Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Ir abajo

Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Koizumi Risa el Miér Sep 28, 2011 4:02 am

Hi!!! Minna-san Koizumi-Desu. (Ni piensen que me afecta ver, amar y venerar a Tego) Bueno el motivo de re-subir este fic es por que he estado pensando en quizás darle una conti osea un cap. mas así que me gustaría que ustedes me ayudaran a decidir. Por cierto no me olvidado de mis otros fic lo mas probable es que suba conti de todos en estos días ya solo los estoy editando disculpen la espera. Y gracias por leerlos.

°~YAMAPI~°

El me está mirando esperando una respuesta. Que es lo que desea escuchar ¿la verdad?, ¿Para qué?. Si lo sabe porque me hace repetirlo ¿Por qué? ¿Que gana con escucharlo una vez más?, Nada cambiara de ser así, lo sé y el también lo sabe.

Al fin fije mi mirada en sus ojos, ¡Rayos! eran tan hermosos, mi mirada se volvió a perder en el horizonte, cualquier cosa en ese momento era mejor que su mirada.

-Yamapi, mi nombre salió de sus labios. No podía seguir fingiendo ignorarlo.

-¡Está bien!. Dijo con un hilo de voz, acaso esperaba que lo mirara y por eso me hablaba en pausas. Me preguntaba.

-Ummm. No podía decir más, él sabía que le prestaba atención pero no lo miraría, no en esos momentos.

-Entiendo esto y…lo siento…yo no te culpo. Lo detuve antes de que continuara hablando.

-Tegoshi perdóname. Dije aun sin mirarlo. -Es solo que yo no puedo amar.

-No Yama-chan tu si puedes amar… es solo que no puedes amarme a mí ¿Verdad?.

Tegoshi me dio un ligero beso en la mejilla antes de irse corriendo de ahí, un beso tierno y húmedo, el lloraba sentí sus lagrimas sobre mi mejilla. Nunca quise dañarle pero… no quería seguirle mintiendo, ese viejo amor que tuve no se iría tan fácil esos recuerdos que me condenaban a seguirlo esperando...siempre me digo lo mismo desde hace 3 años, creí que podría empezar una nueva vida a lado de Tego pero su recuerdo no me deja vivir, lo tengo demasiado presente en mi vida aun después de tantos años sin él lo sigo amando. Y aun después de todo esto Tego siempre me comprendió y nunca pude corresponderle. El dejo todo por mí y esto es lo mejor que puedo hacer por él.

Esa última noche juntos, es la razón por la que mi corazón sigue con la ilusión de que él un día vuelva a mí, de donde nunca debió irse, aun que se que solo es una ilusión el jamás volverá.

Kame y yo siempre fuimos rivales de la infancia, pero con el paso del tiempo al crecer del odio nació el amor, aun es vergonzoso aceptarlo. Pero así fue en el último curso al fin decidimos aceptar nuestros sentimientos, pues en cuanto los notamos fue demasiado vergonzoso para ambos, pero en cuanto lo hicimos yo me sentí plenamente feliz y puedo decir que a él también se le veía igual que a mí, aun que simulábamos una amistad la verdad era que cuando estábamos solos siempre tomábamos nuestras manos. En publico jamás.

Nunca me atreví a besarle y creí que él tampoco lo haría de no ser a menos que yo lo hiciera.

Un día llego llorando a mi casa me preocupe por el pero me dijo que no era nada y yo de tonto que le creí, jamás pensé que se lanzaría a mis brazos en ese instante y me besaría, no sabía cómo besar a alguien pero de algún modo mi corazón lo sabía, mis labios parecían estar conectados a los de él, en sintonía, era armonioso como ambos se movían al mismo tiempo, sentí como su boca se abría a la mía y ligeramente rosaba su lengua sobre mis labios, la deseaba quería sentirla así que abrí mis labios con timidez para que mi lengua le diera la bienvenida a su lengua, él se movía dentro de mi boca y yo podía sentirlo mío era dulce el sabor que me dejaba su lengua, perdiéndome en ese beso por un largo tiempo.

Sus manos descendieron hacia mi camisa desabotonándola lentamente, ¿El estaba haciendo eso? era mi pregunta, pero no podía pensar mucho sus besos me estaban volviendo loco eran largos, muy largos y apasionados me costaba respirar pero no quería soltarle ahora que lo tenia así, agradecí entonces que mi madre y mi hermana hubieran salido de compras o se hubieran muerto del susto. Pues yo no pensaba detenerme en ese momento por nada. Habia estado esperando ese momento ya mucho tiempo, las manos de Kame se posaron sobre mi cintura y subieron sobre mi pecho desnudo lentamente pasando sus manos sobre mis pezones mi cuerpo se estremeció al contacto de estas, llegando a mis hombros y tomando el cuello de mi camisa, para sacármela lentamente, sus manos tocaban mis hombros desnudos y mis brazos mientras quitaba esa molesta camisa, subió sus manos por mi espalda provocándome escalofríos poniendo mis labios helados, estaba excitado y mucho quería hacerle el amor en ese mismo instante, pero que debía hacer jamás habia hecho eso.

Yo me dejaba llevar por sus manos que me pedían sacarle la playera sentí su cuerpo tibio estremecerse al contacto de mis manos frías y sin pensarlo dos veces lo alce tal princesa llevándolo a mi habitación, el se impresiono pero lo deseaba igual que yo, me besaba el cuello y tocaba mis pezones, en cuanto llegamos a mi habitación lo tire sobre la cama era hermoso verlo así, tome sus pantalones y los zaque de un tirón mis manos y caricias ya habían despertado sensaciones en él. Kame se alzo de la cama atrayéndome hacia él, desasiéndose de el cinturón molesto que llevaba puesto, desabotono mi pantalón besándome el abdomen y me saco los pantalones al mismo tiempo en que lo hizo con mi ropa interior al fin se deshizo de ellos, sus besos descendieron llegando hasta mi miembro despierto lo beso y me perdí en ese momento era completamente suyo. Lo lamió, sentí el contacto de su lengua húmeda y tibia, aaaaah!!!... después introdujo su boca poco a poco hasta tener todo mi miembro dentro de ella moviendo su boca rítmicamente mientras su lengua parecía feliz de tenerme así, mis manos estaba aferradas a sus cabellos era demasiado, me sentia perdido en ese momento pues nada importaba más que nosotros, no me contuve mas aleje el rostro de Kame suavemente inclinándome para besarlo, mientras le sacaba la ropa interior no sabía muy bien que hacer pero puse mi mano sobre mi miembro, Kame se habia colocado sobre mí, así que puse cuidadosamente mi miembro sobre su entrada este tenía un poco de semen que contuve. -Estas bien. Le pregunte pero el solo asintió, comencé a introducirlo pero a él le dolía apretaba mis hombros con sus manos. -Te duele mucho. Dije pero nuevamente este solo asintió que continuara, así lo hice tenía miedo ambos lo teníamos yo no quería hacerle daño, pero él lo hizo lo introdujo completamente ahora no solo sus manos estaba apretándome sus uñas lo hacían le habia dolido yo estaba asustado el temblaba, ¿Por qué lo hizo? Yo no quería lastimarle su rostro estaba sobre mi pecho sentí humedad en el Kame estaba llorando, me alarme estaba a punto de levantarle hasta que el levanto el rostro lloroso y me miro tomando mis manos guiándolas a su pecho era su corazón latía fuertemente. Esta acelerado.-¿Por mi? . Le pregunte el asintió regalándome una sonrisa algo dolorosa y comenzó a moverse sobre mi y las sensaciones volvieron con mayor intensidad Kame se movía brindándome un placer jamás conocido, una sensación extraña se apoderaba de todo mi ser, cambiamos de posición ahora yo estaba sobre él, el gemía muy fuerte lo disfrutaba, yo estaba agitado moviéndome rítmicamente sobre él, ahora era mío solo mío, sus manos jalaron mi cuello y acercando mis labios a los suyos conteniendo gemidos mientras nos besábamos apretando los labios del otro, nuestro momento estaba llegando esa sensación que para mi aun no tiene palabras, termine dentro de él, y el sobre mi abdomen, mi mano le daba atención también moviéndose al ritmo de nuestro amor, jamás olvidare esa sensación de hacer el amor con él. Mi primer beso, mi primer amor, mi primera vez todo fue con él.

Agitado me deje caer a su lado incapaz de entender esa maravillosa sensación de seguirlo deseando, de amarlo tanto, de sentirme tan feliz. Entonces el se giro para mirarme y me beso nuevamente, robándome otra vez, el me deseaba como yo a él.

-Te Amo. Fueron las últimas palabras que me dijo antes de quedarse dormido sobre mi pecho.

-Yo también Te Amo. Respondí pero el ya se habia quedado dormido así que después de verle dormido sobre mi pecho pude quedarme dormido en seguida, fue el mejor día de mi vida.

Cuando desperté ya no estaba le habia puesto seguro a mi cuarto así que mire la puerta no estaba abierta ¿Tal vez estaba en el baño? le busque pero no era así, se habia ido. La ventana estaba abierta ¿Habrá huido por ahí? me pregunte, quizás mi madre y mi hermana habían vuelto y no quería que lo vieran ahí. Suspire recostándome en la cama nuevamente recordando sus caricias y ese recuerdo seria lo último que me acompañaría desde entonces jamás le volví a ver.

°~TEGOSHI~°


Tal vez debería desaparecer de este mundo pues no creo que haya alguien capaz de amar a alguien como yo, siempre he sido tan tonto para esto del amor yo lo he sabido siempre pero aun así nunca me he atrevido a decírselo, si lo hiciera tal vez Yama-chan ahora si podría amarme pero no soy capaz de hacerlo, no quiero que sufra aun que después de esto el que sufra sea yo.

Necesito relajarme no esperaba que lo nuestro terminara tan pronto, él le amaba en verdad, tanto que a pesar de los años su recuerdo lo persigue, por eso jamás me toco, por eso jamás quiso hacer el amor conmigo, aun que yo estaba dispuesto a entregarle todo de mi TODO. Yo jamás lo habia hecho con alguien pero quería hacerlo con él, pero sus palabras fueron muy claras no tendría sexo conmigo, pero yo no quería eso yo no quería sexo, yo quería hacer el amor con él, por qué le amaba, pero se notaba que en esa relación habia amor solo de parte de uno de nosotros. Un suspiro salió de mis labios mientras las lagrimas seguían cayendo, ¿Pero yo no lloraba por la espalda?, ¡Oh! ya veo hasta el cielo entiende mis sentimientos y armoniza conmigo mis penas él es testigo de mi penosa vida ¿Verdad?.

Camine lentamente entre la gente siendo golpeado de vez en cuando por las personas que corrían para refugiarse de la lluvia, pero yo no quería correr, quería disfrutar esa noche de la caída de esas refrescantes gotas que me ayudaban a esconder mi llanto y en ella liberaba cierta parte de mis penas. Y así continúe mi camino hasta llegar a mi destino en el piso numero 14 de aquel lujoso edificio, mi departamento seguía intacto desde la noche anterior que salí, siempre era así tan vacio, tan deprimente. Nuevamente comencé a sentirse solo, tome una toalla y decidí tomar un baño de agua caliente las gotas comenzaron a caer sobre mi cuerpo helado haciéndolo erizar. Comencé a tocar mi cuerpo, recorriéndolo lentamente con mis manos imaginando en el las manos de Yamapi, su pecho, su espalda, sus labios estaba excitándome, baje mis manos arrastradas por el agua tibia para tocar mi miembro y acariciarlo, mi piel se erizaba nuevamente al pensar que ese podría ser Yamapi quien me tocaba, pero de pronto el rostro triste de Yamapi volvió a mi mente y esas cálidas gotas se volvieron heladas no podía hacerlo, me apresure a salir de la ducha colocándome solo una toalla en la cintura suspire al detenerme frente a la ventana la ciudad lucia hermosa, aun podía apreciar las leves gotas de lluvia en la ciudad, las luces tenues encendidas, era hermosa la vista siempre ame eso de mi departamento el poder contemplar a la noche de esa forma era lo único bueno de estar ahí. Porque la soledad era horrible.

El sonido del timbre me saco de mis pensamientos alguien estaba en la entrada de mi departamento, ¿Quién podría ser? en verdad no lo sabía. Así que me dirigí directamente abrir la puerta, ni siquiera me tome la molestia de mirar antes quien era.

-Buenas noches vengo a entregar su pizza. Un joven repartidor con una enorme sonrisa apareció tras la puerta, ¿Pero yo no habia ordenado nada?.

La sonrisa del joven repartidor desapareció para dar un color rosado a sus mejillas, el joven inclino su cabeza algo apenado. ¿Pero que era lo que le pasaba ahora? Me pregunte un poco malhumorado.

-Yo no he ordenado nada. Le respondí secamente.

-¿Cómo?. El joven levanto la mirada sorprendido por la respuesta pero en cuanto me vio nuevamente volvió a bajar su mirada. En verdad que me estaba comenzando a irritar, ¿Qué rayos le pasaba a ese chico? ¿Por que se le veía tan nervioso?. En ese momento no estaba para soportar esa clase de cosas.

-Ya te lo dije yo no he ordenado nada. Respondí tratando de sonar relajado.

-¿Qué? pero esta es la dirección correcta estoy seguro. El joven saco un papel para mostrármelo.

-¡Eh! Es verdad, esta es la dirección, pero te repito POR TERCERA VEZ. YO NO HE ORDENADO NADA. Ahora mi tono de voz si sonó irritado.

-Lo siento creo que he sido engañado de nuevo. Un leve suspiro salió de los labios del joven repartidor y en su cara se reflejaba tristeza.

Al ver la cara de aquel joven no pude evitar sentirme mal por él, en verdad que había sido engañado pues estaba en la dirección correcta, ya sabía lo que pasaría el repartido tendría que pagar por el pedido. Me irritaba el hecho de pensar que había personas que se burlaban de la desdicha de los demás.

-No te preocupes yo la pagare. Quería hacer algo por el, tratar de ayudarlo intente dibujar una sonrisa en mi rostro pero por más que fingía mis ojos estaban a punto de traicionarme.

-Oh, no es necesario que la compres por lastima. Me dijo este con una sonrisa algo triste.

-No me mal interpretes no siento pena por ti, si no por mí. Pues esa pizza es bastante grande y no tengo con quien compartirla, como veras estoy solo. Le dije con voz apagada.

El joven repartidor aprecio mi oscuro departamento con nostalgia. No hizo comentario alguno sobre este.

-Pero ya buscare con quien compartirla verdad. Le dije fingiendo una sonrisa.

El joven repartidor me miro tristemente. Creo que hasta el podía notar que mentía.

Una lágrima salió sin que pudiera detenerla, dejando al descubierto mi infelicidad.

El repartidor se quedo inmóvil ante la escena tan vergonzosa, ahora debía estar pensando cosas como ¿He hecho llorar a esta persona por una pizza?.

-Lo siento, yo no… El joven parecía avergonzado. -Quizás yo pueda comerla contigo. Si tú quieres claro. Me dijo

Yo era el que debería estar avergonzado, incline mi cabeza para ocultar mis lágrimas pero no esperaba que le diera tanta pena como para invitarse a cenar conmigo, ese chico me confunde.

-No te preocupes no estoy tan desesperado. Mi voz se escuchaba algo quebrada, no podía seguir fingiendo lo mal que me sentia y lo mucho que en ese momento necesitaba de alguien en esos momentos. Por seguir a Yamapi habia sacrificado muchas cosas, incluso a mi propia familia, para que al final terminara solo, completamente solo.

-Tienes razón esto suena un poco tonto como si un chico como tu quisiera compartir algo con alguien como yo, siento molestarte. La voz del joven sonó apagada, así que al término de esto se dio la vuelta para marcharse.

Seguía pensando en mi penosa vida cuando escuche los pasos de aquel joven alejarse.

-No te vayas. Grite en un acto desesperado. -Quédate un poco más, por favor. Ahora mi voz temblaba, en verdad no quería estar solo en esos momentos.

El joven repartidor se quedo parado al escuchar mi grito desesperado, debe haber pensando que en verdad la estaba pasando mal. Ahora debe preguntarse cosas como ¿Un niño rico como él puede estar pasándola mal?, si ese fuera el caso creo que mis acciones hablaban por si solas.

-Si es así me quedare, el repartidor volvió a la puerta de mi departamento con una enorme sonrisa. ¿Que este chico nunca se cansaba de sonreír así? Me pregunte. Pero por primera vez en mucho tiempo pude volver a sonreír después de que aquel joven me brindara tan cálida sonrisa era contagiosa. Pero esta desapareció en cuanto esté noto que lo miraba, nuevamente volvió a sonrojarse cambiando de dirección su mirada.

-¿Pasa algo?, pregunte al ver que el joven no me miraba.

-¿No tienes frio? Me pregunto algo incomodo.

-¿ Frío? Al fin me di cuenta aun llevaba la toalla en la cintura.- Lo habia olvidado por completo. Exclame avergonzado corriendo para cambiarme.

-Pasa en seguida vuelvo. Grite entrando a mi habitación.

El joven entro a mi departamento sorprendido de las cosas que habia en el, mi departamento era muy grande pero era oscuro y nostálgico dejaba una sensación de tristeza, parecía que tuviera muchas cosas valiosas, pero en realidad estaba vacío.

-Lo siento habia olvidado que estaba por cambiarme cuando tocaste la puerta, siento que tuvieras que verme así. Le dije al joven que contemplaba sorprendido lo poco que podía ver de mi departamento.

Así que decidí encender por completo las luces del departamento, pero la mirada del repartidor al verme cambio completamente.

Estoy seguro que antes no me habia podido verme bien pues habia muy poca luz en la entrada pero ahora sí que podía, y ya me imaginaba que podía estar pensando de mi. Yo era un joven muy atractivo, de facciones delicadas, como una niña. Cosas como esas debían estar recorriendo su mente, no sería la primera vez que alguien pensara eso de mí.

Me incomode un poco por su mirada, él estaba sorprendido por algo en mi así que decidí presentarme o me sentiría aun mas incomodo.

- Lo siento no me he presentado debidamente mi nombre es Tegoshi Yuya mucho gusto. Hice el intento de sonreír mientras le extendía mi mano.

El joven se habia quedado embobado mirándome, acto que me incomodo aun mas así que me moví torpemente, sonriendo y extendiendo mi mano para saludarlo.

-A lo siento mi nom… mi nombre es Masuda Takahisa. Se le notaba nervioso.

-Massu que lindo nombre. Le sonreí nuevamente.

-¿Massu?. Pareció sorprendido.

-Lo siento no te gusta, no lo diré así, si te molesta. Le respondí apenado.

-¡He¡ Noooo… no te preocupes es solo que jamás nadie me habia llamado así. El joven parecía estar feliz.

-Ya veo, bueno Massu. Massu!!!. Mi voz sonó alarmada.

-Pasa algo. Massu se habia asustado por mi tono de voz.

-Estás todo empapado. Le dije apuntando sus ropas que evidentemente estaban completamente mojadas.

-¡Ah! Es verdad no lo habia notado. Este me sonrió rascándose la cabeza.

-Quieres que te preste algo una toalla, un cambio de ropa creo que somos de la misma talla. Comencé hablar muy rápido, acaso estaba nervioso, me pregunte.

-No te preocupes no quiero ocasionar problemas. El me sonrió apenado.

-No Massu, no es problema yo nunca tengo invitados en casa sabes, así que tu eres el primero no puedo tratar mal y dejar empapado a mi primer visitante.

No mentía nunca nadie habia entrado a mi departamento más que yo. Yamapi jamás quiso entrar. Un suspiro salió mis labios, pero de inmediato me dirigí a mi habitación para buscarle algo a Massu.

Massu me siguió diciendo. -Tegoshi, no te preocupes estaré bien.

Muy tarde ya me habia puesto a sacar ropa del closet como loco buscando algo para él. Este se quedo con los ojos abiertos al ver el desastre que habia hecho en solo unos pocos minutos a mi habitación.

-Tegoshi no tenias por que hacer esto por mí. Parecía preocupado.

-Massu quería encontrar algo que te fuera bien ok y ya lo he encontrado, no te preocupes por la ropa después me encargare de arreglarla. Le regale una sonrisa sincera, la que pareció aliviarlo.

-Gracias, este me sonrió con las mejillas ruborizadas.

-Bueno Massu sácate la camisa esto te irá bien, le dije entregándole unas prendas. Parecía como si nos conociéramos desde hacia mucho tiempo. Pensaba.

Massu comenzó a desabotonarse la camisa del trabajo y quitársela la playera de tirantes que llevaba debajo. Mientras yo buscaba una toalla para que este se secara.

-Massu aquí tienes una toa…lla. Yo estaba por entregarle la toalla cuando al darme vuelta me tope con el pecho descubierto de mi invitado sonrojándome completamente, es tan perfecto, pensé

-Oh, gracias Tego…shi. A Massu pareció incomodarle un poco que lo viera así, porque se dio la vuelta apenado.

-Tegoshi!. Di un salto alarmado, Su voz me saco de mis pensamientos.

-Hai. Respondí algo nervioso.

-Eee..tto, podrías secarme la espalda. Creo que ni el mismo sabia de donde habia sacado el valor para pedirme tal cosa, creo que ni siquiera el sabía porque lo habia dicho, un suspiro salió de sus labios. -Ahora debo parecer un verdadero tonto, verdad. Me dijo inclinado su cabeza.

Me sentí completamente nervioso sentí mis mejillas arder estaba sonrojado preguntándome ¿Acaso he escuchado mal?.

-Es que no me alcanzo. Massu sonrió tímidamente, era una mentira tan obvia.
Sin decir una palabra me dirigí a tomar la toalla y secar la espalda de mi invitado, comencé hacerlo lentamente pasándola con cuidado por las zonas que notaba húmedas.

Massu tenía la cabeza inclinada, con la mirada en el suelo parecía nervioso yo miraba su espalda desnuda, sintiendo mi corazón acelerado.

Mis manos estaban temblabando, pero sentía un leve impulso quería sentir el calor del cuerpo de Massu que percibía atreves de la toalla, seguía secando a Massu pero esta vez saque las yemas de mis dedos para acariciar su espalda, mis manos se movieron con la toalla permitiéndome sentir su piel desnuda, y pude sentir la piel de Massu erizarse al tacto con la mía.

¿Pero qué estaba haciendo? Aparte rápidamente mis manos de la espalda de Massu dejando caer la toalla. Massu levanto la mirada para verme de rodillas en el suelo.

-Tegoshi te sientes bien. Me pregunto acercándose a mi, parecía preocupado.

-Lo siento es solo que yo… No pude terminar la frase, los labios de Massu ahora estaban sobre los míos.

Tenía los ojos completamente abiertos que cualquiera que me viera en ese momento juraría que yo no era japonés, pero el chico frente a mí los estaba cerrando fuertemente. Que era esa sensación que recorría mi cuerpo al sentir los cálidos labios de mi invitado, mis mejillas estaban ardiendo al igual que las de Massu así que movido por un impulso cerré mis ojos devolviéndole el beso. No parecía que el chico besador supiera realmente dar un beso mas bien parecía ser el primero que daba, no es que yo hubiera besado a muchas personas pero alguna vez llegue a intentarlo con Yamapi pero nunca logre nada, no habia podido provocar esa sensación que ahora este chico me estaba provocando a mi, sus labios parecían estar hechos de una manera tan perfecta que encajaban muy bien los suyo con los míos. Massu tomo mis manos aun sin apartar sus labios de mi dirigiéndolas hacia su pecho para que lo tocara, mis manos cálidas hicieron contacto con el cuerpo fresco de Massu, se sentia tan bien acariciarlo, pero este se detuvo en el lugar donde estaba su corazón, este estaba acelerado. Massu fue poco a poco apartando sus labios de los de míos para mirarme con la cara roja y decirme palabras atropelladas.- Gustas… mi …Tegoshi …corazón… hace…por…dokidoki…ti.

Sonreí con las palabras tan tiernas de Massu, y una lagrima recorrió mi mejilla estaba feliz, por primera vez lo estaba, los pocos besos de Yamapi habían sido siempre amargos y me dejaban la sensación de que hacerlo estaba mal. Pero con Massu me sentia feliz…muy feliz mi corazón latía con fuerza incluso Massu pudo notar que había un brillo en mis ojos. Cuando antes parecían sombríos.

-Massu quédate conmigo esta noche. Le dije movido por la felicidad que sentia abrazándome a él.

-Por siempre…Respondió el, volviéndome a besar.


"Yama-chan: Espero que algún día te des cuenta que el jamás volverá. Kame murió y eso no lo puedes remediar. Ojala y un día encuentres ha ese alguien que te haga despertar de esa terrible oscuridad que te rodea, yo no pude pero sé que algún día alguien lo hará, yo también fui envuelto por esa misma oscuridad pues siempre vivía esperanzado a que me amaras, pero hasta hoy me doy cuenta que yo no podía rescatarte pues ni yo mismo me amaba, como podrías amarme si yo mismo no lo hacia. Ahora lo comprendo espero que ese alguien llegue, hasta entonces Yama-chan siempre te recordare".

-¿Amor que haces?. Massu habia entrado al estudio.

-Nada solo le escribía a un viejo amigo. Respondí inocentemente.

-Ya veo, y podre saber el contenido de esa carta, algún día. Me miro con curiosidad.

-No letter contents… Le sonreí guardando la carta en un cajón.

-¿Qué significa eso?. Me pregunto curioso.

-Es un secreto, ¿Estás ansioso verdad?. Pregunte pícaramente acercándome a él, depositando un ligero beso en sus labios, para después tomarlo de la mano y caminar juntos, hacia nuestra habitación.

-¿Cuánto tiempo hemos estado así?, Ha pasado un año desde que nos conocimos, verdad.

-Así es, y aun no sé porque llorabas aquella noche. Massu me miro con tristeza.

-Porque aun no nos habíamos conocido…Massu. Respondí jugueteando con sus cabellos.

Sus labios se volvieron la razón de mi existencia, su inocencia y su sonrisa siempre me han levantado en los días difíciles tal vez si yo hubiera sido como el, Yama-chan me hubiera amado, pero de no ser por Massu jamás me hubiera podido amar. Siempre pensé ser un estorbo pues de vez en cuando Yama-chan me hacía sentir como si lo fuera, tal vez ese dolor que llevaba no le permitía ver más allá, pero ese fue el camino amargo que yo elegí sabia que siempre seria así y aun así continúe, pero gracias a eso Massu me ha acompañado todas las noches desde hace un año.

-Tegoshi en verdad eres feliz. Pregunto este mientras se recostaba sobre mí.

-Massu estoy bien. Lo mire con una sonrisa.

Enrede mis brazos sobre el cuello de Massu para después besarlo apasionadamente este respondió a mi beso abriendo poco a poco sus labios para darle entrada a mi lengua esas sensaciones se estaban profundizando cada vez mas y mas ambos nos estábamos excitando.

Massu saco mi playera de una sola vez, y yo comencé a desabotonar su camisa botón por botón, tocando su pecho una vez que lo tuvo al descubierto. Massu recorrió mi pecho desnudo con su lengua mientras yo pasaba las yemas de mis dedos sobre sus pezones la piel de ambos se estaba erizando, nuestros corazones estaban sonando tan fuerte que parecía que ambos hacían melodía. Gemí, al sentir la lengua de Massu subir sobre mi cuello para después profundizar un largo beso, en el cual yo no perdí el tiempo y comencé a sacarle el pantalón, Massu sonrió ante mi acto desesperado.

-¿Me deseas?. Pregunto sonriendo tímidamente.

-¿Es que acaso tu a mi no?. Le dije algo confundido.

-Tegoshi amor llevo esperándote un año y me preguntas que si te deseo, debes estar bromeando.

Sonreí satisfecho con la respuesta de Massu.

Massu me miro con cariño diciendo.- Luces hermoso recostado en la cama esperando que te haga el amor, TE AMO YUYA.

-MASSU TE AMO. Respondí con lagrimas en los ojos ese sentimiento era maravilloso.

"Yama-chan: Sabes siempre tuve muy presentes tus últimas palabras y hoy al fin toman mucho sentido para mi, después de un año hoy por primera vez hice el amor con Massu, me sentia muy nervioso pero muy feliz, tenias razón al decirme que hiciera el amor con la persona que amaba, mi primera vez con Massu ha sido la experiencia más maravillosa de mi vida difícil de explicar pero fácil de sentir, la forma en que ambos nos volvimos uno cuando juntos disfrutamos el placer del otro me siento feliz, ahora te entiendo perfectamente porque si después de esta noche yo perdiera a mi Massu seguro que me volvería loco".

"Yama-chan donde quiera que estés, espero que encuentres lo que aun estas buscando".

Atte:..."Tegoshi Yuya"


Última edición por Koizumi Risa el Miér Abr 18, 2012 9:59 pm, editado 4 veces
avatar
Koizumi Risa

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 03/05/2011
Edad : 25
Localización : Monterrey, N.L

Ver perfil de usuario http://tegomasslovechuchuchu.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Nyaomi el Miér Sep 28, 2011 9:53 am

oi si risa-chan!!! mi quiere conti de este fic 109 quiero un final feliz para pi!!! >.< casi muero cuando lo lei por primera vez llore T.T dale un final feliz a mi 3'1416 qw que se encuentre con el sexy osaka y que le haga brillar nee nee? qw contiiiiiiiiiiiii
avatar
Nyaomi

Mensajes : 543
Fecha de inscripción : 02/07/2011
Edad : 27
Localización : Recorriendo la Johnny's ^^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Hime_Shinku el Miér Sep 28, 2011 10:23 pm

Risa-chaaan!!!!!! 109 no había leído esto!! 023 c lloré cuando leía...igual pensaba que estaba muerto al principio. ..por lo que dijo Yuya pero...leerlo es más difícil de lo que creí .Quiero contiii!! y quiero saber si mi suposición de Kame es cierta ne? sigue sigue o te acoso ..y DREAMS! quiero CONTI!!!!!!!!!!!! está hermoso

Hime_Shinku

Mensajes : 313
Fecha de inscripción : 01/07/2011
Edad : 21
Localización : Dentro de Suzuki-san viendo yaoi en vivo y en directo en el departamento del gran:Akihiko Sensei!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Atte..."Yamashita Tomohisa" (1/?)

Mensaje por Koizumi Risa el Miér Mar 28, 2012 8:00 pm

Domo~Koizumi Risa Hacia mucho tiempo que no publicaba lo se U_U se que aun me falta darles muchas continuaciones pero ya estoy trabajando en ellas, y es enserio en esta ocacion al fin despues de mucho tiempo traigo aqui la continuacion de el que fue un Oneshot asi que como veran, esta es la parte de lo que paso con Yamapi espero no confundirlas, pensaba hacerlo todo completo pero aun estoy trabajando en el final, espero que me den su opinion de como esta quedando y si algo no les gusta para poder cambiarlo dare lo mejor de mi asi que gracias por la espera. Y espero que les guste


Atte..."Yamashita Tomohisa"




~° ¿Una invitación de bodas? °~

¡Volviendo a la realidad!


El viento del atardecer revuelve mis cabellos, y enfrían mi rostro decaído, la temporada esta cambiando el invierno se esta acercando a esa fecha imborrable que solo vuelve a reavivar el dolor de esta cicatriz que aun no ha sanado…

Apenas han pasado unos cuantos días de haber regresado, pero siento como si nunca me hubiese ido. La vida aquí continúa sin nosotros, las personas siguen su rumbo yendo de aquí para allá preocupadas por pequeñeces innecesarias, mientras tanto yo sigo aquí parado en el mismo lugar de siempre. Sigo viviendo en la misma oscuridad sumergido en nuestros recuerdos y así dejo escapar el presente que no tiene sentido sin ti…Preguntándome cosas como ¿Cuando llegara el día de mi muerte? ¿Pasara mucho tiempo para que estemos juntos?

Kame tu recuerdo aun permanece en mi mente como lo más sagrado que lleva mi corazón; Tus manos, tus labios, tu voz y el aroma de tu cuerpo son la parte de mi adolescencia que jamás será olvidada. El retrato más puro en mi vida de lo que es el amor. El dulce sabor de tus besos aun lo tengo intacto en mis pensamientos, como si fuese un oasis en medio del desierto, hoy es de esos días que te extraño sobremanera, hoy es de esos días que deseo ese oasis con desesperación. Quiero que hoy sea de esas noches en que puedo escuchar tu voz llamándome en medio del silencio, quizás uno de estos días no lo soporte mas y adelante nuestro encuentro, Kame amor no soporto un día mas sin ti, solo dame una señal y estaré ahora mismo a tu lado…

Estoy cansado de que cada uno de mis días sea como el anterior, incluso tu recuerdo es el mismo de cada noche, sé que esto es imposible pero quiero pensar que esto es real, aun que sé que esto es solo un reflejo de mi soledad.

Desde que Tegoshi se marcho es difícil diferenciar un día del otro, se puede decir que lo extraño en cierto modo. Cada día vuelvo a casa decaído, y mirándome al espejo me digo ¿Quién eres?... Yo mismo me he desconozco, desde que Tego se fue me he descuidado tanto que he perdido peso y mi cara luce mas vieja, bajo mis ojos se han posesionado unas extrañas marcas oscuras que me hacen lucir depresivo a los ojos de cualquiera, pero es tan poca la importancia que me he dado que hasta hoy he notado que mi barba a crecido lo suficiente para hacerme parecer un vago.

Suspire con poca energía mientras recogía la correspondencia que no había tenido tiempo de leer por la mañana, arroje las llaves en algún lugar del sofá para después dejarme caer en el olvidándome de la correspondencia.

Solo quería cerrar los ojos con la esperanza de que al abrirlos el apareciera frente a mi pero eso no ocurrió.- ¡Despierta ya Yamashita! Este no es un sueño es tan real como ese dolor que esta quemando tu pecho.

Encendí un cigarrillo para después dejar que aquel aroma, me relajara. Tome de nuevo la correspondencia y tire cada papel insignificante al suelo.

No había llegado nada interesante pero ¿Qué es esto? ¿Una invitación de bodas? Me sorprendí de recibir algo como eso así que la abrí sin cuidado alguno seguro se habían equivocado. Pero esa idea se desvaneció al ver incluido en esta un boleto a Estados Unidos ¡Esto es…de Tegoshi! La invitación era realmente muy clara y ahí impreso estaba el nombre del niño que alguna vez ame y deje ir.

Mis manos temblaron al ver aquel nombre impreso dejando caer aquella carta que solo él pudo haber enviado, solo él sabía que volvería para estas fechas. Para cuando logre volver a mi realidad vi la invitación en el suelo y junto a esta una pequeña nota que antes no había visto escrita con letras rosas y brillantes…

“Yama-chan ¿Cómo has estado? Te he enviado esta carta con la esperanza de que la recibas a tiempo ¿Hace cuanto que no se de ti? Ha pasado mucho desde mi última carta ¿Verdad?

Bueno Yama-chan como lo vez voy a casarme sé que tal vez esto suene extraño pero quiero que estes presente en un día tan importante para mí.

¡Quiero verte! Estaré esperando tu llegada en el aeropuerto, tengo tantas cosas que agradecerte Yama-chan ¡Por favor! “Ven a mi boda…”

Atte… “Tegoshi Yuya”


Mis lágrimas comenzaron a brotar sin que yo pudiera hacer algo por detenerlas Tegoshi al fin habia encontrado lo que tanto buscaba, Amor.

Siempre lo ame de un modo indiferente. El jamás podrá ser Kame no te engañes me decía el corazón quien siempre le seria fiel a su primer amor. El merecía más de lo que yo podía ofrecerle y ahora estaba a unos días de ser alguien sumamente feliz, suspire para ver la hermosa invitación y sonreí al ver que esos arreglos, seguro eran obra de Tegoshi.

Yo lo convertí en algo que él no era en una persona sombría estando a mi lado, en alguien que no merecía ser amado y aun así el me amo tanto que soporto cada una de mis humillaciones porque me amaba y lo mejor que yo pude hacer por él fue dejarlo ir. Hoy en día puedo decir que el merece esta y mucha más felicidad.

¿Desde hace cuanto que no te veo? Tegoshi desde que te fuiste todo volvió a ser tan triste...

Tu siempre lo supiste y aun así trataste de competir contra un recuerdo que jamás se iría, perdóname Tegoshi pero desde que Kame murió no he hecho nada más que recordarlo, aun no me resigno a que el ya no está a mi lado, hasta hoy nunca he sido capaz de llevar flores en su tumba pues para mi aun no ha muerto… sigo con la esperanza de que un día vuelva por mí.

Tegoshi no sé si debería ir, el tiempo me ha estado volviendo aun más horrible, tal vez este no es el Yamashita que tu quieres ver, pero él… El teléfono interrumpió mis pensamientos haciéndome contestar de inmediato. ¿Quién podría ser?

-¡Hai!- Respondí.

-Yama-chan ¿Eres tú?- Esa voz dulce e infantil por el teléfono solo podía ser… de él. Cuanto tiempo había pasado desde la última vez que escuche su hermosa voz, una gran sensación de vacío me inundo el pecho oprimiéndolo haciendo que las lágrimas descendieran nuevamente sin poder siquiera oponer resistencia.

-Yama-chan ¿Estás ahí?- Continuo llamándome aquella voz angelical que buscaba sacarme del mismo infierno.

-Umm- Respondí al fin.

-Yama-chan, podrías salir tengo frio- Dijo este entrecortadamente.

¿Qué es lo que me estaba diciendo Tegoshi?

-Estoy en tu puerta abre por favor- Continuo diciendo con la voz apagada.

No podía creerlo corrí inmediatamente hacia la entrada limpiándome aquellas lagrimas que victoriosas salieron a mostrar mi desdicha. Abrí la puerta apresuradamente para encontrarme con los suaves brazos de aquel niño que con el paso de los años se habia convertido en un hermoso joven.

Este me abrazo con fuerza como si mi abrazo en aquel momento fuera valioso para él, mi cuerpo no supo cómo responder a tal acto que solo lo cargue entre mis brazos haciéndolo entrar, el aire frio de invierno estaba llegando y este vestía ropa realmente ligera llevaba una pequeña maleta consigo ¿Que es lo que estaba pasando?

Este continuaba pegado a mi cuerpo llorando sobre mi pecho y diciendo palabras inaudibles. Como de un momento a otro estaba leyendo una postal de Tegoshi diciendo que se iba a casar y al otro tenia al mismo Tegoshi llorando entre mis brazos ¡Eso no tenía sentido!

Cuando este al fin se calmo me levante para ofrecerle una taza de té. En realidad solo quería salir de ahí para poder calmarme mi corazón estaba demasiado acelerado por tan maravilloso encuentro.

Volví con una taza de te caliente en las manos y se la ofrecí al pequeño, sus manos estaban frías, así que me encamine por una manta y la coloque sobre sus hombros.

-Lo siento Yama-chan, el venir así.- Se disculpo.

-Umm- Yo no sabía que decirle en realidad. Es decir hacia cuanto que no lo veía.

Tegoshi me miro con esos ojos soñadores con los cuales me conquisto aquella vez, esos ojos a los cuales arrebate aquellos sueños.

-Ocurre, algo malo- Pregunto.

Como podría preguntarle de pronto, ¿Que habia sido todo eso? La carta, la boda, su llegada, el llanto, yo no entendía nada pero temí que no estuviera bien hacer ese tipo de preguntas, así que debía esperar hasta que el mismo me lo dijera.

-Nada en realidad, solo que has cambiado mucho Tegoshi.- Eso era verdad el niño tímido de cabellos negros que huyo de su casa para estar a mi lado, ¿Donde estaba ahora? La persona que estaba frente a mi era un joven radiante, para nada ese pequeño niño que un día deje ir, aun que ahora se le veía preocupado por algo.

-Si he cambiado un poco, y tu Yama-chan te vez algo vago- Sonrió.

-Es verdad, aun que no tiene importancia sabes que no suelo tener visitas- Respondí algo apenado claro que había cambiado, desde que él se fue ya nadie se preocupaba por mi era normal que luciera de ese modo.

-Lo sé a Yama-chan no le agradan mucho las personas- Respondió como si recordara aquello. -Esta casa, no ha cambiado nada desde que me fui ¿Verdad?- Yo solo asentí el tenia razón tiempo después de que él se marcho yo hice lo mismo así que nada había sido cambiado de lugar, aun ni siquiera ser porque me fui, quizás solo quería huir de este ambiente lleno de soledad. Pude haber huido de este lugar, pero no de la soledad esta siempre me acompaña y cada año me hace volver aquí en estas fechas solo para recordarme que aun sigo vivo.

-No sé si ya lo sepas, pero voy a casarme- Dijo con un hilo de voz, aquel joven rubio que parecía estar cargando con un enorme pesar.

-Umm- Asentí.

-Volví porque tenía que arreglar algunas cosas, se suponía que tomaría el vuelo de esta noche pero… no quería irme sin antes verte- Dijo mirándome con esos ojos brillantes que me hacían sentir sumamente atraído hacia el de nuevo.

-Tegoshi ¿Tu vuelo?- No pude evitar preguntarlo, el dijo que su vuelo salía eso quería decir que lo habia perdido.

-Se ha ido- Respondió bajando la mirada.

-Mmm…pasa algo- Le dije aun que era obvio que sí.

-Es solo que estoy muy preocupado y no sé que voy hacer- Esta vez levanto la cabeza para mirarme con un par de ojos llenos de tristeza, acto que sin duda me paralizo que era esa extraña sensación de querer tomarlo entre mis brazos y no dejarlo ir nunca, ¡No! debía controlarme, pero él me seguía mirando de ese modo tan tentador.

- Yama-chan en mi última carta te hable de Massu el chico con el que voy a casarme pero… tengo miedo- Me dijo con unos ojos suplicantes que no me resistí más y fui a su lado.

-¿Por el matrimonio?- Pregunte acercándome a él.

-No, a eso no le temo, yo lo único que quiero es poder estar al lado de mi Massu por siempre- Respondió como una chica enamorada.

-Entonces a que es a lo que le temes- Dije mientras intentaba entenderlo.

-Es que aun no se lo he dicho a mis padres- Inclino la cabeza. -Sabes Yama-chan, Han pasado casi 3 años desde el día que me pediste salir de tu vida y ese día aun no ha sido contado, nadie en mi familia lo sabe.

-¿No lo saben?- Eso en verdad me sorprendió.

-Tuve miedo de lo que pudieran decir, pues me marche gritando al viento lo mucho que te amaba, como podía decirles que después de luchar tanto por ti me habías rechazado. Como decirles que esa misma noche habia conocido a Massu. En aquel momento no sabía que llegaríamos tan lejos, yo tengo miedo, ellos piensan que sigo a tu lado ahora como les explico que Massu no es el chico por el que lo deje todo sin que lo odien.

-No se los digas- Respondí tratando de ayudar.

-No puedo- Dijo con tristeza.

-¿Por qué no?- Le dije.

-Por que Massu quiere conocerlos- Suspiro con pesar.

-Ya veo, y el no sabe nada de mí o me equivoco- Lo mire seguro de que era así.

-¿Como lo sabes? – Pregunto sorprendido.

-Tegoshi aun que siempre parecía estar perdido en mi mundo no siempre era así. Tú también estabas en el, es lógico que en ese tiempo aprendiera a conocerte ¿No crees? Sé que odias dormir solo, adoras a los perros y extraño pero cierto te encanta el color rosa, no te gusta perder y creo que eso siempre te impulso a dar lo mejor de ti en nuestra relación. Y aun así siempre pensaste que no te prestaba atención ¿No es así? Pero conocí tu forma de ser en realidad tanto que cada día podía ver cuánto te esforzabas por llamar mi atención, en tus ojos podía ver lo mucho que me amabas es por eso que te deje ir, no soportaba la idea de que tú te perdieras a ti mismo del modo que yo lo hice.- Termine de decir aquellas palabras que salieron con fluidez sin necesidad de pensarlas era algo que siempre le habia querido decir, pero en aquel entonces él era un niño que quizás no comprendería aquello, pero ahora estaba seguro que esas palabras podían ser dichas sin lastimar a nadie.

Tegoshi me miro con los ojos muy abiertos, al parecer era algo que habia estado esperándose mucho tiempo. Sin duda esas eran palabras que yo tenía que decir y él tenía que escuchar. Unos ojos llenos de ternura me miraron llenos de lágrimas. Cuando dos delicados brazos me envolvieron por la cintura.

-Yama-chan, no sabes lo mucho que espere que dijeras eso.- Dijo Tegoshi mientras seguía abrazado a mí.

Mi corazón sintió cierto alivio después de decir aquello que tome las manos de Tegoshi para después besar sus cabellos. Su aroma aun está guardado en mis pensamientos, sin darme cuenta también comencé amar a este niño y hasta ahora me doy cuenta. Aun que era una clase de amor distinto.

Continuamos en esa misma posición un buen rato, al parecer ambos necesitábamos del otro. Las manos de Tegoshi se enredaron en las mías.

-Yama-chan te he extrañado tanto.- Dijo este haciéndome latir de nuevo el corazón.

-Tegoshi- Tome el rostro de este, para después besar su frente.- Yo también te he extrañado-

-Yama-chan- Tegoshi escucho esto último y se levanto de un salto abrazándome con fuerza.

Y ahí estábamos de nuevo entregándonos ese amor que tanto tiempo fue apartado. Sintiendo la calidez del otro con nuestras manos.

Yo ya lo sabía el no necesitaba pedirlo, el se quedaría esta noche.

-Yama-chan- Dijo separándose de mí y apuntando hacia algo. Me gire para ver el lugar donde apuntaba y me sorprendí al ver de qué se trataba.

-Sabes me gustaba estudiar en ese lugar, Yama-chan me invitaba a dormir después de quedarme dormido y me cargaba hasta su habitación.- Sonrió al recordarlo y yo hice lo mismo.

Muchas de las noches que Tegoshi paso a mi lado fueron a causa de que este quería pasar tanto tiempo conmigo que cuando tenía exámenes no quería ir volver a su departamento. Después de la escuela cada época de exámenes venia aquí a estudiar. Antes de marcharme al trabajo veía como este estudiaba y cuando llegaba la noche volvía solo para encontrarme con un pequeño dormido, lo cargaba y llevaba a la habitación. Era lindo verlo despertar a mi lado, aun que nunca se lo dije.

Sonreí al recordar a ese pequeño, que movido por un extraño impulso cargue a Tegoshi y lo lleve a la habitación este al principio se sorprendió pero después se aferro a mi cuello recostando su cabeza sobre mi pecho. Mientras caminaba podía sentir la respiración de Tegoshi sobre mí, haciéndome erizar.

Llegamos a la habitación y Tegoshi sonreía de tal modo que parecía iluminar mi mundo.

Lo deje caer sobre la cama y me recosté sobre él. Cuando levante mi rostro me encontré con sus ojos brillantes de nuevo. Ese era mi Tego…

Tome sin previo aviso la barbilla de este y lentamente me fui acercando a él, tomando delicadamente sus labios y haciéndolos míos.

Fue un beso corto pero agradable. Una sensación difícil de explicar. Explosiones por todos lados hacían eco en mi cuerpo haciéndolo pedir más y más.

-Yama-chan- Dijo después de abrir los ojos.- Esto no debería pasar- se levanto algo confundido.

-Lo sé- Respondí en un susurro. Me gire para acomodar mi cuerpo a su lado.

Y este se recostó sobre mi pecho. ¿Podría soportar eso?

-Creo que será mejor que me vaya- Me levante dispuesto a marcharme cuando Tegoshi me detuvo envolviéndome en sus brazos.

-Yama-chan no tengas miedo tuvimos casi un año para hacerlo y aun así nunca ocurrió nada. No pasara ahora todo estará bien, confió en ti.

El confiaba en mí pero yo sinceramente desconfiaba de mí, no lograba entender esas sensaciones que se desataban sin razón alguna. Pero quería sentir su cuerpo una vez más.

Aquella noche el delgado cuerpo de Tegoshi fue resguardado entre mis brazos. ¿Qué era lo que me estaba pasando? Porque este sentimiento viene a mí con mayor intensidad ahora que Tegoshi ya no me pertenece. Con esos pensamientos cerré mis cansados ojos ya muy entrada la noche.

Después de algunas horas de sueño la mañana llego dando a mi vida un toque de realidad, me encontraba solo el cuerpo al que antes le habia dado calor ya no estaba ¿Acaso todo habia sido un sueño?

Me levante con pereza este sería otro día de esos en los que soñaba con Tego, entre a la ducha y permanecí ahí un largo tiempo, necesitaba dejar de pensarlo. Tenía una extraña sensación en mi cuerpo, yo lo extrañaba.

Mi amor por Kame es único he inigualable pero Tegoshi también marco una parte de mi vida que aun que han pasado los años permanece en mi memoria, no con la misma intensidad con que lo hace el recuerdo de Kame pero si de un modo constante que me recuerda que también está aquí.

Salí de la ducha dirigiéndome a la habitación para vestirme, luego de 15 minutos baje con una toalla aun en los hombros era mi día libre así que no tenía nada en particular que hacer, me dirigí a la cocina para tomar algo, pero cuál fue mi sorpresa al ver a Tegoshi en la mesa dormido.

Camine hacia él con desesperación quería tocarlo, sentirlo saber que en verdad estaba ahí. Cuando al fin llegue hasta él me sentí aliviado aun no lo podía creer el estaba ahí en verdad. Pero algo extraño llamo mi atención antes no lo habia notado pero había un aroma peculiar en la casa .Sonreí. Era seguro que Tegoshi habia estado cocinando, no era que el fuese un excelente cocinero porque en realidad eso de la cocina se le daba pésimo, aun que debo admitir que siempre me sorprendía al dar lo mejor de sí al intentarlo.

Sonreír como tonto una vez mas mientras buscaba la forma de hacer que el humo se fuera.-Tegoshi no te duermas mientras cocinas- Dije esto para mí no quería que el despertara se veía realmente adorable.

Fui algo descuidado al ventilar la habitación que Tegoshi abrió los ojos para después brindarme una sonrisa.

-Buenos días Yama-chan- Mis cuerpo se paralizo al verlo sonreír así.

-Oh- Lo salude, si es que eso era un saludo.

De pronto Tegoshi se levanto de la mesa a toda prisa al parecer habia recordado el desayuno, pude observar de reojo como intentaba salvarlo pero ya era demasiado tarde. Esa parte de él no habia cambiado me gire solo para toparme con su rostro lleno de frustración, así que puse mi mano sobre su cabeza revolviendo sus cabellos. Creo que esa parte de mi tampoco habia cambiado.

-Lo siento Yama-chan- Me dijo al fin.

-Tegoshi no me mires como si nunca lo hubieras hecho- Le dije

-No Yama-chan esta vez debía ser diferente, ahora lo hago bien Massu me ha enseñado y quería mostrarte lo mucho que he mejorado pero me he dormido- Se lamento. Pero no pude evitar lamentar que el único que se estaba quedando atrás era yo Tegoshi me habia superado, el habia cambiado y no solo físicamente. El encontró a alguien con quien compartir su vida y yo que es lo que he estado haciendo todo este tiempo. Creo que Kame no hubiera querido verme de este modo tan deprimente. Pero ahora de nada sirve lamentarse perdí el amor de este niño por vivir en el pasado, no puedo llegar así como así arrebatarle su felicidad. Todo este tiempo temí olvidarte pero en realidad del único de quien en verdad me he olvido es de mí. Kame…amor te molestaría si me quedo un poco mas a lado de este niño.

-¿Ocurre algo?- Tegoshi me miro preocupado. Cuando su teléfono comenzó a sonar con desesperación. Este lo miro y no se atrevió a responder. ¿Quién era? ¿Su novio?

Pero Tegoshi no respondía solo seguía mirando el teléfono con ojos suplicantes parecía que le pidiera a este dejara de sonar y cuando al fin se detuvo, me abrazo.

No estoy seguro de que esto esté bien, y sin embargo guiado por estos sentimientos que ni yo mismo entiendo he accedido a ir con Tegoshi, al parecer ahora tiene aun más problemas de los que tenía antes. Sus manos han estado temblando mucho desde aquella llamada. Lo único que pude hacer fue sostener sus manos haciéndole sentir que estaría con él, el tiempo que fuera necesario.

Al fin estábamos por aterrizar y Tegoshi seguía dormido sobre mi hombro, mientras nuestras manos continuaban unidas desde que había iniciado ese largo viaje. Pero no podía negarlo el necesitaba de mí y yo necesitaba de él.

Ahora estaba por comenzar la parte más difícil de todo enfrentar al novio. Masuda debía saber la verdad eso fue lo que decidimos después de muchas horas lo mejor era que él fuera el primero en enterarse de todo esto.

Bajamos del avión, felices de que ese largo viaje se hubiera visto finalizado, después de estirar nuestros músculos y respirar aire fresco Tegoshi volvió a sujetar mi mano. Este había dormido casi todo el camino así que no habíamos tenido tiempo de hablar en realidad.

-Yama-chan gracias por acompañarme- Dijo con la voz un poco ronca mientras sujetaba mi mano con más fuerza que antes.

-Tegoshi ¿Te encuentras bien?- Me la había pasado tanto tiempo viviendo en el pasado que incluso ahora que Tegoshi estaba conmigo seguía pensando en él como si lo tuviera lejos, antes no lo había notado pero la temperatura de Tegoshi no era normal, era por eso que había dormido tanto, estaba enfermo.

-Ya…ma… tengo mucho sueño- Tegoshi se habia dejado caer sobre mi perdiendo la conciencia lo toque y efectivamente tenía fiebre, este niño sigue siendo igual de descuidado ¡Renegué! para después intentar despertarlo, pero no lo hizo, suspire resignado no tenía otra opción que hacer las cosas yo solo, deje a este en una silla cerca de mi mientras buscaba ayuda luego de unos 5 minutos volví con agua y una pastilla para bajar su temperatura. Tegoshi seguía dormido así que me senté junto a él obligándolo a tomar su medicina, para después dejarlo descansar un poco mas no podría salir de ahí con un chico dormido y dos maletas, así que me dispuse a esperar el tiempo que fuera necesario en realidad no tenia prisa de llegar y creo que la enfermedad de Tegoshi era reflejo de que él tampoco quería hacerlo, contemple su rostro dormido mientras veía como las personas entraban y salían del lugar. Mientras un dulce chico dormía entre mis piernas parecía tener un sueño profundo. Cuando menos lo pensé ya me habia quedado dormido junto a él, mire el reloj del lugar habían pasado solo 20 minutos, no debería quedarme dormido así como así.

Bostece aun algo adormilado en realidad durante el vuelo no había dormido nada así que me en verdad me había servido, cuando me desperece pude notar la presencia de alguien frente a nosotros. Levante la vista encontrándome con el rostro de un chico de cabellos castaños, ojos pequeños que vestía de un modo muy peculiar. Sin duda era asiático pero ¿Por qué nos miraba de ese modo? No parecía estar contento.

Pero me olvide de él en cuando el cuerpo de Tegoshi comenzó a moverse de un modo algo brusco, parecía estar teniendo una pesadilla así que lo abrase a mi pecho para que no cayera al suelo.

El chico castaño se levanto de su asiento y se dirigió con firmeza hacia el lugar donde nos encontrábamos. Pero volví a apartar la vista de él en cuanto Tegoshi comenzó a moverse de nuevo.

-¡Yama-chan!- Susurro un Tegoshi que estaba por despertar.

Para cuando me di cuenta el chico de antes ya se encontraba frente a nosotros.

-Yuya- Susurro el chico castaños inclinándose un poco.

Tegoshi quien estaba por quedarse dormido de nuevo, se levanto de inmediato abriendo los ojos de golpe. ¿Quién era ese sujeto? ¿Su prometido? ¡No! Imposible el dijo que no vendría.

-Taka- Dijo este. ¿Taka?

-¿Regresaste?- Dijo molesto el castaño.

-Taka déjame explicarte- Tegoshi lo intento tomar de la mano pero este lo rechazo.

-Tegoshi, no tienes nada que explicarme, puedo entenderlo- Este se dio la vuelta y se marcho con rapidez.

Tegoshi se habia quedado parado sin decir nada viendo como el chico se alejaba de nosotros, iba a decirle algo este se echo a correr tras el.

Mire aquella escena con tristeza, solo vine a estovar el en verdad lo ama. Pero ahora estaba ahí en medio de una confusión la cual no debió ocurrir al final solo vine a ocasionar problemas, por que deje que Tegoshi me convenciera.

Para cuando me di cuenta estaba solo, en un país extraño, esto debería estar pasando sin embargo así era.

Amor si estuvieras conmigo nada de esto hubiera pasado, desde que te fuiste ¿No sé quién soy? Tegoshi se fue y la tristeza volvió. El volver a verlo causo una extraña confusión en mi interior era verdad que al extrañarlo, me di cuenta que lo amaba pero no es el mismo amor que siento por ti, Tego me hace sentir bien y es agradable su compañía, la compañía de un amigo, en cambio contigo es un sentimiento realmente distinto. Aquella noche en que bese a Tegoshi lo sentí en ese beso ligero y fugaz se fueron todos aquellos sentimientos que hoy tienen nombre…

Cuando mi móvil comenzó a sonar un mensaje había llegado.

Suspire resignado, Tegoshi no regresaría esa noche, al parecer a su prometido no le habia agradado mucho la forma en que nos había encontrado. El plan estaba comenzando mal. Cuanta era la probabilidad de que el prometido de Tegoshi entendiera lo que sus ojos habían visto de un modo distinto al que yo mismo hubiera pensado. Las cosas no pronosticaban nada bueno.

Suspire nuevamente echando la cabeza hacia atrás y mirando el techo. Kame mi amor no sabes cuánto te extraño, las lágrimas estaban por salir cuando la voz de Kame hizo eco... me levante del lugar de inmediato pero era lógico que él no estaría ahí mi imaginación a veces me jugaba bromas muy pesadas.

Con tristeza me dirigí al lugar donde habia encargado nuestras cosas para después seguir las instrucciones que me habia enviado Tegoshi.

Estaba por llamar a un taxi cuando un chico se detuvo frente a mí.

-Yamashita Tomohisa- Pregunto ¿Qué? ¿Cómo sabia mi nombre?- Creo que eso es un sí- Dijo este con una sonrisa.

Un vehículo se estaciono frente a mí y fui introducido dentro de él, ¿Qué demonios estaba pasando?

Cuando volví abrir los ojos estaba dentro del auto con dos sujetos que sonreían. Intente abrir la puerta de este pero tenía seguro.

-Tranquilo Yamapi- Dijo una voz que me parecía conocida.

Levante el rostro para encontrarme con quien pensaba.

-Qué demonios Koki ¿Qué haces tú aquí?- Dije exaltado mientras ese se echaba a reír.

-En verdad que Tegoshi tenía razón has cambiado muchísimo Tomo- Se burló.

-Oye no me digas así- Detestaba que me llamaran Tomo de ese modo.

-Era solo una broma Pi hacía años que no sabía de ti me sorprendió que Tego me llamara diciendo que estabas aquí.

-Sí, pero tal vez hubiera sido mejor que nunca lo hubiera hecho- Respondí con tristeza.

-Ya veo es por lo que paso con su prometido- Dijo este. Me sorprendió que lo supiera creí que nadie más lo sabía.

-¿Tegoshi te lo dijo?- Pregunte con curiosidad.

-Te has perdido de muchas cosas mi querido Tomo, ¿Quién crees que trajo ha Tego a América? Dijo este con orgullo. En verdad estaba sorprendido desde cuando Tego y Koki se habían vuelto tan buenos amigos.

-¿Desde cuando es que...? No termine la frase este me interrumpió.

-Somos tan amigos, ha eso paso en el tiempo en que Tego y yo fuimos amantes- Este soltó una carcajada. La expresión de mi rostro debió decir lo mucho que me había impactado eso pero antes de que pudiera yo decir algo, el copiloto del vehículo golpeo a Koki en el brazo.

Este sonrió con más ganas para después entre lazar sus manos con las del otro chico.

-Lo siento. Yamashita Tomohisa, este es mi novio Nakamaru Yuichi- ¿El chico de antes era el novio de Koki? ¡En verdad me habia perdido de tanto!

-Siento mucho la forma en que te he tratado, pero honey quería sorprenderte- Dijo el novio de Koki girándose hacia mí para después extender mi mano.

-Llegamos- Grito Koki

-¿Eh? ¿Dónde estamos?- Pregunte.

-¿No te lo dijo Tegoshi?- Pregunto este sorprendido.

-No lo hizo ¿Ocurre algo?- Pregunte preocupado su expresión me decía que no era nada bueno lo que Tegoshi había omitido.

-¡Preguntas que si ocurre algo! Dormirás en la casa del diablo y aun así Tego no te dijo nada- Parecía hablar en serio ahora si me estaba preocupando, ¡Que rayos significaba eso de dormir en la casa del diablo!

-Honey no lo asustes, eso no es verdad no le hagas caso al parecer te extrañaba tanto que solo piensa en hacerte bromas- Quien se disculpaba era el novio, me sentí mas aliviado al escuchar las palabras de este y en verdad me sorprendía que Koki tuviera un novio que lo soportara.

-Bueno vamos o en verdad el demonio saldrá a la luz- Hablo Koki mientras se encaminaba hacia la entrada de aquella casa.

-¿De quién es este lugar?- Pregunte.

-Tegoshi-kun le ha pedido a Ryo-chan que cuide de ti- Respondió Nakamaru.

-¿Ryo?-

-Nishikido Ryo, es un chico que conocimos en la universidad ahora se encuentra en América por trabajo al parecer la compañía de su padre no anda muy bien- Ahora quien respondía era Koki.

-Es una buena persona solo que a su manera- Dijo Nakamaru.

Llegamos a la entrada de la casa, pensé que deberíamos tocar cuando la mano de Koki me detuvo. Este se inclino y del suelo saco una llave giro con cuidado la perilla y me pidió guardar silencio.

Entramos a la casa a hurtadillas tratando de hacer el menor ruido posible, parecíamos ladrones en medio de la oscuridad.

Koki camino delante de mi encendiendo una pequeña lámpara parecía experto en hacer ese tipo de cosas, subimos por unas escaleras avanzamos por un pasillo hasta llegar a una puerta, Koki abrió esta con cuidado y volvió a cerrarla.

-Aun no ha llegado- Grito este, entonces las luces se encendieron. Al parecer el novio de Koki se habia quedado abajo y este fue quien las habia encendido.

El chico subió corriendo las escaleras para después lanzarse a los brazos de Koki e inmediatamente mi vista cambio de dirección.

Escuche unas cuantas cosas que me hubiera gustado no escuchar así que me aleje de esos dos tratando de apartar de mi mente lo ocurrido. Así que mejor me enfoque en ver el lugar que sin duda solo me hacía pensar que esa era la casa de alguien con mucho dinero.

Cuando una voz algo elevada interrumpió mis pensamientos.

-Ho…honey!!! Ah…ah…ah- ¿Ese era Nakamaru?

-Ma…ru… Maru…espe… espera me daré prisa… solo espera un poco.- Decía un Koki excitado, algo que en verdad hubiera deseado no oír.

Este se encamino hacia mi.

-Lo siento… Pi nos vamos te mostrare la habitación que usaras- La voz de este sonaba cortada, su camisa estaba desabotonada y una marca roja resaltaba sobre su cuello. Por que me tenia que pasar esto era tan incomodo.

Después de una corta conversación con Koki este corrió a tomar entre sus brazos a su joven pareja a quien de inmediato tomo de los glúteos y se lo llevo besando de ahí. Todo fue tan rápido que no me dio tiempo de ignorarlos ahora tendría esa escena en mi mente.

Luego de escucharlos marchase en el auto, me introduje en la habitación y cerré con llave como Koki me había dicho. Ahora estaba solo y encerrado en la habitación de la casa de un desconocido. Resignado suspire dejándome caer sobre la cama, así mismo me quede dormido.

El sol filtrándose por la ventana fue quien me hizo despertar. Cuando el recuerdo de donde estaba me hizo levantar de un salto.

Saque el móvil para ver la hora y me sorprendí al darme cuenta que habia dormido casi medio día, aun adormilado desperece mi cuerpo y me dirigí al baño.

Después de una larga ducha, me tire en la cama nuevamente y encendí el televisor de la habitación, para esperar la llamada de Koki. Ya había pasado mucho tiempo y aun nadie llamaba estaba comenzando a desesperarme.

Hasta que cansado de ver televisión me levante de la cama y salí de la habitación, aun que me habían dicho que no lo hiciera no estaba dispuesto a quedarme más tiempo encerrado y con hambre.

La casa estaba en completo silencio aun así, me pegue a la pared del pasillo tratando de no hacer ruido, todo iba bien pero estaba por girar a las escaleras cuando algo choco y cayó sobre mí con tanta fuerza que me hizo caer al suelo.

Adolorido por el golpe, abrí los ojos con dificultad y me encontré con un angel.

¿Acaso habia muerto? ¿O todo era un sueño? Sin pensarlo más tiempo me lance a sus brazos.

-Kame te he extrañado tanto- Dije en un susurro pues no podía hablar mi corazón se estaba desbordando de la emoción.

Aquellas lágrimas que habia guardado para él, ahora estaban saliendo emocionadas por volver a verlo.

Este estaba por decir algo pero mis labios fueron los encargados de sellar sus palabras. Tenía tanto tiempo deseando sus labios y ahora al fin después de tantos años de espera podía sentirlos.

Era todo tan bello hasta que sus manos apartaron mis labios ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué me rechazaba? Como un loco intente tomar de nuevo sus labios con desesperación -¿Kame amor soy yo?- Le dije sujetando su rostro, pero solo recibí un golpe que me hizo volver a la realidad.

Abrí los ojos de nuevo para encontrarme con el rostro molesto de un chico moreno…

¿Qué he hecho?
avatar
Koizumi Risa

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 03/05/2011
Edad : 25
Localización : Monterrey, N.L

Ver perfil de usuario http://tegomasslovechuchuchu.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Kyo-chan el Jue Mar 29, 2012 12:01 am

me encaaaaantooo este fic <3 <3 <3 qw waaaa pobre pii y kame 023 me gusta el tegopi e.e pero,pero es un un PiKame y TegoMass,no me dejes a Kamesito muerto o*yomemuerotambien* que yuyita ama a pi y pi a yuyita pero no tanto como pi amo a Kame,ay nooo tegooo se desmayoooo ay ya esta bien pi esta con el <3 *continuo*ademas yuya se va a casar xD ya no u.u,ay massu deja que tegito t explique T.T ahora pi escucha a Kame que loco xD ay no waaaa como pi esta tan quedado con el pasado,koki y maru llfvaron a pi a casa de ryo mmmm Pi ve a kame en cualquier lado hasta en Ryo xD y looo besooo quee ay no golpeo a Pi x____x te lo pido no me dejes a la tuga muertaa TTwTT me encanto este fic deberas *w* coooontiii
avatar
Kyo-chan

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 27/12/2011
Edad : 29
Localización : Buenos Aires-Argentina

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/KyoHydeist

Volver arriba Ir abajo

Atte..."Yamashita Tomohisa" (2/?)

Mensaje por Koizumi Risa el Miér Abr 18, 2012 9:57 pm

Konnichiwa!!! Minna-san, disculpen la demora pero aquí ya esta el capitulo se que dije que este seria el final pero mi inspiración se vio en aumento y he decidido incluir un capitulo de mas así que espero y disfruten este me dejen sus lindos comentarios pues para mi son lo mas importante, ahora así a leer...


~°Los gritos del Demonio°~

¡Todo cambio en un Instante!



Me levante de inmediato sin aun creer lo que habia hecho.

Toque mis labios, angustiado, por el recuerdo que hoy habia traicionado ¿Yo?... ¿Cómo pude?… ¿Que paso?…Todo esto debe ser un sueño… Yo jamás…
Gire mi rostro lentamente rogando porque eso no hubiese pasado, que todo fuese un invento de mi imaginación, sin embargo me tope con un rostro lleno de furia frente a mí.

-¿Yo… no...? Lo siento mucho…- Dije en un susurro, bajando la cabeza. Pero este me sujeto del cuello jalándome de este mientras sacaba un móvil de su bolsillo.

-Koki ¡Maldito idiota! Pero a quién demonios has traído ahora a mi casa- Gritaba el moreno- Más vale que tengas una buena explicación para lo que me acaba de pasar, este me arrojo al suelo para continuar gritando hasta introducirse dentro de una de las habitaciones.

Después de unos minutos lo vi salir de aquella habitación azotando la puerta y dando enormes suspiros.

-Lo siento- Me disculpe nuevamente.

-Yo…lo siento- Hablo el moreno, dejándome completamente escéptico.

-Pero… yo fui quien…- No pude terminar la frase…fui interrumpido por él.

-¡No! ¡No es necesario que lo digas!…-El moreno me cayó avergonzado. En realidad no tenía pensado terminar la frase para mí también era demasiado vergonzosa esa situación.-De cualquier modo ciento haberte si eso… creí que eras uno de esos chicos pervertidos y extraños que Koki trae aquí de vez en cuando- Dijo el moreno un tanto sonrojado.

La forma en la que este se ruborizo me hizo tener un extraño sentimiento, que me hizo bajar la mirada. ¿Qué era eso?

-Nos vamos- Dijo este, mostrándome las llaves de un automóvil.

-¡Eh!- Y yo que no entendía nada. Esa situación aun me tenia desconcertado como podía…haber pasado aquello…con… esta persona y ahora hablar como si nunca hubiese pasado nada!!!

Este continuo hablando sin mirarme.- Koki y Maru están esperándonos para comer- El moreno salió con rapidez y yo hice lo mismo inconscientemente unos cuantos pasos tras de él.

Aborde el vehículo de aquel chico con torpeza y esa extraña sensación que dejaba en mi cada vez que me miraba estaba perturbándome.

El camino hacia aquel lugar comenzó siendo el más incomodo que habia tenido en mi vida, pero este encendió la radio amenizando nuestro camino, haciendo que me relajara un poco hasta llegar a nuestro destino.

Llegamos a un restaurante lujoso, aquel sujeto parecía ser un comensal frecuente puesto que una de las señoritas lo reconoció y de inmediato nos encamino a nuestra mesa. En el camino la inseguridad se posesiono de mi, un espejo fue el reflector de todo aquello en lo que me he convertido con el paso de los años. Y con ese aspecto esa tarde me hice el acreedor de todas las miradas curiosas de aquel establecimiento.

Pero poco después la imagen de dos chicos besándose en la entrada del establecimiento opaco por completo mi presencia, murmullos aquí y allá se escucharon por el lugar hasta que la joven pareja se acerco a nosotros, uno de los chicos sonreía pervertidamente mientras el otro cubría su rostro sonrojado.

-¡Honey!- Dijo el más tímido intentando desvanecer aquella sonrisa pervertida que lo tenía tan apenado. El mencionado amplio aun mas su sonrisa para después tomar por la cintura a su novio besándolo nuevamente.

Estaba por girarme cuando el moreno me tomo del brazo y me jalo hasta nuestra mesa al parecer el se sentia del mismo modo que yo.

-Ese idiota de Koki siempre llamando la atención- Se quejo el moreno.

-Tranquilízate Nishi- Dijo Koki quien caminaba tras nosotros tomado de la mano de su novio el cual iban con la cabeza baja de la pena.

Ya más relajado los cuatro tomamos asiento en nuestra mesas y mientras esperábamos Koki continuo con esas muestras de cariño intensas hacia Nakamaru el cual solo se dejaba llevar por aquel sujeto que no parecía tener nada de respeto por los presentes, eso no me extrañaba en lo absoluto Koki jamás habia tenido respeto por nada.

El moreno huyo de aquella situación incómoda con la escusa de ir al sanitario dejándome solo frente a esos dos que parecía y estaban a punto de hacer el amor hay mismo. Al no soportar más esa situación y ver que el primero no volvía decidí huir también pues era sumamente vergonzoso estar ahí viendo esa clase de espectáculo. Entre al tocador sintiéndome aliviado de haber podido huir de esos dos pero para mi sorpresa el chico moreno se encontraba sentado en un sofá fumando un cigarrillo.

-¡Oh! También decidiste huir- Dijo este al verme- Tardaste demasiado.

Lo mire molesto e ignore sus palabras para luego mojar mi rostro con agua fría seque mi rostro con una toalla y me encontré de frente con la sonrisa de aquella persona

-¿Estas molesto?- Pregunto divertido.

-Tú qué crees- Le mire para después darme la vuelta, pero este me detuvo.-No me toques.- Dije molesto.

-Yo creo que no deberías volver a un, conociendo a Koki seguro para este momento Maru ya debe estar semidesnudo sobre la mesa- Dijo el moreno.

-Debes estar bromeado- Respondí con ironía ¡Eso no era posible!

-Si- Sonrió ¿Qué rayos intentaba ese sujeto? Me pregunte, no era para nada gracioso.

-¿Que es lo que quieres?- Dije algo irritado.

-Nada en realidad- Dijo este saliendo de aquel lugar.

Me quede unos segundo mirando aquella puerta que se habia cerrado, por un segundo me dio la sensación de haber vivido una situación parecida en el pasado, sacudí esa idea de mi cabeza y me encamine de nuevo a nuestra mesa.

Cuando volví a mi lugar aquellos dos chicos que antes parecían estarse devorando habían parado esos besos y caricias intensos, por lo que podía notar la comida habia sido la razón, y es que todo habia sido delicioso la conversación se baso en Koki y yo hablando sobre el pasado de cómo nos conocimos e hicimos amigos. El chico moreno hablo muy poco pero sin embargo parecía estar atento a cada palabra que se decía, en realidad no le puse mucha atención del otro lado tenía un curioso Maru preguntando como habia sido su novio en aquel tiempo, respondí gustoso a cada pregunta hasta que llegue al momento donde Tegoshi apareció en mi vida. Koki solo guardo silencio, notando como habia omitido toda aquella parte.

-Koki no ha cambiado en lo absoluto sigue siendo igual que cuando lo conocí- Concluí.

Satisfechos de la comida y la plática tan amena. Salimos del lugar hacia el departamento de Koki y su novio quienes nos habían invitado a tomar unos tragos.

Llegamos al departamento de la joven pareja y de inmediato Nakamaru me tomo del brazo para adelantarnos a entrar. Yo solo me deje llevar. Este saco dos pares de copas de una alacena entregándomelas mientras él se dirigía a una cava sacando una botella. Estaba comenzando a impacientarme cuando Koki y el otro chico volvieron con los hielos y un par de botellas más.

Y así comenzó todo escuchando una melodía. Era esa canción…nuestra canción… Tus labios cálidos posados sobre los míos descubriendo latidos y robándome el aire, esta sensación es aun más real que todos aquellos sueños donde estamos juntos aun que me deja un sentimiento completamente distinto… y entonces te alejaste de mí. -¡Kame! ¡Kame! ¡Kame!- Grite. – ¡Espérame!- Corrí lo más rápido que pude intentando alcanzar aquel recuerdo del amor que un día se fue pero no pude llegar a él. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?...Si yo lo único que quiero es estar a tu lado, le gritaba mientras veía como el viento se llevaba el recuerdo de la persona que amaba, intente correr tras él nuevamente pero una tormenta aparición impidiéndome continuar…

-¡Oye tu despierta!- Dijo una voz. -¿Oye me escuchas?- Dijo de nuevo aquella voz que ahora agitaba mi cuerpo.

-¡Kame!- Grite abriendo los ojos…confundido mire con desesperación el lugar donde estaba hasta que me tope con el rostro del chico moreno tras de mí.

-¿Quién es Kame?- Pregunto aquella persona.

-¿Donde estamos pregunte?- Evadiendo aquella pregunta.

-No deberías beber de ese modo si después te quedaras dormido y harás que otros carguen contigo- Respondió algo molesto- Por tu culpa he pasado muchas vergüenzas el día de hoy.- Continuo diciendo.

-Yo… no recuerdo nada, ¡aaa! Me duele la cabeza, me siento mareado.- Dije intentando detener mi cabeza que seguía dando vueltas.

-Lo vez ni siquiera lo recuerdas, pero eso ya no importa te he hecho una pregunta y aun no la respondes ¿Quién es Kame?- Dijo con curiosidad mientras se acercaba a mí.

Yo me quede en silencio intentando entender la razón de aquella pregunta pero mi razonamiento no llego a ningún lado aun estaba bajo los efectos del alcohol. El moreno comenzó a impacientarse, pude sentir como este habia comenzado a sacudir mi cuerpo de modo que no me quedara dormido pero el intento de este fue nulo pues eso era como un arrullo para mí y así el sueño me venció haciéndome caer dormido de nuevo…

-¡Oye! ¡Levántate!- Me decía una voz molesta, pero no estaba dispuesto a despertar aun, así que solo me gire ignorándola. -¡Ah! ¡Que te levantes!- Grito aquella voz y fui arrojado al suelo.-Estoy cansado de ser la maldita niñera de chicos idiotas como tu- Siguió gritando aquella voz. Pero mis ojos no se abrieron a pesar de haber sido cruelmente tirado al suelo.-¡¡¡Agrr!!!- Gruñeron- ¡Que te levantes! No me has escuchado- Sentí un tirón del cuello, pero aun así mis ojos no se abrirían. Ya habia reconocido aquella voz tan insistente y me hacia algo de gracia que estuviera aun furiosa. Tal vez aun seguía bajo los efectos del alcohol por que empecé a reír aun dormido.

-¡Que rayos! Estas despierto- Renegó- ¡Qué diablos es lo que te hace tanta gracia!

Yo solo continúe riendo sin parar.

-¡Ah! Quieres burlarte de mí- Dijo este con maldad. Haber que te parece esto…

Ese tono no me agrado en nada pero era demasiado tarde… una ligera sensación en mis labios pareció.

Abrí mis ojos asustado y me tope con la sonrisa del moreno.

-Creí que no despertarías- Se burlo. Para después soltarme y dejarme caer al suelo.

Un extraño sentimiento de enojo y placer me abarcaron haciéndome levantar de ahí e intentar golpear a aquel sujeto, pero este me detuvo antes de que pudiera hacerle algo.

-Tranquilízate, fue solo una broma además tú fuiste quien comenzó- Se defendió.

El tenia razón pero yo lo habia hecho por una razón muy distinta… aun así sentia que habia defraudado nuevamente aquella persona a la que tanto amo, me deje caer al suelo en silencio sintiendo como mi corazón se desmoronaba…

-¡Te encuentras bien!- Dijo el chico de antes con preocupación. Pero yo simplemente no podía responder, mis labios habían sido sellados y mis ojos se habían humedecido…

Sentí el cálido tacto de una mano levantar mi rostro.

-Oye… lo siento estas bien- Preguntaba. Parpadee haciendo que un par de lágrimas cayeran sobre mis mejillas y pude notar como el rostro del chico moreno cambiaba completamente, parecía afligido.

“Tegoshi, te extraño solo han pasado dos días sin ti y no lo soporto, por lo menos tu entiendes mi soledad…”

-Disculpa, yo no quería hacerte daño- Continuo diciendo aquella persona.

Me levante perdido en mis pensamiento y me dirigí al cuarto de baño.

Saque mi ropa arrojándola al suelo y me introduje a la ducha. Toque aquel cuerpo al cual ya no le ponía atención y entonces lleve mis manos a la cara. Llore mientras gritaba el nombre de aquella persona que tanto ame…decepcionado de mi mismo llore como nunca antes.

Salí de ahí con el corazón vacio como si todos aquellos sentimiento se hubieran ido con el agua. Pero me lleve una sorpresa al ver al moreno aun en la habitación.

-¿Qué haces aquí?- Le dije.

-Intente dormir pero tus gritos no me lo permitieron- Respondió- Por cierto ya me dirás quien es Kame.-

-No- Respondí sin siquiera pensarlo.- ¡Porque abría de hacerlo!- Dije un tanto molesto.

-Oye tengo el derecho a saberlo- Se quejo.

-¡Derecho! Pero de que estás hablando- Dije confundido.

-De nada… veo que no lo recuerdas- Respondió por lo bajo.

-¿Qué no recuerdo?- Yo no entendía nada.

-No en realidad lo que yo quería decir es… nada.- El chico se dio la vuelta dubitativo saliendo así de la habitación, y yo me quede sin entender absolutamente nada.

Mientras me vestía recordé ligeras partes de lo que habia pasado al parecer habia tomado demasiado y ese chico me habia cargado hasta aquí. También por lo que escuche estuve soñando despierto de nuevo con Kame… ¡Despierto! Es decir…que… Ahora lo entendía todo… Avergonzado salí de la habitación en busca del chico de antes, di unas cuantas vueltas por la casa pero este no apareció, ¿Abría salido? Resignado me tire en un sofá, mientras seguía tratando de recordar lo ocurrido pero mis recuerdos eran muy vagos y vergonzosos.

Escuche como una puerta era abierta y me dirigí al lugar de donde provenía el sonido, topándome así con el rostro desconocido de un castaño que me miraba desconcertado.

-¿Quién eres tú? y ¿Qué haces aquí?- Chillo molesto el recién llegado.

Yo me quede cayado ¿Quién era ese sujeto? Y ¿Por qué me hablaba de ese modo? Desde que habia decidido viajar a ese lugar las cosas solo habían ido mal pensé dejando escapar un suspiro de resignación.

-¿Que está pasando aquí?- Esa era la voz del moreno, quien al parecer acababa de llegar.

-Nishi- Corrió el castaño a abrazar al recién llegado olvidándose de mí ¿Podía ser eso más extraño?

-Kato ¿Que estás haciendo aquí?- Pregunto el moreno.

-¡Ah! Si vine porque quería invitarte a comer pero llego y me topo con eso- Ahora el castaño me apuntaba de un modo nada agradable.

-¡Ah! y ¿Qué hay con eso?- Respondió el moreno apuntándome del mismo modo tratándome como una cosa.

-Nishikido, me estas engañando- Renegó el castaño soltándole molesto.

-Tranquilízate Kato – Dijo este acercándose a mí, haciendo así que el castaño se molestara aun mas, pero el moreno continuo hablando.-No te estoy engañando…Porque ni siquiera estamos saliendo.- Termino de decirle tomándome por la cintura. Yo me quede inmóvil.

El castaño grito, chillo y gruño cosas sin sentido para después salir de aquel lugar azotando la puerta.

El moreno dejo escapar una carcajada para después soltarme. Yo le mire, sin entender bien lo que habia pasado. ¿Acaso ese chico era su pareja?

-No me mires así- Dijo este poniendo su mano sobre mi cabeza.

-¡Como quieres que lo haga entonces! Sabes que no estoy aquí por gusto, además no deberías usar a otras personas para desacerté de tu novio- Respondí molesto quitándome su mano de mi cabeza.

-Oye no te enojes Yamashita, el no es mi novio- Dijo el moreno tratando de tomar mis manos.

-No es algo que en verdad me importe- Dije evadiendo sus manos, para marcharme de ahí.

-Yamashita, espera no te vayas- Dijo el moreno corriendo tras de mí y tomándome por la cintura haciéndome quedar inmóvil.

-¡Suéltame! ¿Qué es lo que quieres Nishikido?- Le grite intentando zafarme de su abrazo.

-Vaya, creí que no recordabas mi nombre- Dijo con voz seductora sobre mi oído derecho haciendo mi cuerpo estremecer.

-No tengo interés en tener ningún tipo de relación con nadie así que no tenía por qué mencionar tu nombre- Respondí con seriedad mientras quitaba sus manos de mi cintura.

El moreno me soltó sorprendido. –Ya veo… bueno no estoy hablándote ahora por que quiera tener algún tipo de relación contigo como tú dices solo he venido a llevarte a comer- Dijo este encaminándose a la entrada.

“A lo largo de estos años vacios he conocido personas que han querido entrar a mi vida llenando esta de situaciones nada agradables, me molestan esas personas que se acercan a mi sin siquiera pensar en mi sufrimiento y creen que sin conocerme pueden cambiar mi vida, creen que pueden hacerme olvidar…como si eso fuera posible…”

-Yamashita te quedaras ahí parado vamos a comer- Grito el moreno desde la entrada.

“Pero a pesar de las cosas que le he hecho y me ha hecho no parece estar interesado en cambiar mi vida, quizás eso este bien por ahora…”

Hablamos muy poco durante el camino pero en cierto modo aquello era bueno, me llevo a un pequeño restaurante de comida rápida y de ahí conocí un poco de todo. Incluso me hizo visitar un acuario, fue algo extraño tener la compañía de alguien… y eso solo me dejaba un sentimiento distinto…que no podía comprender pero me hacía sentir de cierto modo feliz, con sinceridad puedo decir que esa tarde fue una de las mejores que habia pasado en mucho tiempo…

-Yamapi, vámonos se hace tarde y aun quiero comer algo- Sonreí al ver la cara de cachorro de ese sujeto y camine al lugar donde se encontraba terminando así una tarde de alimentos ricos y charlas mínimas.

Entre al automóvil y este puso en marcha el auto de inmediato, luego de un tiempo me extraño reconocer al lugar a donde se dirigía…

-Creí que tenias hambre- Le dije mientras intentaba apartar de mi cara los cabellos que eran agitados por el viento.

-Me hiciste esperar demasiado- Me dijo este con una sonrisa contagiosa y ambos comenzamos a reír de un modo absurdo. ¿Qué era ese extraño ambiente que se habia formando entre nosotros?

-Pediremos algo en cuanto lleguemos- Dijo aun con esa sonrisa en sus labios.

Continuamos riendo como un par de locos, e incluso habíamos comenzado un extraño juego de cosquillas que por cierto iba perdiendo, pero que él me tocara se habia hecho menos incomodo después de esa tarde.

-Hon…ey… creo…que… llegaron- Escuche el gemido de una voz que de inmediato me hizo reaccionar, alejando las manos de Ryo de mi cintura.

-¿Pasa algo?-Dijo Ryo intentando entender el por qué de mi reacción.

-Me pareció escuchar algo- Respondí, en voz baja.

Ryo me miro apenado y se adentro a un par de arbustos dentro del jardín.

-Me pueden explicar que hacen aquí- Grito Ryo como un verdadero demonio, ¿Ese era el mismo chico con el que habia compartido la tarde? Me pregunte, mientras intentaba ver lo que estaba pasando pero no lograba ver nada. Ryo se giro furioso y tomándome de la cintura me introdujo dentro de la casa.

-¿Quien era?- Pregunte, pero Ryo al verme solo suspiro pesadamente.

-En un momento lo sabrás- Dijo con las mejillas algo ruborizadas.

Este se dejo caer con pesadez en un sofá y yo hice lo mismo. No paso mucho tiempo para que la puerta principal fuera abierta, y entraran por esta un par de chicos despeinados y agitados. Ahora yo también estaba ruborizado y comprendía perfectamente el rostro de Ryo.

-Ni-chan- Dijo Koki con voz infantil mientras se acercaba a nosotros.

-Honey, no creo que sea bueno esto…- Hablo un apenado Nakamaru.

-Ahora que la feliz pareja ha salido de su nido de amor… ¡Me pueden explicar qué demonios hacían en mi casa!!!- Ryo se levanto dirigiéndose a Koki con en el semblante de un verdadero demonio.

-No te enojes, tú has tenido la culpa de todo esto- Se defendió Koki.

Ryo se detuvo sin entender.

-Lo que pasa es que vinimos a ver a Yamapi pero cuando llegamos no habia nadie así que pensamos en irnos pues la llave de la casa no estaba en el lugar de siempre, pero mi honey quiso esperar un rato así que nos recostamos en el pasto… y saben el pasto es un lugar realmente cómodo para tener sexo- Esta vez el que hablo fue el novio el cual con esas últimas palabras me hizo cambiar por completo la imagen que tenia de él y yo que pensaba que era un chico tímido.

Ryo trato de recobrar la calma pero las últimas palabras de Nakamaru lo hicieron volverse un demonio de nuevo y fue así como la lujuriosa pareja fue expulsada de su hogar de un modo poco ortodoxo. Después de sacar a ese par este se tiro en el sillón donde yo continuaba tratando de calmar su enojo no pude evitar sonreí al ver el semblante que tenía su rostro.

-¿Qué te parece tan divertido?- Pregunto Ryo dejando escapar una sonrisa.

Contagiado por esta comencé a reír en secreto ocultando mi rostro con mis manos.

-Eso es trampa yo también quiero verte reír- Hablo Ryo como un niño pequeño acercándose a mí para intentar apartar mis manos.

-¡Nooo!- Dije entre risa.

-Ya veo no me dejaras verte- Alego Ryo, para después hacerme sentir cosquillas de nuevo, ahora no podía detenerlo me tomo desprevenido ambos reímos como un par de locos hasta que se nos termino el sofá y ambos caímos al suelo.

-¡Ach! Eso dolió- Dije sobándome la cabeza.

-Te encuentras bien- Pregunto Ryo quien habia caído sobre mí.

-Me encontraría mejor si tan solo te qui…- No pude terminar en cuanto abrí los ojos me tope con el rostro de Ryo, quien me miraba con preocupación.

-Yo…lo siento- Dijo Ryo en un susurro.

-Estoy bien- Respondí del mismo modo.

-No me disculpo por eso, lo hacía por esto…- Ryo paso su mano por mi mejilla acomodando unos cuantos cabellos tras mi oído para después inclinarse hacia mi acortando esa distancia que se interponía entre nosotros después de eso todo se puso en blanco…

Uno labios tocaron los míos de un modo tierno y cálido era una sensación que tenía tiempo de no sentir, esto es real…me preguntaba mientras sus manos se movían con desesperación atrayéndome más a él. Mis labios tímidos no tardaron en adaptarse aquella jugosa sensación de placer y mis manos se abrieron paso por aquella espalda recorriéndola de arriba abajo una y otra vez…

Era una sensación distinta y a la vez agobiante, algo en mi cabeza decía que eso estaba mal, pero mi corazón no opinaba igual desbordándose de emociones con el tacto de aquella persona.

Fui jalado poco a poco hasta un habitación, extasiado por los besos y caricias, me deje llevar pero cuando Ryo toco mil piel ardiente…todo acabo.

“¡Kame! Lo siento mucho…yo no sé que me paso… amor perdóname…Kame… Mis lágrimas seguían descendiendo una tras otra por mis mejillas…”

Cuanto tiempo habia pasado desde que habia huido a mi habitación…cuanto tiempo tenía el fuera de ella.

-Yamapi, por favor abre la puerta- Gritaba Ryo tocando la puerta.

“Kame…perdóname, eso fue lo último que recuerdo antes de quedarme dormido…”

-¡¡¡Yama-chan!!! Abre la puerta- Esa voz que hacía eco en mi cabeza donde la he escuchado antes.- ¡¡¡Yama-chan!!!- Seguía llamándome aquella voz con desesperación.

Ligeramente recobre la conciencia y me levante de inmediato era esa persona que tanto me entendía… Abrí la puerta dudoso de que no fuese un invento de mi imaginación pero no, era real ahí estaba.

-Yama-chan- Grito Tegoshi, lanzándose a mis brazos y me sorprendí al ver que Ryo seguía ahí.

Tegoshi me soltó en un acto delicado para cerrar la puerta.

-Lo siento Yama-chan- Dijo este con pesar- No era mi intención dejarte solo- Se disculpo.

-Tegoshi lo entiendo todo está bien- Le dije abrazándome a él, parecía que intentaba consolarlo pero ahora el único que necesitaba ser consolado era yo.

Ahora tenía unos sentimientos confusos en mi interior, que se mezclaban entre si y no lograba descifrar.

-Yama-chan vamos- Dijo este regalándome una sonrisa.

La sonrisa de Tegoshi habia cambiado, aun era hermosa pero no me llenaba de vida como antes ¿Por qué? Salimos de aquella habitación juntos tomados de la mano, pero la imagen de Ryo esperando fuera de esta me hizo detener.

-Yamapi- Susurro este acercándose a mí, pero antes de que pudiera decir algo Tegoshi lo detuvo soltándome de las manos.

-Yama-chan volveré en un momento- Dijo este tomando del brazo a Ryo y llevándoselo de ahí.

Luego de unos minutos Tegoshi volvió por mí sin Ryo, salimos de aquel lugar y me sorprendí al ver fuera un vehículo rosa.

-¡Nee! Yama-chan verdad que es lindo- Dijo este con una sonrisa.

Yo no respondí seguía sorprendido de ver lo orgulloso que estaba Tegoshi de andar por la ciudad con un coche rosa. Entre al auto un poco apenado, y el silencio nos invadió fue hasta Tegoshi hablo que se destenso un poco la situación.

-Lo siento mucho Yama-chan no debí permitir que pasara esto- Dijo Tegoshi con pesar.

-Tegoshi, todo está bien- Respondí tomando su mano.

-¡No! Yama-chan no está bien, Ryo se ha pasado- Dijo dejando escapar unas lagrimas mientras detenía el auto-Todo es mi culpa- Seguía diciendo entre lagrimas.

-Tegoshi, tranquilízate no es tu culpa- Le dije mientras lo abrazaba.

-Todo es mi culpa Yama-chan no debí permitir que te pusieran aprueba- Dijo este abrazándose a mí.

-¡Prueba! Tegoshi no entiendo- Me solté de su abrazo esperando una respuesta.

-Lo siento, Yama-chan te lo explicare todo solo vayamos a un lugar más tranquilo si- Este puso en marcha el auto, y ambos continuamos el camino en silencio.

Después de las palabras de Tegoshi habia perdido lo último que me quedaba de esperanza. Por primera vez me hubiese gustado no ser el centro de aquella mirada compasiva, pero al final todo era por devolverle la felicidad a Tegoshi ¿No?, felicidad que por mucho tiempo arrebate aun que ahora me habia tocado pagar de cierto modo por todo aquel daño.

Como podían cambiar las cosas de un momento a otro me decía mientras caminaba de aquí allá en la habitación del hotel donde ahora me estaba hospedando. Ya lo sabía yo, la felicidad solo es contigo amor en este mundo solo soy un rostro más solo tú puedes entenderme… Aun que…no sé ¿Porque me siento así? Porque me siento tan mal después de saber la verdad.

Desde aquel día había pasado las tardes dando vueltas por la ciudad con Tegoshi viendo los últimos preparativos de su boda, la cual estuvo a punto no de realizarse. De vez en cuando mi sonrisa se desvanecía y Tegoshi trataba de animarme pero nada de lo que decía surtía efecto.

Una de esas tardes, cansados de andar de aquí haya nos detuvimos en una pequeña cafetería al aire libre ordenando bebidas refrescantes para descansar un poco.

-Sabes Yama-chan, Ryo-chan ha preguntado por ti- Dijo Tegoshi así sin más haciéndome reaccionar de inmediato al escuchar aquel nombre que de pronto me hizo acelerar el corazón.

-Lo sabia- Tegoshi sonrió con satisfacción

-¿Eh? ¿Qué ocurre?- Pregunte completamente perdido.

-¡Lo sabia! Ha Yama-chan le gusta Ryo-chan ¡Nee~!- Dijo este ampliando una enorme sonrisa…

-Gustar- Respondí para después quedarme en silencio.

Entonces los recuerdos de él volvieron a mi mente uno tras otro haciéndome latir el corazón, como podía ser posible que en tan solo un momento mis sentimientos cambiaran de ese modo ¿no lo sé? Pero si sé que desde que no lo veo no he podido dejar de pensar en él… y por más que trato de olvidarlo no puedo mis sentimientos son tan confusos.

-Sabes Yama-chan, se que te conté que al conocer a Massu mi vida habia cambiado y todo era felicidad pero mentí, no siempre fue así y ahora creo que puedo entender un poco cómo te sientes. En mi caso era una mezcla de sentimientos confusa e imparable algo en mí quería amarlo con locura, sanar mi corazón con nuevos sentimientos y la otra no podía siquiera pensar en olvidarte un instante, mi corazón no quería ni pensar en aceptar el amor de Massu por miedo a olvidarte. Pero Massu jamás quiso competir contra mi pasado el jamás quiso opacarlo, el siempre lucho por obtener su propio espacio en mi corazón porque yo lo amase de un modo único a él. Incluso sin saberlo me ayudo a proteger este amor que aun siento por ti y que jamás se ha ido, solo que ahora es un amor distinto y mucho más fuerte. Yama-chan yo creo que aun estas a tiempo de sanar tu corazón de amar con locura y que te amen del mismo modo, mereces un amor que compense la tristeza y soledad que has vivido todos estos años. Yama-chan te amo y deseo con todas mis fuerzas que seas feliz y porque te amo se que Ryo-chan ha hecho en un día lo que yo no pude hacer en casi todo un año a tu lado, el te ha hecho reír cambiando el semblante de tu rostro reavivando el brillo de tus ojos, se que él es torpe e incluso puede ser molesto y arrogante pero Ryo es bueno, admito que al principio cuando me llamo pensé que te habia hecho algo terrible y estaba tan molesto que no me detuve a pensar en sus sentimientos, pero estaba preocupado por ti porque se cuanto has sufrido, te amo, te amo tanto que no permitiré que nadie te haga daño aun acosta de perder una amistad.- Tegoshi habia madurado tanto nunca pensé escucharlo hablar de ese modo con tanta decisión ahora el niño pequeño de los dos parecía ser yo.

Este pago la cuenta dirigiéndose a la salida, yo me quede un momento inmóvil y sin pensarlo dos veces corrí tras el abrazándolo por la espalda.

-Tegoshi te amo- dije en un susurro. Este al escuchar aquello correspondió aquel abrazo espontaneo y así permanecimos un momento mientras mi corazón podía sentir como era comprendido por ese otro corazón.

-Después de hablar con el ahora lo entiendo y en verdad espero que tu también puedas hacerlo- Susurro Tegoshi soltándose delicadamente de ese abrazo.
Estaba por decir algo cuando uno de los delgados dedos de Tegoshi se posesiono sobre mis labios.- Yama-chan debo irme aun tengo que arreglar algunas cosas con Massu, sabes al principio me sentí mal porque creí haberte dejado solo de nuevo, pero estaba equivocado no fue así siempre estuviste acompañado.- Dijo este con una hermosa sonrisa en los labios.- Te llamare más tarde- Fue lo último que le escuche decir antes de sentir como era sorprendido por la espalda por unas manos que conocía. Mi corazón comenzó a latir con desesperación girándome de inmediato para ver a aquella persona, levante la mirada del suelo y me encontré en el cielo.

-¡Hola!- Dijo un chico moreno de cabellos lacios y oscuros, que parecía estar nervioso.

-Ho…la- Respondí quedándome sin palabras.

-¿Quieres caminar un poco?- Pregunto.

-Ummm- Asentí.

Caminamos en silencio un buen rato hasta que unas leves gotas de lluvia nos sorprendieron. Aquellas pequeñas gotas frías mojaron nuestros cuerpos pero Ryo saco un paraguas cubriéndome de la lluvia, yo solo le mire sorprendido.

-Dijeron que llovería- Respondió a mi mirada con una sonrisa.-Lo siento mucho- continuo diciendo.

-Porque te disculpas- Respondí.

-Me gustas- Susurro en mi oído mientras me detenía por la cintura. -Yo no crecí a tu lado. Tampoco conozco tus secretos de la infancia, pero no es necesario porque estoy en tu presente y si tú quieres podría ser tu futuro. Yamapi si me dejas seguirte ahora mañana podrás mirar al pasado y verme en el, mira a tu lado y ver que sigo aquí, tomarme de la mano y luchar por un futuro juntos.- Mi corazón no necesitaba explicaciones, necesitaba razones para seguir amando y era increíble que aquella esperanza volviera con cada una de esas hermosas palabras que salían con dulzura de sus labios.

Mis manos descendieron hasta tocar las suyas enredándose, formando así una sola unión.

La lluvia continuaba cayendo, y el paraguas ya no era necesario ambos nos estábamos mojando, Ryo sonrió tomando una de mis manos entre las suyas y comenzó a correr no necesitamos palabras para lo que paso en ese momento mi corazón latía con fuerza mientras aquellas gotas frías chocaban contra nuestros cuerpos. Su risa y la mía hacían eco en la calle vacía, mi cuerpo fue detenido por el cuerpo de Ryo el cual tomo mis labios marcando cada parte de la comisura de mi boca como suya.

Llegamos a la casa de Ryo arrojando nuestras prendas por doquier mientras besábamos nuestros labios apasionadamente mi cuerpo era guiado por el cuerpo de Ryo, aun enredados en pasión llegamos a la ducha donde dejamos correr por nuestros cuerpos la deliciosas sensación del agua caliente ambos sonreímos al ver la expresión del otro y mirándonos de nuevo volvimos a besarnos, este me abrazo recorriendo mi espalda con suavidad y yo hacía lo mismo sintiendo como mi corazón extasiaba en felicidad.

Salimos de la ducha con los cuerpos aun mojados jugueteando con él otro, hasta caer rendidos en la cama, Ryo se posesiono sobre mí abriendo de apoco mis labios para besarlos nuevamente. Nuestros besos iban aumentando el ritmo siendo cada vez más largos hasta hacernos perder el aliento, el roce de nuestros cuerpos era cada vez más satisfactorio sus manos suaves acariciaban mi piel hirviente, mis labios, mi cuello, mi pecho sus manos seguían descendiendo hasta llegar a mis caderas apegándome aun mas a él, esos besos sin aliento seguían subiendo el calor de la situación. –Pi…!- Jadeaba Ryo en mi oído, este lamio mi cuello descendiendo hasta mi ombligo introduciendo su lengua en este para jugar con mi piercing, sus manos tomaron mis glúteos para levantarme cambiando de posiciones, ahora Ryo estaba sentado sobre la cama y yo estaba de espaldas sobre él, sus manos acariciaron mi pecho pasando sobre mis pezones pellizcándolos levemente y haciéndome gemir placenteramente, lamí un par de dedos que entraron a mi boca mientras la lengua de Ryo pasaba sobre mi espalda, sentí mi cuerpo erizarse al tacto de los labios fríos de este, sus dedos húmedos descendieron sobre mi pecho hasta llegar a… mi cuerpo se paralizo al tacto de aquellas manos.

Me levante con rapidez buscando algo con que cubrir mi cuerpo… baje la mirada avergonzado pero Ryo tomo mi rostro con ternura deposito un beso sobre mi frente, y salió de la habitación en silencio.

Después de ver como este se alejaba me deje caer de nuevo sobre la cama, esos sentimientos habían salido sin siquiera poder evitar que afloraran, pero aun no estaba listo para dejar que todo por lo que habia sufrido se fuera.

Kame amor ¿Crees que este bien si hago esto? Preguntaba en voz alta como si en verdad pudiera escuchar una respuesta.

Esa noche los recuerdos de Kame me acompañaron a dormir, desde que conocí a Ryo esos recuerdos fueron disminuyendo y hoy como si fuese una despedida volvieron a decirme adiós encogiendo a mi corazón que inevitablemente lágrimas derramo.

El sonido de la puerta me hizo abrir los ojos con pesadez.

-Yamapi, ¿Puedo pasar?- Susurraba Ryo del otro lado de la puerta.

Pero no pude articular nada, este toco dos veces más hasta abrir la puerta.

-¡Ho..la!- Me saludo al verme sentado sobre la cama.

-Hola.- Dije en voz baja.

Este se encamino rápidamente hacia mí abrazándome delicadamente, sus brazos se sentían bien. Recosté mi cabeza sobre sus hombros y este beso una de mis mejillas, suspire varias veces dejando escapar esos sentimientos que no tenían palabras.

-¿Está bien si hablamos?- Dijo Ryo con una voz baja que rompió el silencio.

Su mirada se clavo en mis ojos y levemente estos redujeron la distancia entre los dos, sus labios tocaron los míos en un beso fugaz para después separarse un poco de mi cuerpo tomándome por la cintura y abrazándose a mí…

-Se que te han dichos cosas sobre mi pero quiero que sepas esto por mí.- Ryo comenzó hablar mientras entrelazaba nuestras manos con delicadeza…

avatar
Koizumi Risa

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 03/05/2011
Edad : 25
Localización : Monterrey, N.L

Ver perfil de usuario http://tegomasslovechuchuchu.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Usagi el Jue Abr 19, 2012 7:03 am

wuaaaaaaaa continualo esta genialosooooooooo!!! me gusta conti conti contii!!! dios por un momento crei que dejarias a mi massu solo nooo!!!! .. gracias por aun casarlo con mi teshi owo.. aunke rayos eso es ilogico escucharlo de mi.. ves lo ke ocasionas? xDDDDDD

esta lindo CONTIIII
avatar
Usagi

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 13/09/2011
Edad : 28
Localización : con Teshi a mi lado♥ *w*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atte: ... "Tegoshi Yuya" y "Yamashita Tomohisa" II (Nuevo) [Pikame, TegoPi, TegoMass, TaNaka, RyoPi]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.