Memories (Cap 7)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Lun Mayo 23, 2011 8:01 am

Buenas, este es el segundo fic que escribo realmente, ya que lo demas son One Shot o historias originales, pienso continuarlo, cuando pueda y me entren las ganas porque soy muy vaga para escribir
Espero que os guste y gracias por leerlo

Titulo: Memories

Autora: Iris

Pareja: Kamenashi Kazuya x Yamashita Tomohisa

Numero de Capítulos: (?)

Advertencias: AU, Romántico, Yaoi, Drama, Tragedia

Gracias a: Ai-chan, que me aguanto leyendolo antes que nadie

-Capítulo 1-

Sentando en un parque del centro de Tokio descansaba tras mí larga jornada, con unas pronunciadas ojeras y lata de cerveza en mano me recostaba en un alejado y solitario banco. No solía beber, pero un capricho no me haría daño. Dejaba recorrer la fría bebida por mi garganta dando un suspiro de angustia. No me encontraba en buen estado, agotado, deje caer mi cabeza hacia atrás cerrando con fuerza los ojos. Hacía ya tiempo que lo había olvidado, pasaron años de aquello, pero un recuerdo se apodero de mis pensamientos sin motivo alguno. Desesperado apreté el bote con fuerza haciendo que parte del líquido saliese de él, tras tanto tiempo… ¿por qué ahora recordaba aquella escena?

Más bien molesto busque entre mis vaqueros las llaves del auto, si, sabía que no debía ya que el alcohol no es buen amigo en la carretera, pero en aquel momento me daba completamente igual. Me encamine hasta el coche entrando en el, arranqué el motor y tome dirección a casa, quería dormir, lo necesitaba. No me daba cuenta del peligro que estaba corriendo, el efecto de la cerveza comenzaba a hacer mella en mí, si lo sumas a que el sueño empezaba a dominarme no prevenía nada bueno. Puse la música a bastante volumen, el suficiente para quedarme despierto e intente por todos los medios mantenerme en pie, pero no lo logre, poco a poco mi visión se oscurecía, estaba prácticamente dormido. Como una especie de aviso un escalofrió recorrió mi ser haciéndome volver al presente en el cual me iba a chocar con un coche de frente. Asustado di un frenazo que evitó la tragedia, buena suerte fue también que aquel vehículo reaccionase igual parándose en seco. Aquel incidente sin duda era culpa mía, pero reaccioné de mala manera y di un golpe en el volante saliendo al encuentro de la pobre victima que se encontraba ante mí.

-¿¡Estas tonto o que!? ¡Ve con más cuidado imbécil! –las palabras salían escopetadas de mi boca en forma de gritos. Mi corazón latía aterrado por el suceso, incluso me costaba respirar con normalidad. Poseso, apoyé ambas manos en el capo de aquel auto de manera violenta -¡Podrías haberme matado! –di una patada procedente de mi estado de completa furia. El inquilino decidió bajarse para poner fin a tal espectáculo, no esperaba encontrarme con aquella cara, mis ojos se abrieron expresando mi sorpresa, no pude reaccionar, bueno si, solo para preguntar… -¿Yamashita…?

-¿Kamenashi? –esbozó una pequeña sonrisa, aquella que en su día me cautivo –vaya, quien iba a decirlo, reencontrarnos en tales circunstancias –parecía ser el único alegre en aquel momento, puesto que yo… no quería ni verle. Se acercó a mí hasta estar pegados –deberías tener más cuidado, ¿te encuentras bien? –era obvio que no, sudaba como nunca lo había hecho y sentía una fuerte presión en el pecho. Extrañado acercó su rostro al mío, algo que me desconcertó -¿has bebido? es peligroso, no sé cómo se te ocurre, ni si quiera toleras el alcohol, se te sube enseguida –mierda, quería huir, de verdad quería hacerlo pero una mano se dirigía sin control hasta su espalda para abrazarme a él, por suerte los pitidos de los demás coches me hicieron negarme antes de cometer una locura.

-Yo… tengo que irme… -susurré empujándole a un lado para escapar hasta mi vehículo, el cual saque corriendo de aquel tumulto. ¿Qué hacia él aquí? ¿Podía tomar los pensamientos que me atormentaron en el parque como una premonición?
___

No dejaba de pensar, la idea de que rondase cerca mío me ponía histérico. Inquieto movía las piernas sobre la cama intentando expulsar de mi mente cualquier cosa que tuviese relación con él, pero no era tan fácil, era propicio a comerme la cabeza con la más mínima tontería, no iba a ser diferente ahora, y otra vez me vi envuelto en un mar de dudas y consternación.

~~Flashback~~

Corría bajo el abrasador sol pisando la hierba y arena que mis pies encontraban, huía de nuestra última travesura juntos, una mano agarraba la mía para que acelerase el paso. Cuando estuvimos a suficiente distancia ambos nos dejamos caer cerca de un rio. Respiraba entrecortadamente pero con una sonrisa en los labios, sin darme cuenta ambos comenzamos a reírnos hasta conseguir que se nos saltasen las lágrimas.

-¡To... tonto! –le insulté soltando una carcajada -¿cómo se te ocurre eh?

-¿Viste cuando salió corriendo detrás y se cayó al suelo de golpe? –preguntó mientras se tapaba la boca intentando contenerse.

-Eso no fue gracioso… -pretendía mentir sin mucho éxito –pobre señor…

-Pero si fue culpa tuya –chasqueó un poco la lengua.

-¿¡Eh!? Yo no rompí el cristal de su casa… -le eché una mirada asesina culpándole de ello directamente.

-¿Quién quiso jugar a baseball? –hizo un gesto con las manos como si fuese a librarse del problema.

-¡No es mi culpa que seas tan bestia! –vociferé empezando a enfadarme.

-¿Por qué te pones así ahora? –dio un pequeño suspiro –eres molesto… -me miró fijamente pasando una mano por su pelo. ¿Qué se creía? El único molesto aquí era él. Repentinamente me levante dispuesto a marcharme -¿a dónde vas?

-Adiós… -respondí sin más, aunque no fui capaz de dar ni dos pasos, ya que rápidamente me agarro del hombro impidiéndome avanzar.

-Venga… no te pongas así… -susurró prácticamente en mi oído, nervioso me di la vuelta para apartarle de golpe, pero me pase con la fuerza y debido al empujón se tropezó cayendo al agua.

-Ah… ¡Yamashita! – acudí asustado a socorrerle. Se incorporo aparentemente bien, eso sí, empapado. Con cuidado me acerque al borde extendiendo mi brazo para que se agarrase a él, al principio me miraba rabioso, pero en su expresión apareció una mueca de perversión. Sin ningún inconveniente me agarró e hizo fuerza provocando que cayese a su lado. Estaba impresionado, tanto que miraba mi uniforme encharcado sin llegar a creerme que fuese capaz de haberme tirado, aunque al fin y al cabo me lo merecía. De nuevo mostró su diversión en forma de carcajadas, no cabía duda, siempre le había gustado burlarse de mí. Aun en estado de shock me ayudo a salir del agua -lo siento... -pronuncié entre murmullos.

-¿Qué dices? Ha sido divertido –comentaba colocándose la ropa con cara extraña – pero deberás recompensarme.

-¿Re… compensarme? –repetí en forma de pregunta mientras intentaba procesarlo. Cuando quise darme cuenta le tenía justo en frente, mirándome atentamente y acercándose cada vez más. No pude evitar ponerme nervioso de nuevo, sabía cómo hacerlo. Justo en el instante en que sentí su aliento acariciar mi rostro me dispuse a cerrar los ojos, era algo instintivo, no sirvió de mucho ya que pronto note su dedo índice tocar la punta de mi nariz.

-Te lo explicare de camino a casa – y efectivamente así fue, solo que se comió el “tu”. Estaba molesto, odiaba esa faceta suya, siempre se auto invitaba. Mi enfado era más que visible, no hablaba y si lo hacía era de manera cortante. Le presté algo de ropa seca y tendí la que estaba mojada, pero el tiempo no parecía acompañar. Inesperadamente comenzó prácticamente a diluviar, la tarde tan apacible y soleada pronto se nublo, parecía que todo se ponía en mi contra, ¿por qué precisamente ahora tenía que cambiar drásticamente el día?

-Está lloviendo… -suspiré mirando el exterior –he tenido que dejar los uniformes dentro…

-No creo que se sequen para hoy –a mi parecer estaba feliz por ello, a causa de sus palabras solo lograba sacarme de quicio, aunque tenía razón. Resignado me acerque a él.

-Deberías quedarte a dormir… -tras mi proposición, se hizo un leve silencio, tan solo se podía escuchar el sonido de las gotas golpear la ventana de mi cuarto. Varios segundos después obtuve una respuesta a mi comentario.

-No quiero ser una molestia –pronunció jugando con el cordón que decoraba los pantalones que ahora llevaba. Sinceramente consiguió hacerme sentir fatal, es cierto que para mí era desagradable aquella situación, pero no podía dejar que se marchase así.

-Para nada... –puse una sonrisa mientras me sentaba a su lado en la cama –no te preocupes por ello, sacare el futón. Mientras deberías avisar en casa, podrían preocuparse –señalé el teléfono.

-¿Seguro? –preguntó confuso ante mi cambio de humor. Tan solo me limite a asentir lo más amigablemente posible, dándole vía libre a que se sintiese como en su propia casa. Poco a poco el tiempo transcurrió hasta hacerse prácticamente de noche. Sin darme cuenta ambos llenábamos el lugar de risas e historias del pasado. Mientras sosteníamos entre nuestros dedos una taza de café caliente no pude evitar ponerme nostálgico.

-Gracias… -pronuncié de repente sin pensar realmente en las consecuencias. Yamashita quien se encontraba en frente mía se limitó a mirarme sin entender la repentina palabra que salió de mi boca. Nervioso por la situación no me quedo más remedio que seguir dando vida a lo que pensaba en aquel instante–esto… si miro al pasado… todos mis recuerdos están relacionados contigo, los momentos alegres… y los tristes… siempre has estado ahí, apoyándome… -quería ver su reacción, lo necesitaba, así que disimuladamente me dedicaba a observarle por el rabillo del ojo – es cierto que en ocasiones no soporto tu forma de actuar… y me enfado contigo por nada… pero aun así… yo… -comenzaba a trabarme, no sabía cómo continuar, las manos me temblaban un poco y el frio precisamente no ayudaba. Cuando me dispuse a seguir hablando me cortó tal cual.

-No te pega decir esas cosas –saltó como si nada de lo que hubiese dicho le afectase realmente. Por mi parte estaba emocionado, éramos amigos desde muy pequeños pero él no parecía sentirse igual.

-Si… es cierto, no me pega –le acompañe intentando ocultar el estado en que me encontraba –bueno… es hora de dormir –me incorporé lentamente de la alfombra en que nos encontrábamos sentados y comencé a abrir la cama para meterme en ella, sin duda lo que ocurrió segundos después me dejó perplejo. Cuando quise darme cuenta me encontraba entre sus brazos los cuales me rodeaban el pecho sujetándome con firmeza. No entendía que estaba pasando, no podía moverme.

-Gracias a ti… -musitó con un tono de voz que me puso los pelos de punta. Tan rápido como empezó, acabó. Ambos nos separamos retirándonos a nuestras respectivas colchas. El corazón me latía conmocionado, arropándome y ocultándome bajo las mantas no podía parar de masajear la zona para tranquilizarlo. Por alguna extraña razón, o tal vez no tan rara, necesitaba aferrarme a él. Hacía tiempo que algo rondaba mi cabeza pero intentaba no darle importancia, ¿estaba comenzando a enamorarme? Cada vez que pensaba en ello me negaba a creerlo, probablemente nuestra amistad era tan grande que me surgían dudas acerca del tema, pero algo en mi interior me inquietaba, sin duda aquella noche no podría pegar ni ojo.

~~Fin del Flashback~~

Dando un terrible jadeo me desperté, estaba alterado. Irguiéndome intente vislumbrar el reloj, rondaban las tres de la madrugada. Con la respiración acelerada cerré de nuevo mis parpados dejándome caer sobre el colchón. Me había quedado dormido pensando en él. Una lágrima recorrió de repente mi mejilla, con la manga la limpié intentando que desapareciese de mi rostro. Tan solo había sido una pesadilla, una horrible pesadilla que anteriormente podría haber significado un sueño para mí.
___

-¡Kame! –aquel estruendo perforó mi oído.

-¿Que…? –miré un tanto asustado el rostro de mi compañero el cual dio aquel espeluznante chillido.

-¿Estás bien? Joder… últimamente te quedas traspuesto en cualquier sitio.

-No te preocupes, estoy perfectamente –intenté tranquilizarle mientras recogía los apuntes del día con una expresión un tanto soñolienta.

-¿Tu te has visto la cara? Estás agotado, deja ya el trabajo a tiempo parcial o acabará contigo –dijo molesto mientras me seguía hasta la salida.

-En serio… Koki, cálmate, ya descansaré cuando finalicen los exámenes.

-Si sigues así los suspenderás todos…

-Llego al aprobado de sobra–suspiré ante la charla que me estaba dando –solo fallo en algunos temas, pero para eso están los amigos ¿no? –intenté decirlo de la forma más pícara que podía mientras me ponía a la cola en la cafetería.

-Si piensas que te voy a ayudar la respuesta es no –respondió de forma casi inmediata.

-Por favor… -le miré mordiéndome el labio. Sabía perfectamente como tocar la fibra sensible de mi compañero, así que no dude ni un instante en rogarle como un niño pequeño.

-En serio… que no… yo ya tengo mis problemas, tengo que ponerme al día…

-¿Pero qué dices…? Sacas las mejores calificaciones de la clase, no vas a tener problemas, por favor… -insistí una vez mas mientras le tiraba de la camiseta –estarás orgulloso de mí, lo prometo –elevé el meñique para sellar nuestro trato. Resignado alzó el suyo para unirlo al mío –¡Gracias! –hice una reverencia para después abrazarle con fuerza.

-Mas te vale esforzarte… sino te matare… -comentaba refunfuñando por lo bajo.

-Si, lo hare -prolongué de forma graciosa mi afirmación a la vez que sacaba el móvil para mirar la hora –mierda… llego tarde… mañana nos vemos ¿vale? –me distancie de él despidiéndole con una sonrisa.

-¡Eh! ¡Me debes el almuerzo de ayer! –me miró de mala manera.

-Lo sé, toma –deposité el dinero sobre su mano apresuradamente –¡adios! –me despedí prácticamente corriendo por el final del pasillo.

-¡Cuídate! –vociferó intentando ser escuchado.
___
El día se me hacia eterno, deseaba que el tiempo transcurriese más deprisa. No estaba rindiendo como debería, lo sabía. Cuando terminé por fin hice una reverencia a mi superior y me dispuse a salir de allí cuanto antes. Últimamente solo obtenía malos comentarios acerca del trabajo que desempeñaba y hoy no estaba para otra regañina más. Bostezando comencé a caminar calle abajo hasta el aparcamiento. Saqué un cigarrillo y me lo lleve a la boca prendiéndole fuego. Me relajaba inhalar su sucio hedor. No di ni dos caladas cuando llegué hasta mi destino, haciendo una mueca de disgusto dejé caer la colilla al suelo.

-¿Desde cuándo fumas? –preguntó apoyado sobre una barandilla cercana mientras me miraba fijamente. Mi cara no podía ocultar lo que sentía en ese momento. Andando sin intentar presentarle realmente atención pasé de largo desviando la vista a otro lado.

-Ha pasado mucho tiempo… las cosas han cambiado… -pronuncié desganado.

-Es cierto... –asintió de manera extraña mientras se incorporaba un poco, daba un aspecto tenebroso y serio –aun así pareces el mismo de siempre.

-Quien sabe… -cogí aire y me di la vuelta para tenerle cara a cara -¿qué haces aquí? –a cada segundo que pasaba la tensión incrementaba, los nervios estaban a flor de piel.

-De eso venia a hablarte…

-No… -le interrumpí de inmediato – te equivocas… tu y yo no tenemos nada que hablar… -sonreí falsamente abriendo la puerta del coche.

-Espera… -me agarró bruscamente del brazo.

-¡Suéltame! –grité mientras me libraba de su agarrón -¿por qué eh…? ¿Por qué has tenido que volver…? ¿¡Por qué!? –me costaba un poco coger aire, pero aun así no dejaba de soltar una y otra vez reproches, uno tras otro.

-Cálmate Kazu…

-No me llames así… -le dediqué una mirada furiosa. En ese instante sentí como las fuerzas me abandonaban, me encontraba mal. Cuando quise darme cuenta estaba tirado en el suelo, me dolía la cara ante el fuerte impacto que dio contra el asfalto. Solo pude soltar un sonido lastimero mientras se me saltaban las lágrimas del dolor. Poco mas recuerdo de aquel momento, solo los gritos de Yamashita intentando levantarme y la sangre que desprendía mi rostro.


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 8:43 pm, editado 15 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ai-chan el Lun Mayo 23, 2011 9:47 am

Adoro este fic! *-* como siempre tu fan numero 1 te comenta~~
aish, que amor tan agridulce el de estos dos >__< a saber que hizo Yamapi y de que quiere hablar con él *__*
y agh!! pobre Kazuuu!! que se nos mata!! T___T no no no, al menos estaba cerca Tomo-chan para salvarle T_T
Y que bueno cuando le pone ojitos a Koki xDD no pudo evitarlo y accedió >o<
espero conti y lo sabes!! >__<
Ganbaree!! def
avatar
Ai-chan

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 26
Localización : Al lado de la JE (?)

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por ninA-chaN el Lun Mayo 23, 2011 10:00 am

pero q es este fic tan condenadamente BUENOOOO????!!!!
kyaaaaaaaaaaaaa me encantooo~~ awwwwwww kame esta cansadito Dx
pero q fue lo que le hizo pi??? lo dejo?? eran algo?? waaaaaaaa ya quiero saber q mas pasa 01

kyaaaa pi volvio!!! y vio la tuga!!! pero a tuga no quiere verlo~~ xDD
esta dema buenooo, me encanto!!
la tuga desmayo???!!! y se golpeo la carita 023 piiii ayudalo!!!! awwwww pero que fue lo que le paso?? fue por el cansancio o por ver a yamapi???

kyaaaaaaaaaaaa def quiero maaaaass~~
iris-chan esta relindo el fic!! estare esperando conti
avatar
ninA-chaN

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 24
Localización : viviendo el sueño perfecto con mi TEGOMASS... *o*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por xiochermm3 el Lun Mayo 23, 2011 4:49 pm

me uno al club de fans siiiiiiiiii kyaaaaaaaa cuanto akamepi ha surgido, estoy mas q happy jejeje

por fis sigue sigue esta dema bueno cuanto fic bueno estan subiendo jejeje
avatar
xiochermm3

Mensajes : 1355
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Localización : abrazando a mi kazu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por QWRT el Lun Mayo 23, 2011 7:54 pm

Al principio me dije "¡Bah! Quien necesita Lemon tan rápidamente *en ese momento se terapeaba a si misma*" todo funcionaba tan bien hasta que ¬3¬ leí el F.B y me dije "¡OMG! Que acá se viene el lemon *¬*" y cuál D: nada, no habrá lemon hasta que se enamoren ¡OMG! Muero Dx *hace puchero* ¡YO QUIERO LEMON! ¡MUCHO LEMON! ¡amo el kamepi! y como he comentado anteriormente en el otro fic kamepi *O* ¡Me has dado en mi mero mole! ojojojojoj <3 ¡no demores! ¬.¬ si lo haces vas a ver, conocerás la furia de una loca acosadora. Una lluvia de hiper comentarios lloverá en tu fic -w- ¡Ya verás!

QWRT

Mensajes : 211
Fecha de inscripción : 06/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Jue Mayo 26, 2011 5:29 am

quien es el que casi choca??? 03
pi??
no le erre era kame!! n.n
kyaaaa!! lo iba a abrazar!!! qw
autos malos no interrumpan!!!
waaaaaa, rompieron un vidrio y se echan la culpa!! culpame a mi con tal de que no hagan la guerra y hagan el amor!!! qw dfdfg
uhuuy los dos en el rió(casi escribo ryo y no rió n.n)
le toco la nariz!!! pi baka me ilusiono!!!!! sfdf sfdf
se auto invito!!! auto invitate mas!!!
kame esta ves tu lo auto invitaste a tu cuarto no te quejes depues, okis dokis?
pi baka, el dijo cosas bonitas!!
lo abrazo!!! dff
quien esta con el en al kama?? es jinjincito???
KOKI?????

alto no era en la cama!!!!
mi pervert!!! jeje

no fumes que no me gusta!!! sfdf
nooooooooooo!!! no lastimes esa carita!!!!
niñas me ha gustado y creo que a xio mas si hay kokame!!!

avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 28
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por caty_chan el Vie Mayo 27, 2011 11:50 am

continuaaaaaaa

caty_chan

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 14/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Vie Sep 02, 2011 12:44 am

-Capítulo 2-

Cuando desperté pude sentir una horrible molestia sacudiendo mi sien, parpadee varias veces, las necesarias para poder observar el lugar con claridad. Al instante descubrí que aquella cama no era la mía, ni tampoco la habitación, ¿qué había pasado? Decidí incorporarme aunque mis piernas se tambaleaban en busca de estabilidad, me dolía muchísimo el pómulo derecho. Aterrado pude tocar como un vendaje lo cubría, me mire frente al espejo, tenía un aspecto horrible, no podía prácticamente ni gesticular. Pronto mis atenciones se desviaron hacia otro objeto, un marco y en él una foto, me resultaba bastante familiar. Con pasos cortos me acerque para verlo detenidamente pero una mano impidió que pudiese tan si quiera rozarlo, cuando estuve a la suficiente distancia lo volcó contra la encimera en la que se encontraba. Molesto, pude divisar la cara de aquella persona a través del cristal.

-¿Qué significa todo esto…? –pregunté entre murmullos observando aquel reflejo.

-¿Te encuentras mejor? –contrarrestó mi cuestión con la suya mientras me sujetaba la barbilla.

-¡Déjame! – elevé la voz apartándole la mano de golpe.

-Vale… tranquilízate… -estaba harto de mis desprecios, podía notarlo en sus ojos, pero yo lo estaba aun más, no iba a dejar de comportarme como un crio si eso lograba sacarle de quicio.

-¿Por qué tienes esa foto…?

-Da igual, no importa –respondió sentándose en el borde del colchón -es un recuerdo, supongo que tu no les das importancia…

-¿Cómo…? –me indigne y decidí dirigirme a él de forma soberbia -creo que le doy a todo más importancia que tu… sobre todo al pasado.

-¿Acaso puedes saber a lo que dejo o no de dársela? –me miró seriamente, nuestros ojos se encontraron, como se podía esperar mi reacción fue mirar hacia otro lugar para intentar evitarle, pero no iba a tener tanta suerte -para mi… -pronunció entre susurros agarrándome del brazo y tirando de el -siempre fuiste lo primero… siempre… -nuestros labios casi encontraron la unión, se quedaron a escasos centímetros los unos de los otros, no aguantaba más esta situación, tenerle tan cerca y no poder hacer lo que había deseado tanto tiempo atrás. Algo libertino y confuso debió cruzarse en mi mente cuando eche un poco más la cabeza hacia delante para terminar besándole. No pude ver su reacción al hacerlo puesto que cerré los ojos deseando que aquel instante no acabase jamás, ¿en qué demonios estaba pensando?

-Perdón… -pronuncié sorprendido por lo ocurrido y aun más por mi repentina acción. Intente separarme pero ya era tarde, en cuestión de segundos se hizo con el control de la situación. Ruborizado pude contemplar cómo me tumbaba contra la cama y se subía encima mía dejándome así paralizado -¿qué… haces…?

-Tranquilo... -hizo un gesto de silencio usando el dedo –déjame continuar con esto… -aclaró cogiéndome por ambos lados la cara para profundizar de esa manera aquel dulce y tímido beso. Abrí los ojos en exceso, patalee, le intente apartar, pero no quedaba muy convincente cuando sin dudar un instante le correspondí. Su lengua jugaba con la mía fusionándose ambas con grandes cantidades de saliva, me estaba excitando…

-Ah… espera... -me quejé dolorido por el lugar donde se encontraba su mano, mi mejilla herida.

-Siento que las cosas terminasen así… lo siento de verdad… debí presentarme… -mierda, lo estaba estropeando con aquel comentario. Furioso intente incorporarme pero sus dedos no me lo permitieron, ni tampoco su boca la cual se encontraba ahora en mi nuez.

-Me dejaste… allí… solo… quería hablar contigo… -era vergonzoso, vergonzoso como mis palabras llenas de odio se mezclaban con sonidos de placer.

-Hablemos… -rogo mordiéndome levemente el cuello, a lo cual negué.

-Ya no hay nada que decir… jamás te lo perdonare… nunca… apártate… -presioné su pecho intentando dejar espacio para librarme de él.

-Lo haremos… te guste o no lo haremos, no pienso rendirme… da igual lo que tenga que esperar o luchar… Kazu, yo te… -no estaba dispuesto a escuchar nada mas, rápidamente posicione mi mano sobre su cara dejando que acabase la frase en ella sin poder entender nada de lo que había dicho.

-Me voy… -hice una reverencia cuando me puse en pie y salí corriendo del lugar dejándole atrás, no quería enamorarme de él una vez más.

~~Flashback~~
-¿Está bien que… vengamos aquí a estas horas? –pregunté un poco preocupado. Era de noche, la escuela estaba vacía, solo nosotros dos andábamos por los pasillos, subiendo una y otra vez unas escaleras que no parecían tener fin.

-Claro, será divertido, además, no hay nadie –sonrió tirando de mi brazo para que aminorase el paso. Estábamos en vacaciones así que probablemente tendría razón en que no habría nadie por allí. Por alguna razón siempre me convencía para hacer ese tipo de cosas y aunque la conciencia me decía que actuaba mal me parecía de lo más apasionante, ya me había acostumbrado a saltarme las reglas cuando se trataba de él. Tapándome la boca intentaba ser lo más discreto posible, pero era difícil cuando no paraba de hacer tonterías como de costumbre. Era feliz y por supuesto aun mas cuando llegamos a nuestro destino.

-¿Por qué me traes a la azotea? –estaba sorprendido. Sin mediar palabra abrió la puerta obligándome a cruzarla.

-Lo sabes perfectamente –soltó una carcajada señalando al oscuro cielo. Mirándolo atentamente vi una pequeña luz elevarse. Instantes después miles de colores comenzaron a iluminar la noche, era hora de disfrutar del Tanabata. Emocionado como un niño corrí hasta la barandilla apoyándome en ella para tener una perfecta imagen de la ciudad y los fuegos artificiales. Por el contrario, él prefirió tumbarse en el suelo observando el espectáculo. No sé cuantos minutos transcurrirían pero nos mantuvimos en silencio. Cansado me dirigí hasta donde se encontraba sentándome a su lado.

-Gracias por traerme… nunca he visto el festival de esta manera –sonreí agachando un poco la cabeza. En respuesta negó con la suya poniendo una mano en mi espalda.

-No tienes que agradecérmelo –comentó incorporándose un poco, sin quitarme ojo. Por el contrario era yo quien no podía mantener contacto visual con él, estaba bastante nervioso, pero no era consciente del motivo. Cuando quise darme cuenta mi acompañante me abrazaba por la espalda colocando su barbilla sobre mi hombro.

-¿Ya… mashita? –musité desconcertado, pero no respondió, empezaba a alterarme más de lo normal. Pronto sus dedos entraron en contacto con mi cuerpo, podía sentir sus dulces caricias en la cintura entrando poco a poco por debajo de la ropa. No era capaz de moverme, supongo que me gustaba la sensación, nunca me habían tocado de esa forma. Sus labios se posaron en mi cuello besándolo y lamiéndolo lentamente mientras subía para encontrarse con la mandíbula. Quería soltar sonidos de placer, me moría por ello, pero estaba tan sorprendido y nervioso que solo podía mantenerme rígido.

-¿Te gusta? –preguntó con toda la soltura que me faltaba a mí. Aun cuestionándome la respuesta no se detuvo, más bien lo contrario, poco a poco iba a mas. Sus atenciones ahora se centraban en la pelvis y sus labios recorrían mi mejilla, cerca ya de los labios. En ese momento fui capaz de reaccionar levantándome de golpe, haciendo que el perdiese un poco el equilibrio teniendo que sostenerse con los brazos para no caer de espaldas.

-A… adiós… -fue lo único que salió de mi boca como casi siempre.

-Kazuya… ¡espera! –no atendí a razones, le deje atrás bajando deprisa todos los pisos, incluso tropecé un par de veces. Cada vez mis sentimientos estaban más confundidos, si hubiese visto mi propia reacción desde otra perspectiva no estaría así, abriría los ojos. Estaba ruborizado, corría cuanto podía mientras los colores del festival entraban por los ventanales reflejándose en mí y alumbrando la estancia. Probablemente era amor.

~~Fin del Flashback~~
___
-¿Qué…? Despedido… -parpadeé varias veces intentando asumirlo, ¿cómo iba a mantenerme ahora? Frente a la puerta del local me preguntaba como saldría adelante, el piso, los estudios... todo, definitivamente mi vida caía en picado. Era lógico que me echasen, al fin y al cabo no daba abasto, no dormía, llegaba muchas veces tarde… tenía que encontrar algo, el pedir dinero a la familia no era algo que me agradase. Apretando los puños para contenerme las ganas de llorar continúe mi camino alejándome de allí, necesitaba relajarme. De repente alguien choco contra mí, pude agarrar su brazo antes de que cayese, pero la caja que llevaba el desconocido en las manos no tuvo tanta suerte –perdona… ¿estás bien?

-Ah… si… no te preocupes… -respondió con tono afligido agachándose para recoger sus pertenencias. Cuando abrí aquel paquete intentando echar una mano me di cuenta de que la tarta que se encontraba en el interior estaba destrozada.

-Lo siento… te la pagare… -hice una reverencia arrepentido por aquel incidente.

-No, no pasa nada, de verdad, ha sido culpa mía, iba con prisas y no me di cuenta de que estabas en medio… -sonrió cuando le ayude a levantarse –encantado, soy Tegoshi –estrechó mi mano sin borrar aquella infantil expresión de su rostro.

-Kamenashi… -imité su mueca intentando ser agradable.

-¡Ah! –exclamó mirando el reloj –he de irme, un placer Ka… ¿Kame? Hasta luego –le vi perderse por el fondo de la calle.
___
-Me alegro mucho –afirmó colocando los brazos a ambos lados de su cuerpo.

-Koki… eso no ayuda –me dejé caer en el banco mirando al cielo bastante deprimido.

-Vale… lo siento –acarició mi pelo intentando sacarme una sonrisa, sabía que me encantaban ese tipo de cuidados –pero estoy contento, si te soy sincero me preocupaba que te forzases tanto, ahora podrás llevar la universidad mucho mejor.

-No es eso… el problema es el dinero… -dejé escapar un suspiro mirándole con los ojos entrecerrados –lo necesito… -observándome en silencio comenzó a buscar algo entre sus bolsillos, sacando de ellos la cartera.

-Siento no poder ayudar más… pero toma –acercó un billete hasta mis piernas. Enternecido por el gesto saqué la cara más dulce que podía mostrar en aquel momento.

-Gracias… pero no puedo aceptarlo, de momento iré tirando –se lo devolví intentando mostrar agradecimiento.

-Está bien, pero si necesitas algo ya sabes que puedes contar conmigo –hizo un gesto con las manos dando a entender que le llamase. Tirándome del brazo me ayudo a levantar para volver hasta clase. No sabía cómo compensar todo lo que hacía por mí, cuando estaba derrumbado siempre lograba animarme sin pedir nada a cambio, fue un gran apoyo desde que llegue a aquella ciudad. Debido a la distracción de mi compañero una vez más tropecé contra alguien, cuando pude ver su rostro solté un sonido de sorpresa.

-¿Tegoshi? –le señale levemente con el dedo, no quería ser maleducado.

-¡Kame! –exclamó aun mas asombrado que yo -¿estudias aquí? –a lo cual asentí como respuesta –vaya, que coincidencia, acabo de entrar, empiezo hoy mismo.

-¿En serio? –miré con disimulo al suelo, esta vez no había tirado nada.

-Acabo de llegar y estoy un poco desorientado…

-No te preocupes por ello, te ayudare –me recordaba a mí el primer día viviendo en Tokio, sabia lo difíciles que eran los cambios. Él me recompenso con una pequeña carcajada, y con un folleto. Sorprendido le eche un vistazo -¿una fiesta?

-Conozco a gente por aquí, me prepararon una de bienvenida, me gustaría que vinieses… bueno, tú y tu amigo...

-Allí estaremos –respondí mirando aun el panfleto. Segundos después nos despedimos pues aquel chico parecía tener siempre prisa. No estaba muy convencido, aunque fuese una celebración tan simple como esa me sentiría extraño entre tanta gente y más si no la conocía, pero iría con Tanaka, supongo que no podía no ser tan malo.

___
Esa misma noche nos presentamos en el lugar, me sorprendió un poco que se tratase de una discoteca. Nos acercamos a la barra echando un vistazo pero no era capaz de ver al anfitrión entre tanto gentío.

-¡Ahora vengo! –grité en su oído. Él asintió pidiendo algo de bebida para entretenerse en mi ausencia. Haciéndome paso conseguí llegar hasta el pasillo que daba a los aseos. En aquel momento le vi pasar, corriendo me acerqué sorprendiéndole por la espalda.

-¡Eres tú! –parecía bebido, tanto que se pegaba demasiado -¡que sorpresa, temía que cambiases de idea en el último momento! –como pudo empezó a tirar de mi alejándome de aquella zona.

-Te tomaste la molestia de invitarme… era lo menos que podía hacer –baje un poco el tono de voz, la música cambiaba por momentos, ya no era tan ruidoso, allí el ambiente era mucho más calmado.

-Tenemos un reservado, relájate y disfruta, pide lo que quieras, está todo a mi cuenta –hice una leve reverencia con la cabeza encontrándome pronto con un grupo de personas –¡chicos ya estoy de vuelta! –gritó alzando las manos a modo de saludo. Todos se giraron depositando la vista en nosotros.

-¿Kazuya…? –uno de ellos se levantó un poco del asiento mirándome atónito. Solo pude suspirar, una vez más nos encontrábamos, comenzaba a temer que ya diesen igual las circunstancias.

-Yamashita… -susurré inmóvil. Le vi erguirse del todo acercándose hasta nosotros.

-No sabía que os conocíais… -comentó serio.

-Bueno, fue todo un accidente ¿verdad? –se rió poniendo una mano sobre los hombros de ambos -¿y tu… colega…? –me miró el propietario de la celebración.

-Abajo… -respondí como podía, aunque no hicieron falta más palabras.

-Voy a buscarle –dio media vuelta dejándonos solos. No podía parar de obsérvale en silencio, ninguno apartaba la vista del otro. La última vez que nos vimos fue tan vergonzoso, después de todo besarle a pesar de guardarle tanto rencor era ceder. Pensar de nuevo en ello solo me enfadaba mas.

-Y bien… -cortó el momento susurrándome al oído –ahora no puedes escapar… vamos a hablar… quieras… o no –estaba perdido, era hora de afrontar la realidad.


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 9:52 pm, editado 3 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Vie Sep 02, 2011 1:50 am

que buen capi!!!
tuve que re leerte le anterior por que no sabia que leía!! jeje
ahora si mi cometario:
me gusto que koki sea así de dulce con kame, este estará en algún momento celoso por yamapi?? tiene intención de estar con kame???
y que hace tego ahi??? bueno supongo que su papel lo sabre mas adelante, pero me dio curiosidad y risa cuando se chocaron la segunda ves, por que kame miro con disimulo el piso para asegurarse que no allá tirado nada de nuevo.
y yamapi tan insistente!!! pero por que ??? que paso? cuando tendré repuestas???
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 28
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Dom Sep 11, 2011 2:16 pm

-Capítulo 3-

Todos se divertían, las risas y la música de fondo calmaban un poco el angustioso ambiente que se respiraba, no eramos capaces de entablar una conversación normal. Harto de la situación me llevo consigo sentándonos en un rincón de aquella sala.

-¿Qué tal esta tu…? –señaló mi cara aun herida, aunque algo mejor desde nuestro último encuentro.

-No te preocupes por eso… dime… -crucé las piernas mirando al frente, él resopló recostándose en el asiento.

-¿Qué tengo que hacer para que me perdones? Sé que fui estúpido… pero si estoy aquí es para remediar mis errores… -tragué saliva cerrando los ojos, aunque no era el único nervioso.

-¿Por qué…? –encontramos nuestras miradas una vez más -¿por qué no te despediste de mí…? –recordar me hacía ver vulnerable. Mordiéndose un poco el labio meditó su respuesta.

-No tuve el valor de presentarme aquel día… y lo siento… de verdad… lo siento –pronto deje de prestarle atención.

~~Flashback~~

-Tengo algo que decirte… -susurré. Habían pasado semanas desde el incidente de los fuegos y lo que sentía por mi mejor amigo ya estaba más que claro, no quería ser consciente de ello pero era así. Desde entonces eran escasas las veces que nos vimos pero esto era algo importante y me arme del valor suficiente para dirigirme a él.

-¿Qué ocurre? –pude ver reflejada la impaciencia en su rostro, decidí dejar de dar vueltas e ir directo a ello.

-Mi familia ha encontrado trabajo fuera… así que dejo la ciudad… mañana me voy a Tokio –sabia que aquello era informar en el último momento pero debido a todas aquellas circunstancias no encontré otro.

-¿Qué…? –se tocó la cabeza riéndose un poco –vaya... no me lo esperaba…

-A ser posible me gustaría que mañana nos viésemos… antes de marcharme –ya estaba decidido, no podía irme así como así, tenía que confesarle mis sentimientos, la persona de la que estaba enamorado debía saberlo. Tenía miedo, no sabía cuál sería su reacción, estaba hecho un lio, no quería que el recuerdo que guardase de nuestra amistad fuese malo, por ello y cobardemente por mi parte decírselo en el momento en que me fuese sería lo mejor, podría huir si todo salía mal –te esperare al atardecer en el templo –hice rápidamente una reverencia y me fui dejándole atrás.
___
Me había costado mucho llegar hasta allí aunque fuese el lugar que yo mismo sugerí para encontrarnos, era relajante para hablar las cosas con calma. La desolación y pena se reflejaba en mi rostro pensando que aquella podría ser la última vez que nos viésemos, y lo peor es que no estaba equivocado. Los minutos pasaban convirtiéndose en horas, no iba a venir, empezaba a perder toda esperanza debajo de aquel pequeño santuario, lo único que me daba paz. No sé por cuanto tiempo estuve llorando pero tenia un aspecto horrible.

-Yamashita… -pronuncié entre sollozos mirando a la inmensa noche, ya era la hora, todo acababa allí entre nosotros dos.

~~Fin del Flashback~~

-Kazuya… -me hizo volver al presente. Me di cuenta en aquel momento que toda la pena que sentí se había tornado en rencor, ¿cuándo ocurrió? era incapaz de saberlo ya, las lágrimas querían salir de nuevo.

-Quería contarte algo… algo muy importante para mi… -le mire con los ojos cristalinos mientras me rogaba a mi mismo que dejase de dar aquel lamentable espectáculo. Parecía centrar toda su atención en mis palabras pero me hizo callar con un dedo.

-Sabia que nos volveríamos a ver, estoy aquí por ti –sonrió tan dulcemente que el corazón me dio un vuelco –soy un idiota… un completo idiota, no quería pensar que te perdía por eso no nos encontramos, temía que aquella despedida fuese el final… -asombrado me lleve una mano a la cara tapando con ella cualquier muestra de afección.

-Continua… -sonaba estúpido pero empezaba a creerle, al menos es lo que en el fondo quería.

-Siento la espera, pero ya estoy aquí… jamás te olvidé –se acercó para besarme la frente, yo estaba en shock, era como un sueño.

-Parece que molestamos –mencionó uno de los recién llegados bastante sonriente.

-Yuya… haz el favor de dejarnos solos… -reclamó quien tenía aun los labios sobre mi cara.

-No es necesario… -respondí observando como mi compañero Tanaka se alejaba. Estaba preocupado, parecía ocurrirle algo pero Yamashita me retuvo.

-Yuya… -repitió dando a entender que era una conversación privada.

-Está bien… -refunfuñó el aludido, quien se encamino para disfrutar con el resto dejándonos de nuevo intimidad.

-No espero que me perdones de un día para otro… pero… -reanudó la conversación abrazándome con ternura, me sentía tan bien entre sus brazos, aunque no podía dejar de mirar a Koki el cual hacía lo mismo poniendo sus ojos en nosotros –haré todo lo posible para que las cosas vuelvan a ser como antes…

-¿Cómo me encontraste…? Quiero decir… después del incidente del coche… el aparcamiento…

-¡Ah! Eso… me fije en la matricula –se rió levemente.

-Acosador… -musité muy bajito, pareció hacerle gracia.

-Lo soy –me apretó mas contra él, podía sentir su perfume, me derretía ante su olor. Olvide todo por unos minutos, volví a ser feliz como cuando éramos dos críos, a su lado todo el dolor se convertía en alegría. Nuestros caminos ser separaron, no quería borrar todo lo que me hizo sufrir tan rápido, aun así era inevitable, le seguía queriendo, sino todo habría sido tan fácil, no guardaría tanto odio en mi interior ¿verdad?
___
-¿¡Empresario!? –eleve la voz. De todas las cosas que me estaba relatando esa fue la que más me llamó la atención.

-Sí, de los de traje y corbata, digamos que trabajo para mi padre, todo ha ido bien desde entonces… -no podía borrar aquel gesto de sorpresa -¿y tú?

-Ah… bueno… -me derrumbé un poco –sigo con mis estudios, y trabajaba… pero me acaban de echar…

-¿Qué vas a hacer ahora? –preguntó poniéndose en pie.

-No lo sé… tendré que buscar otra cosa… al vivir solo tengo que pagar el alquiler… prefiero que mi familia no se entere de esto… -rasqué mi cabeza en señal de disgusto.

-¿Por qué no trabajas para mí? –abrí mucho los ojos ante aquella respuesta.

-¿Trabajar para ti? Pero… yo no sé nada sobre empresariales…

-Yo no he dicho de que –soltó una carcajada mientras buscaba entre sus pantalones un bolígrafo –veamos… -cogió la palma de mi mano apuntando en ella un número de teléfono –este es mi móvil, piénsalo con calma, cuando tengas una respuesta llámame –me besó de nuevo, esta vez en la nariz, ante ello solo pude sonrojarme –nos vemos –se despidió de todos, pero la mayoría estaban demasiado ebrios para darse cuenta. La fiesta terminó y el camino de regreso a casa se hizo insufrible.

-Koki… -decidí dirigirme a él, llevaba en silencio todo el rato -¿estás bien? –ni si quiera así pude escuchar salir ni un sonido de su boca, se limito a asentir. Me di por vencido, en ese momento se paró en mitad de la calle.

-¿Quién era? –volvía a parecer furioso, girándome intente contestarle pero se respondió a sí mismo –ese tal Yamashita ¿no? –ahora quien asintió fui yo -¿no se supone que lleváis años sin veros? Entonces… ¿qué hacía aquí?

-La verdad… ni yo lo sé muy bien –siempre que tenía problemas mi amigo Tanaka era la persona de confianza a quien se los contaba, sabía todo de mi, excepto que estuve enamorado del hombre al que se refería, por ello mismo debía mentirle, si se le podía llamar así, no sabía muy bien como explicárselo.

-Me lo esperaba, se ve que sois muy cercanos, lo que no sé es porque no me dices la verdad… -¿cómo es posible que se diese cuenta de ello? -¿dónde has dejado todo lo que le aborrecías…? –sin entender que quería decir se largó, ni un adiós, parecía irritado, cuando se ponía así era mejor dejarle su espacio, mañana intentaría solucionarlo, ahora solo tenía otras cosas en la cabeza.
___

-Si escuchas esto… me gustaría verte… te he llamado un montón de veces –solté una risa estúpida –devuélveme las llamadas cuando puedas… gracias, cuídate –colgué soltando un suspiro, no me contestaba, ¿seguía molesto por lo de ayer? Gracias a ello recordé que no era al único que debía telefonear. Observando el número casi borroso de su móvil me decidí a teclear una vez más. Lo había estado meditando y no me quedaban muchas más salidas.

-¿Buenas? –escuché su voz al otro lado de la línea, mis dedos temblaban.

-Soy yo… Kamenashi…

-Kazuya –sonaba bastante contento –dime, ¿has pensado en lo que te comenté?

-¿Cuándo empiezo? –escuche varias risas.

-Así me gusta, toma nota…
___

¿¡Qué demonios estaba haciendo!? Definitivamente la desesperación me llevo hasta allí. Me había citado en una de las calles más transitadas, apoyado en un árbol miraba la carretera intentando reconocerle. El pitido de la claxon me alertó al fin de su llegada. Abriéndome la puerta me hizo subir.

-¿A dónde vamos? –fue lo primero que dijé nada más entrar.

-Ahora lo veras –se colocó bien el cinturón, eso me hizo fijar la mirada en su ropa, cuando mencionó que era un hombre de traje estaba en lo cierto, y le sentaba realmente bien, avergonzado por aquellos pensamientos negué corriendo con la cabeza -¿qué haces?

-Nada... –que bochorno pensé.

-Sigues siendo tan mono y enigmático como siempre –mostró una mueca de diversión, yo solo esperaba llegar a nuestro destino. Pronto lo hicimos pero aquel lugar me sonaba.

-¿Por qué me traes aquí? –no podía estar más confuso, me había llevado a su casa.

-A partir de hoy te encargaras de las tareas del hogar, soy realmente malo para ello… -le tapé la boca bastante indignado.

-¿¡Quieres que me dedique a ser tu sirviente!? –estaba histérico, cuando se refirió a trabajo pensé que tendría algo que ver con su condición de hombre adinerado.

-Preferiría llamarlo asistente domestico, pero si te gusta ese nombre…

-¡No! me niego… no quiero algo así… -continué mostrando mi insatisfacción.

-¿Cuál es el problema? Vives por tu cuenta, te las debes apañar para tener tu piso en orden, esto es lo mismo pero te pagare por ello, estamos en confianza… -le tiré de la mejilla haciendo que diese un quejido.

-Quiero contrato… -continúe pellizcando cada vez más fuerte.

-No será necesario… -respondió de forma rara por la situación en la que se encontraba.

-Quiero contrato… -repetí retorciendo hasta dejarle la cara marcada y roja.

-Está bien… te hare uno… -se frotó la zona un tanto dolorido –bienvenido –dejó todas mis malas acciones a un lado para abrazarme. Una vez más podía sentir su fragancia atontándome, pero el momento no duro todo lo que me hubiese gustado –y bien... prepárame un café ¿no? –resoplando me zafe de él dirigiéndome hasta la salida.

-Lo siento pero aun no tenemos ningún tipo de relación laboral –le sonreí sintiendo unas llaves abrir la puerta.

-Ya estoy... oh… Kame, ¿qué haces tú aquí? –preguntó cuando me vio allí plantado.

-Lo mismo puedo decir… -le miré desconcertado.

-¿Tomohisa no te lo ha dicho? Estamos viviendo juntos –aclaró dejando sus cosas en la entrada. ¿Qué significaba todo aquello…? Por algún motivo sentí envidia.

-Anda… que… bien, quien lo diría… me alegro mucho –me calcé a la vez que él hacia lo contrario.

-Tegoshi va a pasar una temporada conmigo, está de visita –poco tardó el mencionado en salir a su encuentro, abrazándole por la cintura.

-Pero no tengo ninguna prisa en irme, nos lo pasamos muy bien juntos –ya tenía bastante, me fastidiaba el simple hecho de ver cómo le trataba.

-Un placer… -sonriendo fríamente hice una pequeña reverencia. Tras recordarme que mañana debía acudir a mi puesto de trabajo salí de allí. Si, los celos me reconcomían, pero sobre todo una duda, ¿me habría cambiado por él en todo este tiempo? Tal vez prefería no saberlo.


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 10:02 pm, editado 4 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ai-chan el Dom Sep 11, 2011 2:24 pm

Oh!!! se me olvidó comentar aqui el dos... bueno, te lo comento ahora jajajaja

vamos a ver en el dos destaco el flashback!!! es amor!!! Yamapi... dios... obligale a Kazu quedarse contigo y metele mano! *se le ha ido la cabeza*.... y también adoro el final, se quedaba super interesante jejej pero ahora se lo que pasa
la charla entre ambos es amor, al fin se sabe porque está tan molesto... pobrecito... me da mucha pena Kame

Koki... umm... esta celoso!! y Tegoshi importunista!! aun asi ellos seguirán a lo suyo

Iris... me imagino lo que pasará siendo Kame sirviente y muero, asique continua y satisface a mi mente perversa!!!

Arigatou por colgarlo!! *-* Chuu!! quiero conti!
avatar
Ai-chan

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 26
Localización : Al lado de la JE (?)

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Mar Oct 25, 2011 1:01 pm

-Capítulo 4-

-Kazu… ¡Kazuya…!-repetía mi nombre una y otra vez. Comenzaba a estar cansado de escucharle continuamente.

-¿Qué? –suspiré viendo cuanto le divertía burlarse de mí.

-¿Por qué no me traes…? –se quedó pensativo mirando alrededor mientras sostenía una revista.

-No sé el que… llevas todo el día pidiendo cosas… -rechisté por lo bajo bastante cabreado.

-¿Qué has dicho? –sonrió poniéndose en pie.

-No… nada… ya he terminado todo, ¿puedo marcharme? –le mire fijamente con la esperanza de que me dejase ir.

-¿Tan pronto? Que va, tengo algo para ti, ven –me indicó con un dedo llevándome hasta otra parte de la casa –toma, y lávalo bien –me depositó en las manos un montón de ropa interior, obviamente la suya.

-No pienso hacer eso… -lo solté dejando que cayese todo al suelo.

-¡Eh! no lo tires… -se agachó recogiéndolo, siguiéndome después para sermonearme –en el trabajo debemos hacer cosas que a veces nos gustan más y otras menos… -resoplé dejándole la cena sobre la encimera ya lista –además… no te pagare si no cumples tus obligaciones… -estornudó en ese momento llevándose una mano a la nariz –pañuelo… -me sacaba de quicio, enfadado cogí un paquete tirándoselo con desgana encima, deseando desde mis adentros que aquello avisase sobre un buen catarro.

-Pues no lo hagas… si no me das lo que me debes te denunciare –sonreí sacándole la lengua.

-Puedo dártelo de otra manera –guiñó un ojo haciéndome poner una horrible expresión –venga no te enfades, estas demasiado susceptible…

-Por tu culpa… estas convirtiendo mi primer día en un infierno… -sujetó mi mano haciendo que abriese los ojos.

-Lo siento… es que me encanta como reaccionas cuando te molestas… -se rió un poco. Sorprendido me solté haciendo una pequeña reverencia.

-Nos vemos mañana… -en ese momento tan preciso como siempre entró el otro inquilino. Tiritando colocó un mojado paraguas en su sitio.

-Buenas… hace mucho frio… -se abrazó a sí mismo quitándose el gorro y abrigo que portaba.

-Yuya... ¿llueve mucho? –preguntó Yamashita dirigiéndose a la entrada.

-Bastante… -se rascó la cabeza dejando ver algunos mechones tocados por el agua.

-Anda… vamos a cenar… y eso va también por ti -me miró señalándome a la vez.

-¿Yo? No… no es necesario… de verdad, gracias –tragué saliva intentando evitarlo.

-Hace mal tiempo… espera a que amaine, después podrás irte –no quería ser desagradecido así que acabe cediendo. Mientras comíamos sentados en el kotatsu escuchaba las carcajadas de Tegoshi contando historias de su infancia. Gracias al calor de la estufa estaba relajado degustando parte de la cena que había preparado.

-¿Qué opinas Kame? –me tocó el brazo haciéndome volver a la conversación.

-Ah… disculpa… estaba pensando en otra cosa…

-Que malo… deberías prestar atención a lo que dicen los demás… -se cruzó de brazos, parecía enfadado pero tenía razón, había sido maleducado así que me disculpe una vez más.

-Lo siento… -el pie de Yamashita me acarició la pierna, cuando le miré dibujo una sonrisa en su rostro vocalizando sin llegar a hablar unas palabras de ánimo, supongo que no quería verme decaído por el malentendido –iré a por el postre –me levanté hasta la nevera pero cuando la abrí me topé con algo que me resultaba familiar. Curioso cogí una caja, me sorprendí al ver que se hallaba dentro, rápidamente lo deje en su sitio pero al cerrar el refrigerador me encontré con un Yuya serio mirándome a los ojos -perdona… -me disculpé intentando escapar de la cocina, pero en cuestión de segundos me detuvo sonriendo de manera escalofriante.

-No te preocupes, aunque la tarta se rompiese a Tomohisa le gustó igualmente… -ese comentario estaba fuera de lugar pero ambos comenzamos a reírnos tontamente.

-Me alegro mucho… -susurré intentando sonar convincente.

-Kamenashi… sé que no nos conocemos mucho… pero… me consideras tu amigo… ¿verdad? Yo a ti si… me pareces alguien de confianza… -sinceramente aun no tenía una opinión clara sobre él.

-Si… claro… creo que eres una buena persona –no tenía ni la menor idea de lo que estaba diciendo, supongo que en el fondo no podía ser cruel con los demás.

-¡Genial! –alzó una mano emocionado –a partir de ahora serás mi confidente, ¿puedo contarte mi primer secreto…? –bajó de repente la voz.

-Por supuesto… -se acercó hasta mi oído lo cual me perturbo considerablemente.

-A mi… -se detuvo unos instantes –me…

-Kazuya… -escuché de los labios de Tomohisa, quien se encontraba ahora enfrente nuestra, al instante Tegoshi se apartó.

-Dime… -desvié la mirada tocándome el hombro.

-Voy a dormir… ¿te quieres quedar aquí? Me da cosa que cojas el coche a estas horas…

-¡No! –respondí al instante dejando con ello un ambiente tenso –tengo cosas que hacer… te lo agradezco pero será mejor que vuelva ya…

-Está bien… -no parecía del todo convencido –ten cuidado ¿vale? que descanséis –se alejó encerrándose en su habitación. No estaba a gusto a solas con su compañero de piso, así que recogí lo más rápido posible y despidiéndome me marche.

Cuando salí a la calle en busca de mi auto me di cuenta que estaba tronando, me gustaba esa sensación, los rayos que dibujaba el cielo me fascinaban, pero no había parado de llover, es mas diría que ahora diluviaba, pronto el viento calo mi ropa. Cuando me encontraba frente al vehículo me percate de que no llevaba las llaves encima, probablemente las habría olvidado en su domicilio. Renegando regresé, no quería molestar pero el temporal no era el apropiado para volver andando. Ya que tenía unas llaves debajo de la alfombrilla pude abrir sin tener que tocar el timbre. Las luces estaban apagadas seguramente estarían durmiendo como pensé, sigilosamente entré en su búsqueda pero algo llamó mi atención, la puerta del cuarto de Yamashita ahora estaba abierta, pecando de indiscreto me acerqué para mirar en su interior, y allí estaba sí, pero con compañía, su amigo le abrazaba. Asombrado me eche hacia atrás golpeando sin querer una estantería cercana. Preocupado por las consecuencias que traería hacer ruido intenté salir corriendo pero no tuve precisamente suerte.

-¿Kazu…? Pensé que te habías ido… -se desbarató el pelo un adormecido Tomohisa.

-Olvide una cosa y tuve que volver… pero ya esta... puedo irme ahora...

-¿Qué te ocurre? –se acercó lentamente pisando el suelo mojado por culpa de mi empapada vestimenta –estas mojado…

-No te preocupes… no es nada… me cambiare en cuanto llegué…

-Ven… -intentó quitarme la chaqueta pero le aparté de manera brusca. Me sentía impotente ante lo que acababan de ver mis ojos, tanto que pronto el enfado llegó a mí –no sé qué te pasa… -quería callarme y dejarlo pasar pero al verle necesitaba soltar todo de golpe –solo quiero ayudarte…

-Acostándote con él ¿no? –la mirada de quien se encontraba frente a mi era confusa, indignado me mordí el labio, estaba haciendo el ridículo.

-Estas celoso… -volvió a intentar desvestirme.

-No me toques… -saltándose mis advertencias tiró a un lado la cazadora pegándose bastante a mi.

-No lo puedo evitar… en las noches de tormenta tiene miedo y se cuela en mi cama sin que me dé cuenta…

-¿Crees que soy idiota…? –solté una risa irónica.

-Para nada… pero… no nos habría dado tiempo a hacer nada en tan poco tiempo ¿no crees? –sujetó con los dedos mi barbilla. En ese momento me di cuenta que tenía razón, aquel mal sentimiento me había cegado pero no permitiría que lo viese de nuevo -¿o tan solo te duele que me toque? –todo lo que decía era tan cierto. Pronto sus manos se deslizaron hasta la cinturilla del pantalón desabrochándolos y dejando que cayesen recorriendo mis piernas, estaba casi desnudo lo cual me avergonzaba haciendo que me encogiese –te gustaría ser él… -me cubrió por la cabeza con una manta, aquella dulce sonrisa que podía observar a oscuras me mantenía en silencio, no podía negar la realidad. Me deje llevar hasta que ambos nos encontramos en el sofá, temblaba nervioso por lo que estaba sucediendo.

-No hace falta… -me cortó apretándome contra su cuerpo.

-… que hagas esto por mi… lo sé, pero quiero que seas tú quien duerma esta noche a mi lado –apoyó la cabeza sobre la mía. Inconscientemente el calor que me transmitía acabó trayendo el sueño, era la primera noche que descansaba como era debido en mucho tiempo.

Al despertar lo hice sobresaltado, seguía en el mismo sitio pero había una diferencia, él no estaba. Si no fuese porque mi ropa ahora seca estaba doblada sobre la mesa habría dicho que todo fue una fantasía propia de mi imaginación. Aturdido me vestí, serian las tantas de la mañana pero para ser sincero me daba igual.
___

-¿¡Eh!? nunca me has preguntado por esas cosas… -se sorprendió ante el comentario de su hermano.

-Eres una mujer… se te da bien esto… por el contrario a mi no, soy negado para ello…

-Así que quieres ideas para un regalo… -la mirada de la pequeña mostraba interés ante la conversación, mientras el mayor desviaba la vista dando un sorbo a la taza de café que tenia entre las manos -¡te gusta alguien!

-Rina… Baja la voz… -tapó su boca intentando dejar de llamar la atención de todo el local- no es cierto… no sé de donde te sacas eso…

-Es obvio… -retiró su mano para poder hablar con normalidad -se cuando ocultas algo y se te da realmente mal -ante aquello solo pudo callarse dando aun mas evidencia a las suposiciones -oh… ¿quién es?

-Eso no te incumbe… deja de ser tan cotilla… -chasqueó la lengua.

-Vamos Tomohisa… sabes que puedes confiar en mi… juro que no diré nada -alzó el meñique esperando ser correspondida. Llego a pensárselo pero acabó rechazando la idea.

-No te incumbe… -repitió furioso –y si no comienzas a dar ideas olvídate de comer más… -retiró los platos ante las negación de su hermana.

-Vale… vale… veamos… ¿quieres algo romántico? Porque si es así has pedido consejo a la persona indicada –jugueteaba con la servilleta.

-No sé que consideráis el sexo femenino por romántico… -suspiró.

-Para conquistar a alguien no es necesario el dinero… soy ese tipo de persona, las joyas, la ropa… todo eso es innecesario, podrías preparar algo simple pero que llegue al corazón –no parecía entender del todo a donde quería llegar –ah… eres tan corto…

-No es que sea corto… es que pensé que serias mas… materialista –se tocó la frente confundido.

-¿¡Qué clase de chica crees que soy!? -se levantó de la silla de golpe –medítalo…

-No te pongas así… -hizó lo mismo moviendo la mesa y provocando que la bebida ardiente se volcase encima suya –mierda…

-Por cierto… no olvides contarme como fue todo –sonrió comenzando a andar hacia la salida.

-¡Espera! –frotaba la camisa intentando quitar la mancha mientras dejaba el dinero de la consumición.
___

La situación se volvía cada vez más angustiosa, estaba empezado a preocuparme de verdad. No había vuelto a saber nada de Koki, ni si quiera apareció por clase, no respondió mis constantes llamadas, ¿estaría bien? Indeciso toque el timbre de su apartamento, no parecía haber nadie, espere durante un par de segundos y decidí dar media vuelta por donde había venido, en ese momento se abrió la puerta.

-¿Kame…? –preguntó una voz ronca. Cuando me giré pude ver su cara pálida.

-¿Estás bien? –me asuste y acudí a su ayuda, estaba apoyado en el marco de la puerta sosteniéndose como podía.

-Solo es un poco de fiebre… nada importante… -se rió como pudo tosiendo después. Rápidamente le obligue a entrar de nuevo en casa mientras comprobaba su temperatura con la mano.

-¡Estas ardiendo! –le toqué la frente bastante alterado –vuelve a la cama… -le pedí tumbándole en ella.

-Estoy bien… -se limpió el sudor con el brazo. No podía creer en sus palabras, estaba tiritando.

-¿Has ido al médico? –fui corriendo hasta el baño para mojar el paño ya seco que tenía a su lado.

-No… no he ido… -cerró los ojos dando un quejido.

-Deberías… voy a llamar –intenté sacar el móvil pero me detuvo la mano.

-No me gustan… con que te quedes aquí está bien… -gracias a sus palabras me di cuenta que necesitaba ayuda, me quedaría a su lado hasta que se mejorase un poco.

-Por eso has estado faltando… ¿verdad…? –sonreí afligido cogiéndole la mano –iré a hacerte algo de comer –necesitaba recuperar fuerzas, pero cuando me di cuenta se había quedado dormido, debía estar agotado. Sin motivo alguno sentí como un escalofrió me recorría el cuerpo, quería creer que todo era casualidad, ¿tal vez un aviso de que algo iba a ocurrir?
___
-Debería irme ya –pasó un dedo por el torso desnudo de su acompañante antes de levantarse del colchón -… no sé donde esta mi ropa interior… -se quejó metiéndose por debajo de las sabanas.

-Tegoshi… -pronunció su nombre llevándose un cigarro a la boca -¿por qué haces esto? –lo prendió dando una larga calada. El aludido se comenzó a cambiar ahora serio, mostrándole su espalda descubierta.

-¿Debería haber un motivo? –sonrió subiéndose encima suya.

-Nos conocemos… lo hay –se echó el pelo hacia atrás resoplando -¿qué es lo que quieres? –fastidiado al ser descubierto asintió respirando el humo que desprendía el tabaco.

-Está bien… -soltó una carcajada un tanto infantil -¿me harías un favor? Nishikido...


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 10:10 pm, editado 6 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ecatheriina el Mar Oct 25, 2011 7:41 pm

PiKame *-* !! Mi pareja favorita >//< !! Esta muy interesante, continualo porfavor!!! Ese Yuya me cae como una patada al estomago Dx !!! Ufffff crei q era Pi -.- Es Ryo... ufffffff... q tranquilidad ^^ Me habia asustado Dx !!! Conti onegaiii ~
avatar
Ecatheriina

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 23/09/2011
Edad : 22
Localización : En la camita acurrucada con Kame ^^ <3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ai-chan el Vie Oct 28, 2011 9:57 am

Me encanta el capítulo 4!! De verdad gracias por escribirlo love!! el PiKame estará contigo~~
Koki malito no mola, pobrecito... aunque no quiero que estropee mi pareja!
Los momento PiKame me encantan, sobretodo cuando le putea tanto y cuando duermen juntitos!
Que se fastidie Tegoshi!! chincha chincha!!!
Nishikido! oh! pero a saber que trama!
Quiero la conti ne!! la esperaré!
Chuu! De tu fan nº1!
avatar
Ai-chan

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 26
Localización : Al lado de la JE (?)

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Dom Ene 22, 2012 3:01 am

-Capítulo 5-


Tenía los ojos hinchados y llorosos, no se había movido en todo el día, me sentía en el fondo culpable, cuando desee que enfermase no lo pensé en serio. Allí le tenía ante mí sin parar de toser, por si era poco trabajo estar pendiente de Koki ahora también debía hacerlo con Yamashita. Por antiguas experiencias sabía perfectamente que en esas situaciones se volvía aun más crio de lo normal, esta vez no iba a ser distinto.

-Tómatela… -le acerqué la pastilla poniéndosela en frente pero este negó.

-No me gustan los medicamentos… -me apartó lentamente la mano.

-Si no te la tragas te pondrás peor… por favor tómatela… -insistí una vez más.

-Está bien… solo con una condición, de boca a boca –sonrió rozándome los labios con los dedos. Cansado deje las medicinas a un lado –perdona… soy una carga, no solo te hago perder el tiempo preocupándote por mi… también te causo problemas con mi forma de actuar… -en ese momento parecía tan deprimido que mi culpabilidad aumento aun mas.

-No es nada… -algo me atormentaba y es que nuestra relación cada vez era más extraña. Desde que volvió a aparecer en mi vida hacia escasos días mis pensamientos se contradecían, del odio pasaba al cariño en instantes. Era innegable que en un pasado le ame, pero temía que eso volviese a suceder, que me abandonase de nuevo acabaría destrozándome, por eso cuanto más lo pensaba más duro era con él, pero con solo una muestra de cariño me hacia retomar aquellos sentimientos pasados. No solo me liaba con que debía o no hacer, lo que pensaba mi antiguo amor era un secreto para mí. En momentos creía que podía estar sintiendo algo, besos… muestras de cariño… pero la relación que tenia con Tegoshi me hacía dudar. Inmerso entre tantos pensamientos comencé a hablar sin darme cuenta –Hisa… -este se sorprendió bastante al escuchar aquel mote.

-Hacia mucho… que no me llamabas así… -dejó escapar una risa

-¿Fuiste… sincero conmigo? –agaché un poco la cabeza apretando las manos sobre las piernas.

-¿Sincero? No sé a qué te refieres… -estaba asustado y nervioso, ¿y si su reacción no era la esperada?

-Lo que dijiste… que habías vuelto por mí… que no te presentaste por miedo a perderme… que jamás me olvidaste… todas esas cosas… ¿son verdad? Quiero confiar en ti… pero… ¿qué es lo que sientes…? –me mordí el labio susurrando -¿qué sientes por mi? –por fin, acababa de soltarlo. No contestaba, apreté los dedos agarrándome el pantalón, no podía mirarle a la cara.

-¿Y tú? –me apartó el pelo colocándomelo detrás de las orejas -¿qué sientes tu? –aún era pronto para responder aquello, no era capaz de hacerlo si no tenía claro lo que él pensaba. En ocasiones creía que me quería, pero era tan pesimista que esa posibilidad se me escapaba con facilidad.

-Nada… olvida esto… -volvía a huir, pero necesitaba hacerlo ya que no escuché algo que aclarase tanto desconcierto.

-Entiendo… -musitó mirando en otra dirección -¿aun sigue lloviendo…?

-Si… aunque parece que poco a poco va saliendo el sol –sonreí sin darme cuenta –me encanta…

-¿El qué? –parecía desorientado.

-La lluvia… me encanta la lluvia –no podía borrar esa sonrisa de mi rostro.

-¿Por qué? Transmite pena…

-A mí buenos momentos… -casi siempre que dormíamos juntos el causante había sido precisamente eso, las inclemencias del tiempo. En varias ocasiones cuando éramos más jóvenes Yamashita había aprovechado los aguaceros como excusa para quedarse en mi casa. Siempre cuando me despertaba me encontraba bien arropado, algo extraño puesto que solía amanecer con las sabanas por el suelo. Al darme cuenta que la noche anterior había sido algo distinta ya que estaba en ropa interior me avergoncé.

-Tus mejillas… -las señaló riéndose un poco –están rojas…

-¿Qué…? –me toque dándome cuenta que ardían.

-Eres tan tímido, te pasas el día ruborizándote…

-¿Eso es malo? –observe como se acomodaba mientras me miraba fijamente a los ojos.

-Para nada, me gusta la gente que muestra sus sentimientos… -eso me dio fuerzas, aquellas palabras me transmitieron un poco mas de valor para intentar sincerarme con el –gracias por venir hoy aunque sea tu día libre…

-No te preocupes… mi anterior trabajo me ocupaba todos los días… -mis palabras hicieron un cambio drástico en su rostro.

-Supongo que mi llamada la consideras así… en que estaba pensando… ¿por qué ibas a venir sino?

-No quería decir eso…

-Tranquilo… tendrás tu paga extra –había estropeado el momento, intenté disculparme pero no fui capaz cuando vi que apoyado en la pared se encontraba su compañero, echándome una mirada tan fría como el hielo, incluso me dolía, ¿llevaría mucho ahí? -Tegoshi… -susurró el enfermo -¿qué haces aun aquí? Creí que habías quedado…

-Si… pero será mejor que me quede hoy, estas mal… no quiero que te pase nada –mostró de nuevo una mueca infantil, tenia miedo y lo peor es que me sentía como una mierda, mostraba tanto aprecio y dedicación por cuidarle que yo era cruel a su lado -¡ah! ¿qué tal si Kamenashi y yo te hacemos Curry para comer? Seguro que así recuperas fuerzas.

-Me encantaría… pero no creo que tengáis la comida suficiente para hacerlo…

-¡No te preocupes! Iremos a comprarla –me agarró por el brazo tirando de mi -ahora venimos –sonrió sacándome a la calle sin mas, pero aquella cara tan dulce la perdió en cuanto cerro la puerta, es mas, hasta su forma de hablar ya no era igual –vamos… -solo pude seguirle atónito por el cambio –ya me he enterado…

-¿Eh? -siguiéndole le observaba realmente confundido, no sabia a que se estaba refiriendo -¿de que?

-Conmigo no te hagas el tonto… -se giró llevándome hasta un callejón poco transitado –dormiste con Tomohisa… ¿me equivoco? –aunque no sabia muy bien a que venia eso ahora asentí mirándole extrañado –eres un mal amigo Kame… y pensar que yo confiaba en ti…

-¿Qué… quieres decir…? -pregunté contrariado.

-¡Yo le quiero! Lo sabes perfectamente… sabes que a mi me gusta y aun así te entrometes… - me quede paralizado, estaba a punto de llorar, no es que precisamente fuese una sorpresa pero no quería pensar en aquella posibilidad y mucho menos en que estuviesen juntos –sea como sea… respétalo… respétanos… -me dolía tanto el pecho que sentía que iba a desfallecer, poco a poco empezó a acercarse hasta hacerme retroceder pegándome contra la pared.

-Pero… yo también le quiero… -se me escapó, fue tan fácil como eso, mis verdaderos sentimientos tomaron el control. Nada mas responder aquello un furioso Yuya propinó a mi rostro un bofetón.

-No te vuelvas a acercar a él… -me desafió clavando su mirada en la mía –piénsalo… ¿qué tienes tu para que se fije en ti…? Eres un pobre desgraciado sin dinero… le tratas mal… y tampoco creo que seas su tipo… jamás le gustarías… -a cada comentario solo lograba destrozarme mas, hasta que al final una lagrima se escapó recorriendo mi mejilla roja por el golpe que me acababa de dar -¿por qué no desapareces… como hiciste hace algún tiempo ya? Nos harías un favor a todos… –si… probablemente seria lo mejor. Con esa última pregunta me afirmó que al fin y al cabo sabía de nuestro pasado, me había cambiado por él, por Tegoshi, no tenía que interferir nunca mas entre ellos dos.
___
-¿Ya estaís…? –se levantó rápidamente al escuchar las llaves, pero estaba equivocado -¿y Kazuya…? –preguntó buscándole con la mirada.

-Le surgió un pequeño imprevisto y tuvo que irse, creo que últimamente esta muy ocupado –dejó las bolsas sobre la encimera.

-Vaya… -se rió sin ganas –tenia algo que decirle… -apretó con fuerza un trozo de papel que sostenía entre los dedos.

-Puedes hacerlo mañana ¿no? –le sujetó por los hombros haciéndole volver al sofá.

-Tienes razón, ya se lo diré… –decepcionado decidió guardar aquella pequeña nota en la cartera volviendo a tumbarse una vez mas.
___
No tenía un rumbo fijo, llevaba toda la noche deambulando de aquí para allá, podría decirse que era un cuerpo sin alma. De vez en cuando me chocaba con la gente puesto que no tenía casi fuerzas para seguir caminando. Me deje caer de rodillas en el suelo, le había perdido de una vez por todas. Unos gritos me asustaron cuando estaba dispuesto a ponerme de nuevo en pie, ¿una pelea? no… una persecución, un grupo de chicos corrían tras otro hasta que pronto le dieron alcance, acto seguido empezaron a darle una paliza. Nadie parecía querer ayudarle así que armándome de valor corrí hasta ellos intentando detener aquella bestialidad.

-¡Eh! ¿¡Que coño estáis haciendo!? –sorprendidos los culpables huyeron dejando a aquel muchacho malherido al lado de la carretera -¿estas bien?

-Si… tranquilo… no es nada… -me agaché agarrándole por la cintura para levantarle.

-¿Cómo que nada…? Te sangra la nariz… -la toqué provocando que diese un chillido –perdona…

-Estoy bien… de verdad… solo son un par de heridas… -se apartó sacudiéndose la ropa.

-Siento si soy atrevido pero… ¿por qué te pegaban?

-Líos de bandas… ya sabes… -dejó ver una sonrisa maliciosa –no te preocupes, es mentira, esos tipos siempre me han tenido manía… supongo que a día de hoy no se han cansado de torturarme… -se llevó las manos al estomago poniendo cara de dolor.

-Debería llevarte al hospital… -negando colocó una mano sobre mi cabeza.

-Encantado… me llamo Ryo –aun sangrando soltó una carcajada por mi repentino silencio -¿qué ocurre?

-No… nada… solo estoy preocupado… ¿puedes andar? –le intenté ayudar pero era prácticamente imposible.

-En serio… estoy bien… no será la primera ni la ultima vez que me pase esto…

-Respetare que no quieras ver a un medico, pero al menos déjame curarte… por favor… -tal vez meterme en temas así no era bueno pero no podía dejarle allí sin mas. Chasqueando la lengua ladeó un poco la cabeza.

-Esta bien, pero tendrás que aguantar mis continuos quejidos, odio que me echen una mano...

-Aceptare las consecuencias –me reí olvidando por un rato todo mi pesar.
___
-¿Dónde esta…? –se preguntaba desesperado sacando todas las tarjetas y papeles que había hasta dar con lo que quería –¿una dirección…? –el agua de la ducha se detuvo, probablemente su compañero ya habría terminado. Por suerte le dio tiempo a devolver todo a su sitio antes de que saliese del baño -¿te encuentras mejor?

-Si… creo que me ha bajado la temperatura –se tocó la cabeza resoplando ahora relajado.

-Te dije que te vendría bien, me alegra que sea así… -pero algo no marchaba, su mirada perdida le delataba –Tomo… ¿pasa algo?

-Que va, solo pensaba… -negó con la mano intentando quitar importancia.

-Ya… -respondió sin darle la menor credibilidad -¿vemos una peli?

-Lo siento… no tengo muchas ganas… creo que me iré a descansar…

-Pero… si llevas todo el día tumbado… hagamos algo… -insistió una vez más el menor.

-Hoy no Yuya, perdona… -se negó despeinándole para encerrarse después en su cuarto, algo que a su amigo definitivamente no sentó muy bien.
___
-¡Espera! –se llevó la mano al tabique nasal dando un alarido –al menos déjame emborracharme para que no sienta dolor…

-Solo es un poco de alcohol… no puede escocer mucho… -pronuncié observando como daba un buen trago a la jarra de cerveza que tenía al lado -¿esta bien que bebas tanto…? Ya llevas unas cuantas.

-Tengo aguante suficiente… de todas formas es mi manera de agradecerte lo que has hecho por mi –no quería ser irrespetuoso, pero definitivamente el único que estaba bebiendo era él -¿cómo has dicho te llamabas?

-Kazuya –respondí mirando la estancia. Nunca había estado en un bar con salas separadas, era íntimo y acogedor.

-Me gusta… sin embargo odio mi puto nombre, en serio… lo odio… -dio un golpe en la mesa provocando que las bebidas se tambalearan.

-¿Por qué? Es bonito… -me acerqué de nuevo intentando desinfectarle la herida, cada vez estaba mas ebrio pero aun así continuaba lamentándose.

-¿Y cuanto tiempo llevas sin follar Kazuya? –abrí mucho los ojos alejándome inmediatamente de él, pareció hacerle gracia mi reacción –es broma… -me dio una palmada en la espalda dejándose caer sobre el tatami a la vez que se estiraba –soy un maleducado, nos acabamos de conocer, pero… -cerró los ojos intentando alargar la pausa, era tan misterioso.

-¿Pero que…? –intenté que prosiguiese con lo que iba a decir, estaba intrigado.

-Pero me has cuidado mas que nadie en toda mi vida… -murmuró quedándose quieto –gracias… de verdad… -por algún motivo aquello me llenó de alegría.

-¿Ryo…? Ryo… -le toqué la mejilla con un dedo, parecía estar dormido. Inesperadamente me abrazó con tanta fuerza que fui incapaz de apartarme de él.

-¿Podrías ser mi amigo…? –entreabrió los ojos mientras la cercanía crecía entre los dos.


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 10:27 pm, editado 3 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por DANNYKAZU el Dom Ene 22, 2012 10:10 am

Waaaa nuevo cap!!!!! Yuuuuumi....... Lo ameeee
heee? Yuyaaaa maloo pobre kame...pense que el de la plaiza era koki.. Pero en realidad es Ryo!! Ryo kame... Tegopi... Pikame tego- ryo....juas! Que esya rebuenon
Solo espero k por favir subas coni muy pronto pronto ...
avatar
DANNYKAZU

Mensajes : 627
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 30
Localización : en el caparazon de kazu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ecatheriina el Dom Ene 22, 2012 10:02 pm

Conti *-* !! Ohhh, por Dios como me haces esto >//< ! Poner PiKame y en cierto modo tambien RyoKame~ ambas mis parejas favoritas >///< ! Demo, yo pienso q Ryo no esta fingiendo... PERO, al haber estado con YuYa.. y bueno... creo q lo mas logico es q le este mintiendo a Kame... pero.. el mismo se mando a dar una paliza?! Le hizo un tipo de favor asi a alguien q recien conoce? Nose >< ! Y si Ryo esta sindo sincero??! >< !! Quiero contiiiii onegaiii !!!

Te lo ruego T.T !


Ah, Yuya te odio Dx !! (en el fic xD)
avatar
Ecatheriina

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 23/09/2011
Edad : 22
Localización : En la camita acurrucada con Kame ^^ <3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Lun Ene 23, 2012 2:36 pm

-Capítulo 6-

-¿Tu… amigo? –repetí anonadado por su pregunta -¿a que te refieres…?

-Seguro que te reirás de mí –se tapó la cara avergonzado, supongo que estaba así por los efectos del alcohol.

-No lo hare –le destape aprovechando para despegarme de él. Este meditó por unos instantes pero al final acabó hablando.

-Me siento un poco solo… y tu has sido tan considerado conmigo… seamos amigos –se incorporó mirándome de tal manera que me pareció sincero –haré lo que sea por ti, cuando necesites llorar hazlo en mi hombro, y cuando estés mal apóyate en mi, lo soportare –me mordí el labio agachando un poco la cabeza, ¿llorar? Era lo único que hacia últimamente pero se acabó, no lo haría nunca mas. Abrazándome de nuevo a su cuerpo lo apreté conteniéndome las lágrimas -¿Kazuya…?

-Entonces… dame un poco de fuerza… Ryo...
___
Estaba prácticamente dormido cuando la vibración del móvil le asustó, era tarde y no esperaba ninguna llamada.

-¿Si…? –respondió angustiado esperando una respuesta pero, nadie le contestaba -¿hola…? –insistió escuchando un pequeño sollozo.

-Lo siento… -me apoyé en la cabina sin saber que decir.

-¿Kame…? –se levantó de golpe -¿estas bien…? ¿Te ha pasado algo?

-Estoy bien… -intenté tranquilizarle y hacerlo yo a la vez –perdóname Tomohisa… pero… no puedo seguir trabajando para ti…

-¿¡Eh!? ¿Por qué…? –elevó la voz moviéndose nervioso -¿por qué dices eso ahora…? ¿He hecho algo mal…?

-No… no es eso… -negué con la cabeza ante la atenta mirada de quien estaba conmigo en aquel instante. Respire hondo apretando el cable del teléfono -será mejor que no volvamos a vernos nunca mas… -era lo mejor, no quería sufrir por algo imposible ni quería hacerle sufrir a él, ¿a quien iba a engañar? Jamas podría olvidar mi pasado, ni el dolor que me causó, ahora todo seria mas fácil, antes de que me diese falsas esperanzas me olvidaría de la persona que amaba como una vez intenté hacer ya.

-¿Cómo que… nunca mas? No digas eso… por favor -se tocó el pecho mientras sus ojos se ponían rojos al borde del llanto.

-Adios… Hisa… -colgué terminando de aquella manera tan triste todo cuanto nos unía.

-¿Kazu…? –solo pudo escuchar el sonido propio de una llamada colgada –¿Kazuya…?

Mirando al suelo empecé a caminar dejando a mi acompañante atrás, hasta que pronto me impidió el paso poniéndose delante mía. No hicieron falta palabras, este me acarici´p la mejilla dulcemente mirándome con aquellos ojos tan oscuros y penetrantes.

-Ahora… necesito estar solo… -retiré con delicadeza su mano marchándome desolado de aquel solitario parque, o no tanto.

-Genial Ryo… -sonrió apareciendo por detrás de su espalda, este ni si quiera se dio la vuelta, sabía de sobra quien era.

-Debes odiarle mucho para querer hacerle tanto daño... –se dejó abrazar sintiendo los brazos de su amante rodearle la cintura.

-Tu dedícate a acercarte a él y me harás feliz… -posó los labios en su cuello recorriéndolo acto seguido con ellos –sabes hacer tu trabajo, pero la próxima vez no seas tan realista, no quiero que destrocen tu preciosa cara… -sonrió girándole para poder besarle.

-Yuya… algún día esto… se te ira de las manos… -se soltó rechazándole, dejándole allí tirado en mitad de la noche.
___
Los días pasaban y los exámenes mas importantes se acercaban, estaba absorto con ellos y así evitaba en parte pensar en otras cosas. Lo daba todo por aprobar tanto que lo único que hacia era salir de la universidad y volver a casa para estudiar, así conseguía evadirme de todo. Por suerte o por desgracia me deje liar por mi compañero Koki, decía estar preocupado ya que recientemente me había encerrado en mi cuarto entre montones de libros, creo que en ocasiones pensaba que me estaba convirtiendo en un hikikomori.

Soltando el humo de un cigarro casi acabado observaba el paisaje por la ventanilla del coche, al final por no escucharle decidí acudir a una escapada con nuestro antiguo grupo de amigos del instituto. El destino era Osaka, alquilaron un pequeño apartamento para pasar el fin de semana allí, no tenía pensado ir, tampoco tenía ganas pero en el fondo no me vendría mal algo de tiempo para relajarme, estaba tan estresado. Cuando finalmente llegamos a nuestro destino me alegré, iba a encontrarme con un montón de amigos a los que ya había perdido de vista, incluso estaba algo excitado. Cargando con el poco equipaje que llevábamos nos dirigimos hasta la entrada de aquella casa, parecía acogedora pero algo me extrañó y es que daba la sensación estar vacía. Llamamos un par de veces pero nadie salió a recibirnos.

-¿Por qué no abren…? –dio una pequeña patada contra la pared molesto por tan larga espera.

-Puede que aun no hayan llegado… -intenté mirar a través de la ventana pero me era casi imposible ver nada.

-Me dijeron que estarían aquí… pronto va a anochecer y no tenemos llaves… ¿¡me quieres decir que hacemos!? -gritó algo alterado, incluso me llegó a asustar.

-Relájate Koki… yo no tengo la culpa… -desvié la mirada irritado por sus voces.

-Tienes razón… perdona Kazuya… solo estoy molesto… hemos venido hasta aquí para nada… -se sentó en el suelo con una expresión decaída.

-Si quieres volvemos a Tokio… conduciré yo… -intenté animarle poniéndome de cuclillas – a mi no me importa.

-No, ya que hemos venido hasta aquí vamos a disfrutar, si tengo que romper la puerta para ello lo haré –soltó de nuevo una patada haciéndose daño. Estaba mal reírme de él pero no pude evitarlo, la situación era de lo mas cómica –será mejor que esperemos…
___
-Tienes que comer algo… -acercó el plato pero este ni siquiera lo miró -¡en serio! Estas perdiendo demasiado peso… vas a volver a enfermar… come por favor…

-No tengo ganas… -respondió medio ido.

-Esto es importante… hablamos de tu salud… no puedes descuidarte así… -continuó reprochándole aquella inadecuada conducta.

-Deja de preocuparte por mi… lo que haga o deje de hacer es problema mio –le empujó levemente quitándole de su camino.

-¡Estoy harto! ¿¡Es que solo te importa Kame!? ¡Si ha decidido dejarte de esa manera no la pagues con los demás! Acepta que te ha sacado de su vida de una vez por todas… que no le importas… -continuó vociferando sin encontrar reacción ninguna –Tomo… ¿qué pasa conmigo? Estoy siempre aquí… ¿es que no me aprecias ni lo mas mínimo…? –afligido por su silencio salió corriendo del apartamento encontrándose de cara con alguien.

-¡Cuidado! –suspiró agarrando el bolso mientras le veía marcharse sin mirar atrás -…ni siquiera se disculpa… ese tal Tegoshi nunca me ha caído bien… -sacó la lengua al mencionado aunque ya no se encontraba allí –herma… ¿¡Hermano!? ¿pero que te ha pasado…? Estas muy delgado…

-Todos con lo mismo… -rechistó obligándola a entrar –estoy perfectamente… ¿qué haces tu aquí…?

-Estoy de visita y no me vengas con esas… te han rechazado ¿no? –una vez mas se quedó silencio, poniendo alguna que otra mala cara -¿qué has hecho…? Supongo que tu regalo no le gustó…

-Da igual… no quiero hablar de ello… -intentó evitarla pero estaba claro que le sería imposible.

-¡Tenemos que hablarlo! Sabes que te escuchare… soy tu hermana… deja de ser tan duro y desahógate –tendió la mano esperando a que la agarrase, al final aunque inseguro la cogió.
___
-Aun recuerdo que me tienes que devolver algo... -bromeó dándome un pequeño golpe en la cabeza.

-Lo se, lo tengo aquí –abrí la bolsa que llevaba buscándolo –gracias por el disco, fue de ayuda, me ha relajado bastante y he conseguido dormir al menos un par de horas seguidas –me reí sacándolo para poder entregárselo.

-Me alegro… aunque te noto decaído… ¿va todo bien? –sabía que podía contar con él, de verdad le apreciaba, tanto que me había animado y empecé a jugar. Quería que viese lo importante que era para mí.

-Por supuesto –levanté el CD cuanto pude, dejándolo fuera de su alcance justo antes de hacer el amago de entregárselo.

-Venga… no empieces… dámelo –se acercó para hacerme cosquillas.

-No tengo –continué con la broma dejándolo todo tirado y descalzándome para correr libremente por la arena. Habíamos acabado en la playa, para mi era una liberación tanto, que mientras me perseguía me adentre en aquello que tanto amaba, el mar.

-Es peligroso meterse a estas horas, vamos dámelo y sal… -tiró de mi pero no hice caso.

-Tal vez quien necesite animarse seas tu –en ese momento perdí el disco, una pequeña ola me lo arrebató y es que no era buen día para cometer locuras con el agua, empezaba a revolucionarse.

-Déjalo… salgamos… no me gusta esto… -insistió una vez mas.

-Espera… voy a recuperarlo –me solté empezando a nadar en su busca, estaba todo tan oscuro que no podía divisarlo, pero perderlo era culpa mía así que lo traería de vuelta.

-Kame déjalo ya... te lo estoy diciendo en serio... es solo un maldito CD... es mas importante que te pueda pasar algo, ven aquí… -alzó la mano intentando agarrarme pero me metí debajo buceando, provocando así que no pudiese cogerme a tiempo -¡Kame! –gritaba y miraba a todos lados esperando a que saliese, pero no podía, cuando quise darme cuenta las olas me arrastraban mar adentro impidiéndome nadar hacia la superficie y respirar.

-¡Koki! –grité con todas mis fuerzas hasta que el agua se empezó a colárseme en los pulmones, me estaba quedando sin oxigeno. Realmente no vi nada mas, sabía que me estaba quedando inconsciente y que aquel era mi final.
___
-¡No deja de pensar en ese hijo de puta! No lo aguanto mas… me encantaría que ahora mismo se muriese… -soltó por su boca un montón de palabras llenas de rencor.

-No digas cosas de las que puedas arrepentirte… -mencionó limpiándose el semen de las piernas.

-Venga Nishikido… ¿no me digas que tu también le apoyas ahora...? -rechistó mordiéndole el lóbulo, saboreando su oreja con ganas.

-Yo no apoyo nada… pero tal vez si no le olvida es porque estas luchando contra algo más fuerte de lo que jamás podrías sentir tú…

-¿Qué quieres decir…? –le fulminó con la mirada. Sin duda aquellas palabras le perturbaban.

-Lo sabes perfectamente Tegoshi, ¿acudirás a mi siempre que estés mal para que tengamos sexo? Comienzo a cansarme de esto… ¿por qué a partir de ahora no le das uso a tu mano? –eso fue precisamente lo que se dispuso a hacer pero con otros fines, antes de que los dedos rozasen su rostro le agarró con fuerza el brazo robándole un sucio beso –se mio…

-¿Tuyo? –comenzó a reírse sarcásticamente –estoy fuera de tu alcance…

-¿¡Porque no!? –buscó su cuerpo para llenarlo de chupetones y marcas –seguramente te deseo mas de lo que nunca hará ese hombre que tanto te gusta… ¿a que él no te hace esto…? –empezó a rozarle los muslos en busca de su miembro.

-Apártate… -intentaba resistirse con todas sus ganas, furioso por aquellos comentarios.

-Si eres así te quedaras solo… nadie haría jamás lo que yo estoy haciendo por ti…

-Eso no es cierto… -terminó tirándole de la cama –no lo es… porque sabes que siempre vas a estar detrás de mi…

-Creído… -dejó escapar una carcajada de lo mas sarcástica.
___
Yamashita… ¿esta será la última vez que te vea? Me preguntaba sumido en la oscuridad. No podía creerlo, terminar así… sin volver a verle sonreír nunca mas… daría todo por ello… tal vez no estábamos destinados a estar juntos… muy a mi pesar nuestros caminos estaban separados… aun así… quiero vivir… quiero vivir si con ello tengo la esperanza de que algún día el vendrá a por mi… ¿eso esta bien…? Quiero despertar…

-¡Kame! –escuche unos gritos desesperados por hacerme volver en si. Finalmente abrí los ojos, estaba vivo –menos mal… estas bien… -me abrazó contra su pecho pero no sentía nada, estaba helado –no te preocupes… ya viene la ambulancia… aguanta un poco mas… aguanta…

-Tu… disco… lo siento… -intenté decir entre tartamudeos –perdóname… Koki… -este acabó llorando sofocado sin soltarme ni un instante.

-Idiota… ¿por qué eres tan buena persona? –apoyó la cabeza contra la mía intentando darme calor, yo solo podía sonreír. Me prometí a mi mismo que no me entrometería, y eso iba a hacer, esperaría con ilusión un amor sin de momento corresponder.
___
-Vaya… no tenia ni idea de que estuvieses pasándolo tan mal… si es tu persona especial… no puedes dejar que esto acabe así… te arrepentirás por el resto de tus días –intentaba hacerle entrar en razón.

-Puede que las historias que a ti te gustan terminen así… pero el amor no siempre triunfa…

-Claro que no si te rindes sin luchar por ello… nunca des nada por perdido, ¿no es mejor intentar ser feliz? –colocó una mano en su rodilla mirándole de la forma mas tierna que podía mirar una hermana –al menos… dile lo que sientes… eres un buen hombre… sabrá verlo… estoy segura.

-Lo intentare… -agachó la cabeza intentando que no le reprendiese mas -pero que conste que no soy bueno con las palabras… -aclaró sintiendo como la pequeña se tiraba encima suya para besuquearle las mejillas.

-¡Genial! –le dedicó un gesto lleno de alegría –ese es mi hermanito.

-¡He dicho que lo intentare! –tapó su boca pretendiendo que le dejase en paz –gracias Rina… -intentó ser lo mas amable posible, ideando mientras como se encontraría y que diría a la persona a la que tanto anhelaba tener.


Última edición por Iris el Dom Jun 24, 2012 10:42 pm, editado 8 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ecatheriina el Lun Ene 23, 2012 7:17 pm

*Hace espacioooo !!! *-*

Al final... Ryo solo lo uso u.u ! Ryo malo Dx !!

Kame T.T mi vida, no lo dejes >< ! Waaa, casi se me ahoga T________T !

Yuya hijo de tu mama Dx !!

Pi TwT !!

Bellos TwT ! Continuale onegai~ <3
avatar
Ecatheriina

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 23/09/2011
Edad : 22
Localización : En la camita acurrucada con Kame ^^ <3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por DANNYKAZU el Mar Ene 24, 2012 8:09 am

Waaaaa!!!! Kameee no le hagas caso a Ryo!!! Nooo no dejes a pi... Lo dejo....
Lo sabia ! Lo sabia! Ryo y yuya son aliados!!
Heee kame baka... Ahogandote por un disco...
Haaa espero conti muy muy pronto onegaaai!!!!
avatar
DANNYKAZU

Mensajes : 627
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 30
Localización : en el caparazon de kazu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ecatheriina el Dom Abr 22, 2012 2:03 pm

Conti conti conti >//< ! Onegai Iris-san! Yo amo tus PiKame!, asi que por el amor inmenso que le tengo a esta pareja y a tus fic te pido conti TwT !!
avatar
Ecatheriina

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 23/09/2011
Edad : 22
Localización : En la camita acurrucada con Kame ^^ <3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Iris el Miér Mayo 23, 2012 12:30 pm

-Capítulo 7-

Después de vivir la experiencia de estar al borde de la muerte entendí lo que era importante e imprescindible para mí. La situación parecía complicada y a veces no comprendía lo que de verdad quería hacer, ¿mi manera de actuar había sido la correcta? Quien sabe… Primero lo olvide por rencor, luego regresó y desbarató todos mis sentimientos odiándole a veces y otras amándole, y ahora que por fin me daba cuenta de la verdad… tenía que renunciar a él… ¿pero que más da querer y que no te quieran a ti? Estaba perdiendo tanto tiempo intentando evitar las cosas, a partir de ahora actuaria sobre la marcha sin pensar tanto en todo.

-¿Qué ocurre Koki? –le miré tumbado en la camilla del hospital, por desgracia pasé allí toda la noche. Este se movía de un lado a otro cavilando.

-Al final tenias razón, tuvieron un pequeño percance y no pudieron salir a la hora prevista, por eso no estaban en casa, pero ya les he dicho que en cuanto te den el alta volvemos al apartamento, aun nos queda algo de tiempo –se sentó a mi lado agarrándome la mano –no vuelvas a cometer este tipo de locuras… casi me da algo.

-Ya me has regañado bastante –rechisté –estoy perfectamente, quiero irme cuanto antes, me aburro aquí.

-Deja de quejarte… este es tu castigo por irritarme tanto… voy a por algo de beber –salió del cuarto haciéndome inflar los mofletes, no tener nada que hacer era un coñazo. Agradecí cuando de repente escuche un pequeño sonido, era mi teléfono.

-¿Un mensaje…? ¿¡Eh!? –escuche a una enfermera que pasaba por allí mandarme callar, haciendo una pequeña reverencia me tape la boca intentando no volver a levantar la voz –perdón…

“Hello my friend, ¿cómo te va? Hace muchos días que no se de ti, sé que es raro pero comienzo a echarte de menos, estoy deseando que volvamos a salir por ahí, por supuesto a beber, cuídate, chu~~ Ryo”

-¿Por qué demonios me escribe en ingles…? –chasqué la lengua asombrado por las confianzas que se tomaba. Releyendo el texto vi entrar de nuevo a mi compañero, sorprendido escondí el móvil debajo de la almohada aunque realmente no tenía nada que ocultar.

-¿Qué haces? –me miró de tal manera que parecía estar sospechando algo.

-Nada… -me reí tontamente intentando pensar algo con lo que cambiar de tema.

-Se perfectamente cuando mientes –observe absorto como se subía encima mía, algo que me dejo fuera de lugar.

-Su… supongo que es normal… -tartamudeaba mirando a todos lados, no era común verle hacer ese tipo de cosas.

-Kazuya… -centré mis pensamientos en él, viendo como este cogía aire con fuerza, eso me perturbó el doble, no era capaz de razonar ni adivinar porque me nombraba con aquella voz tan dulce y melancólica a la vez –tengo algo que decirte…

-¿El… que…? –tartamudeé escuchándole dar un quejido. Cuando agachó la cabeza llevándose las manos a la nuca pude percatarme de que alguien acababa de entrar y me resultaba familiar.
___
-¿Un restaurante…? –observaba furioso desde el interior del coche. Las suposiciones sobre que significaba todo aquello le atormentaban reflejando cada vez mas enfado.

-¿Podemos volver ya…? –soltó un suspiro dejándose caer encima del volante –no entiendo de que va todo esto…

-Callate Ryo… -ordenó apretando puños –esta es lugar que tenia apuntado Tomohisa… -abrió la puerta bajándose decididamente para resolver el enigma.

-Eh Yuya… ¿a dónde vas? –intentó detenerle siguiéndole hasta la puerta del local –estas haciendo el ridículo… esos celos infantiles que tienes te están haciendo perder la razón…

-Deja de darme lecciones… necesito averiguar… -intentó terminar de hablar, pero su acompañante fue mas rápido y termino cortándole.

-¿El que…? Sabes de sobra cuales son sus planes ¿no? Olvídalo ya… me marcho… -se giró dispuesto al volver al auto ante la atenta mirada del menor.

-No te vayas… -corrió detrás suya para acabar aferrándose a su cuerpo, no paraba de temblar suplicando que le hicese compañía, incluso parecía que sollozaría de un momento a otro –quédate conmigo… -musitó contra su espalda –por favor…
___
-¿Nakamaru…? –observe detenidamente sus facciones, definitivamente era él. Hacia años que no nos veíamos cara a cara, pero allí se encontraba frente a mi, sin cambiar lo mas mínimo.

-Koki no acoses a Kazuya delante mía… me da nauseas… -bromeo tirándole de la cama. Antiguamente fuimos bastante amigos pero por circunstancias de la vida esa relación se fue apagando hasta ser casi inexistente, un par de correos cada cierto tiempo y poco mas.

-¿¡Que estas haciendo!? –elevó la voz tirado en el suelo, se frotaba la espalda repetidamente, parecía haberse hecho daño. Sus discusiones me hacían bastante gracia, aunque siempre se peleaban en el fondo se tenían un gran aprecio el uno al otro.

-Vaya… aun sigues lloriqueando de esa manera… que sorpresa –alzó los brazos colocándolos detrás de la espalda, intentando sonar irónico y por supuesto sacarle de quicio.

-¿A que has venido Yuichi? -me dirigí hacia él con una amplia sonrisa, no esperaba para nada su visita.

-El bocazas de Tanaka parecía inquieto, así que pensé que estaría cansado, seguro que te ha estado cuidando todo el rato sin dormir prácticamente nada –se rió estirándose, demostrando lo alto que podía llegar a ser –os llevare de vuelta, además… no soportaba mas estar a solas con esos dos…

-¿Esos dos…? –repetí contrariado, pero al instante caí de quienes se trataban -¿Taguchi y Ueda?

-No aguanto ver algo tan dulce… pensé que moriría si no llegabais pronto… -se llevó una mano a la cara intentando no recordar cierto tipo de escenas.

-¡Entonces no mientas diciendo que viniste por mi! –gritó de nuevo Koki, esta vez de rodillas ya que intentaba recuperar la compostura lo antes posible. De nuevo la enferma pasó por delante insistiendo con un susurro en que dejásemos de montar escandalo, pero con ellos eso era prácticamente imposible.
___
-¿Qué debo hacer…? –pronunció medio ido. La repentina despedida y el ser incapaz de contactar con él le volvían loco. Por más que intentaba recuperarle cada vez le sentía más distante, tanto que llegaba a replantearse si fue buena idea cambiar de vida si al final todo continuaba igual o iba a peor.

-Tomohisa… -le acarició la cabeza -¿seguro que todo va bien en el trabajo?

-Eso ahora mismo no me importa… -dejó escapar un sonido lastimero. Solía ser un chico bastante cerrado en cuanto a expresar sentimientos se refería, pero poco a poco era capaz de hablar y desahogarse con su hermana pequeña –lo siento Rina… no deberías venir tanto hasta Tokio por mi…

-No te disculpes por eso, no esta tan lejos y además adoro montarme en el tren para ver sus paisajes por la ventanilla, incluso últimamente me estoy trayendo la cámara conmigo para fotografiarlos –sonrió cogiendo una bola de Takoyaki para llevársela a la boca. Tras escuchar aquello su hermano pareció entrar en trance, deprimiéndose aun mas de lo que estaba -¡ah! No quiero que pienses mal… por supuesto sé que estas mal y no tienes a nadie cerca, por ello estoy aquí…

-Tengo a Yuya… -la miró de reojo mientras se sentaba cómodamente en aquel puesto. Aquellos donde cenar al aire libre tan típicamente japoneses le encantaban, tanto que podía notar como el apetito volvía a él para pedir todo tipo de comidas, acompañadas como no por varias cervezas.

-¿¡Yuya!? –comenzó a reírse sin importarle lo grosero que pudiese ser su acto –esa pequeña aprendiz de arpía dudo que pudiese animarte…

-Rina… no le insultes… -le recriminó a su familiar mientras daba un buen trago a la jarra de alcohol que tenia entre las manos –aunque es cierto que mas que ayudarme me hunde… ayer mismo discutí con él… -la pequeña le observaba en silencio con cierto aire de superioridad.

-¿Ves? Es una pequeña arpía… -asintió con la cabeza.

-¿Qué te acabo de decir…? –volvió a regañarla notándose acalorado y mareado por el olor a fritanga.

-Eres demasiado inocente… espero que te des cuenta de las cosas pronto… -soltó una pequeña risa. Tras un buen rato debatiendo dieron la conversación por terminada, ya era hora de volver a casa, aunque por supuesto no para todos.
___
-Si lo llego a saber invito solamente a Kazuya… -continuaba bromeando el mayor mientras nos incitaba a pasar al apartamento. Desde que me dieron el alta hasta que llegamos a casa estuvieron riñendo, tanto que tuve que pararles incontables veces ya que Nakamaru iba conduciendo y era peligroso.

-¿¡Con que derecho te ves para dejarme fuera!? –chilló mientras yo le intentaba calmar tocándole el hombro.

-Deja ya de montar tanto escandalo… además… la escapada la organice yo, así que perfectamente podría haberte dejado fuera de ella… -encendió la luz comprobando que en el salón no se encontraba nadie-¿Taguchi…? ¿Ueda? –dejó el equipaje en la entrada mientras les buscaba, por el contrario yo me dedicaba a mirar la decoración con Koki refunfuñándome al oído –no me digas que… -resopló –seguro que estos dos están haciéndolo por ahí, salidos…

-¿Qué quieres decir Yuichi…? –le mire perplejo, comenzaba a pensar mal.

-Nada… nada… -se río dejándose caer sobre uno de los sillones. Necesitaba ir un momento al baño así que decidí dejar allí a mis dos acompañantes para que continuasen discutiendo en mi ausencia. Investigue todas las habitaciones para encontrarlo, ya que no sabía donde se encontraba cada cosa hasta que solo quedo una puerta cerrada. Juntando las piernas ya que llevaba todo el trayecto aguantándome las ganas de orinar decidí abrirla, aunque si fuese consciente desde un principio de lo que había dentro no lo habría hecho…

-¿Ka… Kamenashi…? –escuché la voz entrecortada de Ueda. Perplejo observe como no se encontraba solo, estaba subido encima del otro y último invitado, Taguchi. Los tres nos mirábamos sonrojados, les acaba de pillar en una escena bastante comprometida.

-Perdón… ya cierro… -aparte la mirada haciendo lentamente lo que había dicho.

-¡Espera! –gritó el mayor recogiendo la ropa del suelo. Para entonces yo ya había salido corriendo de la escena. Tras aquella sorpresa escape corriendo como podía hasta el exterior de la vivienda, necesitaba encontrar desesperadamente un lugar donde poder al fin hacer mis cosas -¡Kame! –salió en mi busca con los pantalones ahora puestos. La sonrisa sádica de Nakamaru al ver el espectáculo no se hizo de rogar.

-Vaya… parece que ya se ha dado cuenta de lo que hay ¿no? –se rió a la vez que Tanaka abría en exceso los ojos incluso mas anonadado que yo.

-¡Yuichi podrías haberle avisado! –se tapó la cara el implicado increíblemente sonrojado.

-¿Y yo que sabia? Aunque bueno gimes demasiado alto, algo si que he escuchado incluso desde aquí… -continuó bromeando intentando avergonzarle aun mas.

-¡Te voy a matar! Nos ha pillado en pleno… -se colocó la camiseta mientras ahora era Taguchi quien les deleitaba con su presencia -no he pasado por algo tan horrible en toda mi vida…

-Es culpa vuestra, tenéis demasiado vicio… las relaciones sexuales se han tenido de siempre en la cama –prosiguió Nakamaru levantándose de lugar –anda… voy a buscar al pobre Kazuya… seguro que le habréis traumado de por vida… -en cuanto abandono la sala el ambiente entre los tres miembros restantes de nuestro grupo se tenso.

-Koki… -susurró Ueda al verle petrificado sin moverse ni hacer lo mas mínimo.

-A mi ni me habléis… -intentó evitarlo aun impresionado por lo ocurrido.
___
Era incapaz de dormir así que decidió relajarse viendo un rato la televisión, aunque solo pudo hacerlo hasta que escuchó como alguien entraba en casa. El único que tenía llaves en ese momento era su compañero de piso, aun continuaban molestos por el incidente del día anterior así que ninguno era capaz de dirigir la palabra al otro, por lo menos hasta que el pequeño rompió aquel molesto silencio.

-Tomo… -se acercó aparentemente decaído hasta su posición. Este le miró pretendiendo hacer ver que le interesaba lo que tendría que decir –perdóname… siento lo que dije… sé que te he hecho daño aunque fuese lo que menos pretendía… me sentí mal porque soy incapaz de ayudarte y eso me destroza el alma… -agarró su mano dejando escapar alguna que otra lágrima.

-Yuya… no me pidas disculpas… -intentó consolarle ya que odiaba ver a alguien llorar –todos decimos cosas de las que podemos arrepentirnos después… no le des mas vueltas…

-Entonces… ¿me perdonas…? –masculló abrazandose a él. El aludido se limitó a asentir correspondiendo aquella muestra de cariño –gracias… te prometo que no volveré a defraudarte… -sonrió ahora alegre, encerrándose en su cuarto. La verdad es que contento si que estaba, se limpió todo rastro de llanto de su rostro –gracias también a ti… por esfumarte… Kazuya…
___
Los cinco por fin nos encontrábamos tras varios años, aunque las circunstancias no eran tal vez las debidas. Sentados en el suelo frente a una mesa nos mirábamos los unos a los otros sin sabe que decir. Aquello era más insufrible para unos que para otros eso estaba claro, pero tal vez por eso mismo lo agradecí cuando Nakamaru comenzó a hablar.

-Como veis Junnosuke y Tatsuya están saliendo juntos… no es algo que agrade lo se, pero con el tiempo me he hecho a la idea… -el último mencionado empezó a reñirle algo molesto por sus palabras. Si Koki y yo nos mantuvimos juntos al salir del instituto por cuestiones como la universidad, ellos tres también lo hicieron.

-Me alegro por vosotros, felicidades… -me metí en la conversación. Todos se sorprendieron pero era la verdad. Por fin Taguchi el cual llevaba callado desde el principio hizo una reverencia agradeciendo mis congratulaciones.

-Muchas gracias Kame –se abrazó a su pareja dándole un pequeño beso para que dejase de discutir con su compañero Yuichi.

-¿Ahora comprendéis porque me ponen de los nervios...? –masculló. Tras una pequeña pausa prosiguió con un comentario que en aquel momento no deseaba escuchar -¿vosotros no estáis con nadie? –una vez más nos quedamos mudos. Mirando hacia el suelo comencé a acordarme de la persona que quería, Yamashita. Toda esta semana atrás tuve el móvil desconectado para no recibir nada suyo, cuando lo encendí esa misma mañana en el hospital vi la cantidad alarmante de llamadas perdidas, mensajes de voz y correos que me había dejado, pero fui incapaz de contestarle y acabe borrando todo. Que le quisiese no significaba romper la supuesta relación que mantenía con su amigo Tegoshi. Aunque Koki era inconsciente de todo aquello que me preocupaba decidió ayudarme a salir del paso.

-Ya es hora de dormir… -se despidió con la mano arrastrándome con él. Seguramente se dio cuenta de mi estado y prefirió librarme de algo que pudiese hacerme sufrir –buenas noches –ante la mirada confusa de los demás nos encerramos en uno de los cuartos, supongo que dormiríamos juntos. Pero estaba claro que la cosa no se quedaría ahí, mirando su cara iluminada únicamente por la luz de la luna que se adentraba en el habitación, me recordó algo –tenemos una conversación pendiente -tal vez lo que tuviese que decirme me aliviaría y así dejaría de pensar en mi amigo de la infancia durante un rato, o por el contrario me daría un preocupación mas –Kazuya… -me tumbó contra la cama volviendo a retomar las cosas donde lo dejamos en el hospital –yo…

-Koki… -susurré su nombre intentando predecir lo próximo que diría, pero fui incapaz.


Última edición por Iris el Dom Jul 08, 2012 3:32 pm, editado 2 veces
avatar
Iris

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24
Localización : Yaoiland

Ver perfil de usuario http://nihonnoniji.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Ecatheriina el Miér Mayo 23, 2012 3:51 pm

Primeraaaaaaaaaaaaaaa~~! *-*
avatar
Ecatheriina

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 23/09/2011
Edad : 22
Localización : En la camita acurrucada con Kame ^^ <3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memories (Cap 7)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.