SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Página 2 de 11. Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente

Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Mar Abr 12, 2011 8:12 pm

me da risa que digan eso, tan solo puse lo que pensé!!! jeje
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Mar Abr 12, 2011 8:28 pm

xDDDDD...ero fue gracioso lo que pensaste xDD
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Mar Abr 12, 2011 8:30 pm

no se me ocurrió que era gracioso, solo lo puse!! y eso que estaba en la facu leyendo con miedo a que me pesquen y transcribí mis pensamientos al papel
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por mayi el Miér Abr 13, 2011 5:34 pm

kontiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
avatar
mayi

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 22
Localización : haciendo tutumeme con Tatsu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Jue Abr 14, 2011 11:30 am

y la conti donde esta???
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por azur@801 el Jue Abr 14, 2011 11:29 pm

io tam bien pido contiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!! 023

azur@801

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 04/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por xiochermm3 el Vie Abr 15, 2011 12:00 am

01 q crueldad aun no hay nada snifff!!!
avatar
xiochermm3

Mensajes : 1355
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Localización : abrazando a mi kazu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Vie Abr 15, 2011 12:03 am

exactamente es una crueldad crueldosa!!
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Vie Abr 15, 2011 12:13 pm

PERO QUE PASA AQUI QUE NO HAY CONTI???????????????????


O.Ó


nena......me desdoblaré y te acosare todas las noches en tu casa y no te dejaré dormir....y cuando estes en el foro te tapare en mensajes amenazantes....y si no...te buscare en cualquier otro lado y te acosare
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Vie Abr 15, 2011 6:42 pm

hiko!!! desdoblate mas!!!!! por que aun no nos sube la conti!! que alguien se apiade de nosotras!!!! y nos de conti!!!!
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Vie Abr 15, 2011 7:07 pm

WAAAAAAAAA......YA ME ABURRIIIIIIIIIII

*saca una bazuca*

ESCRIBE O LE DISPARO A JIIIIIIIN!!!!!!1


vas a seguir sin darnos la conti????? sfdf
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Vie Abr 15, 2011 7:51 pm

que drástica!!! eheeey a jinjincito no lo toques!!!
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por mayi el Sáb Abr 16, 2011 4:03 pm

onegaiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1 continuacion!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1
avatar
mayi

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 22
Localización : haciendo tutumeme con Tatsu

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por meiii.pindy el Sáb Abr 16, 2011 5:55 pm

mizukajin escribió:Holis... una pregunta.. tu eres tawsuna.. lo que pasa es que vi este fic en el livejournal ya hace mucho ... por desgracia no lo pude terminar por que cerraron el sitio y iban a abrir otro
http://tawsuna.livejournal.com/69516.html ahora este es pero no veo los caps estaba recontra avansado .. Eres tu ?? si lo eres waaaaaa que bueno que hayas decidido terminarlo me gusto mucho es uno de los fics que mas me han gustadoooo xD


puxa no no lo soy pero creeme que estoy muy agradecida con la creadora de este fic porque devdd que es maravilloso dff pero no lamentablemente no soy ella u.u lo siento
avatar
meiii.pindy

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 26
Localización : Santiago de Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Sáb Abr 16, 2011 6:01 pm

ESCRIBE LA CONTIIIIIIIIIII *asesina mode on*
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por meiii.pindy el Sáb Abr 16, 2011 6:02 pm

kajakjakjakjak ia iaa trankilasssss pero les pedi paciencia estoy en epoca de pruebas y dificil por lo demas y la otra semana tambn sfdf asi k para k no acosen por otra seman mas les pondre 2 capitulos kajakjkaj

*las mate*
avatar
meiii.pindy

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 26
Localización : Santiago de Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Sáb Abr 16, 2011 6:12 pm

okas....subelos po xDDD.....ahorita yaaaaa xDD *acosadora mode on...pero ya no tan asesina xD*
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por meiii.pindy el Sáb Abr 16, 2011 6:18 pm

akjakjakjakj no saben lo que les esperaaaaaa las sorprenderaa
pero eso sii perdonen las faltas no tengo tiempo de arreglarlo o tendria que releer todo de nuevo y no puedo


CAP 2
ITSUMO… AI WA TOTEMO MUZUKASHII
(El amor es… muy difícil siempre)


-Fueron cuatro contra tres –anotó Jin en una servilleta.
-¡No es cierto, senpai! –reclamó Kame intentando quitarle la pluma.
-Sí, lo fueron –respondió entre risas mientras terminaba su quinta cerveza. Lo impresionante de todo, y de lo que no se dio cuenta, fue que no estaba ebrio-. Te gané antes de que fueras al baño, ¿recuerdas?
-Pero yo gané cuando Tat-chan me pidió la salsa de soya –contestó esbozando un puchero.
-Y yo cuando te cansaste al último juego –aclaró alzando su dedo índice.
-La segunda fue cuando me acabé la tercera cerveza.
-En la tercera hiciste un puchero.
-Otra cuando te llamaron por teléfono.
-Ah~… Takako extrañándome~… Música para mis oídos –dijo Jin con expresión soñadora.
-No necesito que me presumas, senpai –dijo Kame haciendo un puchero de envidia-. Pero esa victoria fue mía. Van tres.
-Correcto y dime una cuarta –se apoyó en la palma de su mano, observando cómo Kame pensaba en una e intentaba hablar al mismo tiempo.
Efectivamente. No había más victorias para él y Jin había ganado cuatro a tres, pero no quería ser derrotado en ese último juego, porque entonces perdería el acuerdo hecho anteriormente. No quería llamarlo de otro modo que no fuera el apropiado.
-Entonces gané, ¿ne? –le dijo Jin con una sonrisa de satisfacción.
-Ah~… Me temo que sí… -suspiró derrotado.
-Yatta! –alzó las manos y se recargó en el respaldo de su silla, descansando después de una hora de estar jugando “Vencidas”, “Jan, Ken, Poi”, “Adivina lo que digo”, “¿En dónde quedó la moneda?”, entre otros juegos que se le ocurrían a los dos para poder ganar la apuesta.
-No puedo creerlo~.
-Ah, no te preocupes, Kame-kun –le dio una palmada en la espalda, pensando que ya podían dejarse de formalidades después de haber jugado tanto-. Fue un buen juego, ¿ne? Me divertí mucho.
-Mmm… Aunque perdí… debo aceptar que yo también –no estaba acostumbrado a perder. No le gustaba en lo absoluto, pero en esa ocasión no lo sintió tanto como una pérdida, sino más bien como una oportunidad para pasar el tiempo con la persona que admiraba-. ¿Y… cómo quieres que te llame?
Jin sonrió y se puso de pie para estirarse.
-Del modo en que tú quieras –contestó mirando a su alrededor. Sus demás compañeros de trabajo se habían ido ya.
-¿Eh? ¿Pero dijiste que…? –en ese momento Jin volteó a verlo con una sonrisa de victoria en el rostro.
-¿Acaso ya no escucho “formal” salir de tu boca?
-¡Ah! ¡Lo-lo siento! –se cubrió los labios muy apenado por haber olvidado sus modales en frente de su jefe.
-Está bien, Kame-kun –le palmeó la cabeza sintiéndose más tranquilo-. Por eso quería jugar contigo, para que me tomaras confianza. Sé que el regañarte no dejó una buena impresión de mí en ti… por eso quería que hubiera como una segunda oportunidad entre los dos.
-… Senpai… -era cierto. Durante el tiempo que estuvieron jugando, no recordó el incidente del regaño. Solo estaba enfocado a no dejarse vencer por su superior… y corroboró, que era una persona bastante agradable y por demás divertida.
-¿Are?... ¿Dónde están Yucci y Ueda-san? –preguntó Jin ladeando la cabeza. Los lugares que habían ocupado ambos chicos estaban vacíos.
-¿Yucci? –a Kame no le recordaba a nadie aquel nombre.
-Nakamaru. Así le digo cuando no estamos en horarios de trabajo –contestó buscando debajo de la mesa.
-No creo que estén escondidos ahí –Kame buscó la mochila de Ueda y seguía en el piso-. Iré a buscar a Tat-chan. Quizá esté en el baño.
-Sí, buena idea. Yo veré si Yucci no está pagando la cuenta. Con lo vulnerable que es al alcohol, no me sorprende que fuera a pagar al ver que quedamos nosotros cuatro.
Así pues, ambos se fueron en direcciones diferentes en el bar.
Jin llegó al área de pago pero no encontró rastro de Maru. Pensó en buscarlo afuera. Quizá ambos preferían el aire fresco.
Mientras tanto, Kame fue por el oscuro pasillo que daba hasta los baños. A juzgar por la hora estaban desiertos. Se preguntaba dónde se había podido meter su amigo. Dudaba mucho que estuviera con Nakamaru-sensei. Quizá había ido a llamar a…
-¿Tat-chan? –llamó en un susurro al descubrir una silueta al fondo del pasillo de los baños, en una cavidad pequeña y escondida, que de lejos no se podía ver. Si uno caminaba más allá de la puerta del baño de chicos, podía darse cuenta que había algo más al fondo, pero con la poca iluminación era difícil notarlo.
Se apoyó contra la pared, de espaldas, y se asomó con cautela para ver con más libertad, como si fuera un niño pequeño que espiaba por donde no debía… y entonces los encontró: Ueda estaba contra la pared, mirando a Maru como si estuviera esperando por un beso; mientras que el profesor de francés tenía apoyada una de sus manos en la pared, por sobre la cabeza de Ueda, y con la otra delineaba la blanca y suave piel del rostro del otro.
Kame se llevó una mano a la boca. Eso no era normal y menos entre personas que apenas se conocían.
-Tat-chan… -susurró nuevamente para solo escucharse a sí mismo.
Por alguna razón, y sabiendo que debía hacerlo, no los interrumpió. Prefirió enterarse un poco de lo que hablaban. Quizá solo era un coqueteo y ya, no volvería a suceder… o su amigo estaba siendo acosado por su compañero de trabajo.
-Debemos regresar –dijo Maru quitándole la mano del rostro. Comenzaba a sentir que su corazón latía con rapidez, creciendo la necesidad de besarlo y abrazarlo.
-Kame-chan y Akanishi-san están ocupados jugando –repuso Ueda sonriendo con coquetería y entrelazó su mano con la que Maru había tenido sobre su rostro-. No se dieron cuenta que nos fuimos y mucho menos notarán cuenta que estamos… aquí.
-No estoy seguro de eso –quiso alejarse, pero su cuerpo quería otra cosa. Pegó su frente con la de Ueda y miró hacia el piso, mientras que el menor lo miraba de reojo, buscando sus ojos.
-Quién sabe y… también estén haciendo lo mismo que nosotros… o un paso más adelante –dijo Ueda con perfecta inocencia.
-¿Qué quieres decir con eso? –le dirigió una mirada.
-Quizá estén besándose… y nosotros perdiendo el tiempo.
-Jin tiene novia y la ama. No es que le gusten los chicos –Maru le recogió el cabello detrás de la oreja y rozó su nariz con la mejilla de Ueda, sintiéndose nervioso por ser rechazado.
-No puedo estar seguro por cómo miraba a Kame-chan –susurró depositando un beso en su mentón y Maru se lo dejó disponible al momento de acariciarlo.
-Estás equivocado –le tomó el rostro con ambas manos y lo sostuvo para que no dejara de mirarlo.
-Creí que habías dicho que eras muy tímido… -rozó sus labios y recibió como respuesta un gentil beso agregando un suspiro.
-Creo que… el alcohol me da… valor –sonrió sintiéndose idiota por sus palabras y atrajo el cuerpo de Ueda para estrecharlo con el suyo, rodeando sus hombros y espalda.
-Bebe más seguido entonces –se colgó de su cuello y comenzó a besarlo con más libertad, sonriendo porque Maru aceptaba de buena gana sus besos.
-Es un mal hábito… -volteó un poco el rostro para cambiar de posición y besarlo con más comodidad, mientras que el menor soltó una risita divertida al recordar a uno de sus amigos abstemios decir las mismas palabras.
Mientras que ellos gozaban de aquel dulce y pasional beso, Kame continuaba espiándolos, escondido por miedo a interrumpir. Jamás había visto a Ueda tan… tranquilo al estar con alguien, ya que conocía a su pareja y siempre rechazaba todo tipo de halagos por no tener problemas
-¿Kame-kun? –lo llamó Jin y el chico se sobresaltó, volteando con su superior- ¿Qué haces aquí? Fui a la ventanilla de pago y…
-¡¡¡Shhh!!! –le dijo poniéndose un dedo en frente de los labios. De seguro Ueda y Maru habían escuchado.
Tomó por el brazo a su senpai y lo metió al baño junto con él. Lo cerró y esperó escuchar pasos del otro lado.
-¿Qué está pasando, Kame-kun? –aquella actitud le desconcertaba. Por un momento pensó que Kame iba a hacer algo… muy comprometedor ahí.
Le indicó con la mano que se acercara a la puerta y escuchara.
Sin reparo, Jin lo hizo y escuchó voces del otro lado, que articulaban cosas incoherentes.
-¿Escuchaste… go? –era la voz de Ueda.
-No… fue… ción –ahora Maru.
-Mmm...
-Regresemos… estar preocupados.
-¡No quiero!~ -eso fue clarísimo para los dos porque Ueda lo dijo con fingida desesperación.
Jin y Kame voltearon a verse. El mayor no entendía de lo que hablaban, mientras que el menor estaba asustado porque podía ser que su amigo hubiera bebido mucho y él ni siquiera se dio cuenta. Podía ser, que por el alcohol, hubiera tomado el coraje de hacer tonterías.
-Pero…
-Me gusta cómo me besas –Jin se sonrojó al escuchar aquellas quemantes declaraciones y volteó con Kame, quién desvió la mirada sonrojado y asintió levemente-. Hagámoslo de nuevo… No me quiero ir todavía…
-Pero… Jin y Kamenashi nos están esperando –la voz de Marui era dulce, casi consentidora. Podían imaginárselos abrazados.
-Entonces… podemos ir a tu apartamento. Ahí estaremos solos y…
Kame se tapó la boca sorprendido. ¡Es que su amigo había perdido la razón en definitiva!
-Me encantaría pero… -se escuchó un ruido particular: besos.
-Ne… Nakamaru-san… Onegai~… -ahora la voz de Ueda era juguetona.
-Estás tomado, Ueda-san… Mejor… lo dejamos para cuando estemos más conscientes, ¿ne?
-¿No te gusto?~
-Claro que sí. Mucho –volvieron a escucharse besos.
-Sou… Dou shite!~
-Porque me dijiste que tienes pareja. No pretendo… que mañana te sientas mal por eso.
De pronto, ninguno de los dos escuchó nada y se miraron mutuamente. ¿Ahora qué pasaría después de que Maru había puesto de por medio a la novia de Ueda?
Pasaron unos segundos en los que Kame se sintió muy incómodo y miró a Jin, quién no quitaba la vista de la puerta… parecía molesto. En poco se escucharon unos pasos que se alejaron del lugar casi con rapidez. Kame los conocía: Ueda se había marchado prácticamente corriendo.
-Oh, no… -entonces abrió la puerta y le dio de lleno en la cara a Maru, haciéndolo tambalearse y darse contra la pared- ¡Tat-chan! –corrió en dirección al bar, sin siquiera despedirse de sus superiores.
Maru miró aterrado cómo el nuevo había estado escuchando la conversación. ¿Diría algo? ¡¿Qué iba a hacer ahora?! Sin embargo, su pánico creció cuando vio a Jin salir del baño también. ¿Qué diablos hacían los dos dentro y espiando conversaciones ajenas?
-Ji-Jin… -susurró asustado.
-Yucci, tenemos qué hablar –le dijo con severidad. Una seriedad conocida en Jin y que Maru temía, apareció en su rostro y supo que venía un gran sermón de su parte.
-¡Tat-chan! –Kame logró alcanzarlo en la mesa que ahora estaba vacía.
Su amigo volteó con él y se dio cuenta que su rostro estaba cubierto de lágrimas. Era cierto que era muy sensible y muchas cosas que decían las personas podía tomarlas de verdad muy en serio, tanto que lo herían comentarios de gente tan ajena como los de Maru (aunque Kame estaba seguro y comprendía, que las palabras de su compañero no habían sido para dañarlo, sino para prevenir que ahora estuviera así).
-Tat-chan… -intentó abrazarlo pero Ueda no se dejó y se dio media vuelta para irse- ¡Espera, espera! ¡Me voy contigo!
Recargado contra la pared, Jin esperaba una respuesta razonable de parte de su amigo.
-Yucci, yo nunca he pensado en… juzgarte de alguna forma. Eres libre de hacer lo que quieras con tu vida y con quién te relacionas –dijo al ver que su amigo no abría la boca-, pero hacer eso… Sabes que a ti el alcohol te deja mal.
-Estoy sobrio, Jin –contestó llevándose una mano a la frente.
-¿Entonces por qué? –cuestionó sin comprenderlo.
-Porque me gusta… -desvió la mirada, recargándose también en una pared.
-¡Yucci, apenas lo conoces! Además… ¿qué hay de Suzuki-sensei? Tantos meses que han estado saliendo juntos y…
-Terminé con ella –lo interrumpió de golpe.
-¿Cómo? –Jin se quedó sin habla.
-Terminamos –le aclaró sintiéndose incapaz de mirarlo a los ojos-. Hace un mes que ya no salimos.
-Pe-pero… ¡Te acompañé a comprar la sortija apenas la semana pasada! –se quejó Jin queriendo golpear algo- ¡¿Cómo puedes decir…?! ¡¿A qué juegas?!
-Se la regalé a una chica que iba pasando por el parque. Le pareció linda y… se la di –contestó recordando lo destrozado que había estado, pensando en el parque, sintiéndose como un imbécil porque no haber sido capaz de decirle la verdad a Jin.
-… Estás de broma…
-No, es la verdad…
-¡Yucci, tú la querías! ¡Y para Suzuki eras todo! –le reclamó intentando no hacerle daño, porque sabía que debía tener razones para haber dejado a una de sus mejores amigas.
-¡La quiero, Jin! ¡Pero no la amo! ¡Nosotros no somos como Takako y tú! ¡No congeniamos tan bien! ¡No la amaba! ¡Lo intenté, de verdad que sí! Pero cada que… Jin, ni siquiera podía hacerle el amor. ¡Besarla me remordía la consciencia! –por fin podía decir todo sin rodeos, pero al mismo tiempo se lastimaba por hacerle tanto daño a Suzuki. Recordaba sus ojos llenos de lágrimas al decirle adiós… Sin embargo, no quería hacerla sufrir más, por eso había terminado con ella- Yo la quiero… pero de forma diferente, Jin. No la amo… No podía casarme con ella y hacerla infeliz.
-Yucci… -apenas se daba cuenta del infierno que había vivido en las últimas semanas. Sabía todo de esa relación, pero jamás se imaginó que él hubiera dejado de quererla como antes: “Sí la quiero, Jin. Es como la chica hecha para mí”. Y ahora… simplemente… esas palabras no eran más una verdad- ¿Desde cuándo?
-El mes pasado terminamos –hizo cálculos sabiendo a qué se refería Jin-. Más o menos… hace tres meses comencé a… verla con otros ojos.
-¿Y por qué no lo hablaste con ella?
-Lo hice. Se lo dije… -Suzuki había llorado pero sonreía asegurándole que haría todo lo posible porque la viera como una mujer que deseaba y no como una buena amiga en quién podía confiar y pasar el rato, además de tener una buena noche de sexo, más no de hacer el amor con la misma ternura de antes. En eso se habían convertido y se daba asco a sí mismo por ello- Quiso continuar. Me pidió una oportunidad y no se la negué. Sin embargo… no pude más, Jin. Ya te lo dije.
-¿Y por eso te besas con el primero que se te ofrece? –cuestionó muy molesto- Comprendo si no funcionó tu relación con Suzuki-sensei… pero… -recordar a Ueda pedirle un beso con tanta insistencia lo hacía rabiar.
-Jin, si hubieras puesto un poco de atención, a lo mejor te habrías dado cuenta que… yo estaba mal, pero no lo notaste porque estabas muy ocupado divirtiéndote con tu nuevo amigo –le espetó herido por su actitud-. Hoy quería hablarlo contigo, pero no pensé que las cosas fueran a terminar así. Al final… quién me escuchó fue Ueda-san… Estas horas que hemos pasado aquí… me escuchó y consoló. Me dijo que no era mi culpa ni de ella… simplemente que las cosas no salían como uno quería y… -Jin se sintió culpable. No había querido ignorarlo…- y todavía no entiendo por qué le conté todo a él… Solo… me dio confianza.
-Y se aprovechó de ti –le dijo al recordar la situación anterior.
-No se aprovechó –lo corrigió limpiándose la nariz pues se sentía ahogado-. Suena demasiado vulgar, pero quién comenzó con los halagos fui yo.
-¿Eh? –se sorprendió de escuchar eso.
-Desde que comenzamos a hablar… desde que me dijo su nombre… me pareció una persona muy… bella –se escuchaba cursi, lo sabía, pero así lo catalogaba-. Sé que solo hablé un par de horas con él, pero de verdad… Jin, me gustó. Siento que hubo algo más que sentido común…
-¿Química? –lo cuestionó cruzándose de brazos y recargándose en la pared, intentando calmar sus ansias de hacerle ver, que de cualquier modo, lo que habían hecho estaba mal.
-Llámalo como quieras pero…
-Lo atribuiría a la ciencia si fuera mujer pero… no puede ser por feromonas –dijo incrédulo.
-Deja de bromear… Tú debiste sentir lo mismo con Takako-san –lo miró de reojo, esperando que comprendiera la situación.
-No me le eché encima en dos horas –se defendió.
-Pero quisiste hacerlo. Admítelo. Me sé la historia de cabo a rabo.
-No hablamos de mí –se separó de la pared, queriendo ejercer presión a dejar el tema.
-¡Solo intento decirte que me gusta, Jin! ¡Que lo hice porque me gustó! –las lágrimas corrieron por el rostro de Maru y miró en todas direcciones, queriendo encontrar una respuesta al por qué se había sentido tan a gusto con Ueda… y el por qué tuvo qué ser tan imbécil como para dejarlo ir- No sé cómo me siento. No sé cómo decírtelo ni como explicarlo. Solo sé que… lo poco que traté me gustó… Y quizá después dejé de hacerlo pero… Me siento bien. Me siento libre por fin de algo de lo que me sentía culpable, Jin –y el aludido ablandó su mirada para continuar escuchando sus sentimientos-. Si me estoy engañando, ¡bien! Pero quiero descubrirlo. Por fin… me siento atraído por alguien como tú lo estás por Takako-san. Quería sentir eso de lo que hablabas. Ser feliz con solo ver a esa persona, con solo conocerla.
-Yucci… -se acercó y lo rodeó con sus brazos para calmarlo, regañándose a sí mismo por haber sido tan poco perceptivo de sus ánimos últimamente, y también, por no entenderlo desde un principio.
-No soy un desgraciado…
-No lo eres. Nadie ha dicho tal cosa… -se sintió pésimo porque prácticamente lo había insinuado hacía poco.
-Y cuando él me contestaba los halagos, cuando comenzamos a flirtear… -se calmó un poco y se sonrojó, dando gracias a que Jin no lo veía- me sentí feliz. Era como si me dijera: “Claro, quiero ser tu novia”… Esa sensación de cuando tienes dieciséis, diecisiete años, que te tiemblan las piernas, te sudan las manos… tu corazón…
-Palpita sin que puedas evitarlo y cada vez más fuerte, sí, lo sé… -le dio palmaditas en la espalda. Sabía que estaba asustado, y más porque era alguien de su mismo género. Lo asustaba, estaba consciente pero… si esa persona había hecho feliz a Maru de esa manera… entonces adelante.
-Jin… -se alejó de él limpiándose las lágrimas, sintiéndose tonto por haber llorado de desesperación al no poder explicar exactamente lo que sentía- Lo siento si te decepciono…
-No digas eso –movió la cabeza con una sonrisa en el semblante-. Discúlpame tú por haberte descuidado. No fue mi intención, pero quería…
-Quitar esa imagen tuya de amargado en Kamenashi-kun, lo sé –le sonrió divertido.
-Exacto…
-Descuida. No hay problema –quería agregar la observación de Ueda sobre las miradas de Jin a Kame, pero se la reservó.
-Hey, te equivocaste –Maru sacó su pañuelo y se secó el húmedo rostro-, él te respondería: “Claro, quiero ser tu novio, Yucci~” –intentó imitar a una colegiala enamorada, levantando una pierna y entrelazando sus manos a la altura de su cuello y mentón.
El menor dejó escapar una risita divertida y bajó la mirada sonrojado. Se imaginaba a Ueda llamándolo por ese apodo y con aquella voz con la que hacía pucheros adorables cada que aceptaba un cumplido, y no pudo evitar querer tenerlo entre sus brazos y susurrarle un perdón.
-Urusaiyo… Baka…
-Dicen que los hombres, no deben llorar~… -Jin comenzó a cantar, rodeando a Maru por los hombros y ayudándolo a caminar para salir de aquel oscuro pasillo.
-Jin… -le pidió que se detuviera de cantar, pero no obedeció.
-Por una mujer, que amor no sabe dar~…
-¡Así no va la canción, Jin! –reclamó riéndose.
-Pero yo no pude, contener mi llanto… Cerrando los ojos, me puse a llorar~ -sin importarle si era correcto o no, continuó cantando y Maru, riéndose de sus pasos al “bailar”.
Habiendo llegado al departamento, Ueda lanzó sus cosas al suelo en el mismo recibidor. Kame las esquivó, porque de lo contrario, le habrían caído en el pie. Sin embargo, eso era lo que menos le preocupaba. Estaba asustado por la actitud que había tenido Ueda al momento de salir del bar y tomar el taxi de regreso a casa. No había hablado para nada, ni siquiera le dirigió una mirada.
Sabía que no estaba desquitándose con él, simplemente… estaba avergonzado que Kame lo descubriera.
-¡Ne, Tat-chan!~ -lo siguió preocupado, casi corriendo por el pequeño apartamento.
Tampoco respondió y se fue directamente a su habitación, dejando a Kame afuera, tocando la puerta con un puchero en el rostro.
-Tat-chan… Abre la puerta, ¿ne? –pidió dándole ligeros golpecitos- No quiero cuestionarte… solo… Déjame entrar, ¿ne? –no recibió respuesta- Está bien, sabes que no hablaré –se recargó para escuchar cualquier movimiento, pero no podía oír ninguno-. ¿Tat-chan? Neee~ -volvió a tocar varias veces.
En poco, la puerta se abrió y Ueda se fue directamente a sentar en el banquillo del piano, con la cabeza baja.
-Tat-chan… -se acercó lentamente sin encender la luz. Sabía que le molestaría si lo hacía.
Cuando estuvo en frente suyo, se hincó y puso sus manos sobre las rodillas de su amigo, esperando que le diera alguna señal de que estaba ahí y no reviviendo aquel rechazo.
-¿Puedes creer que…? –comenzó a hablar con voz temblorosa, al igual que sus labios- ¿Puedes creer que… no me acordé de Ryo hasta que… lo mencionó? –sonrió con ironía y miró a todos lados buscando consuelo, con los ojos llenos de lágrimas.
-Tat-chan… -sabía que cualquier cosa que dijera, no podría hacer sentir mejor a Ueda, porque aunque quisiera justificarlo, había más verdad en el hecho de que se comportó como un infiel.
-¿Qué hice, Kame-chan? ¿Qué fue lo que hice?... –se llevó las manos a los ojos y se recargó en sus rodillas, sin presionar las manos de Kame.
El menor se puso de pie y se sentó a un lado de Ueda, rodeándolo con sus brazos para que tuviera un hombro donde llorar.
Y el mayor no lo rechazó. De inmediato se soltó a llorar con amargura en el hombro de Kame, aferrándose a la ropa de su amigo. Se sentía tan sucio… Como una mala persona. ¿Cómo había podido ser capaz de hacer eso? Había traicionado a la persona que decía amar… ¡¿por qué?!
-Fue el alcohol, Tat-chan… Olías mucho a él cuando salimos del bar –dijo Kame tranquilizándolo. Era una vil mentira.
-Kame-chan, estoy consciente de todo lo que hice… -refutó perdiendo la calma.
-No tiene por qué… enterarse, Tat-chan… Yo no diré nada… -lo alentó dándole palmaditas en una de sus manos para darle apoyo moral.
-Lo descubrirá. No puedo echarle mentiras. ¡No a él! –se aferró más a la ropa de su amigo, pensando que decir mentiras no era la solución.
-¿Sentiste algo? –preguntó teniendo una esperanza.
-¿Eh? –preguntó Ueda alejándose un poco.
-¿Te gustó?
Lo único que pudo hacer fue esbozar otra mueca de triste y continuar llorando.
Kame fue directamente al baño y regresó en corto con un pañuelo para que se limpiara las lágrimas. Primero tenía qué calmarse.
-Está bien, Tat-chan. No importa sino te gustó. No le des importancia –le frotó los hombros para reconfortarlo y volvió a sentarse a su lado.
-Ese es el problema…
-¿Eh?
-Kame-chan… ¿no escuchaste lo que le dije? –cuestionó Ueda un poco enfadado de que Kame se hiciera el inocente- Le dije que quería seguir besándolo, que quería irme a su apartamento –Kame apretó los labios al verle una expresión de desesperación-. ¡Quería acostarme con él, Kame-chan! ¡Me importó un bledo Ryo! ¡Ni siquiera me pasó por la cabeza hasta que lo mencionó!
-Tat-chan… -lo vio doblarse para continuar llorando, hundiendo su rostro entre sus rodillas.
-Soy de lo peor…
-Pero… te asustaste por lo que estabas haciendo. Cuando mencionó a Nishikido-kun, recordaste a la persona que amas y…
-No hay justificación, Kame, no intentes hacerme sentir mejor porque no hay cómo defenderme…
Kame hizo un puchero de resignación. Era verdad, Ueda había cometido un error de los grandes, pero también era alguien que se equivocaba.
-Dime, Kame-chan… ¿Tú perdonarías una infidelidad? –cuestionó el mayo mirándolo, con los ojos rojos e hinchados, igual que la nariz y sus mejillas.
-Ah… De-pende… -contestó Kame pensando que era una pregunta demasiado general.
-El mismo caso –dijo de inmediato para saber su respuesta.
-Bueno… -se quedó pensando. Tener una novia a la que amara mucho, y que de repente le dijera que se besó con otro y se olvidó de él. Pero… si estaba borracha quizá…
-¿Ves? –Ueda se levantó del banco al darse cuenta que Kame pensaba demasiado en una respuesta- Yo tampoco la perdonaría.
-Pero, Tat-chan… -Kame se puso de pie y lo siguió- ¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué perdiste la cabeza así nada más?
-No lo sé… -se mordió una uña, estropeándosela- Ni con Ryo me pasan esas cosas.
-¿Te sedujo? –preguntó Kame pensando que si la respuesta era afirmativa, iba a odiar mucho a su superior.
-Fue mutuo –contestó sin pensarlo demasiado-. No puedo echarle toda la culpa. Él me hizo el primer cumplido y yo continué.
-Bueno… dicen que flirtear no le hace daño a nadie, ¿ne? Especialmente sino llegaron muy lejos –Kame jugó con sus dedos pensando que no era la mejor forma de hacerlo sentir mejor. Era casi como decir “ponle a Ryo los cuernos todas las veces que quieras, al final, si lo amas solo a él, entonces no importa porque lo sabes”.
-Kame-chan…
-Lo siento… Fue muy irresponsable de mi parte –se disculpó sintiendo aquel tono de Ueda demasiado serio para su gusto.
-Si te soy sincero… -sonrió con ironía y se acercó a la ventana- gran parte de mí está arrepentida de lo que hizo, pero la otra… No puedo negar que me sentí de verdad apreciado.
Kame ladeó la cabeza preocupado. Sabía a qué se refería con eso y además, a Ueda no le daban ese tipo de ataques existenciales solo porque sí.
-Tat-chan –se acercó a él y miró su perfil-, no te tardaste porque estabas hablando con los padres de Kato-san, ¿ne? Estabas con Nishikido-kun.
Ueda bajó la cabeza y asintió sin decir nada. Kame lo conocía bien, peligrosamente bien.
-Discutieron, ¿cierto? –preguntó nuevamente.
El mayor volvió a mover la cabeza en forma afirmativa.
-¿Por qué? –lo cuestionó con preocupado.
-Porque… -miró la ventana y vio su reflejo poco nítido en la misma. Se daba pena a sí mismo cuando hablaba con Kame sobre sus problemas con su pareja. Principalmente, porque creía que no se tenía ningún respeto y por eso tenía una relación tan… inestable con Ryo- Por lo mismo de siempre…
El menor guardó silencio y lo vio caminar por la habitación, dirigiéndose a donde Ueda guardaba su ropa.
-Mi trabajo, mis aspiraciones… mis amigos… mis estudiantes… -se le llenaron los ojos de lágrimas nuevamente y volteó con Kame- Quiere que me vaya a vivir con él. No quiere que siga viviendo contigo.
-¿Por qué? –preguntó sintiendo repulsión por Ryo.
-Porque te tiene envidia. Dice que tanto tiempo como novios y no vivimos como las parejas normales: juntos –se explicó recargándose en el armario.
-Tat-chan…
-¿Es necesario vivir con él? –le preguntó cruzándose de brazos, haciendo una mueca de incredulidad.
-Yo lo entenderé si me dices que quieres comenzar a vivir con Nishikido-kun, demo… -se le acercó y le tomó el rostro con ambas manos- pero no quiero que lo hagas solo para que las peleas entre ustedes paren. No es justo que te presione, y si tú quieres seguir viviendo conmigo, entonces por mí está bien.
-Quisiera –sonrió enternecido por las palabras Kame-, pero me da miedo… Pareciera que solo quiere tenerme para él y nada más. El otro día se enojó, porque le dije que te ayudé a tallarte la espalda, el día que te lastimaste el brazo derecho, ¿recuerdas?
-Pero… ¿por qué? –no comprendía lo simple del cerebro de Ryo, pero era suficiente para él. No necesitaba entenderlo para saber que estaba haciéndole mucho daño a Ueda.
-Porque te tiene envidia, Kame-chan –le sonrió por su inocencia-. Quiere que viva con él y pasar más tiempo conmigo. Casi no nos vemos en la semana, por eso quiere que demos el siguiente paso en nuestra relación.
-Pero tú no quieres.
-Sí quiero… pero no creo que sea el mejor momento ahora, y menos con lo que pasó hoy –bajó la cabeza nuevamente-. En cuanto le dije que iba a tu fiesta de bienvenida, me reclamó que ese tiempo que pierdo contigo… debería invertirlo en él… Y se fue…
-Es muy injusto, Tat-chan…
-No, creo que lo soy yo también. Sabiendo que hay poco tiempo para pasarlo, insisto en quedarme contigo. ¿Eso no te molestaría? –lo miró de reojo.
-Pero… tú eres libre de decidir a dónde quieres ir –protestó Kame desconcertado de escucharlo echarse la culpa.
-Y más injusto soy besándome con otro… olvidándome de él cuando tuvimos esa discusión… Quizá sí soy desconsiderado…
-¡¡Tat-chan, por favor!!
-Ryo no es tan malo como piensas, Kame-chan –el menor iba a protestar pero Ueda continuó hablando-. Es dulce, muy tierno conmigo. Me cuida mucho y sé que me ama. Solo es que me extraña, que quiere estar conmigo. Te sorprenderías lo romántico que puede llegar a ser.
-Pero… no todo son palabras dulces –Kame bajó la cabeza preocupado por la actitud de Ueda sobre el asunto-. Por más adorable que pueda ser… tiene esa intolerancia que no te deja…
-Voy a tomar tu consejo –movió la cabeza negativamente y lo hizo callar-. No le diré nada, pero me esforzaré de ahora en adelante por hacerlo sentir bien.
-Tat-chan… esa no es la solución…
-Kame-chan… quizá cuando te enamores como yo lo estoy de Ryo, me comprenderás un poco más –le desordenó el cabello y sonrió de forma amarga.
-Pero… ¡¡pero eso no es amor!! –Ueda se sorprendió de escucharlo hablar así, por lo que Kame movió la cabeza en forma negativa e intentó ordenar sus pensamientos- Quizá no tenga tanta experiencia como tú, pero cuando he querido a alguien, me resulta imposible imponer mi voluntad a la suya.
-Ryo no…
-¡Lo hace! ¡Date cuenta, Tat-chan! –de repente recordó un punto fuerte para la discusión- ¿Además, no dijiste que te gustó el beso con Nakamaru-sensei? ¿No dijiste que te hizo sentir amado y valorado?
-Kame-chan, él no me ama –lo corrigió con una sonrisa cansina.
-Es cierto, pero… por eso te gustó el beso que te dio y fue considerado contigo. Por no satisfacer sus deseos, se contuvo de decirte, “sí, vamos a acostarnos”. ¡No, Tat-chan! A diferencia de Ryo… Nakamaru-sensei se portó como un caballero contigo. No solo te dijo “no”, sino que a parte se preocupó por ti.
-Kame-chan…
-¡Lo que Nishikido-kun no hace! –le espetó muy molesto.
-Basta. No toleraré que hables mal de Ryo –escucharlo hablar así encendió la flama de protección hacia su novio.
-Te conozco bien. Sé que no permitirías un coqueteo a menos que la persona te guste y sé… que hubo algo que te gustó de Nakamaru-sensei, porque nunca antes… -Ueda sintió miedo al escuchar a Kame revelarle tantas cosas… porque todo lo que decía, era verdad. En realidad, aquel profesor le había gustado muchísimo.
-Kame-chan, dije basta…
-NUNCA antes te vi con esos ojos… con esa mirada… como si le imploraras que no te dejara solo.
-¡¿Desde cuándo estuviste..?!
-Tat-chan, tú no te entregas porque sí a alguien… sé que algo te gustó de Nakamaru-sensei… y aunque no lo conozca, el que se haya comportado bien contigo al final, es mejor carta de recomendación que todas las cosas dulces que pueda decirte Nishikido-kun…
-Kame-chan…
-¡Mejor que cualquier noche de fabuloso sexo!
-¡Ya! –le espetó y le soltó una bofetada, explotando inmediatamente en llanto por haberle pegado y además, por descubrir todas esas cosas sobre ambos hombres.
No obstante, Kame se tocó la mejilla sorprendido por haberlo orillado a eso. Sabía que si Ueda había perdido la cabeza, era por su culpa. Le pidió que se detuviera y no lo hizo… el resultado era ese: una bofetada.
-Tat-chan… -sin embargo, dolía. Miraba a Ueda como sino pudiera creer que le hubiera pegado.
-Perdóname… -se abrazó a él y continuó llorando, desconsolado por no saber qué hacer con sus sentimientos- No lo menciones más, ¿de acuerdo? No pienso volver a verlo… por eso… olvidemos esto, ¿ne?
-Pero… pero…
-En serio… Fue una noche de coqueteo imprudente… Solo eso, Kame-chan… -quería convencerse de eso, porque no podía dejar atrás a Ryo. Estaba muy enamorado de él, y aquella experiencia con el compañero de trabajo de Kame, serviría para no volver a caer en el mismo juego.
Kame comprendió que era demasiado para Ueda aquella situación. Y quizá él se equivocaba… no podía hablar de una relación en la que no vivía. Se había pasado del límite, por eso…
-Gomen, Tat-chan…




avatar
meiii.pindy

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 26
Localización : Santiago de Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por meiii.pindy el Sáb Abr 16, 2011 6:37 pm

YAYAYAYAYAYA AKI ESTA EL 3

CAP 3
SHIGOTO WO SENPAI NI NARATTERU
(Aprendiendo del trabajo con mi superior)

Kame llegó temprano a su trabajo, más por presión del mismo Ueda, que por voluntad propia. Se negaba a dejar solo a su amigo, pero también comprendía que quizá quería estar solo para reflexionar lo sucedido.
Miraba su lista de alumnos y se dio cuenta con pesar, que se había equivocado de día: la clase a la que pensaba asistir, no era sino hasta al día siguiente. Esa mañana solo tendía dos clases de una hora respectivamente, y sería una después de otra: de diez de la mañana a doce del día.
Genial… ¿Qué haría en cuatro horas libres?
Miró hacia el escritorio de Jin, el cual estaba vacío. Se puso de pie en la casi desierta sala de profesores y caminó hacia la pizarra con la programación de las clases: Hiromiya tenía sesiones por la tarde y no llegaría a la Institución hasta ese entonces, Nakamaru tenía toda la mañana abarrotada de trabajo (se preguntaba cuántos japoneses estaban interesados en aprender francés), Sonoda tenía daba clases intensivas en Fuji TV, y por la tarde estaba marcado en rojo PARTICULAR (supuso que se trataban de clases particulares), el Presidente de Coreano daba clases en ese momento y algunos profesores también, solamente él y otros dos maestros se encontraban en la sala, esperando a que el reloj caminara más deprisa.
Sin embargo, localizó el nombre de Jin. Él estaba dando clase de dos horas a alumnos de inglés avanzado. Kame ladeó la cabeza y se acercó un poco más para observar el itinerario de su superior: clases de avanzado e intermedio por la mañana, de dos horas cada una; por la tarde, debía volar a Glico para continuar con la sesión semanal.
-Toda la semana va a Glico… -susurró Kame mirando que hasta en sábado iba a dar clases en esa empresa.
Se llevó una mano al mentón y pensó un momento, con la cabeza baja: “¿Desde cuándo estaría impartiendo inglés en esa empresa?”.
-¡Oh, Kamenashi-sensei! ¡Ohayou! –saludó la voz de Sonoda que entró a la sala.
-Ohayou –contestó Kame inclinándose respetuosamente.
-Pensé que tenías clases hasta más tarde. ¿Haz venido a prepararte? –preguntó la mujer con una sonrisa.
-Mmm… Algo así –contestó él asintiendo apenado.
-Eres muy responsable, chico –le dijo con una sonrisa y sacó unos papeles de uno de los cajones de su escritorio.
Antes de salir, la maestra se detuvo y volvió con Kame, quién la miró con desconcierto.
-Por cierto, Akanishi-sensei ha estado preguntando por ti desde que llegó –comentó la mujer interesada-. Dice que le debes algo…
-¿Eh? –se sorprendió. No recordaba que le prestara dinero o haberle pedido un favor.
-Será mejor que vayas a su clase. Se veía bastante apurado porque no llegabas –le indicó Sonoda un poco preocupada.
-Ya veo. Iré a reportarme –Kame se inclinó y salió primero que su superior.
Caminó por los pasillos de la escuela buscando el número de salón indicado en la tabla de horarios: en el segundo piso, casi hasta el final del corredor que comenzaba inmediatamente después al subir las escaleras, a la derecha.
En su paseo de reconocimiento del edificio y curiosidad por saber quién estaba en las aulas en ese momento, se encontró con Maru, que aplicaba un examen a un grupo de chicos de diferentes edades. Su superior no lo notó, pero Kame comenzó a recordar lo sucedido la noche anterior, cuando lo encontró besándose con su mejor amigo.
Por supuesto que no iba a decir nada del asunto, pero se preguntaba qué había significado aquel beso para Nakamaru-sensei, porque estaba claro que para Ueda no había sido solo un error, sino que de verdad lo disfrutó…
-1And this way… -Kame desvió la mirada hacia el frente al distinguir el acento americano de su superior en Departamento: Akanishi Jin. La voz venía de cerca, lo que quería decir que pronto lo encontraría.
A unos metros, no muy lejos del salón de Maru, Kame se encontró con una puerta que rezaba: 2-10. El salón de avanzado.
Se paró en el marco de la puerta y observó cómo Jin explicaba una oración estando de espaldas a él.
-Pero, sensei… -interrumpió un alumno con cara de frustración- ¿no es mejor olvidarnos del pasivo?
-2Should I give you an F in your next test? –le contestó con un tono un poco molesto- And why are you speaking Japanese? You‟re advanced. You MUST speak English. You‟ll pay for it –le sonrió divertido. Siempre que un alumno no hablaba inglés dentro del salón, él los hacía pagar una mínima cuota de doscientos yen, dinero que servía para cuando tenían los viernes sociales, donde era conversación y se daban el lujo de comprar cosas en la cafetería (aunque últimamente el dinero para los alimentos escaseaba porque cada vez hablaban más inglés).
-I‟m very sorry, mister –contestó el chico suspirando.
-3Good. Now… -volteó para borrar la oración y notó a Kame, que se había quedado estático al ver el llamado de atención- There you are! –volteó con la clase- Do the exercise four and five… COMPLETELY ALONE, ok? –el grupo contestó con un “ok” al unísono y Jin salió del aula, empujando a Kame afuera- Le he estado buscando desde que llegué, ¿por qué ha llegado tan tarde? –la mirada de Jin era entre autoritaria y molesta.
Kame no entendió cuál era el problema si no tenía clases sino hasta dentro de unas horas más.
-Lo siento, senpai, pero… -bajó la cabeza para hablar- mi primera clase es hasta las diez.
-¿Acaso se le olvidaron mis indicaciones del día de ayer? –cuestionó Jin alzando una ceja.
-¿Perdón? –preguntó Kame haciendo una mueca de sumo desconcierto.
-Sí. Le dije que quería que estuviera conmigo en todo momento, a excepción de cuando tuviera clases y fuera de horario de trabajo –se cruzó de brazos, mirándolo con mayor severidad.
-Pe-pero… us-usted dijo que… -estaba comenzando a hacérsele difícil hablarle formalmente, ya que la última noche fue más informal la conversación.
-Antes de que se fuera, le dije que quería verlo aquí antes de las siete de la mañana, ¿ya se le olvidó? –Kame se encogió de hombros, sintiéndose avergonzado por haberlo olvidado.
-Lo siento… -se inclinó para pedir disculpas.
Jin movió negativamente la cabeza y después miró al salón: sus alumnos continuaba practicando.
-Olvidaré su descuido en ésta ocasión, Kamenashi-sensei, pero espero que la próxima vez no suceda.
-¡Espere, senpai! –lo detuvo tomándole con delicadeza el brazo y Jin volteó a mirarlo- De cualquier modo, no estoy en horario de trabajo ahora mismo –encontró la forma de no ser reprendido por su “falta”.
-Kamenashi-sensei, su horario de trabajo ahora es el mío, ¿comprende? –cuestionó Jin con una sonrisa divertida.
-¡¿Eh?! –eso no era justo, además de que su superior trabajaba todo el día: comenzaba a las siete de la mañana, de lunes a viernes, terminaba a las ocho de la noche los lunes, miércoles y viernes, mientras que martes y jueves salía a las seis de la tarde. Los sábados comenzaba la jornada a las nueve de la mañana y terminaba a las dos de la tarde. Nadie le aseguraba que recibiría pago por tener todo el día ocupado- ¡Un momento! ¡Eso es…!
Jin ignoró sus reclamos y se metió al salón, preguntando a la clase si habían terminado sus deberes.
Kame lo vio como si fuera imposible de creer esa actitud. No estaba de acuerdo en trabajar tanto y menos si se iba a comportar como un estudiante oyente. ¡Qué desconsiderado era su

1 Y de esta forma…
2 ¿Debería darte una F en tu próximo examen?... ¿Y por qué estás hablando japonés? Estás en avanzado. Tinees qué ahablar inglés. Pagarás por eso.
3 Bien. Ahora… ¡Ahí estás! Hagan el ejercicio cuatro y cinco… CCOMPLETAMENTE SOLOS, ¿de acuerdo?


superior! ¡No podía creer en el cambio de actitud tan repentino que había tenido de un día para otro! ¡¿Es que acaso era bipolar?!
El mayor volteó a la puerta y lo observó queriéndole decir: “¿Qué demonios haces afuera? ¡Entra!”; y Kame tuvo qué obedecer.
Entró en el salón y saludó a todo el alumnado. Se postró en la parte trasera de las filas, mirando a los chicos que lo observaban con interés.
-4Ok, class –los llamó Jin apoyándose en el escritorio sin quitarle la mirada de encima a Kame-.
Since today, we have a guest. He‟s a new teacher from this school and I‟m training him to give classes. Say hello, please –la clase obedeció y se presentaron poniéndose de pie y haciéndole una caravana al novato, quién respondió de igual modo, pero aún continuaba muy molesto-. His name is Kamenashi Kazuya. Make sure to be polite with him or I‟ll punish you, ok? –los alumnos volvieron a contestar “ok” en coro y se sentaron en sus lugares cuando Jin se los indicó- Good. Now… We‟ll check the exercise. Mikami, read your answer for number one, please.
Kame se cruzó de brazos. ¿Por qué tenía qué estar ahí como tonto, escuchando cuando él tenía cosas qué hacer dentro de unas horas? ¿Es que acaso Jin quería ridiculizarlo con los demás alumnos?
Suspiró derrotado. Definitivamente su superior era como Sonoda-sensei lo había descrito: estricto y con ganas de odiarlo cuando estabas bajo su cargo. Pero él en particular, no quería tenerle sentimientos negativos… ¡en ese momento quería gritarle que se largaba a casa y regresaría a sus horas! Pero se aguantó porque estaban en medio de una clase.
Más que nivel intermedio, parecía nivel básico. Había demasiadas dudas en cuanto a question words y conditional.
A Kame ya le dolía la cabeza de ver las preguntas tan tontas que se hacían en la misma y le sorprendía ver que Jin no trataba al grupo con la misma rudeza que a los de avanzado. Quizá tenía preferencias por el mismo.
Se masajeó la frente cuando escuchó la siguiente pregunta:
-Pero, profesor, es que… o sea… aún no comprendo qué diferencia hay entre esas palabras. Se escuchan parecidas –dijo una chica un poco molesta por no lograr entender.
-Mmm… -Jin se llevó una mano al mentón para pensar. La verdad es que él también estaba comenzando a fastidiarse. Miró de reojo a Kame que había bajado la cabeza y sonrió pensando que podría ayudarle un poco y además, para que el menor aprendiera a resolver dudas de ese tipo- Kamenashi-sensei.
-Hai! –contestó levantando la cabeza.
-¿Podría explicar la diferencia entre –ra, -tara, mo, moshi y toki? –pidió Jin con una sonrisa.
-¿Eh? ¿Yo? –preguntó sorprendido.
-Por favor –le extendió la tiza, abriendo camino en frente del pizarrón para comenzar a explicar.
El aludido se quedó un momento inmóvil, en frente de todo el salón que esperaba que se moviera e hiciera lo que su superior le pedía.
Lo hizo y cuando llegó con Jin, éste el entregó la tiza y se hizo a un lado, recargándose en la pared.
Jin esperaba que Kame pudiera explicar mejor, después de haber dejado la preocupación del día anterior.
-Bien –se aclaró la garganta antes de comenzar y de repente, las explicaciones vinieron a su cabeza tan rápidamente que no sabía cuál aplicar. Así que se tranquilizó y escogió la más clara-. Todo esto se resuelve a una sola cosa… -anotó en el pizarrón la palabra “If” y el hiragana de “moshi”- ambas significan lo mismo. No hay diferencia alguna porque ambas propician el condicional, ¿es eso cierto, Akanishi-sensei? –volteó con Jin, quién asintió con una sonrisa tranquila, después volteó con el grupo que asintió ya sabiendo de ante mano eso- Sin embargo,

4 Bien, clase. Desde el día de hoy, tenemos un invitado. Él es un nuevo maestro de ésta escuela y estoy enseñándole cómo dar clases. Digan “hola,”, por favor… Su nombre es Kamenashi Kazuya. Asegurénse de ser respetuosos con él o los castigaré, ¿de acuerdo?... Bien. Ahora… Revisaremos el ejercicio. MIkami, lee tu respuesta al número uno, por favor.

cuando usamos toki –escribió el hiragana-, no podemos llamarlo condicional porque no se está hablando en ese sentido. El equivalente a toki sería when. ¿Comprenden?
Un chico habló sin levantar la mano.
-Pero por ejemplo, cuando digo: “5Kono kutsu wa takakutemo, kaimasu”.
-Entonces ahí no usamos ni toki, ni moshi, mucho menos –ra, -tara. Ahí es cuando usamos mo, ¿ne? –todos asintieron- Recordemos que en este caso, mo no es “también”. Entonces, el equivalente a mo es… -miró al grupo que se miraba entre sí y de entre ellos, una voz tímida contestó.
-6Although?
-7Extactly! “Although those shoes are expensive, I‟ll buy them”. And not only Although, you can use “Even though” and “Even if”. But the place where you put them in the phrase is different, so you must be very careful with it. Did you understand me?
–exclamó Kame puntualizando con la tiza y volteó al pizarrón y lo anotó, dejando en el mismo, una tabla de comparaciones.

-ra, -tara, moshi = If
-mo = Although, even though, even if
Toki = When

-Pero, mister, por ejemplo, cuando decimos “8Asoko de jitensha wo tomaranakutemo iidesu”… ¿es también Altough? –preguntó una chica con una ceja levantada.
-9No. That‟s banning. “Nakutemo” is to ban something. In that case, you‟re saying “Don‟t park your bicycle there”, or “It‟s banned to park your bicycle there”–entonces Kame se quedó pensando y recitó la frase varias veces para sí mismo-. In the other example, we talking about something you do or that happens, even if blah, blah, blah –los alumnos se echaron a reír y Kame ladeó la cabeza con desconcierto. Volteó con Jin, quién también reía y se sonrojó un poco.
-10Very illustrative, mister –dijo Jin con una sonrisa satisfecha.
-11Ah… I‟m very sorry… I got excited… -se rascó la nuca y se acercó a Jin para entregarle la tiza.
-12It‟s ok. You did well, didn‟t he, class? –Jin miró a los estudiantes, que estaban estupefactos por haber entendido lo que Kame había explicado en inglés. Fue entonces cuando volteó con él y le sonrió de nuevo con satisfacción- Pretty good, little teacher. I‟ll give you a prize for this.
-N-no es necesario, senpai –contestó Kame murmurando mientras se sonrojaba. Estaba feliz de haber hecho sentir orgulloso a su superior.
-No me desprecie comer juntos en la cafetería, ¿qué le parece? –sugirió Jin.
-Está bien. Supongo que eso está bien –asintió Kame para no interrumpir más las clases de su superior.

5 Compraré estos zapatos aunque sean caros.
6 ¿Aunque?
7 ¡Exactamente! “Aunque esos zapatos son catos, los compraré”. Y no solo “Although” pueden usar “Even though” y “Even if”. Pero el lugar donde lo ponen en la frase es diferente, así que tienen qué tener mucho cuidado con eso. ¿Me entendieron?
8 No estacione su bicicleta allá.
9 No, eso es prohibir. “Nakutemo” es para prohibir algo. En ese caso estás diciendo”No deje su bicicleta ahí” o “Está prohibido dejar su bicicleta ahí”… En el otro ejemplo, estamos hablando sobre algo que haces o que pasa, aún si bla, bla, bla.
10 Muy ilustrativo, señor
11 Ah… Lo siento mucho… Me emocioné.
12 Está bien. Lo hiciste bien, ¿verdad, clase?... Muy bien, little teacher, te daré un premio por esto.
avatar
meiii.pindy

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 26
Localización : Santiago de Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por meiii.pindy el Sáb Abr 16, 2011 6:39 pm

iaaa con esto deben tener hasta la otra semana xq no podre subir mas cap hasta pasado de esa fecha sfdf mina entiendame sii??? porfavor T-T
iaa espero haber pagado mi cuotaa

yaneee
avatar
meiii.pindy

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 11/03/2011
Edad : 26
Localización : Santiago de Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Sáb Abr 16, 2011 7:08 pm

*000000000000000000000000000000000*


MUEROOOOOOOOOOOOOOO
como le haces eso a mi amor precioso TT.TT...malvada.....pero el capu está bello

aunque no me gusta el maruda ¬3¬...mejor el ryoda ^^


contiiiiiii
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Hiko_AkiraSHOCK! el Sáb Abr 16, 2011 7:08 pm

lalalalla ahora me lei el tres xDD.....waaaaa....mori


pero quiero leer la super cita akame xDDD
avatar
Hiko_AkiraSHOCK!

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 09/03/2011
Edad : 23
Localización : en los Angeles...golpeando a Jin (chibimente) para q vuelva a KAT-TUN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por ksumi el Sáb Abr 16, 2011 7:21 pm

aaa lo vuelvo a leer y m encantaaa oye yo lo tengo ya vez k la autora nos lo envio por correo si quieres cuando no puedas solo m dices y yo subo el capitulo k m digas... saludoss

ksumi

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 11/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Princesa Saranini de Ueda el Sáb Abr 16, 2011 8:51 pm

explícate como es eso que vos y la autora tienen el fic??
avatar
Princesa Saranini de Ueda

Mensajes : 2587
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 29
Localización : en UEPOPUTOPIA : soy la princesa hada que sirve al principito Ueda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por ksumi el Sáb Abr 16, 2011 10:02 pm

??? es k ella ya aclaro que no es la autora lo que pasa es que cuando la chica que lo escribio decidio retirarse le faltaban algunos capitulos por públicar entonces nos pidio el correo a quienes quisieramos el fic y no los envio es por eso que en los blogs no lo encuentran completo... de echo escribio uno muy padre que se llama amigos con derecho tambien akame pero ese no nos lo envio ...

ksumi

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 11/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SENSEI (AKAME) cap 27 al 35

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 11. Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.