareciera en las mejillas de Ryosuke – al principio, después de los insultos de mi madre y la vergüenza quería molerte a golpes y matarte
- Que amable ¬¬
- Pero ahora me caes bien – Yuto volvió a sonreír y le despeino el cabello así como hacía con su hermanito – comencemos de nuevo, soy Nakajima Yuto, 18 años, heredero del imperio Seiki y tu nuevo amigo
- Jaja – Ryosuke rio avergonzado, se sentía raro haciendo amigos ya que su único amigo había sido durante años Chinen – Yamada Ryosuke, 19 años, hijo menor de los Yamada y no soy heredero de nada jajaja

Los dos jóvenes rieron alegremente y continuaron tomando el te en ese pacifico lugar, donde una ancianita casi ciega no los reconocía como realeza y los trataba como si fueran sus nietos preguntándoles si deseaban mas ramen.

………………………..

La señora Yamada lloraba desconsolada en su gran mansión, eran ya las 00 horas y su hijo no aparecía. Takaki estaba sentado en la sala de invitados mirándola preocupado, en eso el pequeño sirviente se acerco llevándole una tacita de café

- Esta muy mal… - dijo el más alto – donde se habrán metido ese par de idiotas…
- El joven Yamada siempre huye – respondió el pequeño
- Entonces sabes a donde han ido?! – Takaki se levanto tomándolo de los hombros – vamos dime e iremos a buscarlos
- No lo sé su majestad – dijo el más pequeño bajando la mirada, así se dirigía siempre a todos – se que huye pero siempre vuelve antes de que me preocupe… así que supongo que volverá hoy también

Takaki se sentó y bebió su café “par de tontos…” volvió a repetir Takaki y vio al pequeño sirviente parado a su lado mirando con preocupación a la señora Yamada.

- Por que no te sientas? – Takaki le sonrió y dio una palmada a la silla del lado como indicándole que se sentara
- No debo – Chinen sonrió – pero agradezco su preocupación
- Eres muy formal, puedes tutearme
- No su majestad eso es una falta de respeto para alguien tan miserable como yo – Chinen bajo la cabeza, se veía muy tierno
- Tonterías – Takaki se levanto de su asiento – si tu estas parado yo también me quedare parado entonces

Chinen se sorprendió, pero Takaki se divertía mucho viendo los desesperados esfuerzos por hacerlo sentar antes de que los dueños de la casa se dieran cuenta de lo mal que estaba atendiendo al invitado. Sin embargo, después de un rato se dio por vencido y le dejo pararse a su lado

- Cuántos años tienes? Te ves muy joven – Takaki le miraba como a un hermanito
- Tengo 18 su majestad
- Y desde cuando trabajas con ellos?
- Desde que tengo 10 – Chinen miro con ternura a la señora Yamada – la señora es muy buena conmigo, me crio como a un hijo mas y me hizo el fiel sirviente de su majestad Yamada sama, con quien casi somos como hermanos
- Yamada… el chico chica verdad?
- No es un chico chica!! – el pequeñito se enojo e inflo los cachetes, cosa muy bonita para Takaki quien no se aguanto y se los peñisco – auch! – se sobo con sus manitas – es un kokeshi…
- Lo se… - Takaki le miro con ternura – y tu… también has sido kokeshi? Tienes pinta de niña
- No…- frunció el ceño – eso es costumbre de gente de alcurnia únicamente
- No me importaría casarme con una niña plebeya – le peñisco la nariz y le sonrió

Takaki no lo noto pero el pequeño se sonrojo, bajo la cabeza de nuevo, sofocado por su vergüenza. Iba a decir algo pero un alboroto se armo en la sala del lado, ambos corrieron y vieron como la señora Yamada le gritaba a su hijo y a Yuto que estaban ahí parados

- Pudieron secuestrarte!! Hacerte tantas cosas!!! Estas castigado por un mes!! – dijo gritos para luego tirársele encima con besos y abrazos – me alegro que estés bien, moriría si te pasaba algo
- Mamá… U__U – Yamada le devolvió el abrazo

Chinen fue corriendo a recibir a su amigo, y Takaki tomo del brazo a Yuto y se reverencio para despedirse. Llevaba a su amigo a jalones hasta la puerta cuando el pequeño sirviente llego corriendo antes de que se fueran

- Señor, su saco – dijo agitado por haber corrido
- Mmm, ya no lo uso mucho, úsalo tu – le volvió a sonreír

Luego ambos salieron de la casa de los Yamada, debían volver de inmediato a la casa de los Nakajima, su madre seguramente estaba hecha ira.

…………………………

Yabu se acerco a su destino y tomo una de las tantas copas de champagne que pasaban los mozos por toda la casa, luego la puso al lado de aquella persona

- Parece que no te dio vergüenza venir a la casa donde nadie te quiere ver
- Que yo sepa los únicos que no me quieren ver son ustedes – respondió, tomando de la copa – no estará envenenada no? – sonrió
- Si quiero matar a una rata como tu seria con mis propias manos… - Yabu lo miro con malicia – y precisamente a eso he venido, por tener la valentía de venir aquí, morirás
- Pues quiero ver como intentas matarme frente a tanta gente y frente a tu adorada abuela
- Crees que soy un tonto? – Yabu metió la mano en el bolsillo de su saco y se puso detrás de esa persona
- Ah… ya veo – sonrió mientras seguía tomando su copa – con que guardabas tu armita en ese bolsillo
- Avanza – Yabu le empujo

Así lo llevo hasta el sótano de la casa y lo empujo hasta dejarlo en el suelo, luego le pateo en la cara dejándolo semiconsciente. Pero esa sonrisa no se le borraba de la cara. Por fin logro sacar el revólver de su bolsillo y le apunto en la cabeza

- Morirás como el perro que eres
- No mas perro que ustedes – sonrió – al menos yo si tengo sangre noble, ustedes son bastardos asilados por una vieja que se apiado de su miseria!
- Cállate! – Yabu volvió a patearle, esta vez mas fuerte que le hizo escupir un poco de sangre, luego se arrodillo hasta quedar a su altura y le tomo del cabello metiéndole el revólver en la boca – no somos ningunos bastardos, somos los futuros herederos del imperio Seiki escuchaste?
- Jajaja – volvió a reír y lamio el borde del arma – claro que lo serán, cuando maten al chiquillo ese y siempre y cuando rompan esos pequeños papelitos…
- Donde los tienes? – Yabu le volvió a poner el arma en la cabeza – dímelo ahora, si quieres que al menos encuentren tu cuerpo y no te tire al rio
- No te diré nada…. Si alguien debe preguntármelo es tu hermanito a quien tan lindo se le hizo dármelos
- Hijo de puta! – Yabu estaba a punto de jalar el gatillo pero la puerta se abrió detrás de él y apareció Daiki – te dije que te quedaras con la abuela!
- Aniki….- sus ojos sobresaltados veían a aquella persona tirada en el suelo riendo en medio de su charco de sangre

Yabu empujo a su hermano, pero su rival se levanto de inmediato dándole un certero golpe que lo dejo en el suelo y lo que provoco que soltara el revólver. El arma quedo a escasos centímetros de Daiki, quien la tomo entre sus manos y se levanto temblando mientras miraba con los ojos llenos de lágrimas a esa persona

- Será mejor que me digas donde ocultas los papeles
- Mmmm…. Daiki kun… - se acerco lentamente y le acaricio el rostro – que pasa tienes miedo? – le apretó el cuello – si antes decías con tanta ilusión mi nombre? Porque no me llamas por mi nombre?
- No te conozco! – Daiki cargo el revolver

Uno de los sirvientes toco la puerta del sótano, necesitaba sacar uno de los vinos que estaba en esa parte.
- Mierda…- dijo Yabu – miro con odio al tipo ese – te has librado esta vez… - tomo a su hermano y le quito el revólver para guardarlo de nuevo en su bolsillo, abrieron la puerta y salieron del lugar. El mayordomo se horrorizo de ver a esa persona con sangre y el traje hecho añicos

- Señor Inoo – dijo asustado – que le ocurrió?
- Solo una pelea de niños – dijo sonriendo – será mejor que regrese a casa a cambiarme de ropa

…………………………….

El pequeño Raiya había sido dejado un momento por la novia de Takaki, quien había ido con una de sus amigas por una taza de te. El niño se acerco curioso a un pequeño péndulo con el que jugaba un muchacho de terno

- Te gusta? – dijo mirándolo – te lo regalo
- En serio? – el niño sonrió alegre y se lo llevo corriendo

En medio de su corretera se choco con su padre quien lo cargo con dulzura, el niño le enseño el péndulo que le habían regalado, el hombre lo tomo y se quedo pálido

- Quien te dio esto? – dijo casi con los ojos desorbitados
- Un niño que estaba en la fiesta… - respondió sin comprender que pasaba

CONTINUARÁ...
avatar
Ringokurin93

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 18/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Usagi el Dom Jul 22, 2012 6:24 pm

asdasdasdasd!!!!! waaaa me encataaaa!!!!!! esta genial me tienes en ascuas! >0<.!!!! dios ya necesito saber de ke trataba el pendulo!!! rayos esta genial..

y oh! inoo es el malo?.. espera si kota y dai-chan son los malos.. inoo ke es? arg esta departe de yuto? o.o nasdasd x0x

como hisiste a mi kota malo ;^;!!! bu bu.. noooo el es bueno (?)
y el takachii asdasd!!! amo en serio tu fic!!!

kiero mas mas mas contiiiiiiii!!!!!!!

gomen por no haber venido antes.. pero sabes que siempre seguire aki pendiente ouo!!!
avatar
Usagi

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 13/09/2011
Edad : 27
Localización : con Teshi a mi lado♥ *w*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Ringokurin93 el Dom Nov 11, 2012 6:26 pm

Capitulo cuarto, encerrados




El señor Nakajima buscaba desesperado por toda la casa a su hijo mayor, su corazón latía con mucha rapidez y temblaba pensando en que esa persona estaba ahí, en medio de su gran fiesta. Choco con su esposa

- Qué te pasa? Traes cara de espanto
- Toma al niño – le entrego a Raiya a quien llevaba de la mano – donde esta Yuto?
- No lo sé… - respondió con indiferencia – atiende a tus invitados en vez de preocuparte por esa niño malcriado
- Nuestro hijo está en peligro! – dijo intentando no descontrolarse

Su mujer tomo al niño, parecía no importarle nada que su hijo mayor estuviera al borde de la muerte, jalo a su menor hijo y siguió conversando con sus invitados.

El señor Nakajima salió hasta los jardines buscando a su hijo, llamándolo a gritos pero nadie contestaba. De pronto un joven se acerco

- Su majestad busca a alguien? – dijo extrañado
- Oh.. lo siento he perturbado su tranquilidad – hizo una reverencia – señor…?
- Takeuchi – dijo sonriendo y haciendo la reverencia – es un gusto conocerlo en persona
- Si… gracias – miro a todos lados, desesperado – busco a mi hijo…
- El joven Yuto kun
- Si… como sabe su nombre?
- Soy un gran fanático del imperio Seiki, admiro los grandes negocios que hacen… yo también soy heredero de un imperio, aunque es menor…. – sonrió, parecía una persona muy amable
- Ya veo… pareces bastante maduro para tu edad, quizás hagamos negocios juntos en el futuro
- Si, me encantaría – sonrio de nuevo, pero algo en sus ojos daba un poco de miedo.

En eso, los dos jóvenes, Takaki y Yuto, llegaron entrando a escondidas por el patio trasero. Para su mala suerte su padre estaba ahí con el otro chico. El hombre los miro con severidad y se acerco a su hijo dándole una cachetada

- Que te crees para Salir sin avisar? Te he estado buscando por todo el lugar, tenemos problemas – se acerco y susurro – pero no puedo decírtelo en publico

Takaki y el joven Takeuchi se retiraron, mientras que el señor Nakajima mando a sus dos hijos a alguna habitación de la casa que estuviera resguardada.

……………………………..

Los días pasaban en total aislamiento y resguardo, habían dejado de asistir a la escuela para recibir a profesores particulares que les daban clases. Yuto sentía que no podía mas con el encierro iba a enloquecer
- Nii chan por qué estamos encerrados? – pregunto su hermanito

- Mi padre está loco… hasta ahora no me explica que sucede…
- Se puso raro desde que le enseñe un péndulo que me regalo un extraño…
- Un péndulo? - Yuto le pidió que se lo entregara, y miro con detenimiento el símbolo en la parte trasera – no conozco a que familia pertenezca….

En eso entro Takaki a la habitación, era increíble como él era su único contacto con el mundo externo. El mayor saludo a ambos con gracia de verlos encerrados

- El tío se ha obsesionado
- Esta ebrio T___T – Yuto se levanto y tomo su chaqueta – nos vamos
- A donde? – Takaki se alarmo – tus papás me matan si saben que te fuiste conmigo!!
- Y que? – Yuto sonrio y tomo a Raiya – esa es la aventura de la vida! Y además es su culpa por no decirnos porque nos encerraron!

Burlaron la vigilancia y todos salieron en el auto de Takaki. Raiya moría por comer helados, así que fueron por unos, donde un grupo de chicas no dejaban de mirarlos y les sonreían todas nerviosas. Takaki quería ligar, pero a Yuto le parecían todas horrendas. El día siguió pasando, lleno de videojuegos, comiendo en restaurantes elegantes y paseando por toda la ciudad. Takaki creyó que ya era demasiado tarde, que debían regresar, pero Yuto quería ir a un lugar antes y obligo a manejar al chofer de Takaki hasta ahí, el auto se detuvo frente a una Liberia escondida.

- Si que eres raro… teniendo tantos libros quieres leer en una librería de pobres…
- Tienen libros más divertidos… - Yuto sonrió – puedes regresar con Raiya, yo me quedare
- No te dejare, si te pasa algo estaré muerto.

Yuto entro al lugar mientras Takaki se quedaba jugando con Raiya “a que tu hermano es bien raro?” le decía riéndose.

Yuto entro a la librería, estaba vacía, en parte se sentía desilusionado de no encontrar a Yamada, le caía muy bien. Pago por un libro que le interesaba, y se sentó a leer en una de las alfombras. Pasada una hora, se acerco a la muchacha de la estantería

- Quiero comprarlo – dijo sonriente – cuanto es?
- Son 3000 yenes
- Ten – Yuto le dio la tarjeta de crédito, y vio como la muchacha le llenaba un formato de lector – ahí… tienes los nombres de todos los que vienen?
- Si… - la muchacha lo miro, en eso lo reconoció y se le abrieron los ojos – u-u-u-u-usted es Nakajima!! Nakajima Yuto! El prin! – Yuto le tapo la boca y sonrió
- Mejor tenlo en secreto, si mis papás se enteran me matan – miro a la computadora con curiosidad – y dime… ahí tienes el registro de todos?
- De los más frecuentes
- Me darías el de uno? – Yuto sonrió dejando a la muchacha idiotizada
- Claro, dígame el nombre
- Yamada E… YAMADA RYOSUKE – dijo feliz
- Mmmm, si aquí esta, desea todos sus datos?
- Si :)

…………………………….

El pequeño Chinen limpiaba su pequeña habitación muy temprano, eran aun las 4 am, y nadie en la casa despertaba pero él debía dejar todo en orden para que durante el día pueda encargarse del resto de la familia. Tendió su cama rápidamente y barrió todo, sacudió los muebles y doblo su ropa recién lavada, la puso dentro del pequeño armario y vio el saco del joven Takaki colgado de un gancho.

No lo había tocado desde el día en que se lo dio, solo le pasaba la escobilla todos los días para que estuviera impecable para cuando se lo devolviera. Pero ese día se lleno de valor, y aun temblando se acerco lentamente para luego juntar la tela a su nariz, inspiro profundamente el aroma de sus prendas… era un perfume caro seguramente

Se alejo de pronto, un poco asustado de lo que acababa de hacer. “su majestad Takaki sama es muy bueno conmigo… pero yo sigo siendo un sirviente” pensó. Noto que uno de los bolsillos parecía abultado. Metió la mano y encontró un papelito con un número. Sería su teléfono de casa? Su celular? O un numero de otra persona… Chinen volvió a meter el papel en su lugar y quiso olvidarse de eso

Todo el día estuvo torpe, chocándose con las sirvientas, llevando comidas equivocadas y olvidándose de avisar al joven Yamada sobre sus horarios. Al final del día, la señora Yamada lo mando llamar

- Querido te sientes bien? – lo miro preocupada – has estado distraído todo el dia…
- No es nada señora, solo estoy un poco enfermo – sonrió
- Pues deberías descansar mas… puedes irte a dormir, hoy solo tengo un invitado le diré a las otras sirvientas que lo atiendan
- Si señora. – Chinen hizo una reverencia y se dirigió a su habitación

Las horas pasaban y seguía sin poder dormir, miro el reloj y eran las 10 de la noche, pero ese papelito le daba curiosidad. Tal vez necesitaba un poco de agua, salió despacito, en su pijama de conejitos. Casi de puntillas porque recordaba que la señora tenía visitas. Entro a la cocina y comenzó a tomar agua

- Pero que ternura de niño… - era la voz de quien creía? Chinen casi se atora con el agua
- Su majestad – dijo avergonzado de que lo vieran en pijamas – que hace aquí?
- Te deje mi numero hace mucho en el saco y como nunca llamaste… - se agacho un poco para quedar a su altura – tuve que venir a verte ^^
- Disculpe pero… - Chinen bajo la cabeza – no es correcto que nos hagamos tan cercanos, tráteme como a un sirviente, solo soy eso…
- Yo no trato a nadie como sirviente… - Takaki le acaricio la cabeza – eres muy divertido, por que no somos amigos?
- Mejor vaya donde la señora, es su invitado – Chinen le quito la mano de su cabeza – yo debo irme a dormir
- Chinen kun – Takaki le cargo y comenzó a apretarlo como a un muñeco – eres tan lindo!! Como un hermanito!!!

Chinen comenzó a patalear para que lo soltara pero el mayor seguía abrazándolo, hasta que la puerta se volvió a abrir. Era Yamada, quien se quedo mudo al ver la escena

- Ok… fingiré que no vi nada… - se acerco a tomar agua
- Su majestad!! No es nada de lo que parece! – decía Chinen súper avergonzado, sus mejillas estaban al rojo vivo
- Son amantes? – Ryosuke tomo de su vaso, Takaki solto al menor en ese momento – huy… parece que toque puntos débiles… - se acerco al menor – Chii, mejor no te encames con este a la primera, tiene cara de sinverguenza…
- Eh? – Chinen sentia que le ardia el rostro demasiado, salió corriendo del lugar

Takaki sonrió, era tan mono como se sonrojaba y se iba corriendo con su minúsculo cuerpo en ese pijama de conejitos. Yamada le miro con odio

- Si le haces llorar, aunque sea una vez te dejare sin hijos…
- No somos amantes T___T – Takaki le miro sonriendo – tengo debilidad por los niños lindos, siempre quise un hermanito y el es adorable
- Ojala no termines confundiéndolo entonces… - Yamada salio del lugar

Yamada subió a su habitación, estaba aburrido, y la escenita de abajo le había amargado un poco “ese idiota me quiere robar a mi mejor amigo” se puso a jugar con su celular haber si se quedaba dormido cuando en eso sonó, era un número desconocido…

- Si diga?
- Koncha! ^ ^ - la voz le era familiar pero no recordaba bien quien era
- Si? Quién es?
- Adivina… - una risita se escucho al lado del auricular
- No tengo la menor idea ¬¬ me dices o te corto…
- Joo que aguafiestas… no te diré hasta que me recuerdes
- Entonces no pasara – Rysouke cerró la tapa de su móvil y se hecho sobre su cama tratando de recordar de quien era la voz…

……………………………….

Kota estaba en una tienda de té, su abuela quería que le comprara un tipo raro de té que solo vendían ahí. El joven estaba perdido entre los estantes buscando cuando un niño se le acerco y le alcanzo lo que buscaba

- Quieres esto? – sonrió
- Si… - Kota sonrió – como sabias…?
- Eres Yabu, perdón, Nakajima Kota… - sonrió de nuevo – la familia Nakajima solo toma este te
- Sabes mucho… - Kota le arranco el té de las manos y le dio la espalda
- Se mas que tu… y se tus planes secretos… - Kota voltio a mirarle, seguía con el mismo rostro sonriente y pseudo angelical – podría ayudarte… a ti y a tu hermano
- No necesitamos ayuda de nadie…
- En serio? – el más pequeño comenzó a jugar con unas cajitas de te – pues yo quiero a Nakajima Yuto tres metros bajo tierra… ustedes no? – sonrió
- Mmm… quizás podríamos ser aliados – Kota sonrió de vuelta

CONTINUARÁ...

Konnichiwaaa!!! kyou wa dou? -w- hoy estuve chotto isogashii naaa pero me di un tiempito para subir algo D:, A USAGI CHAN!!!! muchas gracias por leerme en serio!!!! te lo agradesco mucho :D y me alegra enormemente que quieras seguir leyendolo! mas bien disculpame por no haber subido hace taaaaaanto :C esque pensé que nadie me leia aqui asi que solo subi capos a mi blog U__U gomen ne? subiré con mas frecuencia :D!!!
avatar
Ringokurin93

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 18/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Usagi el Sáb Nov 24, 2012 2:34 pm

arigato gozaimasuuu!!~ no te olvides de mi me encanta ese fic en serio esta genialoso me gusta mucho >w<.!!!!!!! esperare con ansias mas capis~♥
avatar
Usagi

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 13/09/2011
Edad : 27
Localización : con Teshi a mi lado♥ *w*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por HikaMiya el Lun Dic 17, 2012 12:11 am

OH NO 123

QUIERO CONTI PORFAVOR
avatar
HikaMiya

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 15/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hime Janai Yo! [YamaJima/ TakaChii/TegoMass]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.